14 de febrero de 2011

BY THE RIVERS OF BABYLON (ADULT VERSION)

¿Quién no recuerda el precioso espiritual-reggae popularizado por esos monstruos de Boney M?
Aquí, con nuestro poco talento para los idiomas y nuestra general incultura religiosa, no éramos muy conscientes de que se trataba del texto de uno de los Salmos, el 137, que dice aquello tan bonito de:


1 Junto a los ríos de Babilonia,
Allí nos sentábamos, y aun llorábamos,
Acordándonos de Sion.
2 Sobre los sauces en medio de ella
Colgamos nuestras arpas.
3 Y los que nos habían llevado cautivos nos pedían que cantásemos,
Y los que nos habían desolado nos pedían alegría, diciendo:
Cantadnos algunos de los cánticos de Sion.
4 ¿Cómo cantaremos cántico de Jehová
En tierra de extraños?
5 Si me olvidare de ti, oh Jerusalén,
Pierda mi diestra su destreza.
6 Mi lengua se pegue a mi paladar,
Si de ti no me acordare;
Si no enalteciere a Jerusalén
Como preferente asunto de mi alegría.

.
Le dan a uno ganas de llorar y unirse al coro de gospel dando palmas, yeah, yeah, sintiéndose así un poquito camino del cielo.
.
Y también le dan ganas de seguir ampliando la letra con la continuación del salmo, que seguro que no la pusieron en la canción porque no cabía (o no encajaba bien con la medida de la música):
.
7 Oh Jehová, recuerda contra los hijos de Edom el día de Jerusalén,
Cuando decían: Arrasadla, arrasadla
Hasta los cimientos.
8 Hija de Babilonia la desolada,
Bienaventurado el que te diere el pago
De lo que tú nos hiciste.

.
Y ya, en pleno éxtasis místico-espiritual, cantar a grito pelado el último versículo del salmo, y coger de las manos a los niños de la primera fila de la iglesia para bailar con ellos... ¡Ah, qué sensaciones que le da a uno la religión!

.
9. Dichoso el que tomare y estrellare tus niños contra la peña.
.

8 comentarios:

  1. Te has pasado macho, aún estas ha tiempo de borrar la entrada.

    Ya sabes que yo te seguiré queriendo igual, pero no todo el mundo tiene mi talante.

    ResponderEliminar
  2. Claro, como a ti los edomitas no te han hecho nada...

    ResponderEliminar
  3. Después de escribir mi comentario, inspirado únicamente por el "Testimonio" de Karpov en La Hora Chanante ("¿a vosotros cómo os caía Kasparov?"), veo que un tal Maclaren ha dicho lo mismo en serio en el último link de la entrada...

    Dice Maclaren: «Quizá, si algunos de los modernos críticos hubiesen estado bajo el yugo del que el salmista había sido libertado, habrían entendido un poco mejor cómo un buen hombre de esa época podía regocijarse de que Babilonia quedase devastada y toda su raza extirpada».

    ResponderEliminar
  4. Una vez me compré un librito de salmos, solo porque le habían suprimido el v. 9 del 137.
    La bibliomanía es un vicio muy vicioso.

    ResponderEliminar
  5. Curiosamente, recibí este artículo a través de google alerts hace unos meses... Y no es porque tenga "psalm" como palabra clave, creedme

    http://www.haus-ohrbeck.de/download/VortragUrsulaSilber-englisch.pdf

    ResponderEliminar
  6. Por cierto, hoy estoy algo de bajón porque es el día de los enamorados, Fremy y yo hacemos un año y no me ha escrito nada bonito.

    ResponderEliminar
  7. Que te den por el orificio de salida, Jordi. Tratándose de ti, no se trata de un insulto.

    ResponderEliminar
  8. Dice Maclaren: «Quizá, si algunos de los modernos críticos hubiesen estado bajo el yugo del que el salmista había sido libertado, habrían entendido un poco mejor cómo un buen hombre de esa época podía regocijarse de que Babilonia quedase devastada y toda su raza extirpada».

    No hay más que trasladarlo a otras circunstancias de yugos impuestos para ver si eso nos vuelve comprensivos.
    Es decir, canciones que reclaman a
    * Los negros de América estrellando contra la peña a los niños de los blancos.
    * Los colonizados de todas las partes del mundo estrellando contra la peña a los niños del país colonizador.
    * Los agraviados españoles estrellando cotnra la peña a los nietecitos pequeñitos de Franco

    ... va a ser que no, que McLaren nos la intenta colar. Ninguna de esas hipotéticas canciones suscita comprensión ni simpatía.

    ResponderEliminar