9 de septiembre de 2011

¡QUE MOTO SÍ QUE TENGO...! (SOBRE FÚTBOL, RADIO, CANON, Y PAY-PER-HEARING)


Resulta cómico escuchar la indignación de las emisoras de radio (muchas de ellas pertenecientes a grupos que ganan millones gracias a las emisiones codificadas de partidos de fútbol en sus canales de televisión) a cuenta de la pretensión de la Liga de Fútbol de cobrarles por retransmitir in situ los partidos, o sea, de participar en alguna medida justa en la tajada publicitaria que las emisoras se llevan a cuenta de sus cifras de audencia.
.
No puede ser más falaz el uso que las emisoras hacen del "derecho a la información", pues, al fin y al cabo, ese derecho estaría más que satisfecho con las noticias de los resultados al día siguiente, e incluso inmediatamente después de que acabaran los encuentros. Y sobre todo, da vergüenza ajena que recurran a ese argumento las mismas empresas que no tienen el menor reparo en cobrar a los espectadores a cambio de satisfacer el derecho de éstos a la información "visual".

16 comentarios:

  1. El fútbol como la religión: quien lo quiera que lo pague.

    ResponderEliminar
  2. Me maravilla esta forma de ver las cosas.
    La tele hace negocio con el futbol; la tele paga
    La radio hace negocio con el futbol; la radio debe pagar
    Ahora dicen que si el futbol se beneficia de la promoción que le hacen los medios de comunicación, este también debería pagar a estos
    Y entonces, según este principio ¿No deberiamos percibir algo los espectadores, ya que los tres hacen negocio con nosotros?
    Alguien me advierte que esto no es así.
    Creo que estamos completamente abducidos por los mercaderes

    ResponderEliminar
  3. Mario:
    ¡hombre de dios! ¡Pues claro que los espectadores tenemos que recibir algo! A saber, las retransmisiones de los partidos.
    Los fabricantes de helados hacen negocio con los consumidores de helados; ¿deben darles algo los fabricantes a los consumidores? Pues claro, deben darles los helados.
    No se trata de estar "abducidos" por los mercaderes: se trata de que el PROCESO DE PRODUCCIÓN de las cosas que a la gente le sale del pito consumir, requiere trabajo e inversión por parte de OTRAS personas, y estas personas sólo están dispuestas a hacer ese trabajo o esa inversión si los consumidores (o alguien más) les paga por ello.

    ResponderEliminar
  4. Estás a punto de convencerme, pero no me fío. No se si no eres uno de ellos.

    ResponderEliminar
  5. Mario:
    ¡pues claro que soy "uno de ellos"! ¡Todos somos ellos!
    ¿O es que tú trabajas gratis?

    ResponderEliminar
  6. En argentina durante los 90 y los 00 las transmisiones del campeonato de futbol pasaron a una sola corporación. Los partidos se emitían de manera codificada a los abonados del cable o de la TV satelital que pagaban para ello.
    Ningún canal ajeno al monopolio podía transmitir imágenes de los partidos antes de las 22:00 del domingo. Los canales que transmitían mostraban solo las tribunas y el relato de lo que acontecía.
    A las 22:00 del domingo pasaban en un canal de aire, o sea gratuito, un resumen de los partidos más importantes (futbol de primera) , los goles y un resumen porque duraba a lo sumo uno hora del partido más importante. Por supuesto este editado del partido más importante se pasaba a eso de las 23:00 23:30.
    Solo recién entonces los demás noticieros podían mostar las imágenes de los goles.
    Algunos bares y restaurantes hacían un arreglo y legalmente pasaban en sus televisores al público en directo alguno de los partidos de la fecha.
    Otros bares y restaurantes lo hacían de forma “ilegal” quizás si compraban el abono pero no el derecho de que sus clientes vieran el partido.
    Había por supuesto un negocio floreciente de decodificadores ilegales, algunos funcionaban otros no, algunos instaladores de cable se dejaban sobornar para hacer instalaciones.
    En el 2009 el gobierno argentino estatizó la emisión del futbol.

    http://es.wikipedia.org/wiki/F%C3%BAtbol_para_todos_%28programa_gubernamental%29

    Kewois

    ResponderEliminar
  7. En el 2009 el gobierno argentino estatizó la emisión del futbol.

    Es que las medidas radicales de último recurso deben ser para lo importante a vida o muerte.
    O sea, para el espectáculo de los partidos de fútbol.
    Ahora todo tiene sentido...

    ResponderEliminar
  8. ¡Hombre! Gratis no trabajo. Para que voy a decir otra cosa. Trabajo a cambio de un salario cuya cuantía estiman terceros y en la ni individualmente, ni como parte de un colectivo me es permitido negociar salvo de una forma meramente retórica y reinvindicativa.
    Sin duda; este es el precio de no pertenecer al grupo de los mercaderes y de no haberme adueñado, ni individualmente ni como colectivo, del monopolio absoluto de mis funciones para con la sociedad.
    Así, que no. Creo que no tienes razón. No trabajo por dinero. Al menos en el sentido absoluto que lo hace la Liga de Fútbol Profesional.

    ResponderEliminar
  9. Yo creo que si Bonilla fuera un mercader hace tiempo que habría monetarizado este Blog.

    Lo importante aquí es comprender que el valor-trabajo generado debe ser remunerado de forma alguna.

    Otra cosa son los inventos de mercadotecnia que permiten vivir del trabajo de los demás.

    Por cierto, muy lindo el gatito.

    ResponderEliminar
  10. Mario:
    no veo qué relación puede existir entre el hecho de que uno trabaje por dinero, y el hecho de que uno tenga una capacidad mayor o menor, individual o colectivamente, de negociar el precio que le pagan por su trabajo. Que lo segundo sea verdad es IRRELEVANTE para la cuestión de si lo primero es verdad o no.
    Por otro lado, debes trabajar en una cosa la hostia de rara, en la que NI SIQUIERA COLECTIVAMENTE tenéis, tú y tus compañeros, ABSOLUTAMENTE ninguna capacidad de negociar vuestros salarios. Que no estés contento con el RESULTADO de la negociación colectiva, o el de los intentos de organizarla, es también IRRELEVANTE para la cuestión de si existe la capacidad de negociar o no.

    ResponderEliminar
  11. Aloe:

    Un gobierno permitió que se creara un monopolio. De haber canales estatales y privados que podían transmitir el futbol se pasó a que solo un multimedio pudiera emitirlo y solo para los que lo pudieran pagar.

    Que no te quepa ninguna duda que los funcionarios de ese gobierno cobraron sus regalías por crear ese monopolio.

    Otro gobierno lo deshace y paga con dineros públicos un tipo de entretenimiento que es masivo y popular.

    Es verdad que en el país hay toda una serie de importantes carencias que el gobierno podría intentar remediar con el dinero que gasta en el fútbol.

    Asmodeus:
    Muchas personas que tienen pocos recursos quizás tengan en el fútbol su momento de esparcimiento y diversión.
    Quizás no puedan pagarlo.

    Por que sería más ético que los dueños del monopolio lucren a que el estado provea algo que la gente quiere?

    O podemos ponernos en la posición libertaria de decir que la salud y la educación también deberían ser para los que lo puedan pagar.

    Lo cual no estaría mal si los precios de estos fuesen accesibles, pero sabemos que cuando empiezan a dominar este tipo de pensamiento los servicios se vuelven caros.

    Kewois

    ResponderEliminar
  12. kewhois: el fútbol es ocio, no es comparable a la sanidad o la educación, que si no son financiadas por el estado podrían causar graves estragos.

    Si una serie de empresas privadas deciden ofrecer ocio del tipo que sea (retransmisión de partidos de fútbol, viajes a las Bahamas, videoconsolas de última generación...), tienen la suficiente demanda y se lucran con ello, pues bueno, no veo ningún problema (otra cosa serían prácticas monopolísticas de dudosa legalidad, pero ahí ya entraríamos en otro debate).

    Si hay personas que no pueden pagar el ocio que les gusta, pues lo siento, pero ver partidos de fútbol no es un bien de primera necesidad, en mi opinión ahí el estado debería quedarse al margen.

    ResponderEliminar
  13. Asmodeus:

    Pero el caso en argentina y no se si en España es que ERA un monopolio.

    En primer lugar antes de la monopolización los canales privados o estatales de aire negociaban con la asociación de fútbol y sus anunciantes y ofrecían los partidos por televisión abierta.

    Luego con el monopolio pasó de ser algo de libre acceso (siempre que tuvieras un televisor, pero estos se van abaratando) a algo restringido por el afán de lucro de ciertas personas y la complicidad de ciertos políticos.

    Vos decís que el ocio y la recreación no son necesarias. Pues estoy en desacuerdo.

    Por ejemplo los estados deben garantizar que las clases menos pudientes puedan acceder a parques y centros deportivos a precios accesibles. Sin embargo en argentina últimamente se han privatizado muchos espacios públicos donde se cobra por usarlos o espacios públicos se destinan a la construcción de autopistas y/o edificios de alta gama.

    Yo creo que el estado si debe asegurar cierto esparcimiento y recreación a las clases menos pudientes.

    Tu idea me sigue sonando a la tesis libertaria que sostiene que si no te podés pagar la educación y la salud entonces no valés lo suficiente.

    Desde ya que hay que ver de donde sacan estos recursos el estado y que no esté perjudicando la salud o la educación.
    El estado debería también negociar y llevar a manos privadas el negocio dela emisión del futbol REGULANDOLO de modo que se garantice que la mayoría de la población tenga acceso. (En el caso de EEUU sería el baseball o el fútbol americano)

    Ni para mi ni para vos el fútbol es una necesidad. Pero para mucha gente si, lo vive como una necesidad. Justamente de eso se aprovechaban los creadores del monopolio, porque si a nadie le interesara pues para que cobrar caro el acceso.

    Kewois

    ResponderEliminar
  14. Kewois (no kewhois como he puesto antes, sorry :)

    Coincido en parte con algunos ejemplos que pones: estaría de acuerdo en que parques y polideportivos, aunque no sean estrictamente un bien de primera necesidad y más o menos podríamos incluirlos dentro de la categoría de ocio, sí podrían requerir un cierto esfuerzo por parte del estado para garantizar su acceso a precios asequibles.

    Pero aunque mucha gente viva el fútbol (y no hablamos de practicarlo, si no de ver la retransmisión de los partidos por televisión) como una necesidad, eso no lo convierte en tal. De hecho, objetivamente, no lo es.

    Esto no tiene nada que ver con garantizar otros servicios básicos como educación o sanidad para todos los tramos de rentas, aquí sí que hablamos de una prioridad, y los esfuerzos del estado deben ir destinados a garantizarlos (lo que implica hacerlos sostenibles, dicho sea de paso).

    Otra cosa es que, como dices, se acabe convirtiendo en un monopolio. Si algunas prácticas seguidas por las empresas se salen de la legalidad, y hay cargos políticos que se puedan haber beneficiado de ello, entonces ya estamos hablando de un delito y hay que perseguirlo. Ahí sí tendría sentido una regulación, pero el fin debería ser evitar prácticas abusivas, no garantizar que cualquiera pueda ver gratis todos los partidos de fútbol: esto no es un derecho susceptible de tener que ser garantizado. Y en serio, no creo estar expresando una posición liberal o abogando por un estado mínimo.

    ResponderEliminar
  15. Asmodeus:

    Bueno,creo que ahora si concuerdo con lo que dices.

    Saludos
    Kewois

    ResponderEliminar