3 de julio de 2008

DIOS Y EL PROBLEMA DEL MAL

.
De un comentario mío en Tendencias de las religiones.
.
El gran error de la teodicea consiste en dar por absolutamente firme la definición del bien y del mal. No hay ningún motivo para creer que lo que Dios considera "bien" y "mal" vaya a coincidir con lo que consideramos así nosotros; es más, las propias categorías humanas de "bien" y de "mal" puede que no tengan absolutamente ningún paralelismo, ni analogía, con ningunos elementos del pensamiento divino (sean éstos elementos lo que sean).
.
Digamos, pues, que Dios puede pensar que lo que nosotros consideramos "mal" (el sufrimiento injustificado, la crueldad gratuita) es una de las cualidades del mundo que le dan más gracia a la creación. ¡A lo mejor a él LE GUSTA que unos humanos usen su libertad para despellejar -literalmente- a otros! Tal vez DISFRUTE (a su modo divino) con el sufrimiento de sus criaturas... quiero decir, no que Él sea "malvado" porque encuentre divertido nuestro dolor, sino que el dolor puede que sea, para él, una simple manifestación de la riqueza y diversidad con la que ha creado a sus criaturas. Seguramente, Dios encuentra MARAVILLOSO lo bien que le ha salido el mecanismo neurológico que produce el orgasmo (pongamos), y también la precisa coordinación de los mozos del pueblo al bailar "Paquito el chocolatero" (ahí es nada), y también la forma en la que se enredan los torbellinos en la atmósfera de Júpiter, y también, ¿por qué no?, el minucioso y sofisticado mecanismo neurológico que nos hace aullar de dolor y temblar de pánico cuando se nos tortura.
.
(La vieja excusa de que el responsable último del sufrimiento causado por nuestra crueldad no es Dios, porque para eso nos ha hecho libres -y nos ha traspasado, por así decir, la cláusula de responsabilidad- se sostiene tan poco como el decir que yo no soy el culpable de que se haya roto la cristalería de la abuela si he dejado a los niños jugar al fútbol en el salón).
.
De nuevo estamos en aquello de que, si te pega, no te quiere.
.
O sea: si crees que Dios existe, tal vez acertarás si piensas que es mejor pasar desapercibido ante Él.
<<<

10 comentarios:

  1. "Lo único que puede disculpar a Dios es que no existe".
    Stendhal, creo. A mi tampoco se me ocurren otras excusas.

    ResponderEliminar
  2. Por descontado que aquello a lo que nosotros llamamos mal -el dolor, el peligro, las molestias- es motivo de satisfacción en Dios. El único mal del que cabe avergonzarse racionalmente (aunque la vergüenza sea fruto de nuestra semiirracionalidad) es el mal moral, el pecado.

    El ateo con la diestra carga las tintas en el mal metafísico, que no es capaz de fundar (de ahí que lo llame "problema", sin duda), al tiempo que con borra con la zurda los rastros de una posible moral objetiva desde la que señalar de manera indudable en qué consiste lo bueno y dónde radica lo malo.

    ResponderEliminar
  3. A mi, si creyera en Dios, me avergonzaría la pretensión de conocer cuales son los motivos de Su satisfacción.
    En cambio, el pecado es, si es algo, una debilidad, un error. Avergonzarse de las propias debilidades es -también- bastante narcisista o megalómano. Vamos, que es una segunda debilidad a añadir a la primera.
    A ver cuando los cristianos adquirís un poco de humildad, leñe. Madurad, hombre.

    ResponderEliminar
  4. Hola a todos, despues de tanto tiempo, aloe, irich, Jesús:

    ¿No es un signo de que algo no va bien en la hipótesis el que el Dios creador lo deja todo como si no hubiera podido evitar lo que le ha salido?

    Irich, si tu dejas a tu hija en la miseria o no pudiste hacerlo mejor o eres mal padre. Mira la miseria de la vida humana, llena de enfermedades y pobreza antes de la ciencia.

    surscrd

    ResponderEliminar
  5. Si las criaturas de Dios no pueden distinguir lo que es "bueno" de lo que es "malo" a que venir a molestar tanto con el "pecado" y la "salvación"?????

    Si se relame del mal entonces no es bondadoso.
    También uno podría decir que no es todopoderoso y por lo tanto no puede evitarlo, o quizás no se entera de que ocurre.

    Si definimos a dios como Omniscente, todopoderoso y todo amor entonces la existencia del mal basta para desechar la existencia de ese tipo de dios.

    Como se supone que dios a través de los mandamientos, de los profetas y de Jesus nos comunicó lo que es el bien y lo que es el mal no tiene sentido decir que no podemos distinguirlo.

    ----------

    Irich
    "el dolor, el peligro, las molestias- es motivo de satisfacción en Dios"

    Lindo dios el tuyo, satisfecho de la agonia lenta y dolorosa de un niño con cancer o lentamente ahogado en un Tsunami o quemado en un incendio..

    Kewois

    ResponderEliminar
  6. Hola,

    Una teodicea, en el sentido, de postular un ser protohumano y a la vez poder adivinar sus intenciones no parece verosímil, pero no me parece imposible justificar la coexistencia de un Dios y del mal en el mundo pues como dejé constancia en un post de irichc creo que se podría dar un enfoque teísta a los grandes males de la humanidad.

    La idea (aunque parezca repugnante) es que sólo con un funcionamiento regular, natural y por tanto predecible del universo (eso implica que no haya actos sobrenaturales correctores) puede la humanidad encontrar modos de avanzar en su conquista de la libertad (en un sentido metafísico de ampliación de las posibilidades de elección) y de una civilización aún más avanzada.

    Sólo un universo predecible se puede volver cognoscible, es decir, domable.
    ¿No serían la ciencia, y la tecnología (pilares de la civilización) algo imposible en una realidad de comportamiento incierto e inconmesurable?
    Agradezcamos que nos dejen aprender pues nos ha permitido evolucionar.
    Michio Kaku termina su libro Hiperspacio diciendo que el estar bendecido con el intelecto para adivinar los últimos secretos de la naturaleza da significado suficiente de la vida
    Según esta postura no anda desencaminado, ¿verdad?

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Héctor: me temo que eres demasiado críptico para mí. No veo la relación de tu comentario con el problema planteado en el post; más bien tendría que ver con la cuestión del determinismo. Tendrías que explicar qué tiene que ver la predecibilidad con el mal, y por qué Dios no podría haber hecho un mundo predecible y a la vez chupiguay.

    ResponderEliminar
  8. Hola Jesús,

    Dices:
    Tendrías que explicar qué tiene que ver la predecibilidad con el mal
    Hablo de las grandes males que asolan a la humanidad como las enfermedades, o catástrofes naturales que es para lo que se pide generalmente explicación. En el comentario de Kewois anterior al primero que escribí se habla de Tsunamis o de cánceres y a ellos es apliclable mi apología de la predecibilidad por encima de los milagros. Mutatis mutandi se puede trasladar esta argumentación al terreno más prosaico de la maldad humana del día a día.

    por qué Dios no podría haber hecho un mundo predecible y a la vez chupiguay
    Por la misma razón que si en un ecosistema no varían las presiones selectivas las especies que estén inmersos en él no evolucionarán.
    Aquí uno se puede preguntar hacia donde nos lleva la evolución y sí efectivamente este es, para mi, el tema espinoso de la religión, a saber, la teleología pero no desde luego el mal.

    P.D: Según te he leído, crees en el relativismo moral. A ver qué te parece este post mío.
    P.D: Voy al post de Ivan. Nos vemos

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. La verdad esque ustedes estan equivocados pues, el "mal" no viene de que Dios lo quiera, si no, el "mal" es lo que nosotros creamos, se nos refleja por medio del diablo.

    Dios no es el culpable de nuestras cosas erróneas, si no, nosotros mismos ante lo que qiere el demonio.

    Pónganse a pensar, si ustedes quieren con tanta fuerza digamos asi, matar a alguien y toman una decición tomando en cuenta los pros y los contras y deciden jugarsela y aún asi matar a ese alguien, ¿quíen tomó esa descición?
    Acaso fueron antes a hablar con Dios para que él les dijera " Sí hazlo" ni mucho menos les diría "Me alegraría que hagas eso" porque él no está feliz con el mal si no que él mandó a su Hijo verdadero para salvarnos del infierno, y, por otro lado ¿qué estamos haciendo nosotros? Le decimos muchas cosas, lo ofendemos, lo lastimamos, y pues eso es el "mal" me supongo yo, es lo que nosotros hacemos porque, ¿acaso se han puesto a pensar que "no debería gritarle a mi madre" o "hoy no diré malas palabras"? cualquiera de las cosas "malas" que considere la sociedad es pecado o mas aún, cualquiera de las cosas que considere malas la iglesia o la biblia es porque están mal y ¿qué están haciendo ustedes? No creen en Nuestro Señor que tanto nos ama, porque ustedes están a tiempo y recapaciten acerca, piensen lo que habrá en la otra vida despues de esta y en donde se la quieren pasar si sufriendo en llamas que no te queman pero te hacen un daño cómo asi fuera o gozando en un mundo feliz de amor porque Dios nos ama a TODOS sólo que algunos lo lastiman mas que otros y no nada mas piensen "oh, mejor si voy a creer en Dios porque no quiero pasarme la eternidad en llamas" mejor piensen: "oh, voy a creer en Dios porque él me ha dado la vida y este mundo, ha echo el sacrificio mas grande: mandarnos a su hijo para que yo me salve, y sobre todo voy a creer en él porque el me ama como nadie consiguiría amarme en este mundo!.

    Considerenlo un momento.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo:
    no voy a considerarlo "un momento", sino que llevo considerándolo AÑOS.
    .
    Considérelo usted ahora un momentito, algo que tal vez no ha considerado nunca (o sí, quién sabe): no hay NINGUNA razón para creer EN dios (y MENOS RAZONES aún para creer todas las cosas absurdas que ustedes creen ACERCA de dios: que nos ama, que ha enviado a su hijo, que murió y resucitó, que hace milagros, etc).
    .
    Piense ahora en esto: cuando voy y solo por un pasillo oscuro, siento mucho miedo, y NOTO como si alguien estuviera detrás de mí, acechándome. SÉ que lo que siento en ese momento es una pura creación de mi mente, pero lo siento CON TANTA FUERZA como puedo sentir cualquier otra cosa en mi vida. Nuestro cerebro es capaz, por lo tanto, de CREAR ese tipo de CREENCIAS IRRACIONALES. La creencia en Dios es sólo una más.

    ResponderEliminar