11 de julio de 2009

¿GLOBALIZACIÓN, PODERES PSÍQUICOS, O DESIGNIO CÓSMICO?


Andaba yo por Londres la semana pasada, y en uno de los resquicios que me dejaban mis actividades académicas me fui a ver, como buen turistón, el cambio de la guardia de Buckingham Palace, para que no se dijera que había estado en la capital de la Pérfida Albión y me lo había perdido (juro que, sobre todo con los treinta y tantos grados que hacía, vale la pena perdérselo). Pero no me arrepiento de haber ido, porque la visita dio lugar a una experiencia cuasiparanormal, digna de ser reflejada en este blog.
.
La cosa es que, después de casi una hora bajo la solanera, rodeado de cientos de guiris como yo, los militronchos salieron por fin, se colocaron, y la banda empezó a tocar. Estaba yo pensando que sería la monda que, en vez de tanta flemática pompa y circunstancia, los músicos empezaran con un buen pasodoble taurino, "Amparito Roca", por ejemplo, que es el que más me gusta.
.
Y en esto que ¡¡¡se ponen a tocarlo!!! En pleno St. James Park, sin toros ni picadores a la vista.
.
¿Será que tengo poderes?
.
.

14 comentarios:

  1. Está de broma usted. La probabilidad de que ocurra eso es nula.

    ResponderEliminar
  2. Sorprendente y divertido.
    Confieso que no era capaz de casar el nombre del pasodoble con su música, así que cuando piqué en YouTube para oírlo, lo insólito del hecho resultó aún más extraordinario, absurdo y extravagante. Muy “funny ha ha”.

    Viviendo en Londres alguna vez coincidí caminando por el Mall con el cambio de guardia. Por supuesto, nunca me quedé a verlo entero. Resulta aburrido.
    Pero con pasodobles así, ver (oír) a la banda de la Queen’s Guard hubiera sido alucinante.

    Ni que decir tiene que no pienso que haya sido una alucinación, ni tampoco una casualidad (una amiga de la profesión es lo que diría). En mi opinión, lo más razonable es que haya propiedades que aún no conocemos bien y que nos resulta difícil asimilar (yo aún estoy intentando digerir un hecho reciente en esta línea).

    ¿Designio cósmico? (necesidad-casualidad). No, más bien probablemente algo que tiene que ver con el espacio-tiempo a un nivel no subatómico.

    R. R. Huertas

    ResponderEliminar
  3. Paul Kammener, el biólogo lamarckiano acusado de fraude, escribió un libro sobre extraordinarias coincidencias que según él pasan inadvertidas si uno no está atento. A Koestler habla de ello en Las raices del azar, y Jung también comenta algunas extraordinaria coincidencias.

    Un día de guardia en el hospital, estaba viendo en mi habitación una película titulada ¿Que me pasa doctor?, una comedia de enredo, y en el mismo instante en que aparecía la puerta de una habitación de hotel, con un número de cuatro cifras, sonaba mi busca indicando que llamara al 1478 (no recuerdo el número,esto pasó hace años, pero eran cuatro cifras) el mismo número de la puerta de la habitación.
    Esto lo volví a comprobar días después, al ver de nuevo la película para asegurarme.
    Estas coincidencias parecen que son siempre de una banalidad y trivialidad apabullantes, no nos marcan ninguna señal del destino, ni nada por el estilo.

    Sí, tiene poderes, pero solo para adivinar pasodobles y cuando está situado cerca de Buckingham palace. Piense como puede aprovecharlos.

    ResponderEliminar
  4. No creo en las casualidades, nada es casual en esta vida. Esto puede tener una explicación muy sencilla -o muchas-, cuando usted aún estaba lejos y otros ruidos lo distraían, pudo haber escuchado -inconcientemente- los acordes de la pieza (que ellos ensayaban para su posterior ejecución), de esta manera, al llegar lo que se le viene a la mente es esa pieza musical y ohhhh qué coincidencia, justo lo que estaba pensando!.
    Nos ocurre muy a menudo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Dean, puede que sea eso, pero no creo, porque, de hecho, llevaba pensando VARIAS SEMANAS en esa pieza. Incluso la tengo programada (desde junio) para una de las entradas "Música para lunes".

    ResponderEliminar
  6. El problema añadido es que -como hombres de ciencia- no se puede hablar de estos sucesos. Y si alguna vez ocurren tendemos a ocultarlos para que nuestra reputación no sufra.

    Por eso considero que es muy valiente el haber narrado (con aclaraciones incluídas) la historia del "Amparito Roca londinense".

    (He vuelto a oir el pasodoble, y es que me parto de risa -con perdón- imaginando la escena).

    R. R. Huertas

    ResponderEliminar
  7. Ciertamente hace usted un comentario sospechoso sobre la ciencia. Creo que la ciencia no debe ocultar nada (creo, cuestión dogmática).
    Por un lado, entonces, el profesor es, o bien un ingenuo, o bien un provocador, pues bien, haga usted proselitismo de lo que entiende por "ciencia" de esa forma y la endogamia será exquisita, no tengo la menor duda.


    PD el primer comentario es mío, y es cínico, por supuesto.

    ResponderEliminar
  8. Las casualidades no sólo existen, sino que por cálculo de probabilidades tienen que existir necesariamente.
    Supongo que a lo largo de la vida una persona aficionada a la música se habrá enfangado en una de esas musiquillas-bucle que no se nos van de la cabeza en semanas por lo menos quinientas veces.
    Alguna de las quinientas por narices ha de coincidir con algo improbable: que la toque la guardia de Buckingham, que te presenten a alguien que se llama como el título, que la ponga Jesús en su Musica para el lunes...

    ... Hay que ser escéptico hasta la exageración.

    ResponderEliminar
  9. ¡Naturalmente que la ciencia (saber, scientia) no debe ocultar nada!

    Lamento no haber puesto "hombres de ciencia" entre comillas tal y como fue mi primera intención. Quizás eso hubiera aclarado mi discurso, mi intervención.

    Por eso digo que ha sido muy valiente. Lo normal es que no se diga nada. Y no ya de estos, sino de hechos incluso mucho más "violentos" (que violan las leyes conocidas de la física) que de vez en cuando ocurren.

    En este sentido, creo razonable pensar que debe haber una conexión entre la física de altas energías (física de partículas) y la macrofísica, conexión que hoy por hoy desconocemos.

    En mi caso, es la única explicación que me puedo dar ante algún hecho –‘experienciado’ por mí- mucho más brutal y contundente que el descrito.

    R. R. Huertas

    ResponderEliminar
  10. No creo que haya hechos que violan las leyes de la física. En todo caso habrá hechos que no tienen explicación con nuestra versión actual de las leyes de la física.

    En cualquier caso, las casualidades no violan las leyes de la física, ni siquiera en su imperfecta versión humana actual. Ni aunque sean casualidades violentas.

    (Hay que ver cuánta gente está deseando tener una excusa para volverse New Age. NO me extraña que Paulo Coelho venda tanto)

    ResponderEliminar
  11. Aloe, dice vd.:"No creo que haya hechos que violan las leyes de la física".

    ¡Ni yo tampoco, no te fastidia!.

    Si vd. no sabe leer, yo no tengo la culpa.

    Y además, insulto por insulto (para mí lo es que me catalogue como New Age), si es vd. una pelota doctoranda tampoco es mi responsabilidad.

    Lea el Diálogo sobre las mareas, y aprenda su significado subyacente.

    Huertas

    ResponderEliminar
  12. Anónimo: Si según usted hay hechos que violan las leyes conocidas de la física (cita literal) que además son hechos violentos...
    Parece deducirse que usted cree que la experiencia de Jesús Zamora viola en efecto las leyes conocidas de la física, aunque lo hace de forma no-violenta (es una violación estilo Gandhi).
    ¿Podría aclarar qué leyes conocidas de la física viola el hecho narrado?
    ¿Podría aclarar por qué necesitamos alguna conexión especial entre la física de partículas y los fenómenos macroscópicos para explicarlo -conexión no descubierta hasta ahora-?

    Yo sinceramente no veo ninguna violación ni ninguna necesidad de hipótesis bizarras. Las casualidades existen, es más, estadísticamente tienen que existir.

    En otro orden de cosas ¿Qué indicios he dado yo de que tenga algo que ver con Zamora más de lo que tiene que ver usted (a saber, comentar en este blog)?
    Contestación correcta: ninguna, porque ni le conozco en persona ni sabe siquiera mi nombre.

    ¿Cuantas personas conoce que postulen que "todo está conectado" "nada sucede por casualidad" y "el Universo conspira para que se cumplan tus deseos" y no tenga alguna querencia NewAge? Si usted no la tiene, le felicito, pero mi comentario era de orden general.

    Finalmente: Si no le importa, leeré lo que me dé la gana, independientemente de sus órdenes. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  13. "[...] Parece deducirse que usted cree que la experiencia de Jesús Zamora viola en [...]."

    Mala deducción. Usted está hablando estrictamente del cuento londinense del sr.Zamora, y yo estoy hablando de algo más (al mencionar hechos mucho más violentos ...; del cuento no digo que viole nada, salvo nuestra credulidad, añado ahora). Lea bien.

    Y para hipótesis de trabajo "bizarras-bizarras" (que vd. seguramente no comparte precisamente por causa de su naturaleza "bizarra"): las de la nueva Física Fundamental, sobre las que poco a poco se va obteniendo consenso.

    Por último, cuando concluyan los proyectos Proteoma y Fisioma -y los que seguirán después-, hablamos.

    Que ud. lo pase bien.

    Huertas

    ResponderEliminar
  14. El 24 de Junio de 1987, en Horsholm (Dinamarca) yo también la escuché-
    Era la primera pieza de la fiesta.
    Era la noche de San solsticio de verano del año que me casé, los dos primeros en salir a bailar, los dos únicos spanish, junto con Amparito Roca.
    ¡Cosas!

    ResponderEliminar