5 de mayo de 2015

El barco fantasma

Aunque hace más de un año que dejé encallar el Otto Neurath, no han dejado de subir pasajeros a él, a un ritmo entre un tercio y un cuarto del que tenía cuando estaba en activo. Sus más de 1500 entradas y los muchos enlaces a ellas constituyen, supongo, una trampa no desdeñable en los buscadores de internet. El caso es que, según el contador Statcounter, a principios de este mes de mayo el blog ha alcanzado el millón de visitas (si bien Blogger afirma que lo alcanzó hace ya varios meses). Gracias a todos, y os espero a un brindis en el infierno.
.

7 comentarios:

  1. Una perspectiva aguda y mordaz se perdió cuando el barco encalló por última vez y para siempre. La Razón se vio seriamente mermada, no sin antes cegar con el resplandor del Otto a sus lectores, con la despedida de uno de los más grandes defensores de la verdad: el autor de este insigne blog.

    Otto, tuyos fueron los mares, en sus aguas podemos perecer, pero nunca tu recuerdo será por nosotros abandonado.

    (El mejor blog del siglo XXI de la blogosfera de este país).

    ResponderEliminar
  2. Jesús, aún puedes reanimarlo.

    Es una lástima perder tantos visitantes, y los interesantes debates que ocurrían en el blog. Si no tienes tiempo para dedicarle al mismo, podrías simplemente replicar lo que escribas en tu otro blog: "Escritos sobre gustos".

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. El problema es una oportunidad para que usted cambie y aprender a hacer lo mejor en la vida.

    ResponderEliminar
  4. http://telocuentosinrazon.blogspot.com.es/2016/02/santiago-posteguillo-finaliza-trilogia.html

    ResponderEliminar
  5. http://telocuentosinrazon.blogspot.com.es/2016/02/santiago-posteguillo-finaliza-trilogia.html

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Johnson. Sí, ya lo vi. Sólo he leído la primera de la trilogía, de momento; me lo pasé bien (además, la leí en Roma, rodeado de sus ruinas), aunque confieso que me gustó más la trilogía de Escipión.

    ResponderEliminar