4 de julio de 2013

Mato, no Mato, datisdecuéstion

El día antes de irse de vacaciones para quitarse un poco del moreno, la ministra Ana Mato se encuentra encima de su mesa dos propuestas y otra noticia más. Veámoslas una por una.
.
1. La empresa farmacéutica ProLife ha desarrollado un tratamiento contra la leucemia de Wilchoski, una rara enfermedad que afecta a niños menores de 12 años, que es mortal en el 100% de los casos en un período máximo de un año desde su diagnóstico, y que afecta a unos 200 niños cada año en España. El tratamiento de ProLife cura la enfermedad, pero cuesta la friolera de 100.000 € por cada paciente. Salvar a todos los niños que mueren por esa forma de leucemia en España en un año costaría, por lo tanto, 20 millones de euros.
.
2. Otra empresa farmacéutica, LifePro, ha desarrollado una molécula que, administrada regularmente a las mujeres por vía oral, previene la pérdida espontánea del zigoto o el embrión en las primeras semanas de embarazo. Se calcula que cada año se dan en España unos 100.000 casos, es decir, mujeres que han quedado embarazadas, pero que, incluso sin llegar a darse cuenta de que lo están, pierden espontáneamente el embrión. Si todas las mujeres que mantienen relaciones sexuales con mínima frecuencia y sin usar anticonceptivos (que el estudio calcula en unos 2.000.000 al año) tomasen ese medicamento de forma regular, la tasa de pérdida espontánea de los embriones se reduciría en un 5 %. Es decir, unos 5 mil óvulos fecundados o embriones que ahora no llegan a prosperar, se convertirían en embarazos completos con nacimiento normal. Los expertos de Sanidad consideran que el coste económico sería de unos 20 millones de euros al año. (Bueno, sin sumar el gasto correspondiente al tiempo dedicado por las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado a obligar a tomarse la medicina a las mujeres que no quieran hacerlo voluntariamente, pero prescindamos de esos nimios detalles; al menos, los expertos del ministerio, y la propia ministra, no lo han tenido en cuenta al hacer y leer el informe).
.
3. La tercera noticia para Ana Mato es un mensaje de Cristóbal Montoro. Le dice que se han equivocado al hacer los presupuestos del ministerio de sanidad, y que disponen de 20 millones de euros más de los que pensaban, pero que no da tiempo a repartirlos entre las partidas existentes del ministerio, porque faltan 10 minutos para que venza un plazo importante dictado por Bruselas, y si no se encuentra una partida nueva a la que dedicarlos, el ministerio pierde esos 20 millones. Tiene que contestar por teléfono ya si tiene alguna iniciativa nueva en la que gastárselos.
.
.
Ana Mato, haciendo honor a la concisión de su nombre y a las prisas por marcharse de vacaciones a algún sitio en el que por fin pueda tomar la sombra, examina un momentito por segunda y última vez las dos propuestas, y ve clara la decisión. Marca desde su móvil el número de Montoro y le responde sin dudar.
.
.
Más:
.
Lo confieso, yo soy un asesino en serie.
Los antiabortistas no creen en realidad que un aborto sea un asesinato

3 comentarios:

  1. Para los que consideran la interrupción voluntaria del embarazo como un anatema, esto es lo que Philip Tetlock llama "cálculos tabúes". El ejemplo está bien pensado.

    ResponderEliminar
  2. Marca desde su móvil el número de Montoro y le responde sin dudar.
    "Cristóbal, esos 20 millones para el proyecto epSOS".

    Qué antiguo eres Jesús. Las competencias de sanidad están transferidas años ha, y el Mº de Sanidad no tiene presupuesto para la adquisición de medicamentos (ver, por ejemplo el artículo 2 7 del presupuesto de la CAM http://www.madrid.org/cs/Satellite?blobcol=urldata&blobheader=application%2Fpdf&blobheadername1=Content-Disposition&blobheadervalue1=filename%3D17_SANIDAD.pdf&blobkey=id&blobtable=MungoBlobs&blobwhere=1352807733680&ssbinary=true

    El ejemplo no está bien pensado; simplemente, no está pensado.

    Un saludo.

    ixX

    ResponderEliminar
  3. IXX
    El que parece no haberse molestado ni un segundo en pensar eres tú, me temo.
    En fin, ya lo dice el proverbio chino sobre el dedo, la luna y el imbécil.

    ResponderEliminar