19 de junio de 2013

ESCUELA Y RELIGIÓN

Un comentario mío en ABC

Todos deben conocer las nociones básicas del hecho religioso y la historia de las religiones, eso es indudable. Pero como se ve en los ejemplos, salvo algunos países en los que la iglesia (católica u ortodoxa) ha tenido un control social excesivo hasta el pasado reciente, lo normal en todos ellos es que la enseñanza SOBRE las religiones sea una materia impartida DE MANERA IMPARCIAL, NO CONFESIONAL, y por profesores INDEPENDIENTES de las iglesias (generalmente, profesores de historia o de filosofía).
Lo que es una vergüenza es que la enseñanza de la religión EN EL SISTEMA EDUCATIVO, QUE DEBERÍA SER NEUTRAL, esté vergonzantemente en manos de la iglesia. Los profesores de historia y de filosofía están perfectamente capacitados para impartir la enseñanza de esos HECHOS Y CONCEPTOS, no les hace falta a los alumnos que vaya un esbirro de un obispo o un mulá para INCULCARLES los valores concretos de una religión específica. Si los padres quieren VIOLENTAR la libertad de elección de sus hijos en algo tan importante para la dignidad humana como es la libre decisión de qué creer, sometiéndolos desde pequeños a un particular conjunto de MITOS en vez de a otros, ya que el estado no puede impedir eso, al menos que lo hagan en sus casas o en las parroquias, no en un espacio que debería ser EMINENTEMENTE de libertad, diálogo, y crítica racional.

40 comentarios:

  1. Es una lástima que los padres no les den a sus hijos los medios para que piensen libremente. En mi caso como tenía claro que R católica no, pues teníamos que elegir entre la asignatura fantasma "Alternativa" (sin contenido, una pena) o "Hª y cultura de las religiones" optamos por ésta última, ya que no quería que mis hijos fueran ignorantes de esa Hª, no me arrepentí. Ahora tienen unos conocimientos generales de TODAS las religiones, y ya van formando su opinión. Lo importante es que se les de la información y se les eduque en el pensamiento crítico. Y curioso saben más de la Hª del Cristianismo que sus colegas católicos. Y me pregunto que darán los profesores de religión a sus alumnos, bueno mejor no saberlo.
    En Cultura hacen cosas como esta:
    http://culturadelasreligionesjoja.blogspot.com.es/

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Adela
    A mí me pareció directamente vergonzosa la NULA formación sobre el cristianismo que recibió mi hija en dos años de catequesis para la primera comunión. Eso sí, dibujitos y bailes hicieron un montón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja es cierto, los entretienen con cualquier cosa, les ponen una película ... y a tragar ...
      Un saludo

      Eliminar
  3. Muy bien Jesús, de acuerdo en todo. Acabamos de retroceder 200 años, vendrá el creacionismo de nuevo y lo más atrayente de todo el índice de libros prohibidos en el que estará sin ninguna duda Regalo de Reyes

    ResponderEliminar
  4. Hombre, es que enseñar todas las religiones de una forma imparcial, crítica y racional, atendiendo a los hechos, es la mejor manera de que los niños no se crean ninguna.

    Adoctrinar en una religión no consiste en informar sobre ella (eso más bien se evita), sino crear un vínculo emocional entre el (generalmente) niño y las prácticas y dogmas de esa religión. Se suelen utilizar: la autoridad, la pertenencia al grupo, el miedo y la costumbre.

    Por supuesto, es una barbaridad que un Estado democrático haga esas cosas dentro del horario escolar. Debería de ser obvio.

    Afortunadamente la mayoría de los profesores de religión lo hacen bastante mal.

    ResponderEliminar
  5. La especie humana estaba -lo sigue estando- perturbada (percibimos, o fingimos creer, cosas que no existen), y por eso fuimos seleccionados. Por locos. La locura nos ha dado un plus de adaptabilidad al prístino medio hostil. Hasta que la mayoría de la sociedad se dé cuenta de nuestras reminiscencias, échale siglos.

    ResponderEliminar
  6. Yo soy partidario de que no haya asignaturas sobre religión en las escuelas públicas a pesar de que conlleve la posibilidad que los niños terminen ignorando mucho sobre las religiones. En particular porque creo que sería muy difícil tener una materia sobre religión pero enfocada de un modo escéptico o igualitario. Por un lado por parte de cada profesor y por otro no se como se van poner de acuerdo. Me imagino a los padres católicos haciendo un escándalo porque en el programa no se afirma categóricamente que Jesús es Dios.

    Por otro lado hay dos temas en los cuales creyentes y no creyentes disentimos en forma opuesta.

    Los no creyentes pensamos que no se debe dar religión en escuelas públicas ya que ese tema debe ser dado por los padres que eventualmente darán a sus hijos una educación religiosa. Pero pensamos que el estado si debe dar educación sexual ya que involucra la salud pública y sabemos que no todos los padres realmente saben sobre salud sexual.

    Asimismo los creyentes piden que se de religión ya que consideran que es un tema muy importante para la salvación de sus hijos y que hay muchos chicos cuyos padres no saben sobre religión, pero no quieren que se de educación sexual. Que eso queda dentro de la esfera familiar con sus valores morales y que si ellos los pudieron concebir es que de sexo saben.

    A veces me resulta difícil defender que no se de religión y si se de educación sexual. Pero el principal argumento sería que es un tema relacionado con la salud pública.

    Por último. Asimov en algún escrito decía que un niño de familia creyente es educado en la religión desde niño. Asiste a la iglesia, va al catecismo, reza con la familia. El único momento que tiene para estar expuesto a otras ideas es cuando va a la escuela. Si además allí hay religión ya no queda lugar para que pueda pensar distinto.

    Kewois

    ResponderEliminar
  7. He echado un vistazo a la noticia, y lo único que merecería en los comentarios es contestar: "Esta noticia es MENTIRA".
    Porque es mentira, claro. Pero a la mayoría de los primeros comentaristas se les hace el culo gaseosa de que Uropa les dé aparentemente la razón en lo de meter religión confesional en las escuelas y luego ante las críticas ya la cosa se despeña por los habituales "y tú más", "pues los comunistas mataron a mucha gente" "la inmensa mayoría de los españoles es católica", "pues no se obliga a nadie" y de ahí pabajo, en el nivel de la discusión.
    Desde luego, vaya ganas de pretender discutir en términos ilustrados con semejante recua, Jesús Zamora.

    ResponderEliminar
  8. Áloe
    tienes razón, pero es que el vicio es muuuuu malo

    ResponderEliminar
  9. Como todo el esta vida hay que entenderlo en su contexto. No estoy de acuerdo, Jesús, en que el estado no subvencione una educación en la que pueda existir la religión como asignatura evaluable. Y te explico mi punto de vista.

    Podemos partir de un concepto esencial para el desarrollo de los pueblos, que es el concepto de libertad. Y voy más allá, quiero hablar de una libertad más específica, la libertad de constituir una familia y de elegir educar a los hijos de la forma y manera que se estime oportuno, sin que un tercero, y menos aún una colectividad, influya en dicha capacidad. Cuando hablo de educar no sólo me refiero a inculcar las creencias que los padres crean mejores para el desarrollo de la vida de su retoño, sino también a la formación ética, la formación linguística, cultural, etc. Quién mejor que un padre para dar a su hijo todo lo que considere mejor. Desde luego, mucho mejor que un "estado", un poder superior, un gran hermano, que decida por ellos. Obviamente, se deben respetar las reglas del juego que nos hemos autoimpuesto en la constitución, la protección al menor, la garantía de una educación básica, etc. pero no me estoy refiriendo a eso.

    Vivimos en una democracia en la cual la mayoría decide sobre el total, siempre de acuerdo a una leyes que marcan las reglas del juego. Eso significa que la mayoría decide cómo se redistribuye la riqueza que recauda de los impuestos de todos y qué reglas regulan nuestra sociedad. Pues bien, por nuestra cultura, nuestra historia, nuestra tradición, resulta que la mayor parte de los españoles se siente cristiano y le gusta que la moral de sus hijos esté impregnada por un fondo cristiano que a muchos de ellos les ha ayudado en momentos de necesidad. Formación que consideran una ayuda de la que no quieren que sus hijos prescindan. Al igual que los padres no preguntan a sus hijos si quieren estudiar matemáticas o irse un verano a estudiar francés con una familia nativa, (porque obviamente elegirán lo que a su corta edad consideran más cómodo para ellos) les obligarán a formarse con todo aquello que crean les pueda servir el día de mañana. Obviamente no van a obligar a las familias que no quieran a aceptar dicha formación moral, para eso existen alternativas, pero sí quieren poder tener acceso a ella sin necesidad de tener que acudir a la formación privada.

    Las ayudas a colegios concertados con ideario religioso van por el mismo sentido. Desde luego éstos son mayoría frente a los de distinto ideario porque, casualidades de la vida, son los que el mercado más solicita y, por tanto, los que más proliferan.

    Resumiendo, si la mayoría de los españoles quiere que parte de su dinero recaudado por el estado se destine a dar esa formación ética cristiana que consideran valiosa para sus hijos, bienvenido sea. Seguro que en otras decisiones de gasto del erario público no están de acuerdo con esa mayoría que decide y no por ello claman por romper con lo establecido. Señores, siempre es posible cambiar las reglas del juego, pero por favor, las decisiones entre todos, no por que una minoría haga más ruido y quiera imponer su postura al resto.

    ResponderEliminar
  10. Jesús Zamora: No, si yo tengo el mismo vicio. Y me meto en cada discusión absurda... Te comprendo, pero es que el nacionalcatólico y el capilitas españoles son especialmente cansinos e impermeables a todo hecho y razonamiento.

    ResponderEliminar
  11. Carlos comentó: ... la libertad de constituir una familia y de elegir educar a los hijos de la forma y manera que se estime oportuno, sin que un tercero, y menos aún una colectividad, influya en dicha capacidad....

    Sí, esa es una parte del abuso canalla que representa la imposición de la religión confesional en el currículo escolar. Muy bien visto:
    Que a las familias que no lo queremos se nos imponen un montón de cosas por parte de "la colectividad": por ejemplo, perder por imperativo legal varias horas escolares a la semana, puesto que está prohibido dar una materia útil, como inglés por ejemplo, mientras los de religión colorean angelitos.

    Otras imposiciones son que no podemos elegir un centro sin profesores de catolicismo en el claustro de profesores y sin horas escolares de lo mismo, es decir, que no tenemos libertad de elegir el ideario en el que queremos educar a nuestros hijos. Nos imponen unas leyes que no nos dejan libertad, con la excusa de no sé que Concordato. ¿Es que está el tal Concordato acaso por encima de los españoles y del Parlamento? Pues al parecer sí.

    Estoy deseando que pase lo que dices y nos pregunten a los ciudadanos a ver qué régimen queremos para la enseñanza del catolicismo confesional en la escuela pública, si con oferta obligatoria y como parte del curriculum o lo contrario.
    Porque la mayoría, al parecer, preferiríamos que quedara fuera del horario y de la evaluación oficial. Pero como la libertad de las familias no se respeta... como bien dices...

    ResponderEliminar
  12. La cuestión de fondo es si la libertad educativa, entendida como libertad de los padres para someter o hacer someter a sus hijos al adoctrinamiento de su elección, es un derecho razonable. O, por el contrario, si debemos priorizar el derecho de los niños a que su educación suponga la adquisición de una capacidad crítica suficiente para decidir por sí mismos llegado el momento. Tal como está montado el juego, las mayorías mandan. Pero los niños ya no son una propiedad de los padres y del mismo modo que, entre todos, no permitimos su maltrato físico, antes o después, entre todos, dejaremos de permitir su maltrato educativo.

    P.D. En cualquier caso, sospecho que lo que va a sobrar muy pronto son los colegios (y centros educativos en general).

    ResponderEliminar
  13. Carlos:
    yo pensaba como tú hace veinte años, pero vi que se me hacía igual de absurdo que seguramente se te hace a ti el pensar que un grupo de padres leninistas tuvieran derecho a que sus hijos recibieran "formación moral leninista" desde pequeñitos en el colegio, a costa de los impuestos, incluso aunque los padres leninistas fueran mayoría en un determinado barrio o colegio.
    Por eso pienso que la formación moral o ética que sin duda debe estar recogida en la programación de la enseñanza obligatoria, ha de ser aquella en la que la práctica totalidad de los ciudadanos estemos de acuerdo (siempre habrá algún loco o fanático que se salga de ese mínimo consenso, así que no se puede pedir unanimidad, naturalmente). Los padres tienen derecho a (intentar) inculcar en sus hijos otras ideas o prácticas o valores morales ESPECÍFICOS, pero pueden hacerlo con entera libertad FUERA DE LA ENSEÑANZA OBLIGATORIA. No me parece mal que los colegios religiosos ofrezcan ese tipo de actividades, pero no como parte del currículo oficial, y fuera del concierto económico (al fin y al cabo, las catequesis han sido siempre gratis, no veo por qué esas clases de religión no podían serlo).
    Por otro lado, conozco de sobra los colegios religiosos, como para saber que una buena parte de las familias que llevan allí a sus hijos no lo hacen con el fin de fomentar en ellos las creencias o valores cristianos, sino porque son colegios que suelen tener criterios de admisión más restrictivos (con la complicidad de las autoridades educativas), y de ese modo pueden evitar que sus hijos se "mezclen" con grupos menos "deseables".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jesús, empezando por el final de tu argumento, tienes mucha razón en las "desviaciones" legales en cuanto a la admisión de niños en los colegios concertados que indicas, pero no es menos cierto que esa "desviación" también existe en colegios públicos a través de empadronamientos ilegales, maquillajes fiscales, etc. Es decir, en todos los sitios cuecen habas y los padres buscan la mejor educación que puedan dar a sus hijos. Las compañías claro que son importantes y por lo mismo no puedes obligar a nadie a escolarizar a su hijo en un colegio determinado. Quizás ese padre prefiera sacrificarse y llevar a sus hijos a un centro más alejado pero que entienda sea mejor para ellos. Bendita libre elección de los colegios y libre decisión de los padres.

      Como bien dices, no es de recibo cubrir con dinero público formación que la mayoría de un determinado "barrio o colegio" decidiera imponer a sus hijos, aunque alguna vez lo hayamos visto con clases de islam, por ejemplo. Lo que sucede es que "esa mayoría" de la que hablamos en cuanto a la religión, es la de una entidad mucho mayor, el estado. Si nuestro país en su conjunto se declara en su mayoría cristiano y decide con su voto dar la posibilidad de formar a los niños en esa cultura (ojo, posibilidad, que no obligación) creo que está en su derecho de dedicar parte de sus impuestos a ello. Respecto a las catequesis de las parroquias, sin duda realizan su labor evangélica, pero estarás conmigo que el niño, fuera del horario escolar prefiere dedicar su tiempo a otros menesteres y actividades más lúdicas y no formativas. Si puede evitar dar clases de refuerzo de matemáticas, lengua o inglés desde luego que lo hará, pues lo mismo sucede con la religión. Por eso es importante que esta materia también se ofrezca en las escuelas. Otra cosa es que los padres, al igual que pueden forzar al niño a acudir en verano a campamentos en inglés porque consideren que este idioma es fundamental para su formación, también le pueden dirigir a la parroquia para fortalecer su formación moral.

      Eliminar
    2. Las compañías claro que son importantes y por lo mismo no puedes obligar a nadie a escolarizar a su hijo en un colegio determinado

      Se puede y se hace. Y en Madrid, curiosamente, se obliga a escolarizar en un concertado católico a algunas familias sí o sí porque no les dan plaza en un público de su zona (ya que en los barrios nuevos, por ejemplo, se ponen pocos o ninguno, y en otras zonas también se quitan plazas). De eso todavía no he oído protestar a los que defienden que todos paguemos sus creencias en nombre de la libertad de enseñanza. En el fondo, por supuesto, es porque no creen en la libertad de enseñanza ni muertos, pero no van a decir la verdadera razón: que en lo que creen es en el Estado confesional.

      En cambio, yo no creo que nadie tenga un derecho a elegir con qué niños se va a rozar su hijo en el colegio. Eso es inviable o abusivo: inviable si se lo queremos respetar a todos, abusivo si se lo vamos a respetar a algunos (e imponer a otros, por lo tanto)

      Eliminar
    3. Bueno, entiendo que si no hay colegios públicos, lo que se debe hacer es reclamarlos para la zona en cuestión, aunque me extraña mucho que haya carestía de plazas. Lo que sí puede suceder es que prefieras no desplazarte un poco más lejos para elegir otro público y seleccionar un concertado más cercano que ha decidido libremente ponerse en ese sitio. En cuanto a las compañías, claro que puedes fomentarlas o evitarlas, aunque quizás te cueste moverte un poco más o esforzarte en controlar las amistades de tus hijos. Entiendo que esto supone un sobreesfuerzo que muchos padres en su libertad no están dispuestos a realizar

      Eliminar
  14. "Aloe21 comentó: [... ] Sí, esa es una parte del abuso canalla que representa la imposición de la religión confesional en el currículo escolar. Muy bien visto: Que a las familias que no lo queremos se nos imponen un montón de cosas por parte de "la colectividad": por ejemplo, perder por imperativo legal varias horas escolares a la semana, puesto que está prohibido dar una materia útil, como inglés por ejemplo, mientras los de religión colorean angelitos."

    La hora de religión es alternativa a otras asignaturas de índole social como lo fue Ética en su día, Valores sociales, etc. No toda la formación es académica. El humanismo es importante y así lo recoge nuestra normativa educativa. Por lo que no se pierden dichas horas. Las demás materias, tan útiles como éstas, tienen sus horas establecidas.

    Respecto a la elección de colegio, depende de la comunidad en la que vivas. Yo en Madrid tengo plena libertad para elegir centro, pero eso depende de la política social que ejerza tu gobierno. Puedo elegir perfectamente, un colegio público o concertado y que mi hijo reciba o no clases de religión cristiana. ¿Dónde está la coacción? El hecho de que tenga la posibilidad de elegirla se debe a que la mayoría de los españoles hemos preferido que este tipo de formación cristiana esté disponible gratuitamente para todos en la enseñanza pública. Ojo, elegible, no impuesta.

    Por cierto, ante tu deseo esperanzado de que te pregunten sobre dicha enseñanza, no tendrás que esperar mucho tiempo. Lo hacemos cada cuatro años.

    Masgüel, sin duda fomentar la capacidad crítica de los niños es encomiable y debe ser incentivada por padres, educadores, formadores, etc. Pero sucede lo mismo que con la alimentación del cuerpo. No esperas que un niño pequeño decida si lo que prefiere comer es carne o pescado, verdura, fruta o pasteles, sino que le indicas lo que debe hacer porque entiendes que es lo mejor para él y que de no hacerlo va a afectar negativamente a su desarrollo. Cuando adquiera la suficiente madurez, reconocida por nuestro código civil, será muy libre de elegir su destino, y responsabilizarse de sus acciones y decisiones. Hasta entonces, el responsable de que alcance la madurez física y mental y los fundamentos necesarios para esa formación crítica, es el padre o tutor. Y no nos engañemos, el maltrato físico y psicológico existen, pero en una inmensa mayoría de los casos, los padres lo que quieren es lo mejor para sus hijos y dejarles lo mejor posible formados para que se enfrenten a este mundo tan canalla que nos toca vivir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vayamos por partes: la asignatura "alternativa" a religión consiste estrictamente en dos alternativas, que son las únicas que han tolerado los obispos y la interpretación que los tribunales hacen del Concordato:
      - la primera es exactamente "perder el tiempo", no "humanismo". No se puede dar NADA con contenido académico, para no "perjudicar" a los que eligen religión. Eso es una imposición abusiva, por donde se mire. No tiene defensa alguna, y la defensa de que "todo no va a ser aprender" no vale. Tampoco se puede dar legalmente recreo, ni hora libre, que sería una solución elegante (pero que tampoco se acepta por los obispos).
      Y lo de perder el tiempo, aunque le llamemos "humanismo", no es la razón por la que existe la enseñanza obligatoria y el Estado nos la impone. Yo no quiero que el Estado dedique setecientas horas de la educación obligatoria que me impone a hablar de qué bonitos son los peces de colores. De eso ya hablamos mucho en casa. En cambio luego van mal y apretados en las materias del curso... Indefendible.
      - la segunda, que es la que de verdad quieren los obispos, es que la "alternativa" sea también Religión, y evaluable y cuente para la media y pasar de curso. Eso, que van a volver a poner ahora, es repugnante e ilegítimo: si la religión "alternativa" es necesaria, la deberían dar todos. Si no es necesaria para los que van a catolicismo confesional, tampoco es necesaria para los demás. Si son equivalentes, es porque van a ser lo mismo (que es lo que sospechamos), y entonces es una imposición religiosa. Si no es así, volvemos a la primera opción: no es necesaria, es una imposición.
      Sabemos además que no es necesaria porque su presunto contenido ya se da en ciencias sociales, con la cantidad de materia que se considere adecuada. Es simplemente una imposición abusiva.
      Para peor, y sería suficiente para ser inaceptable, la nota que pongan unos señores que nombra el obispo y siguen sus criterios (no criterios académicos) va a competir con la nota que pongan profesores normales según criterios académicos. Para guiness.

      Vayamos con la eleccion de centro: No, en Madrid no tienes plena libertad de elección de centro. Tú puede que sí, porque los centros que quieres elegir son los mismos que promueve la Consejería, pero para muchas otras familias no es cierto.
      Por otra parte, resulta que aunque pudieras elegir, no puedes elegir un centro donde No-Se-Dé-Religión. Legalmente no pueden existir, salvo que sean privados de pago y aun así es muy difícil. Si la libertad de enseñanza y de elección de los padres fuera lo que de verdad se tiene en cuenta, no habría inconveniente en que la religión se diera como extraescolar, o en que hubiera centros públicos sin religión, si hay otros cerca que la ofrecen. Ambas cosas las impide el Concordato.

      A ver si nos dejamos de rollos y falsos motivos y empezamos a hablar con sinceridad: la libre elección de las familias no es un argumento sincero, porque no creéis en ella. El argumento de verdad es: "queremos que la religión católica esté incrustada en la escuela sí o sí, y presionar todo lo que podamos para que casi todos los niños la den como sea, y los que no, sean bichos raros y lo paguen caro, como en los años ochenta"

      Eliminar
    2. Aloe, yo no estoy personalizando esta discusión en su persona y, desde luego, creo que en la libertad de elección de las familias. Cualquiera que le oyera pensaría que se obliga a la Fe en la clase de religión católica. La enseñanza de Religión transmite los conocimientos sobre los orígenes e identidad del Cristianismo y de la vida cristiana, fundamentales en nuestra cultura. La asignatura de Religión está destinada, principalmente, a una formación intelectual, aún con la peculiaridad de ser confesional, y es muy diferente de la catequesis, que procura introducir al alumno en el seguimiento personal de Jesucristo. Nuestra formación quedaría coja sin esta pata. Aún así, entendemos que haya padres que no estén interesados por diversos motivos (profesar otra religión, ser de otra cultura o prescindir de estos valores) y para ello existe la alternativa que sí que tiene sentido ya que vivimos en una sociedad donde es importante respetar ciertos valores que si no se acogen del cristianismo deben ser asegurados de otra manera: Y me estoy refiriendo a contenidos confirmados de esta asignatura tales como valores culturales y sociales, valores cívicos contra el terrorismo, etc. Lamento que consideres que estudiar ésto sea perder el tiempo pero por suerte muchos otros pensamos lo contrario.

      Eliminar
  15. Carlos

    "el responsable de que alcance la madurez física y mental y los fundamentos necesarios para esa formación crítica, es el padre o tutor."

    Y eso es lo que a mí me parece un disparate. Repito. Cuando la libertad educativa se define como la libertad de los padres de tratar a sus hijos como propiedades, conviene plantearse si eso es un derecho o una aberración.

    "en una inmensa mayoría de los casos, los padres lo que quieren es lo mejor para sus hijos"

    Querer lo mejor para los hijos y darles lo mejor son dos cosas muy distintas. No hace falta mala intención para joderle la infancia a alguien.

    "sin duda fomentar la capacidad crítica de los niños es encomiable y debe ser incentivada por padres, educadores, formadores, etc."

    Pues de eso se trata. Parece que nunca hayas pisado un colegio de curas. Entre sus muros, la capacidad crítica no solo no es incentivada. Es perseguida como el crímen mental en la novela de Orwell. Guardo un recuerdo muy desagradable de mi educación católica. No tanto por el contenido, que simplemente me aburría, sino por sus retorcidos métodos. Si me imagino, de adulto, en un aula, con un cura hablando a los niños como me hablaban a mí, veo sangre, muuucha sangre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás piense que lo mejor es que otros decidan qué es "lo mejor" para los hijos. Quizás el problema esté en elegir quiénes serán esos "otros". Entiendo que haya personas que sientan que les han "jodido" la infancia pero le aseguro que no es la mayoría y sin embargo sí que apuesto porque esa mayoría agradece a sus padres la educación y el esfuerzo recibido en su caso individual. Yo estudié en un colegio de curas, desde luego muy diferente del que me indica, pero entiendo que también eran otros tiempos a los que se refiere, tiempos donde esos desmanes se producían en todas las escuelas, no sólo en la de los curas...

      Eliminar
  16. Carlos
    en efecto, trampas se hacen en todas partes, pero yo uso el número de personas que quieren mandar a sus hijos a la escuela pública como argumento de en favor de la tesis de que "la mayoría de España es laica", y tú, en cambio, sí que has usado el número de personas que quiere llevar a sus hijos a los colegios católicos como argumento en favor de la tesis de que "la mayoría de España es católica". Lo que he intentado mostrar es que la gente quiere llevar a sus hijos a los colegios confesionales por muchas variedades de razones diferentes, entre las cuales las creencias religiosas no siempre están en primer lugar.
    .
    No estoy en contra de la libertad de elección de centro, pero me parece que sólo debería ser sufragada con fondos públicos con la condición absolutamente ineludible de que TODAS las familias tuvieran la POSIBILIDAD REAL de llevar a sus hijos al colegio que quisieran. Actualmente, por desgracia, la libertad de elección de centro tiene muy poco que ver con la calidad de la enseñanza que se oferta en ellos (que suele ser más o menos igual de mala en todos ellos), sino con la libertad de evitar que los hijos se "mezclen" con gente que los padres consideran "poco deseable". Mientras se den estas condiciones, creo que una escuela pública exactamente igual para todos y con los medios suficientes para proporcionar la mejor educación posible es la única solución de justicia, y quien quiera algo distinto, que lo pague de su bolsillo.
    .
    sigo

    ResponderEliminar
  17. Por otro lado, te recuerdo que el estado debe ser aconfesional, y tratar en igualdad de condiciones a todas las confesiones religiosas (y a los que no tenemos ninguna confesión), con independencia de si son mayoritarias o minoritarias. Naturalmente, puede tener acuerdos especiales con la iglesia católica en función de su mayor implantación, pero no puede conceder derechos a los católicos que no conceda a los no católicos: de ese modo, es totalmente INJUSTIFICADO que se permita, p.ej., construir un templo de una religión, pero no de otra, si se cumplen los requisitos de urbanismo, seguridad, etc. De igual modo, no se puede ofrecer el DERECHO a recibir formación católica en los colegios si no se concede ese mismo DERECHO a los que tengan cualesquiera otras creencias. Y ahí entra el argumento de que, puesto que nos parecería aberrante que se diera formación leninista aunque los padres mayoritariamente lo quisieran, pues lo mismo con cualquier otra formación moral distinta del mínimo común de todos los ciudadanos.
    .
    Lo del argumento de que la formación católica es mejor darla en los colegios porque los niños no querrían ir por las tardes a la parroquia es, perdona que te diga, de lo menos justificable en base a principios jurídicos o pedagógicos que he oído en mi vida. ¡Claro que no querrán muchos de ellos! ¡Como tampoco quieren ir otros muchos a estudiar idiomas o música o gimnasia, y los padres les apuntan de todos modos! Para los padres es, en efecto, más cómodo el aparcar a los niños en el colegio y que ya les den todo el paquete formativo por el mismo precio (es lo que hacen en los colegios de ricos, claro está, aunque ahí el precio es bastante alto), pero un argumento basado en la comodidad para los padres es poco justificable, reconóceme.
    Por otro lado, teniendo en cuenta lo (poco) que DE HECHO se aprende en las clases de religión, me parece que cualquier padre de convicciones católicas lo bastante firmes creo que tendría que pensar que, moral católica, lo mejor es aprenderla en casa, directamente de los padres.

    ResponderEliminar
  18. Por último, otro aspecto fundamental de esta cuestión, que he señalado en la entrada pero que ha aparecido poco en los comentarios, es el hecho de que, tal como la conferencia episcopal ha logrado meter la formación religiosa en el sistema educativo español, el objetivo principal no parece ser tanto que los alumnos de familias católicas RECIBAN en las escuelas un conocimiento razonable sobre esa religión, cuanto que esos mismos alumnos NO SEAN EXPUESTOS a ninguna visión NO SESGADA HACIA EL CATOLICISMO en todos aquellos temas sobre los que esa religión pretende decir algo importante. Es decir, lo que parecen querer es EVITAR que los niños reciban información sobre las muchas cosas negativas que se han hecho en nombre del cristianismo, sobre las razones que pueden tener algunos para preferir otras religiones o ninguna en absoluto, o al menos, que en el muy hipotético caso de que un profesor mencione alguna vez algo de esto, lo haga siempre desde su figura de abogado del catolicismo, y además, como católico ejemplar.
    .
    Y, como decía Masgüel, es este derecho DE LOS NIÑOS a recibir información imparcial, lo que creo que debería estar por encima de todo al diseñar el sistema educativo.

    ResponderEliminar
  19. A mi me hacían comer lentejas. Si no las comía eran de cena, y sino para el día siguiente. Por suerte el amor de mis padres no me dejó escoger, en eso consiste en educar.
    En fin...

    Engañar desde un fondo de verdad es fácil:

    https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=32As9i9-CVc

    Saludos,

    ResponderEliminar
  20. Muy emotivo, Enric, muy emotivo. Jugar con las emociones es la primera ley para lavar el cerebro. De eso entienden todas las religiones culturales aunque no sepan cómo. ¿Y la cultura racional del pensamiento crítico, emociones más racionalidad?

    ResponderEliminar
  21. Jose Manuel,

    Bien, yo no separaría intelección racional de inteleccion sentiente de un modo tajante. Creo que la primera se funda en la segunda. Se confunde inteligir, con razonar, y el hombre no intelige ni básica ni unicamente con la razón. Cosa siempre ulterior (no en el sentido temporal).

    Por cierto recuerdo el misticismo emotivo y cautivador (con la musiquilla de Vangelis), cuando miraba Cosmos de Carl Sagan en mis años de preadolescencia.

    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi comentario anterior hablé de emociones más racionalidad. Así que "la musiquilla de Vangelis" en Cosmos es eso mismo.

      Eliminar
  22. Enric,
    no entiendo qué quieres decir; nadie pone en cuestión que los padres que quieren educación católica para sus hijos lo quieren por amor, y nadie pone en cuestión que la enseñanza deba incluir más cosas aparte de pensamiento racional. Lo que estoy defendiendo es que la enseñanza OFICIALMENTE RECONOCIDA POR EL ESTADO debe incluir
    1) aquel mínimo de formación moral en que se sientan representados la mayoría de los ciudadanos
    2) además, respetar el derecho de los niños a conocer de la forma menos sesgada posible otras concepciones morales distintas de las que aprenden en la familia, y
    3) todo lo demás, que cada familia lo organice por su cuenta, sea en los colegios fuera del horario dedicado a la enseñanza oficial, en las parroquias, sinagogas, casas del pueblo, o donde sea.

    ResponderEliminar
  23. Por cierto, tampoco pongo en duda el hecho de que muchos profesores de religión serán magníficos docentes y transmitirán cosas interesantísimas a sus alumnos. Pero eso también lo hacen muchísimos profesores de otras materias, que pueden ofrecer una visión no confesional de la religión y de los aspectos morales de la vida.

    ResponderEliminar
  24. Jesús Z,

    1) aquel mínimo de formación moral en que se sientan representados la mayoría de los ciudadanos
    2) además, respetar el derecho de los niños a conocer de la forma menos sesgada posible otras concepciones morales distintas de las que aprenden en la familia,


    No hubiera comido las lentejas según estos preceptos. Suerte que mis padres se los pasaban por el forro.

    Por cierto aquí en Cataluña todos los que pasan por escuelas nacionalistas acaban siendo independentistas radicales (entre los padres y la escuela...ya se sabe)- Muchos de los que pasan por escuelas jesuitas acaban maldiciendo a esos malditos jesuitas y su religión. En mi orden tenemos el orgullo de ser libremente y criticamente odiados por los que se formaron desde "la sesgada manera de educar" que utilizan mis compañeros. Eso es un signo claro, que lo que les decimos es tan falso, que no podemos comer el coco acerca de su verdad ni a unos indefensos niños.


    .3) todo lo demás, que cada familia lo organice por su cuenta, sea en los colegios fuera del horario dedicado a la enseñanza oficial, en las parroquias, sinagogas, casas del pueblo, o donde sea.

    ¿Que hay de malo una optativa escogida por los padres y los alumnos? ¿Que molesta que en las escuelas públicas se estudie la religión mayoritaria del pais para quien lo desee? ¿A quien molesta?. Si tanto os importa, por mi que la quiten, pero me parece exagerado.

    Por cierto educar es siempre e inevitablemente una manipulación. Pero si hay amor (laico o religioso) nada es en vano.

    Saludos,


    ResponderEliminar
  25. Enric
    No hubiera comido las lentejas según estos preceptos. Suerte que mis padres se los pasaban por el forro.
    Hombre, si llamas lentejas a "formación religiosa sí o sí", pues está claro. Pero yo creo que si la formación religiosa estuviese fuera del currículo de la enseñanza oficial, la recibirían más bien quienes tuvieran padres REALMENTE preocupados por ella; quienes ahora se limitan a soportarla como un mal menor o a dejarse llevar por el ambiente, pues dejarían de hacerlo, lo que creo que tampoco estaría mal desde el punto de vista de los que ven la enseñanza de la religión como algo realmente valioso, y no como una mera forma de seguir con el negocio.
    .
    . Eso es un signo claro, que lo que les decimos es tan falso, que no podemos comer el coco acerca de su verdad ni a unos indefensos niños.
    Más a mi favor. Para qué gastar millonadas en algo inútil.
    .
    ¿Que hay de malo una optativa escogida por los padres y los alumnos?
    Nada, en la medida en que sea NEUTRAL con respecto a qué otras cosas se aprenden (es decir, si el elegirla no impide recibir la formación histórica, filosófica y cultural sobre la naturaleza y la historia de las religiones, y sobre los principios de la ética común de todos los ciudadanos, que se establezca de modo no confesional), pero que esté fuera del currículo oficialmente reconocido por el Estado.

    ResponderEliminar
  26. Lo de que educar es siempre manipular, no puede ser más cierto. Por eso la enseñanza oficial tiene que contener sólo el "mínimo común" junto con las herramientas de pensamiento crítico para defenderse de las manipulaciones.
    .
    Lo del amor, tampoco lo dudo, pero eso mismo dicen los padres que mandan a sus hijos a las madrasas más fundamentalistas.

    ResponderEliminar
  27. .Por eso la enseñanza oficial tiene que contener sólo el "mínimo común" junto con las herramientas de pensamiento crítico para defenderse de las manipulaciones.

    Yo no recibí eso y aquí estoy, creyendo en el Diseño inteligente y que la tierra tiene unos 6000 años. ¿Usted si?. Que quiere que le diga, como decía Chesterton: "si se deja de creer en Dios se cree en cualquier cosa". Le recomiendo el libro de mi amigo Francesc Torralba: Inteligencia espiritual. Y la conferencia de Alain de Botton (para que sustituya Dios por lo que crea conveniente):

    http://www.ted.com/talks/lang/es/alain_de_botton_atheism_2_0.html

    ¡Herramientas de pensamiento crítico ! (disculpe la sonrisa)

    Saludos,

    ResponderEliminar
  28. Enric
    El hecho de que un sistema produzca algunos resultados aceptables no lo legitima ante cualquier crítica. También salió gente estupenda de colegios que ahora clausuraríamos por motivos exclusivamente humanitarios

    ResponderEliminar
  29. Jesus Zamora,

    .es decir, si el elegirla no impide recibir la formación histórica, filosófica y cultural sobre la naturaleza y la historia de las religiones, y sobre los principios de la ética común de todos los ciudadanos, que se establezca de modo no confesional.

    ¿Piensa escribir un libro para la asignatura de ciudadania? . Animo!. Igual tiene importantes ventas.
    Tengo un compañero que hace la asignatura de religión, le preguntaré si hace todo eso que dice; si es así, le obligaré a rezar tres padres nuestros y dos yo pecadores, por pecador. (disculpe la ironia, es que no sé que pensar de su insinuada acusación)

    En fin..



    ResponderEliminar