17 de agosto de 2013

Veinte libros más

Gracias al parón de internet que suponen para mí las vacaciones, le he dado un buen arreón a la lista en los últimos quince días.

280. El tesoro de Kepler. Jean-Pierre Luminet. Una excelente reconstrucción novelada de la vida de Tycho Brahe y Johannes Keppler, por un conocido astrofísico. (8)
279. El desierto de los tártaros. Dino Buzzati. Un coñazo insufrible; por suerte, cortita. (4)
278. ¿Por qué E=mc2? Brian Cox y Jeff Forshaw. La mejor explicación que recuerdo de la teoría de la relatividad. (8)
277. Todo y más. David Foster Wallace. Entretenida introducción a los problemas del infinito en matemáticas, sin concesiones a la trivialidad. (7)
276. El lado oscuro del amor. Rafik Schami. Sensacional novelón que ayuda a entender el laberinto Sirio, aunque un pelín demasiado largo, incluso para mi gusto. (9) 
275. Knocking on heaven's door. Lisa Randall. Interesante exposición sobre el LCH y lo que puede enseñarnos sobre física fundamental, aunque a veces se va muy por las ramas y no es tan didáctico como merecería. (6)
274. The evolved apprentice. Kim Sterelny. Una teoría para explicar, entre otras cosas, por qué pasaron 150.000 años entre la aparición de los humanos anatómicamente modernos y los primeros restos simbólicos y tecnología compleja, pero creo que ni el autor la entiende bien. (6)
273. Incognito. David Eagleman. Un apasionante viaje por el incosciente, o sea, por la mayor parte de nuestra mente. (8)
272. El atentado. Yasmina Khadra. Una novela agradable de leer para un par de tardes, muy buena descripción de la situación en Israel y Palestina. (7)
271 The world until yesterday. Jared Diamond. Se deja leer, pero no está a la altura de sus anteriores libros; un poco abuelo cebolleta. (6)
270. Libertad. Jonathan Franzen. La mejor novela que he leído en muchísimo tiempo; tenía un poco atragantado a este autor después de no haber podido pasar de 40 páginas de "Las correcciones", pero esta me ha convencido totalmente, aunque para mi gusto algunas reacciones de los personajes son demasiado yankis. (9,5) 
269. La verdad sobre el caso Harry Quebert. Joël Dicker. Muy entretenida, bastante bien escrita, aunque un final un poco forzado, y la relación entre los dos escritores demasiado inverosímil. Vamos, que está bien, pero no alcanza a Larsson por mucha ventaja. (6)
268. El amante bilingüe. Juan Marsé. Entretenida, bien escrita y breve. (7)
267. Silenced: How Apostasy and Blasphemy Codes are Choking Freedom Worldwide. Paul Marsall y Nina Shea. Imprescindible.(8)
266. In search of the original Koran. Mondher Sfar. Muy interesante y asequible. (7)
265. La noche en que Frankenstein leyó el Quijote. Santiago Posteguillo. Una lectura muy agradable con historias curiosas sobre la historia de la literatura. Sabor a hace medio siglo. Eso sí, la portada, un bofetón del editor al autor. (6)
264. Pedro Páramo. Juan Rulfo. E su momento debió de ser un bombazo, pero hoy aburre un poco. (7)
263. Baila, baila, baila. Haruki Murakami. Mucho peor que 1Q84, y con un montón de hilos sin cerrar, pero al menos, más corta. (6)
262. Memorias. Isaac Asimov. Fascinante autorretrato de mi héroe favorito de juventud. (7)
261. Lo que mueve el mundo. Kirmen Uribe. Un peñazo cogido con alfileres. (3)

Libros del 241 al 260

6 comentarios:

  1. Los lectores adictos como yo agradecemos muchísimo estas listas.

    Sobre la primera, "El tesoro de Kepler", añado para el que no lo sepa que es la segunda de una serie llamada "Los constructores del cielo". La primera novela, "El enigma de Copérnico", la he leído y es entretenidísima, con más aventuras de las que uno podría suponer (SPOILER en el resto del párrafo: a que no sabíais que Copérnico luchó contra los caballeros teutones...).

    ResponderEliminar
  2. Unas observaciones:

    1.- El autor de El lado oscuro del amor es Rafik Schami, ¿no?

    2.- Comparto la lacónica opinión sobre Libertad, de Franzen. No estoy de acuerdo con la afirmación sobre el libro de Buzzatti, aunque la comprendo.

    3.- Los libros electrónicos hacen un terrible daño a la vista, sean de tinta electrónica o no. ¿De verdad que el autor de este blog lee todos libros citados en la lista en dicho formato? ¿Utiliza algún tipo de protección de pantallas? Es sólo por curiosidad, naturalmente.

    ResponderEliminar
  3. Epicúreo: en efecto, el libro sobre Kepler es parte de una serie, pero el primero no es el de Copérnico, sino "El bastón de Euclides", que aquí se ha traducido como "El incendio de Alejandría". Creo que hay al menos otros dos (uno sobre Galileo y otro sobre Newton), pero que aún no están traducidos.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo: gracias por la corrección, se me pasó poner el autor, y por los comentarios. Sobre los libros electrónicos, yo tengo un kindle y no me resulta más incómodo leer en él que en papel, de hecho, es más bien todo lo contrario: el papel de los libros me parece ahora demasiado claro en general, y las letras demasiado pequeñas. Últimamente, leo más a menudo en un ipad mini, y el programa ibooks te permite poner el fondo en sepia (o en negro por la noche, con las letras blancas), y graduar la intensidad de la luz, de manera que no resulta incómodo para leer. Insisto, me parecen mucho más incómodos los libros de papel.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por el listado y los comentarios:

    Acabo de descargarme el libro Incognito, de David Eagleman, porque trata un tema en el que me interesa profundizar. Ya te contaré qué tal :).

    Por cierto que yo utilizo el libro electrónico Kindle Paperwhite, y confirmo que es mucho más cómodo que el papel (sobretodo cuando se trata de tochos gordos), y además mucho más barato y ecológico.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar