21 de noviembre de 2007

LA RELIGIÓN COMO HOMEOPATÍA

Podéis descargar aquí la presentación de la charla que di el lunes en el Ateneo de La Laguna sobre "La religión como fuente de violencia: a propósito de El espejismo de Dios, de Richard Dawkins". Le he cambiado el título por el de "La religión como homeopatía contra la violencia", a raíz de una reflexión que hice en la discusión que seguí a la charla, y que, más que a partir del libro de Dawkins, se deriva de la lectura que estoy haciendo de La gran transformación, de Karen Armstrong: los grandes fundadores religiosos del primer milenio AC identificaron bien el problema (el círculo vicioso de violencia en el que vivía el ser humano), pero fallaron estrepitosamente con la solución propuesta (un "pacto de espiritualidad"). Lo único que ha sido realmente eficiente en la reducción de la violencia ha sido el establecimiento de un sistema de libertades civiles y de bienestar económico. La religión, en cambio, simplemente ha "coloreado" de espiritualidad tanto el rechazo de la violencia como la violencia misma.

2 comentarios:

  1. ...salvo que ese sistema de libertades es impensable -o al menos no ha sido realizado- en un contexto distinto al de la cosmovisión cristiana: dignidad inherente del ser humano, papel de la libertad y de la responsabilidad personal -sobre todo protestante-, condena de la idolatría, el animismo, el fetichismo, separación Iglesia-Estado -ciertamente tardía, pero coherente con lo de Dios y el César-, sentido uniforme de la historia, etc., etc.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo, Alejandro: el cristianismo tiene el mérito de ser la religión que ha sembrado la semilla de la superación de la religión.

    ResponderEliminar