12 de septiembre de 2011

IMPUESTOS SOBRE LA RIQUEZA


Tal como se enseña en hacienda pública, hay varios principios que se utilizan para justificar un impuesto: por un lado, hay principios de tipo ético (justicia, equidad, solidaridad, etc.); por otro lado, hay principios de tipo técnico o económico (la eficiencia o ineficiencia económica que genera un impuesto; la mayor o menor facilidad para conseguir que el impuesto se pague en cantidades que hagan razonable su existencia; etc.). En todo debate sobre fiscalidad, deben tenerse en cuenta ambos grupos de principios, no sólo los primeros.
.
Con respecto al actual debate sobre la recuperación del impuesto sobre el patrimonio, me temo que tanto los políticos como los medios de comunicación están alentando que la gente se fije sólo en el aspecto ético, que es el que moviliza más eficazmente las emociones: Rubalcaba y los medios "de izquierda" poniéndose el sobrero de Robin Hood, y Rajoy y sus secuaces metiéndoles miedo a la gente con el argumento de que, si se les suben los impuestos a los "emprendedores", éstos no "emprenderán" tanto como honradamente desearían, y habrá más paro (esto es en realidad un argumento económico, no ético, pues se refiere a la ineficiencia inducida por los impuestos, pero se lo disfraza a menudo como argumento moral: no es "justo" que tengan que pagar tantos impuestos quienes "crean la riqueza").
.
Así que yo no me voy a meter (prácticamente) con el asunto moral, sino que plantearé unas pocas reflexiones más bien técnicas, que es lo que creo que hace más falta.
.
Primero, es cierto que el impuesto sobre el patrimonio es, considerado en abstracto, injusto: la riqueza es renta-no-gastada acumulada, y si ya se pagaron impuestos por la renta cuando ésta se ganó, no parece que sea muy justo que se penalice el no gastarla, o sea, el utilizarla para incrementar el patrimonio. Pero ocurre que, técnicamente, o sea, en la práctica, en nuestro país hay una falta de correlación bastante patente entre la renta declarada y la renta real, de modo que la acumulación del patrimonio puede ser un indicador más fiable de la verdadera capacidad de pago de una persona que su renta declarada. (Por supuesto, el patrimonio también puede no declararse, pero la mayor parte de los bienes en los que se invierte el patrimonio deben pasar por un registro público; la principal excepción a esto es el propio dinero en efectivo, pero ésto podría controlarse mejor de lo que se hace). Por esta razón, no sólo me parece razonable gravar el patrimonio, sino que incluso sería partidario de disminuir el IRPF y sustituirlo por un impuesto sobre el patrimonio más elevado.
.
Segundo: aunque resulte anticuado, el caso es que la mayor parte de los patrimonios están en formatos específicos que son relativamente fáciles de controlar (inmuebles, acciones, depósitos, vehículos, objetos de lujo). Una manera de gravar esas formas de riqueza, que no necesitaría ni siquiera la recreación del impuesto del patrimonio, sería crear (o recrear) impuestos que graven directamente la posesión de esos bienes. Algunos existen ya, como el IBI, o el impuesto sobre vehículos. Otros desaparecieron, como el impuesto de lujo. Lo que yo propondría sería aumentar de manera notable la tarifa de esos impuestos (a cambio también de una disminución de las tarifas del IRPF). Esto tendría varias ventajas: por ejemplo, al estar el impuesto ligado al bien, y no a su usuario efectivo, daría igual que las viviendas o los coches de lujo estuvieran puestos a nombre de la empresa, en vez de a nombre del directivo que los disfruta de hecho, y sería irrelevante, de cara a la recaudación, que el directivo en cuestión los incluyera o no los incluyera en su declaración. Otra ventaja: al ser varios de estos impuestos municipales, por estar ligados a bienes cuyos costes sociales están directamente relacionados con el municipio, el incremento de la tarifa beneficiaría de manera notable las arcas de los ayuntamientos, aunque una parte de la recaudación tuviese que ser repartida con el Estado o las comunidades autónomas.
.
.
Más.
.
.
.
.
.

20 comentarios:

  1. Los Británicos como buenos corsarios son más inteligentes en estas cuestiones.

    Aparte de crear sociedades en paraísos fiscales (invento anglosajón, veasé Gribraltar)

    Ellos priman a los ricos para que depositen su riqueza en Gran Bretaña, y a cambio no pagan impuestos.

    Tienen que tener primera residencia allí, y demostrar que residen al menos un tercio del año etc.

    Es una bonita forma de vincular fortunas a intereses patrios. Se lo podría llamar turismo de alto estanding (o como se diga).

    ResponderEliminar
  2. Además, no es muy inteligente cabrear a los ricos, porque hoy en día muchas fortunas se comen el PIB de países enteros.

    Los lobbies privados hunden economías a su antojo, y campan como lobos ante las asustadizas ovejitas (nosotros).

    ResponderEliminar
  3. Jesús, a mi me parece que todos los impuestos son, en realidad, imouestos sobre la renta.
    Salvo que sean tan altos que se conviertan de hecho en impuestos sobre el patrimonio.
    En ese sentido, en España hay un Impuesto sobre el patrimonio (técnicamente absurdo) que es el Impuesto de Transmisiones, que se convierte en un impuesto sobre el patrimonio cuando recae sobre la transmisión de un bien duradero que cuesta mucho más que la renta anual del comprador, por ejemplo, una vivienda.
    Cabe decir lo mismo del IVA aplicado a la primera venta de los mismos bienes, aunque al menos en ese caso la cosa es técnicamente más defendible y hasta inevitable para "cerrar" el impuesto y que sea neutral.
    El Impuesto del Patrimonio proiamente dicho es en realidad un recargo (bajo) sobre el impuesto directo sobre la renta, recargo que está efectivamente más que justificado por los motivos que señalas (en España de mucho peso, dada la evasión sistemática de las rentas no salariales y la elusión que deriva de los reǵimenes fiscales de las rentas empresariales y otras autónomas).
    Hay otra razón adicional que justifica ese recargo, con tal de que no sea alto: el hecho de que es el cierre técnicamente adecuado del Impuesto sobre la renta tal como fue concebido, (antes de que se llenara de excepciones, tipos especiales y galimatías jeroglíficos sobre la tributación de plusvalñias y rentas del capital). Es decir, en principio permitiría monitorizar la evolución del patrimonio y de sus incrementos aflorados que no han tributado en renta. Porque en principio todo aumento del patrimonio debería venir, o de rentas conocidas que ya tributaron, o de incrementos de valor de los mismos elementos patrimoniales, o de adquisiciones de origen diferente, como herencias. Lo que no venga de ahí, son rentas que no tributaron.

    por tanto la lógica no era quitar el IP. Era quitar el ITP. Pero el ITP es fácil de recaudar, regresivo, técnicamente abusivo y no neutral, y afecta menos a las rentas altas. O sea, es la opción medieval, y parece que volver a las opciones medievales es a lo que vamos con el rompedor liberalismo de ahora.
    En política fiscal como en todo.

    ResponderEliminar
  4. Otro argumento de mucho peso es el siguiente:
    Dado que TODOS los impuestos son sobre la renta, incluido el IVA, las rentas consumidas pagan DOS impuestos, y las ahorradas solo el IRPF (en el mejor de lso casos).
    Por tanto, que las rentas ahorradas incorporadas la patrimono paguen un pequeño impuesto adicional, cunado pagaron muchos menos impuestos que las consumidas, tiene todo el sentido del mundo. De hecho, cualquier IP no llega ni por el forro al tipo medio del IVA, ni a la quinta parte de este, vamos.
    Alegar que las rentas convertidas en patrimonio pagan por tanto dos veces es maś bien puro cinismo.

    ResponderEliminar
  5. Aloe:


    "Alegar que las rentas convertidas en patrimonio pagan por tanto dos veces es maś bien puro cinismo."


    No sé por qué padecemos los políticos que padecemos en vez de tener gente como tú, que no da vergüenza ajena leer. Tampoco te votaría ahora, pero al menos no me preguntaría que OTROS méritos pudiste tener para suplir falta de conocimientos sentido común.

    Pero la frase de arriba me hace dudar un poco. Un tipo recibe tal renta y paga IRPF, compra una segunda vivienda porque le gusta pasar el verano en el pueblo de sus padres y paga IVA. Otro, en cambio, ese dinero se lo gasta en un viaje al rededor del mundo cada año. El primero pagará patrimonio y el segundo no. ¿Podremos sumar a su patrimonio las fotos de Hong Kong?

    ResponderEliminar
  6. Sursum:
    el patrimonio genera renta, sea en forma monetaria o en forma de servicios. Si compro una casa, unos bonos del estado, o un coche, en años posteriores disfruto de una serie de cosas, servicio o directamente ingresos que no disfrutará el que ganó lo mismo que yo pero se lo fundió en cruceros. Eso sí, él seguramente habrá pagado ESE AÑO mucho más IVA que yo.

    ResponderEliminar
  7. Claro, pero porque no ves como servicios todas las veces que te alegras de haberte ido de crucero en vez de haber ahorrado para tener una casa.

    Uno gasta X al año frente a otro que ahorra, pero gasta 20X de ahorro o crédito que pagará ahorrando en años futuros. A los dos les cobras renta e IVA, pero al que ahorra le puedes hacer pagar un año tras otro hasta que se cuestiones si merece la pena ahorrar y trabajar si al final el dinero lo administra Zapatero para crear el paro más imponente de Europa.


    ¿Por qué no propones un impuesto sobre el patrimonio de capitalizar tu seguridad en el empleo? Eso también da resultados monetarios y no monetarios: tu sueldo es -casi- seguro, con tus condiciones tienes acceso a préstamos que otros ni pueden soñar y no estás preocupado por tu futuro laboral. Venga, a pagar, Jesús.

    ResponderEliminar
  8. Sursum, lo de contar como renta los buenos Recuerdos, no cuela.
    Con lo demás no puedo estar más de acuerdo, lo que pasa es que YA lo pago.

    ResponderEliminar
  9. ¿Entonces, por qué contar como imponible que lo pasas bien ahora en tu casita de hormiga mientras que la cigarra de los cruceros no tiene casa?


    De esa manera se llega a una sociedad de gente que no ahorra para que no le quiten lo "bailao".

    Las sociedades más pobres son las que menos planifican, las que menos invierten en educación, en infraestructuras, en orden y cohesión social, en investigación. Mira Haití y Japón. Puedes ver que en Haití cada piedra caída sigue donde cayó, la gente vive en chabolas y apenas aparta los cascotes del sitio de donde le molesta a dos metros más allá. Todo sigue como quedó y nadie planifica nada. Japón no es que sea rico: es que PLANIFICA Y TRABAJA. Y ESA ES su riqueza.

    ResponderEliminar
  10. Sursum,
    De esa manera se llega a una sociedad de gente que no ahorra para que no le quiten lo "bailao".
    no tiene por qué. Los impuestos cambian el precio relativo de las cosas, pero no lad hacen infinitamente inasequibles. Es como si dices que por subor el IVA del 16 al 20 % la gente va a dejar de consumir y van a ahorrarlo todo.

    Con lo de planificar y trabajar, no sé a quién quieres convencer, ni de qué. Por cierto, Japón rrabaja y planifica un hueco, pero llevan 30 años estancados

    ResponderEliminar
  11. Jesús:

    Y al cambiar el precio relativo de las cosas cambian las elecciones. Gravas el ahorro haciendo que se consuma cuando lo que necesitas es ahorro e inversión.

    Japón trabaja y planifica, pero tien a su lado a Corea o China, que trabajan y planifican y tienen precios más baratos. Japón entró en los 80 en un burbuja inmobiliaria y de activos y parece que aún la están desinflando, pero el país sigue funcionando, el paro es bajo y no depende del ahorro externo para financiarse.

    ResponderEliminar
  12. Sursum, lo que te muestro es que, de hecho, el ahorro está gravado a una tasa ridícula en comparación con el consumo (paga mucho más como impuestos el que se gasta su renta en consumo, a través del IVA y otros impuestos, que el que la ahorra durante 10 años). Tu argumento implicaría que tenemos que poner un IVA todavía mas alto (¿200 %?), para así fomentar el ahorro.
    Pero, por otr lafo, no es verdad que "tengamos que fomentar el ahorro y la inversión" (a toda costa), pues las empresas no invierten, no por falta de ahorro (de hecho, la gente está ahorrando a lo bestia), sino porque la gente ahorra tanto que no consume, y los negocios no tienen a quién vender lo que producirían con sus inversiones.

    Además, la acumulación bestial de deuda que tenemos (me refiero a la privads, no a la pública), no es básicamente porque hayamos "consumido pero no invertido" en los últimos quince años, sino porque hemos SOBREINVERTIDO en un tipo de activo en particular, a saber, inmuebles.

    ResponderEliminar
  13. Jesús:

    Pues NO a casi todo. Empiezas por olvidar una de las raíces del problema: se ha sobreinvertido dinero que procede de ahorro extranjero. Si se tratara de ahorro nacional no habría tanto susto porque unos fondos extranjeros vendieran algo de deuda española.

    Los bancos españoles y sobre todo las cajas de ahorros tienen problemas de liquidez porque no se financian de clientes españoles sino del mercado europeo y ahora a algunos bancos y cajas les está costando que les preste nadie. Mira cómo suben los intereses de los depósitos los que necesitan financiarse.

    Así que HACE FALTA AHORRO y menos consumo de productos importados, energía en primer lugar. Hace falta abaratar la producción en España, comprar menos y vender más. Así que SÍ a subir el IVA y las deducciones a la renta del ahorro. No sé qué impuestos vamos a pagar ni qué vamos a consumir si vemos que nuestros ahorros se van por la fregadera y los planes de pensiones tienen todos color rojo psoe.

    ResponderEliminar
  14. Sursum, si estoy de acuerdo. Lo que digo es que la CAUSA del problema es que hemos consumido e invertido demasiado, y tendríamos que HABER ahorrado más. Tal vez Aznar tendría que haber puesto un iva del 50% (y ZP mantenerlo o incrementarlo) a la vez que soplaba la flauta de Hamelin para llevar a millones de españolitos a pedir hipotecas). pero eso no implica que eso sea lo que hay que hacer AHORA, pues si la gente está comprando poco, menos aún lo harán si el IVA sube tanto, y entonces nadie invertirá porque no tendrán a quién venderle sus productos.

    Por otro lado, doy por bienvenida la rebaja fiscal a la renta del ahorro, pero con progresividad (p.ej., con un tipo fijo alto, pero con un mínimo exento también muy alto). Lo que no tiene sentido es que un asalariado que cobre 40.000 euros tenga que pagar más IRPF que un rentista que disfruta de unos intereses anuales de 100.000 euros gracias al ahorro/inversion que hizo en el pasado.

    ResponderEliminar
  15. Jesús:

    Invertido y gastado demasiado de gente que ahora nos pide más intereses. Y esa deuda pesa sobre nuestra economía.

    Dices que si se pagan más impuestos no se gasta ni se invierte. Pero esos intereses y amortizaciones los estás pagando quieras o no, y a cada aumento del tipo de interés crece la desconfianza en que España pueda pagarlo en un círculo vicioso preocupante.
    Y si los estás pagando, no consumes ni inviertes. Mejor prescindir una temporada de iPads y coches nuevos, amortizar deuda pública y asumir de una vez por todas que somos más pobres.

    ResponderEliminar
  16. Lo que tenga que pagar cada cual está en función no sólo de que hay que contribuir globalmente con una cantidad de impuestos sino si se debe fomentar el gasto o el ahorro. al asalariado d elos 40.000 euros se le puede desgravar por ahorro en la medida en que se necesite mientras se grava el gasto para disminuir el consumo de productos importados, por ejemplo.

    La sociedad no se divide en conjuntos disjuntos: asalariados que pagan irpf y empresarios que pueden ahorrar. Hay asalariados que pueden ahorrar y empresarios que pagan iva de esos casoplones y cochazos que tú les ves.

    ResponderEliminar
  17. no puedo creer que se cobren impustos por se emprendedor, ahora uno no puede pensar porque simplemente se nos va a cobrar impuesto por hacerlo.

    ResponderEliminar
  18. los impuestos son necesarios, pero no tienen que ser tan exagerados, simplemente es algo absurdo que por emprender se tenga que cobrar un impuesto

    ResponderEliminar
  19. Vamos a ver, no se cobran impuestos por ser empresario ("emprendedor" en castellano significa una cosa distinta, no necesariamente relacionada con la actividad económica). Se cobran impuestos por tener suficiente dinero para pagarlos, y en función de la capacidad de pago de cada uno (o, al menos, en la medida en que es posible determinar o estimar esa capacidad de pago). Al conductor de la EMT no le cobran impuestos por conducir autobuses, sino por tener una cierta renta.

    ResponderEliminar