31 de enero de 2012

JUECES Y SOBERANÍA


Se anda estos días a vueltas con la propuesta del PP de que sean los propios jueces quienes elijan a sus representantes en el principal órgano de gobierno del poder judicial, "para mantener su independencia respecto alos políticos".
.
Vamos a ver: los jueces es bueno que sean independientes, eso es obvio. Pero deben ser independientes de todo, salvo de la ley; en especial, deben ser independientes de sus propios intereses corporativos y de sus afiliaciones ideológicas. Por otro lado, el poder judicial, como todos los poderes, emana del pueblo, y por lo tanto la soberanía popular es la única legitimada para decidir cómo debe organizarse dicho poder.
.
Mi propuesta sería, por lo tanto, que el Consejo General del Poder Judicial fuese elegido directamente por los ciudadanos; que las asociaciones de jueces se presentaran a esas elecciones y el resultado fuera el que a la gente le pareciera en función de las propuestas de cada una.
.
Pero claro, teniendo en cuenta las últimas declaraciones de Rajoy, va a ser difícil.

11 comentarios:

  1. La justicia ha de ser democrática, y yo por eso entiendo que da igual el juez, de derechas o de izquierdas, pero que respete unas leyes y normas establecidas desde el consenso democratico, y que la ideologia del juez tenga poco o nada que decir.

    ResponderEliminar
  2. Ya, y puesto que ha sido un jurado popular quien ha liberado a Camps, que sea otro quien nombre a Garzón. Lo digo porque es el nombre que más suena y el que más pasiones levanta.

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que los puestos en el Consejo del Poder Judicial deberían ser por sorteo entre los magistrados calificados (por ejemplo, pasar un test psicotécnico de cordura y estabilidad mental y haber ejercido 5 años).

    Claro, que también creo que las oposiciones a juez deberían exigir muchos menos temas de memorieta y en cambio exigir bastantes años de ejercicio efectivo de la abogacia y a ser posible, también de otros trabajos normales, con más puntos si fueron con contratos temporales/basura. Asi de paso el sorteo sería entre personas normales y competentes que saben lo que valen los peines.

    Lo que es mortal es que tengamos como jueces a una mayoría de licenciados en derecho que nada más terminar se encerraron tres años a estudiar temas en su casa mientras les mantenia la familia, y no han trabajado en otra cosa nunca ni hecho vida normal como adultos jamás. Yo los he visto en la Escuela Judicial y tienen talmente la pinta de los del falso anuncio aquel "Amo a Laura". Lo juro.

    Eso es malo para el CGPJ y no digamos para todos cuantos tenemos que ver de vez en cuando con esa tropa... que somos todos, ahora que lo pienso.

    ResponderEliminar
  4. Jesus, si no te he entendido mal dices que ya que el poder emana del pueblo sería bueno que el CGPJ fuese elegido democráticamente por los ciudadanos. A lo que yo te he respondido que tengo serias dudas sobre la ecuanimidad de los ciudadanos tanto para juzgar (jurado popular) como para elegir a los miembros del Consejo. A día de hoy o eres del Barsa o del Madrid. Y los votos se decantarían más hacia una presunción ideológica que hacia cualquier otra cosa. Méritos, por ejemplo.

    Claro que también dices que los jueces han de ser independientes de sus propios intereses corporativos y luego propones que se presenten a las elecciones las asociaciones. No sé qué decir. No lo entiendo.

    Las declaraciones de Rajoy ni las he leído ni tengo mayor intención de hacerlo.

    Aloe, de acuerdo contigo. Dejemos al azar lo que no sabemos como resolver.

    ResponderEliminar
  5. Elena, si los ciudadanos son parciales, los jueces lo serán también, al menos en la misma medida (yo creo que más en promedio, cuando se trate de gestionar sus propios intereses como jueces).

    Yo no defiendo que el azar resuelva lo que no sabemos como resolver. Defiendo el sorteo por dos razones:

    En un Estado de ciudadanos y no de súbditos, hay servicios que se supone debemos poder desempeñar todos, y no ser una carga excesiva para nadie: de ahí que se sorteen, como las mesas electorales o los propios jurados. Se supone que la gracia es precisamente esa: que es un servicio público que desempeña Juan Español Anónimo porque a priori todo el mundo debería poder hacerlo, y tener el deber de hacerlo. Una forma participativa y no representativa de democracia.
    Que debería usarse mucho más de lo que se la usa.
    En el caso del CGPJ, debería suceder lo mismo: a priori, todos los magistrados con experiencia, a los que damos poder sobre nuestras vidas y haciendas, deberían estar calificados para ejercer en el CGPJ (si no, mal vamos).
    Hacerlo por sorteo, en este caso como en las mesas electorales y los jurados, deberia además, por estadística, mejorar las posibilidades de sesgo ideológico o de intereses personales, porque cada uno será de su padre y de su madre, y el promedio debería ser más representativo del colectivo que si, p.e., elegimos solo a los voluntarios para el puesto.
    Item más, los que llegaran por sorteo no deberían favores a tal o cual camarilla, que en los medios endogámicos y politizados (en el mal sentido) es le pan nuestro de cada día.

    Si siguiera sin ser suficiente, yo defendería que la mitad fueran jueces a sorteo... y la otra mitad licenciados en Derecho a sorteo.
    Peor que ahora no podría ir, en el caso más pesimista.

    ResponderEliminar
  6. "Elena, si los ciudadanos son parciales, los jueces lo serán también, al menos en la misma medida"

    Aloe, tú y yo tenemos todo el derecho del mundo a ser parciales, incluso a que eso de administrar justicia nos venga grande, el que no lo tiene es el juez que se debe a las leyes y a su trabajo (y para eso que no tiene, leyes digo) por eso ni tú ni yo deberíamos juzgar a nadie. ¿Has visto doce hombres sin piedad? Una gran película.

    "En un Estado de ciudadanos y no de súbditos, hay servicios que se supone debemos poder desempeñar todos, y no ser una carga excesiva para nadie: de ahí que se sorteen, como las mesas electorales o los propios jurados."

    Creo que fue Rousseau quien dijo que un pueblo que elige representantes, que no servidores públicos, una vez depositado el voto vuelve a ser esclavo, y eso es lo que hacemos, elegir representantes cada cuatro años. La cuestión es que somos súbditos. Y que de tanto en tanto te pringuen en el recuento de sus votos no cambia mucho las cosas, es más, como bien has dicho, es un deber, que no derecho. ¡pero si hasta del servicio militar se podía objetar!¿quién es servidor de quien?

    "En el caso del CGPJ, debería suceder lo mismo: a priori, todos los magistrados con experiencia, a los que damos poder sobre nuestras vidas y haciendas, deberían estar calificados para ejercer en el CGPJ (si no, mal vamos)."

    Así es, mal vamos. Si un raterillo común puede estar en la cárcel 36 años y quien a malversado fondo públicos puede ser indultado.

    "Hacerlo por sorteo, en este caso como en las mesas electorales y los jurados, deberia además, por estadística, mejorar las posibilidades de sesgo ideológico o de intereses personales, porque cada uno será de su padre y de su madre, y el promedio debería ser más representativo del colectivo que si, p.e., elegimos solo a los voluntarios para el puesto."

    No necesariamente. En Valencia, los votantes son mayoritariamente del PP y por eso han indultado a Camps. Si hubiese sido juzgado en Aragón, donde los votantes son mayoritariamente del PSOE, lo hubiesen crujido vivo. Estadísticamente, el tribunal ha resultado ser una muestra fiel de la ideología política reinante. Me pregunto si también nombrarán un tribunal popular para juzgar a Urdangarín.

    Los jueces y magistrados también tendrán su ideología, pero ésta no puede estar por encima de la justicia. No se trata de elegirlos por su ideología, sino por su honestidad y ecuanimidad. Y ahí no sirven las estadísticas. No es cuestión de suerte, me temo, sino de buen hacer.

    "Item más, los que llegaran por sorteo no deberían favores a tal o cual camarilla, que en los medios endogámicos y politizados (en el mal sentido) es le pan nuestro de cada día."

    No, pero estarían en posición de hacerlos, y ya sabes, favor con favor se paga.

    "Si siguiera sin ser suficiente, yo defendería que la mitad fueran jueces a sorteo... y la otra mitad licenciados en Derecho a sorteo.
    Peor que ahora no podría ir, en el caso más pesimista."

    En eso tienes razón.

    ResponderEliminar
  7. Gracia Freeman, leeré despacio la entrada. Parece interesante

    ResponderEliminar
  8. Sí, Elena ¿qué puedo hacer más que darte la razón?
    Los ciudadanos somos defectuosos como era de esperar, y los jueces también, pero ellos en cambio no deben serlo.
    Pues ya está. Con lo sencillo que es, no sé para qué le damos vueltas.

    Eso sí, objeto a citar a Rousseau como autoridad.

    ResponderEliminar