28 de abril de 2012

DIOS ME HA CASTIGADO, HACIÉNDOME PERDER LAS GANAS DE SEGUIR CON EL BLOG

El escepticismo-laicismo-materialismo es una doctrina maligna, como todos sabéis. Es más, según un tal Sigfrid (no sé si será el de los Nibelungos), las diversas circunstancias que me han llevado a cansarme temporalmente del blog son consecuencias ineludibles de mi obcecado rechazo a reconocer la transcendencia de lo transcendente, lo que conduce a "no tener claras las finalidades". Eso dice en el blog opusino de J. Figuerola.
.
Supongo que si el Otto Neurath se hubiera puesto en estado de reposo porque yo me hubiera muerto, el Sigfrid tal vez habría dicho que Dios había acabado con mi vida para poner coto a mis blasfemias.
.
Es realmente una pena que haya gente tan cerril que vea la mano de dios en todas partes, e incluso la ausencia de esa mano cuando alguien juiciosamente la rechaza. Y sobre todo que se permitan opinar sobre asuntos (en este caso, mis propias circunstancias personales) de los que no tienen ni pajolera idea. Pero los fundamentalistas son así, qué le vamos a hacer. Es lo que tiene confundir los sueños con la realidad.
.
En fin, con su pan se lo coman.

9 comentarios:

  1. in god we trush!

    que dicho en ateo: esfuérzate vago
    es una recomendación más útil que esperar a que un dios vengativo y racista nos solucione la vida

    ResponderEliminar
  2. Lo que no sé es cómo te lo puedes tomar en serio.

    De un bloguero que asume a Aristóteles tal cual ("Sabemos, que toda acción tiende a un fin y que ésta se encuentra presente en todas las realidades que llegan a ser y son por naturaleza. "), como si en los últimos siglos no hubiera pasado nada, no se puede esperar otra cosa.

    ResponderEliminar
  3. A un creyente todo lo que acontece, bueno o malo, le reafirma en su creencia. Eso le hace invencible. Y, a su triste manera, feliz.

    ResponderEliminar
  4. Y en vez de ser Dios porque no el Diablo. Mmmm

    ResponderEliminar
  5. Hola:

    A mi nunca me quedaron muy claras cuales son las FINALIDADES que brinda la religión.
    En primer lugar son variadas aún dentro de los creyentes de la misma religión.

    Pueden ser:

    - Esperar la llegada del Reino de Dios donde la felicidad será verdadera y pura. Algo parecido a la vida terrenal pero mejor.

    - Llegar al Paraíso donde estaremos en un estado de éxtasis contemplando la Gloria del Señor

    - cumplir con el plan de Dios. Sin que se aclare cual es ese plan.

    - Fusionarnos con la deidad en un todo (sea lo sea que eso signifique)

    Pero nada de estas alternativas se da en forma clara.
    Vivir una vida eterna muy parecida a la nuestra pero sin enfermedades ni muerte donde todos nos amamos me parece algo que desembocará en un soberano aburrimiento luego de vivir digamos 10^234 años.

    Eso de vivir dando loas o en éxtasis contemplando la divinidad me parece una perspectiva horrible y realmente un fin muy banal.

    En resumen.
    Las religiones dan una sensación o dan la esperanza de que HAY una finalidad o un propósito pero no se aclara cual es.

    Por ejemplo si un niño muere de cáncer te dirán que con su muerte otra persona aprendió que la vida es breve y a partir de eso dejó el alcohol y se dedicó a su familia.
    Pero el niño no dio su vida voluntariamente, el niño no tuvo oportunidad de vivir su vida.
    Bueno, te contestan, seguro que algo bueno salió de eso.

    O sea creen en la esperanza de que todo sucede por algo bueno y que debemos vivir de acuerdo a las reglas para que eso bueno ocurra.

    Kewois

    ResponderEliminar
  6. Y, a su triste manera, feliz.

    Bueno, si es del Opus, ni eso. Las sectas recaudatorias y destructivas son como las drogas: una vez pasada la primera temporada de enganche, no hay manera de escaparse pero ya no da felicidad ni euforia, solo cesación temporal del sufrimiento.
    Los opusinos acaban empastillados y convertidos en robots, o huidos con la ropa que llevaban puesta y poco más.
    Alternativamente, si son de los "supernumerarios" (o sea, opusinos a medias, con muchos hijos, en lugar de hacer vida religiosa célibe) pueden conservar cierta salud mental, pero no deben quedarles muchas fuerzas para escribir en internet al final del día lo felices que son... ;-D

    ResponderEliminar
  7. Creo que soy el único que ve al rey desnudo, pero en ningún momento nadie habla de que Dios te haya castigado, ni se te ha tratado sin respeto. Otra cosa es que el susodicho Sigfrid se haya equivocado con tus razones. Me recuerda este episodio a la adolescencia, cuando te gustaba una chica que no quería saber nada de tí y cuando los demás compañeros o amigos decían que me gustaba uno se enfadaba muchísimo calificándoles de mil maneras. Uno mismo se autoengañaba actuando y tratando de convencerse de que no me gustaba esa chica. Jesús, creo que sufres de disonancia cognitiva con el tema de la religión.

    ResponderEliminar
  8. Castellano:
    el tal Sigfrid dice explícitamente que "el escepticismo lleva a no saber donde ir"; naturalmente, cabe la posibilidad de que no se esté refiriendo al escepticismo SOBRE LA RELIGIÓN, sino al escepticismo como teoría epistemológica, o al escepticismo sobre la existencia de los OVNIS, pero me jugaría cinco años de purgatorio a que sí que estaba refiriéndose al escepticismo SOBRE LA RELIGIÓN, y que, por lo tanto, lo que QUIERE QUE CONCLUYAN quienes lean su comentario es que no hay que ser escéptico SOBRE LA RELIGIÓN.
    .
    Por otro lado, cualquiera con dos dedos de frente se da cuenta de que lo de que "Dios me ha castigado" lo digo en broma, no sólo en el sentido de que YO NO CREO que me haya castigado, sino sobre todo en el sentido de que ESTOY RIDICULIZANDO el comentario de Sigfrid, al TRANSFORMARLO EN ALGO DISTINTO de lo que ha dicho él, pero seguramente con alguna relación.

    ResponderEliminar
  9. Jesús, no te esfuerces.
    Ser creyente y tener sentido del humor es incompatible. Algunos lo consiguen, pero es en la medida en que no somos totalmente consecuentes.

    ... A Dios gracias.
    ;-)

    ResponderEliminar