29 de septiembre de 2010

LA CAVERNA PERDIDA

17 comentarios:

  1. Querido Jesús,

    He tenido que estar ausente por cuestiones políticas de mi planeta (ha surgido un conflicto bélico menor en uno de los sistemas de nuestra confederación).

    Pero ya estoy centrado de nuevo en la observación participante de vuestra especie.

    Un saludo ( y besitos para Freman).

    ResponderEliminar
  2. La imagen despierta en mi cierto tufo marxistoide,y en los vuelos de mi imaginación puedo ver la congregación virtual unificada de cavernosofos gritando al mundo el lema de su manifiesto: platonicos de todos los paises... UNÍOS.

    ResponderEliminar
  3. La caverna Valenciana
    http://alycie.files.wordpress.com/2010/09/carrerdelallibertat.jpg?w=300&h=225

    ResponderEliminar
  4. Jesús, ¿tú crees en el "progreso moral", el "proceso de civilización" y esas cosas? ¿Estoy muy equivocado cuando creo que la moral de cada época se adapta simplemente al nivel de progreso material, que sí existe? ¿Se equivocaba Montaigne al sostener que, incluso en el trono más alto, seguimos sentándonos sobre nuestros propios culos?

    ResponderEliminar
  5. ¿Estoy muy equivocado cuando creo que la moral de cada época se adapta simplemente al nivel de progreso material, que sí existe?

    ¡Sr. Freman, es usted un marxista!

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  6. ¡Sr. Freman, es usted un marxista!

    Esto me recuerda al final de los cuentos de Lovecraft, en el que el protagonista, luego de combatir durante páginas a los malos (sean ratas en las paredes, o seres anfibios adoradores de Cthulhu) descubre que en realidad desciende de un oscuro linaje y se une a los pérfidos.

    Iä, iä, Shub-Nigurath!

    ResponderEliminar
  7. ... de todos modos, lo malo de Karl Marx no es que fuese marxista, sino que también era hegeliano, el muy puñetero. Y dialéctico, de tipo II.

    ResponderEliminar
  8. ... y sobre la pregunta original:

    Coñe, yo había pensado en que habíamos quedado que la Santa Evolución no era un proceso teleológico que tendiese a un Punto Omega, y que la única diferencia entre humanos y cucarachas era que las segundas habían tenido más éxito reproductivo y que ocupábamos diferentes nichos evolutivos. C'est tout.

    ¡Y resulta, por el contrario, que la moral sí evoluciona, y que no existe el Punto Omega, pero sí el Ever Expanding Circle, etc, etc! Joer. Y uno que creía que no había mucha diferencia neuronal entre un cromañón antiguo y un contemporáneo nativo de Arrigorriaga...

    ResponderEliminar
  9. Freman:
    seguramente, el nivel de confort de una sociedad es el que determina en último término sus estándares morales

    ResponderEliminar
  10. FREMAN:

    Esto me recuerda al final de los cuentos de Lovecraft, en el que el protagonista, luego de combatir durante páginas a los malos (sean ratas en las paredes, o seres anfibios adoradores de Cthulhu) descubre que en realidad desciende de un oscuro linaje y se une a los pérfidos.

    ¡Exacto! Porque, hegelianamente, los "buenos" son los "malos", y viceversa. Ph'nglui mglw'nafh Cthulhu R'lyeh wgah'nagl fhtagn: "En su oscura casa de R'lyeh el muerto Cthulhu aguarda soñando, hasta que las Estrellas vuelvan a ser propicias". ¡Eso sí que es una utopía!

    ... de todos modos, lo malo de Karl Marx no es que fuese marxista, sino que también era hegeliano, el muy puñetero. Y dialéctico, de tipo II.

    Ya lo dijo Marx: "Yo no soy marxista". Y obviamente era hegeliano --y por tanto dialéctico--, pero con un hegelianismo "vuelto del revés". Más o menos como leer La Fenomenología del Espíritu cabeza abajo. Maravilloso.

    JESÚS:

    seguramente, el nivel de confort de una sociedad es el que determina en último término sus estándares morales

    Indudablemente. Y un buen índice de ese confort es que hoy no nos quemen en la hoguera, y que en vez de Torquemada tengamos a Intereconomía.

    ResponderEliminar
  11. Más o menos como leer La Fenomenología del Espíritu cabeza abajo

    ... quitándole así cualquier sentido que tuviesen las famosas leyes hegelianas de la dialéctica aquella. Es decir, un inepto como Hegel, pero ni siquiera coherente.

    ResponderEliminar
  12. ... quitándole así cualquier sentido que tuviesen las famosas leyes hegelianas de la dialéctica aquella. Es decir, un inepto como Hegel, pero ni siquiera coherente.

    Freman, es usted un iconoclasta. No sea tan duro con Marx.Después de todo, si ni Marx ni el marxismo hubieran existido nunca, ¿con quién se metería usted?

    ResponderEliminar
  13. Después de todo, si ni Marx ni el marxismo hubieran existido nunca, ¿con quién se metería usted?

    Con Jesús y su Iglesia.
    Ops, espera... si Jesus tampoco ha existido probablemente.

    ResponderEliminar
  14. ... y es bastante probable que sin Jesús tampoco Marx habría sido lo mismo. Pero si no hubiese sido Jesús, habría sido Apolonio de Tiana. Y si no hubiese habido Marx, lo mismo ahora en UGT y CCOO adorarían a Al Capone. Gangster por gangster...

    ResponderEliminar
  15. Freman
    ... de todos modos, lo malo de Karl Marx no es que fuese marxista, sino que también era hegeliano, el muy puñetero.
    Eso mismo decia el hoy olvidadísimo Georg Nicolai en su Miseria de la Dialectica.
    Antipensador
    Ya lo dijo Marx: "Yo no soy marxista". Y obviamente era hegeliano --y por tanto dialéctico--, pero con un hegelianismo "vuelto del revés". Más o menos como leer La Fenomenología del Espíritu cabeza abajo. Maravilloso.
    Pues va ser que no, Realmente Marx como hegeliano es un desastre y precisamente por ser tan mal alumno de Feuerbach, "Heilige" Max (Stirner) lo saco a trompicones de la taberna berlinesa donde se reunían los hegelianos de izquierdas. Marx lo que tiene de interesante es cuando se olvida de ser dialéctico.

    ResponderEliminar
  16. La imagen despierta en mi cierto tufo marxistoide...

    ¡Que imaginación tiene señor Soy!
    A mi el personaje del dibujo mas bien me recuerda al humorista Eugenio.

    Saben aquell que diu; Va un filosofo positivista a comprar un látigo y cuando lo pide a la dependienta esta le responde, No señor aquí solo vendemos navajas de Ockham.

    ResponderEliminar
  17. La imagen despierta en mi cierto tufo marxistoide...

    ¡Que imaginación tiene señor Soy!
    A mi el personaje del dibujo mas bien me recuerda al humorista Eugenio.

    Saben aquell que diu; Va un filosofo positivista a comprar un látigo y cuando lo pide a la dependienta esta le responde, No señor aquí solo vendemos navajas de Ockham.

    ResponderEliminar