10 de octubre de 2013

GENERACIÓN MALASOMBRA

De unos comentarios en el siempre jugoso blog "Patrulla de Salvación"
.

Jesús dijo:
Mira que me gusta la nocilla (la de verdad, y sólo la negra), pero soy un pelín mayor que el Fdez Mallo y no creo que encaje. Así que estoy a la búsqueda de mi propia generación. Reconozco que, con los estándares hagiobiográfico-estratégicos habituales en el diseño de generaciones, no suele darse el caso de uno a punto de entrar en la cincuentena se plantee una cuestión existencial tan morrocotuda, pero chicas, vuestra entrada es un acicate para mí.
Así que dejo aquí mis señas para todo el que quiera sumarse a esta generación sin nombre conocido, de los que hemos llegado un poco tarde a la literatura, tenemos una vida detrás que ha sido completamente ajena a las pompas y miserias del gremio editorial, miramos el mundo desde una posición escéptica pero no cínica, valoramos las cosas bien hechas pero no somos carcas (o eso nos parece a nosotros), y nos gustaría que el nivel cultural de este lamentable país ascendiera unos cuantos escalones.
Se agradecerán también todas las sugerencias para el posible nombre de esa generación.



Noa dijo:

La tuya es la generación chiripitifláutica. Hay un libro: http://www.elmundo.es/magazine/2004/237/1081271692.html

La generación chiripitifláutica es una generación olvidada, porque está emparedada entre la que llaman en el libro “generación tapón” (ambiciosa, traicionó sus ideales, se vendió por fama, poder y dinero, y les cerró las puertas) y gente como los nocillos que recuperan la ambición y saben usar internet y etc para autopromocionarse. Si quieres un nombre más glamuroso podrías renombrarla generación sandwich o lost generation.
O ya que tantos de ellos fueron objetores de conciencia e insumisos (también en política se les ha olvidado) puedes llamarla generación insumisa.

Por contraste con la generación tapón la mayoría fueron tan poco ambiciosos, buscaron tan poco la fama, el poder o el dinero, que salvo en música (y sólo algunos casos) no se sabe ni que existieron, apenas están los casos aislados de la lista del artículo de arriba, lista que demuestra que no actuaron como generación.

En literatura sí que se puede decir que lo que hacen los nocillos lo hicieron ellos antes (como 20 años antes) y mejor (busca en revistas, fanzines, cómics de la época; en papel ¡eh? que en internet o digitalizado apenas hay nada)


Jesús dijo:

¡Me encanta! Muchas gracias.

Aunque, dado mi pesimismo existencial, y los escasos éxitos que hemos conseguido esta generación, creo que voy a sugerir “Generación Malasombra

7 comentarios:

  1. ¿Y este tío en qué generación encajaría?

    ResponderEliminar
  2. Por el careto, es obvio que en la Generación Malasombra.
    Y en cuanto se sabe la historia de su vida, más todavía.

    ResponderEliminar
  3. Jesús...

    Otro candidato a la Generación Malasombra.. oh no.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Nooo!! Desde luego, ese no. Es demasiado viejo y tiene demasiado éxito.
    Por cierto, ¿sabes que una vez montó en mi coche? Creo que todavía encuentro pelos suyos en el asiento

    ResponderEliminar
  5. Pues aquí lo tienes de otra guisa... cuando era más joven.

    ResponderEliminar
  6. Este ya pertenece a una generación más pragmática...

    ResponderEliminar
  7. Un post en el blog "Conciertos y desconciertos" sobre el tema:
    http://desconciertos3.blogspot.com.es/2014/12/mi-generacion.html

    ResponderEliminar