3 de agosto de 2010

¿PUEDE UN DARWINISTA SER DEL ATLETI?

(Reposición)

Michael Ruse, conocido filósofo de la biología, defensor de la sociobiología y azote de creacionistas, ha sorprendido a no pocos (incluído un servidor) con su libro ¿Puede un darwinista ser cristiano? (publicado en inglés en 2001, y traducido este año al castellano). Con ese título, era de esperar que la respuesta fuese a ser que sí, y así es, aunque en honor de Ruse, filósofo claro y profundo, al que no arredra la complejidad de los argumentos, hay que decir que la respuesta está realmente muy matizada, y que viene a ser un algo así como:

"¡Hombre, claro que un darwinista puede ser cristiano! Por poder, hasta puede ser del Atleti, y mira que eso es irracional. Lo que pasa es que la compatibilidad del darwinismo y el cristianismo exige comprometerse con versiones de ambos que, aunque defendibles, no son precisamente las más cercanas al consenso común respecto a cada uno de ellos, y en todo caso se trata de compromisos teóricos muy especulativos y bastante improbables. Vamos, que si eres darwinista puedes ser cristiano, pero bajo tu estricta responsabilidad".


Dicho de otra manera: ni el cristianismo se sigue de la teoría de la evolución, ni al revés, y no sólo eso, sino que si uno de los dos es correcto, es bastante improbable que el otro sea falso, pero t
ampoco son estrictamente incompatibles siempre que se los matice mucho. No hay que negar que Michael Ruse le ha echado valor en el libro, pues con sus argumentos es fácil ganarse enemigos desde los dos campos. Como muestra de este arrojo, basta con leer el principio mismo de la obra:
"Permítanme ser franco. Creo que la evolución es un hecho y que el darwinismo ha triunfado [aquí empiezan a enfadarse los fundamentalistas]. La selección natural es la única causa significativa del cambio
orgánico permanente [aquí tuercen el hocico los que se esperan que algún mecanismo del tipo de "morfogénesis holística" -u lo que sea- ande involucrado en el fondo de la evolución]. Soy un ardiente naturalista y un reduccionista entusiasta, y quienes no están de acuerdo conmigo son unos burros [aquí abandonan muchos, sean del campo que sean]. Creo que todo se aplica a los humanos, al pensamiento y a la acción, y que la sociobiología es lo mejor que le ha sucedido a las ciencias sociales en el último siglo [aquí se ven tentados a dejar el libro los darwinianos de izquierda -a lo Gould, Lewontin y demás-]. Lo más amable que se puede decir de quienes no están de acuerdo -marxistas, feministas, constructivistas y compañeros de viaje- es que hablan desde la ignorancia. Quizás sus genes les obligan [¡hoooolaaaa!, ¿queda alguien ahíííí? Y sigue...]. Una vez dicho todo esto, que me maten si entiendo por qué tanta gente -darwinistas y cristianos por igual- piensan que una postura como la mía conlleva una respuesta inmediata y directamente negativa a la pregunta de si puede un darwinista ser cristiano".

Bueno, yo no abandoné el libro, sino que realmente lo he disfrutado hasta el final, aunque la conclusión (nada "inmediata, ni "directa", sino bien meditada) que extraigo de sus argumentos es bastante distinta de la que saca el autor. Uno de los movimientos mediante los que Ruse intenta presentar como compatibles cristianismo y darwinis
mo se refiere a la interpretación de la selección natural. Tras su aceptación del darwinismo, los intelectuales cristianos defienden hoy en día algo así como que podemos interpretar la selección natural como el "instrumento" mediante el que Dios nos ha creado. Ruse intenta justificar esta posibilidad con varios argumentos. Por ejemplo, afirma que es legítimo (aunque, por supuesto, no obligatorio) asumir la hipótesis de que Dios ha hecho el mundo como lo ha hecho para que haya selección natural, la cual conlleva a que las especies progresen en cierta dirección (eventualmente, la selección natural producirá seres inteligentes)
Lo malo es que la concepción está
ndar en el evolucionismo contemporáneo es más bien la de que la sección consiste en un proceso básicamente aleatorio (aunque, por supuesto, constreñido por la necesidad de adaptación), al menos en el sentido defendido por Gould: si retrocedemos en la historia de la Tierra varios millones de años, y dejamos empezar otra vez el proceso, difícilmente surgirán las mismas especies. El ser humano sería, así, un "accidente" (que se lo digan al ecosistema). Rouse responde por una parte, que lo importante más bien es que habrán de surgir especies inteligentes, más que humanos. Por otra parte, puesto que Dios es más bien intemporal, no hay que pensar, al decir que "la selección natural es un instrumento de Dios para crearnos", que se trata de una mera relación de medios a fines. Además, puesto que Dios también es omnisciente, sabría que el ser humano iba a aparecer, con lo cual éste es un accidente sólo en apariencia. Por lo tanto, la interpretación de la selección natural como un "instrumento" de Dios sigue siendo posible (aunque, insiste, no obligatoria).

Creo sinceramente que este a
rgumento es válido, tal como está: pensar que el universo ha sido creado por Dios con ciertas leyes físicas que permitan la aparición de seres inteligentes por selección natural no es incompatible con el reconocimiento de que los seres vivos han surgido a través de la selección natural. Pero lo que pienso también es que esta tesis es extraordinariamente implausible. Primero, porque la idea de un "propósito" sólo la tenemos a partir de los seres vivos: tener propósitos o fines es una cualidad tan biológica como la de realizar la fotosíntesis, y por lo tanto, decir que Dios (es decir, un agente inmaterial) "tiene deseos" o "voluntad" es el mismo tipo de confusión conceptual que decir que Dios metaboliza la glucosa o realiza la fotosíntesis. (No quiero decir que cuando algún bicho metaboliza la glucosa, es Dios quien lo hace, sino que Dios, en el reino de los cielos, metaboliza glucosa celestial). De hecho, afirmar que Dios es un "agente" (una "persona") es tan incomprensible como afirmar que es un paramecio o un hongo: las personas, como los hongos, son simplemente cierto tipo de bichos.

De la conclusiones que se siguen del darwinismo, la más demoledora para la religión es, precisamente, la de que la mente humana es tan sólo un proceso biológico (todo lo complicado y "emergente" que se quiera, pero no categorialmente distinto de la digestión), y pensar en que algo que no es un bicho material puede "tener una mente" es como decir que un cuerpo gaseoso puede desarrollar una tectónica de placas.


En segundo lugar, decir que la selección dirige a los organismos en cierta dirección (p.ej., hacia mayor inteligencia) es posible, pero cuestiona
ble. Los humanos no habríamos evolucionado si el asteroide que mató a los dinosaurios hubiera pasado unos kilómetros más allá, y si en varios cientos de millones de años los dinosaurios no produjeron un ser inteligente, es razonable esperar que algo en su constitución les impedía progresar en esa dirección, y que tampoco lo habrían conseguido de haber seguido sobre la tierra. (Claro, que podemos pensar que el asteroide fue una especie de meneo que Dios dio al juego de la evolución porque se había quedado atascado, como cuando le das un golpe a la máquina de bolas -o "pinball", como dicen ahora- porque la bolita se enganchó por ahí). Además, también el nacimiento de cada uno de nosotros es una lotería (pensemos en los millones de espermatozoides corriendo como locos en pos del óvulo). Todo esto es azar, o sea, lo que en este mundo entendemos por "azar", y si se dice que "lo que en este mundo es azar, desde la perspectiva de Dios no es azar", en realidad nadie entiende lo que se está diciendo. "El azar no es azar": pues bueno.

En resumen, se puede afirmar que la selección natural es una "herramienta" de un Dios que "hace cosas con un fin", pero dado que en el fondo no se tiene ni repajolera idea de lo que se quiere decir con eso, lo más probable (con una probabilidad tan elevada que no hay forma de distinguirla de la certeza práctica) es que, en caso de que quiera decir algo, ese algo será falso. (P
ara hacernos una idea de las probabilidades involucradas: es como si formo frases cogiendo una palabra al azar de cada entrada de una enciclopedia, siendo la primera "Napoleón"; lo más probable es que la frase resultante no signifique nada, pero en caso de que signifique algo, lo más probable es que sea falso).

Por supuesto, el libro de Rouse contiene muchos otros argumentos interesantes (sobre el dolor, los extraterrestres, la sociobiología, etc., etc.), que tendré que dejar para otro día.
Eso sí, también dejo para otro día explicar por qué el título de esta entrada tiene más enjundia filosófica de la que parece.

37 comentarios:

  1. Yo también estoy con Ruse, pero reconozco que en este tema hay que distinguir el aspecto político del rigurosamente filosófico -por eso hay cristianos darwinistas como Ayala o Arnhart que hacen una buena labor. En lo político, el "darwinismo" arraiga casi exclusivamente en el área histórica cristiana. En el área histórica animista o en la islámica, este debate ni se plantea.

    Según se mire, el tema de la evolución y de la "genética", es una obsesión por los orígenes típicamente judeocristiana. Los griegos no conocían la evolución, aunque conocían algo del orden espontáneo, la "fisis", que a mi modo de ver es esencial para la visión naturalista del mundo.

    ResponderEliminar
  2. Lo que no termino de ver es eso del azar o de lo aleatorio.
    Hace mucho tiempo los eclipses se producian de forma aleatoria ? Pues no, solo que no sabiamos predecirlos, todo se rige por leyes fisicas, conocemos algunas y conoceremos mas en el futuro, ya somos capaces de predecir el comportamiento de muchas cosas basandonos en las leyes que conocemos.

    Ya que estas leyes ordenan el comportamiento de todas las particulas basicas del universo lo logico es que conociendo las leyes, un estado inicial y realizando una cantidad de calculos enorme (vale, si esta fuera de nuestro alcance) lleguemos a "calcular" cualquier hecho futuro.

    Es como el libre albedrio, el cerebro tiene ideas por interaccion de las neuronas, que no son otra cosa que celulas, copuestas de moleculas, estas de atomos y estos de particulas subatomicas, si se consiguiera un modelo que explicara y predijera la interaccion de estas particulas todos nuestros pensamientos y elecciones estarian regidos por las leyes de la fisica.

    Salud !

    ResponderEliminar
  3. Hola Eduardo:
    no entiendo muy bien por qué la diferencia entre áreas "cristiana", "islámica", etc., la consideras "política" (igual podría ser "filosófica", pero lo más correcto sería considerarla "religiosa"). De todas formas, la mayoría de los científicos y gente culta de los países islámicos (y no digamos hinduístas, budistas, etc.) aceptan plenamente la evolución; otra cosa es que el nivel de cultura científica de la población (y de los mulás) sea menor que en Occidente.
    Por otro lado, entre los griegos también había evolucionistas. Muchos pensaban que la tierra pasaba por ciclos de destrucción, a partir de la cual volvían a generarse y evolucionar las formas vivientes. Algo parecido ocurre con el pensamiento indio. La diferencia no es que los judeocristianos tengan un visión evolutiva y los otros estática, sino si la evolución era lineal o circular. El darwinismo es agnóstico sobre esto: en cierto sentido la evolución es lineal, pero si se va la ecosfera a tomar por saco, volverá a empezar todo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Gon:
    yo también soy determinista (espero escribir sobre eso dentro de poco); lo de "aleatorio" en este caso significa más bien que "no sigue un PLAN prefijado que pueda ser descrito en el nivel de los seres vivos" (y no que "no obedece leyes precisas a nivel atómico" -aunque las leyes de fondo, cuánticas, serán estocásticas de todas formas).
    Piensa en el choque de un asteroide con la tierra: aquí son movimientos esencialmente deterministas, luego no hay azar; pero el hecho de que el meteorito choque en un momento determinado (en vez de unos cuantos millones de años antes o después) y acabe con la vida de ciertas especies (en vez de otras), no puede encajarse como "parte de un 'estrategia' de la evolución de las especies", porque ésta (la evolución) y la órbita del meteorito pertenecen a series de "causas y efectos" independientes (hasta que se produce el choque, claro). Ninguna explicación "interna" del proceso evolutivo puede tener en cuenta que "necesariamente" habría ese choque en ese momento; el choque (en un momento y lugar determinado, en vez de otro) será siempre un efecto "externo" al proceso evolutivo, que no podemos demostrar como un teorema de las leyes de la evolución (más las "condiciones iniciales" que describían los organismos previos al choque).
    No sé si me explico lo bastante claro; como digo, volveré al tema otro día.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Me refería al área de influencia cultural. No obstante, la "gente culta" islámica que acepta la evolución ¿pueden combinar esta aceptación con sus creencias religiosas? Dudo que el mundo islámico ningún lider religioso se haya pronunciado diciendo que la evolución es "más que una hipótesis". Puede ser que, como explicaba Ibn Warraq, algunos musulmanes acepten la ciencia física a la vez que rechazan ciertas aplicaciones "sociales" de las ciencias biológicas. Es frecuente que algunos líderes religiosos musulmanes ataquen lo que consideran "judeodarwinismo". Últimamente, además, prolifica un creacionismo islámico (H. Yahya) que prácticamente calca el creacionismo evangélico norteamericano adaptándolo al contexto musulmán. La cuestión es compleja porque, para resolverla, habría que regresar sobre la idea que tiene el mundo musulmán de ciencia y filosofía; una idea muy dañada desde que se impusieran las tesis de Algazel en el medioevo.

    En cuanto a la evolución y los griegos, sí hay ciertas preconcepciones cíclicas y hasta cierto punto "evolutivas" -aunque lo más habitual era el mito del regreso o degeneración desde la Edad de oro, tal y como aparece en Hesiodo. Platón mismo tenía cierta visión histórica de la sociedad, pero creo que nada parecido a lo que ahora consideraríamos "evolución".

    ResponderEliminar
  6. Hola Jesus,

    "La evolucion" estudiada como proceso aislado efectivamente no puede contar con asteroides. Pero hasta que punto se puede estudiar la evolucion profundamente sin contar con estos elementos extranhos ? No solo por lo evidente (matar a casi todo bicho viviente) si no otros aspectos igua lmas sutiles pero de igual importancia, como cambios en la composicion de atmosfera o vaya usted a saber que.

    La diferencia entre interno/externo solo vale par teorizar "sobre el papel" no existe realmente nada interno ni externo, el aislamiento que se necesita para poner estos limites es valido solo en el mundo de las ideas y para facilitar el estudio de ciertos hechos.

    Creo que no hay un PLAN como tal ideado por alquien o algo, simplemente hay unos elementos (particulas o quarks o lo que se quiera), unas leyes (problamente solo una) y una situacion inicial (a saber cual).

    La evolucion de la vida en la tierra, como es de cajon esta ligada a la propia evolucion de la tierra como planeta y esta, esta ligada a la del sistema solar, y ...

    ResponderEliminar
  7. Eduardo,
    es cierto que la religión islámica es en general más militante, pero no creo que su contenido sea necesariamente más incompatible con el darwinismo que el contenido de la religión cristiana (más bien al contrario, en todo caso). Tampoco hace falta hacer públicamente profesión de fe de darwinismo para ser darwinista en la práctica (sobre todo si el ambiente político no es muy amistoso). Valga como ejemplo el programa de biología de bachillerato impartido por una universidad importante de Pakistán (lleno de talibanes como está el país):http://www.aku.edu/AKUEB/pdfs/biology.pdf

    Con respecto a la evolución en Grecia, lo malo de los filósofos griegos es que lo inventaron casi todo: en el caso de la evolución por selección natural, el mismo Anaximandro (uno de los primeros filósofos), aunque es verdad que Platón y Aristóteles eran "fijistas" (como casi todo el mundo antes de Lamarck), pero su concepción de la naturaleza, sobre todo la de Aristóteles, era bastante más "naturalista" que la judeocristiana. P.ej., la idea de que el ADN contiene la información genética (un resumen de la "forma" del individuo) creo que le habría parecido totalmente coherente con su teoría sobre los seres vivos.

    ResponderEliminar
  8. Gon:
    Por supuesto, no me refiero sólo a un "plan" en sentido de la "providencia divina"; la idea es más bien que cualquier TEORÍA CIENTÍFICA que podamos desarrollar sobre la evolución de la vida no puede considerar todos esos factores "externos" más que como variables aleatorias (bueno, se me ocurre algunos que no: p.ej., la evolución del sol sí se puede predecir, o la influencia de la luna, aunque me temo que al menos en este segundo caso -no sé si en el del sol- tal vez haya algún factor de evolución caótica; no sé).
    Desde luego, coincido contigo en que la diferencia entre "externo" e "interno" no está en las cosas mismas, sino que se refiere solo a la diferencia entre las cosas que razonablemente podemos tener en cuenta en una teoría como factor "intrínseco" y las que quedan fuera porque no sabemos cómo relacionar más que adjuntándolas como factores "extrínsecos".

    ResponderEliminar
  9. Hola Jesus, estaba escribiendo un post sobre la Teoría del Diseño y la ciencia que editaré cuando deje mi huelga, y he visto este post tuyo que me a sorprendido mucho. ¡Bueno, bueno con Ruse! que sigue con sus andanzas. Puntualizemos lo más importante, soy del Atleti. Quizás por eso tenga tantos conflictos.

    Como sabrás mejor que yo, en libros de varios autores, como algunos de Tusquets traducidos al castellano, Ruse las pasa canutas para defender el Darwinismo ante filósofos de ciencias más duras, y en uno de sus últimos suyos (sin otros autores) "casi claudica" al acercarse a las posturas de que en realidad no dista mucho de ser un constructo social.

    Realmente es brillante aunque quedan pocas mentes así para el "neodarwinismo" ya que deberíamos discutir si se sostiene o no.

    Lo que realmente me preocupa de este tipo de argumentaciones es que termina dando la razón a la teoría del diseño que los propios biólogos denominan "más como anticientífica que acientífica".

    Pero como sabrás mejor que yo, el principio antrópico fuerte de los cosmólogos parecía algo extraño, pero aparecía en muchos libros como una posibilidad. Ahora Ruse (sin leerle en este libro) propone, si te interpreto bien como una posibilidad, remota, pero posibilidad ¿es así?. Si lo fuera, caería en el mismo "error" que los físicos. Y de ser así: ¿porque nos escandalizamos tanto de que en USA se incluya en la enseñanza?.

    Un abrazo


    Juanjo Ibáñez (bitácora Universo)

    ResponderEliminar
  10. Hola, estoy bastante de acuerdo con lo que dices. Efectivamente, los deseos sólo tienen sentido en un contexto biológico. Son herramientas de supervivencia. Pero, hablando del "Intelligent Design", la propia inteligencia también es una herramienta biológica. ¿Para qué necesitaría un dios ser inteligente?. ¿Qué peligros tiene que afrontar?.

    Aquií hay un artículo-parodia que trata sobre el tema.

    http://www.lacoctelera.com/darwin82

    ResponderEliminar
  11. O sea que se puede ser incoherente. Pues si, el ser humano es muy poco coherente pero si lo es no puede acepatr una cosa y su contraria. ¿si existe un Dios que ha puesto las reglas ¿quien creo a Díos y bajo que premisas? ¿y al Dios que creo al Dios? y así sucesivamente hasta el absurdo. Ruse ha claudicado al absurdo. La necesidad de nuestro cerebro de Dios nos juega malas pasadas...

    ResponderEliminar
  12. Me parece a mí que el partido o la guerra sigue abierta hasta que la ciencia o la religión meta gol.

    La ciencia parece que tiene las de ganar. Una magnífica delantera que sigue ganando terreno. Una sensacional defensa que no les pasa una a los delanteros creacionistas.

    Pero esto sigue como siempre. La ciencia no termina de marcar, y el partido sigue en juego. Más que del Atleti, parece la selección española. Mucho esfuerzo, pero hala, seguimos sin marcar en las grandes competiciones.

    La idea del papel de Dios ha cambiado mil veces a lo largo de la historia, y según la ciencia avanza va poniendo las cosas en su sitio.

    Ni siquiera la idea de Dios es la misma para muslmanes, hindúes, budistas, y qué decir de los cristianos y sus muchas ramas. Hasta en mi familia cada persona tiene su propia idea del papel de Dios.

    Algunos le otorgan a Dios el papel de puro creador de todo y ya está. Otros como actuador de las líneas generales del mundo. Otros un papel activo y diario. En fin, deseos más que certezas, porque la religión es fe y no hechos, que de eso se encarga la ciencia.

    Claro que a la ciencia no le va mucho mejor en explicar el origen de todo. Para mí de momento sigue siendo igual de absurdo o de sensato decir que todo se creó de la nada por una distorsión cuántica que decir que esa distorsión cuántica es el dedo de Dios. ¿Y de dónde salió esa distorsión/Dios si no existía nada?

    Tanto científicos como religiosos dan la misma respuesta, que el mundo es eterno. Me resulta complicado entender esto, ya que absolutamente todo lo que conocemos no es eterno. ¿Por qué debería de serlo el mundo? Hablando de lo más probable e inprobable....

    Pero en fin, la ciencia sigue jugando su partido, y quien sabe si marcará en la última jugada de la prórroga..... ¿pero será gol en propia meta, y terminará demostrando que Dios existe? Tendría su gracia.

    Yo no me pierdo este partido.

    ResponderEliminar
  13. si retrocedemos en la historia de la Tierra varios millones de años, y dejamos empezar otra vez el proceso, difícilmente surgirán las mismas especies. El ser humano sería, así, un "accidente"

    Sinceramente, no entiendo la premisa. Retrocedemos en el tiempo (?) y dejamos que el proceso de la selección empiece otra vez (??), pero por fuerza éste no será el mismo (???). ¿Por qué? ¿Me lo puede explicar alguien?

    ResponderEliminar
  14. El argumento sólo significa que el desarrollo concreto que ha seguido la evolución depende de causas aleatorias (p.ej., si el asteroide que acabó con los dinosaurios hubiera pasado a unos pocos kilómetros más allá, los mamíferos no se habrían desarrollado como lo hicieron).
    Hay un ejemplo mucho más intuitivo: en cada eyaculación se producen varios millones de espermatozoides; si una eyaculación se hubiera producido un segundo antes o un segundo después de cuando lo hizo, la probabilidad de que el óvulo hubiera sido fecundado por el mismo espermatozoide es prácticamente cero [es como si en el sorteo de Navidad el bombo da una vuelta más antes de soltar las bolas: los números premiados habrían sido distintos]. Esto implica que la existencia de cada uno de los animales que existen en la tierra ha sido fruto del azar. Con individuos distintos, portando mutaciones distintas, las especies habrían evolucionado de maneras un poco diferentes. (Por no decir la historia humana, que depende mucho de actos casuales de individuos concretos).
    Esto es una propiedad general de los sistemas caóticos: dos situaciones que son indistinguibles en la práctica (pero que tienen ligerísimas diferencias ), evolucionan hasta tener propiedades completamente distintas.
    Así que, tú y yo estamos aquí por casualidad; las especies que existen, también.

    ResponderEliminar
  15. Pues yo soy del Atleti y ¿darwinista? Hay que serlo, si no hay ninguna teoría mejor. Lo del Atleti supera el raciocinio, lo digo por experiencia. No se entiende, es algo cultural, familiar, sociológico, algo de inadaptación social (ser adaptado es ser del Madrid).

    Por cierto GoN y Jesús Zamora no se si saben que existe algo que se llama Física Cuántica. La probabilidad y el azar son intrínsecos a los comportamiento cuánticos. No es una cuestión de "falta de datos", es que es así. Todos los experimentos que, hasta el momento se ha realizado para probar que esto no es cierto han fracasado. Creer en otra cosa es "creer", algo muy común entre los científicos que "creen" en unas cosas u otras en función de si encaja con su proyecto de investigación...

    ResponderEliminar
  16. Disculpa, Eulez, pero no me entero de qué es lo que intentas decirme. Soy un poco corto de entendederas.

    ResponderEliminar
  17. ¿Cristiano? ¿De qué subtipo? El problema es que el cristianismo, como el socialismo, el "ser de derechas" y otras tantas denominaciones de orígenes, son meras etiquetas aplicadas a enormes constelaciones de ideas débilmente acopladas. Es posible encontrar dos cristianos que, de no llevar un pin anunciándolo, no se reconocerían mutuamente como tales.

    Si ser cristiano significa aceptar la Biblia y la mitología judeocristiana completita, es imposible compaginarlo con el darwinismo. Si te saltas el Génesis, o incluso el Antiguo Testamento completito, es más sencillo... aunque cueste tragarse lo de la Virgen, la paloma del bautismo que, a la vez, es la tercera persona de la Trinidad y otras tantas cosas.

    Pero yo conozco cristianos muchos más "abstractos": gente inteligente que cree en una especie de Buen Espíritu universal, que no se mete mucho en nuestros problemas, pero que está ahí para inspirarnos moralmente "y tal". Más o menos como los "ascendidos" de Stargate y otras series de ciencia-ficción.

    Como gente inteligente, claro, no se tragan chorradas como el Milagro de Calanda.

    ResponderEliminar
  18. Por eso, lo que resulta extraño es el título de Ruse. Si hubiera titulado ¿Puede un darwinista creer en Dios?, todavía.

    ¿Qué tendrán que ver las religiones con Dios?

    ResponderEliminar
  19. Lo de inspirarnos moralmente ya no lo veo yo. Pero bueno, la inspiración es una relación tan, tan...

    ResponderEliminar
  20. Jesús:

    Dicho de otra manera: ni el cristianismo se sigue de la teoría de la evolución, ni al revés, y no sólo eso, sino que si uno de los dos es correcto, es bastante improbable que el otro sea falso, pero tampoco son estrictamente incompatibles siempre que se los matice mucho.

    ¿Hay ahí una errata o es que me resisto a leer bien?

    ResponderEliminar
  21. Lo de inspirarnos moralmente ya no lo veo yo.

    Bueno, es que yo creo en Superman.

    ResponderEliminar
  22. Hola:

    Muy bueno el aporte de Freeman.

    Depende mucho de la definición de Dios de cada rama del cristianismo.

    Por ejemplo he hablado con Cristianos que dicen que aceptan la evolución pero que hay como algo que va guiando la misma hacia el hombre. ESO NO ES EVOLUCION!

    O dicen aceptarla y al mismo tiempo hablan de complejidad irreducible.
    Asumiendo que exista tal cosa, entonces la evolución sería algo así como Dios interviniendo de vez en cuando con diseños o meteoritos o erupciones solares.

    Pero eso mas que el Dios cristiano parece un extraterrestre con amplias capacidades tecnológicas.

    Seria mas fácil para un Dios todopoderoso crear un universo de acuerdo a la biblia.

    Siempre me pregunte si Dios colapsa o no la función de onda.
    Si es omnisciente y la colapsa no debería haber patrones de difracción en experimentos de doble rendija con electrones.
    La otra es que Dios perciba todos los universos paralelos.

    Pero eso tiraría al traste toda la doctrina. No solo me tengo que "salvar" yo sino todos los otros "yo"... el cielo estaría francamente abarrotado.
    Por ejemplo yo y el Kewois que no escribió esta entrada pero hasta este momento hizo todo exactamente igual.

    (Estoy envidiando al Kewois que se acuesta con Angelina Jolie)

    Kewois
    (universo #343556BBVC45567-34556HH)

    ResponderEliminar
  23. Bueno, es que yo creo en Superman.

    Lo tuyo, entonces, meridiano. Yo de niño creía en el primo de Zumosol, ahora creo en el tipo que me gustaría ser: me inspira unas emociones morales chipén. Creo que se cataloga como onanismo moral.

    ResponderEliminar
  24. Me imagino a Michael Ruse,en un confesionario diciendo:

    -Padre, me acuso de ser darwinista, estoy arrepentido y no deseo caer en la tentación, pero cada vez que pienso en el darwinismo, me dejo llevar y me flaquea la fe, pero estoy arrepentido, deseo el perdón de mis pecados y la salvación eterna.

    ResponderEliminar
  25. cuanta palabrería, Jesús! Estás desfasado. Cuando te pongas al día en física cuántica escribe sobre la mente, ignorante.

    ResponderEliminar
  26. Curiosamente hace un rato estaba pensando lo mismo que el anónimo de más arriba.
    Me refiero a lo de la palabrería.

    Respecto de la cuántica y la mente también los suscribo.

    Lo de ignorante, no. A menos que sea un halago, pero me parece que no van por ahí los tiros.
    Si el autor de este blog no asume su condición de filósofo, es su problema. No hace falta recordárselo.

    ResponderEliminar
  27. No entiendo lo que quieren decir los dos Anónimo que me preceden. Lo que sí sé es que los libros del Penrose pesan un huevo.

    ResponderEliminar
  28. Creo que se cataloga como onanismo moral.

    Sí, es una forma de mindturbation. Ocurre, sin embargo, que todo el mundo lo practica, aunque no lo confiese.

    Coincido en que la autoreferencia mental es más sana. En realidad, yo maté a mis héroes hace tiempo: es cuestión de llegar a cierta edad. Pero, la verdad, prefiero que un hijo mío admire a Superman durante su infancia que a Jesucristo. De entrada:

    1- Superman no practica esa tontería de amarte, como Jesús. Superman quiere a Lois Lane, y punto. Hacia los humanos sólo experimenta buen rollito.
    2- Superman no te pide nada a cambio para salvarte. Incluso ha salvado a Lex Luthor en algún momento. Jesús, por el contrario, siempre está dando por culo con que haz esto, no hagas esto otro.
    3- Nadie te agobia para que celebres el cumpleaños de Superman todos los putos años... con lo que te ahorras una pasta en regalos que nadie quiere.
    4- Si estás en un apuro y llamas a Jesús, al fin y al cabo, tienes la misma probabilidad de que te ayude de que te ayude Superman.

    ResponderEliminar
  29. ¿Que mataste a Superman? ¡Entonces tu ya eres el tipo que te gustaría ser! ¡Ya me parecía a mí que pasabas de pajas mentales!

    ResponderEliminar
  30. ¿Que mataste a Superman? ¡Entonces tú ya eres el tipo que te gustaría ser! ¡Ya me parecía a mí que pasabas de pajas mentales!

    ResponderEliminar
  31. Vaya, el autor no ha sabido eliminar la penúltima entrada. ¡Y todo por una puta tilde! Esto de querer llevar siempre los zapatos limpios... Lo siento, Jesús.

    ResponderEliminar
  32. De creyentes y darwinistas
    Como no me gusta el futbol no se muy bien que significa eso ser del atleti asi que poco puedo decir. Como tampoco
    soy "creyente" no me cuadra mucho lo que la Biblia cuenta con las teorias de la evolución de Darwin, al respecto de esto recuerdo que en mi colegio nuestro profesor de religión, que era un jesuita muy moderno, en sus clases nos daba religiones comparadas y nos hizo leer algo de Teilhard de Chardin, este fue un jesuita que intento casar la religion cristiana con el evolucionismo o algo parecido.
    Quiza por aqui se pueda encontrar algo que intente compaginar la ciencia con la religión.
    Siento no poder aportar mas datos pues todo aquello lo tengo muy olvidado.

    ResponderEliminar
  33. no se muy bien que significa eso ser del atleti

    Es algo muy retorcido. Es un buen ejemplo de meme "dawkiniano": de esos que no proporcionan beneficio al huesped, pero que se propagan muy bien por mero oportunismo.

    ResponderEliminar
  34. La creencia en Dios es compatible con cualquier teoria cientifica, por la sencilla razon de que pertenecen a mundos distintos: la ciencia al natural y Dios al sobrenatural.

    Otra forma de llegar a lo mismo es considerar a Dios como la guarnicion perfecta, la que va bien con cualquier plato. La idea es sencilla: tenemos la teoria cientifica X, que explica tal o cual aspecto del universo, y a continuacion agregamos: "y esto es asi porque Dios lo hizo asi".

    ResponderEliminar
  35. segun soy...kipedia, cristidarwinfroditismo: dícese de cierto tipo de formación filosófica que convive con las teorias evolucionistas y creacionistas de manera simultanea. Entre estos están los pseudos cristidarwinifroditas, que una vez naciendo evolucionistas, al cabo de cierto tiempo pasan a ser creacionistas... es la única clasificación posible al híbrido que plantea ruse; pero como no es posible este estado en el mundo sino mas bien como especulación autoengañosa con cierto formalismo filosófico, pués se define en la soy...kipedia como ente biologico natural y con personalidad...

    ResponderEliminar
  36. La cosa es mucho más sencilla de lo que supone Ruse.
    Simplemente, la gente mantiene creencias incompatibles, o como minimo que no se ajuntan en el recreo, en zonas distintas de su amueblamiento mental, y les dedica atención sucesiva y no simultaneamente. Y tan campantes.

    Ya sé que hay un sobreentendido tradicional sobre la racionalidad humana y todo eso que sostiene lo contrario, pero eso es una ficción (relativamente) útil y nada más.

    Por otra parte, después de reflexionar sobre el asunto, lo mejor es aceptar que esa relativa inconsistencia nuestra es mejor y más productiva que la obsesión por la consistencia total, que además de inalcalzable, te puede meter en bucles en los que se queda uno atascado.

    La bioloǵia plantea al respecto problemas especiales, ciertamente, que hacen que se discuta a gritos sobre esa inconsistencia en especial, pero es porque hay sectores cristianos fundamentalistas que no paran de dar la matraca con ello y que piden pedigri creacionista para ingresar en su club.

    En realidad dichos fundamentalistas tendrían que rechazar muchisimas cosas más de la ciencia, que son por lo menos igual de incompatibles con la Biblia que la evolución. Creo que no lo hacen porque no pueden prestar atenciòn a dos cosas al mismo tiempo, y porque son demasiado ignorantes para comprender toda la cantidad de blasfemia que hay por ahí suelta.

    Gracias a ello, hay por ahí cantidad de cientificos de otras especialidades y personas con alguna cultura que a pesar de ello van a la iglesia los domingos y se consideran creyentes sin plantearse la consistencia de sus diversos departamentos mentales.

    Y eso es lo único razonable y la única actitud al respecto que no da risa. Porque el creyente en un Dios personal todopoderoso y providencial esforzándose en compaginar eso conscientemente con el naturalismo... eso sí que es para reirse.

    ResponderEliminar
  37. Jesús,

    Todo esto es azar, o sea, lo que en este mundo entendemos por "azar", y si se dice que "lo que en este mundo es azar, desde la perspectiva de Dios no es azar", en realidad nadie entiende lo que se está diciendo. "El azar no es azar": pues bueno.

    Veamos tres ejemplos de fenómenos aleatorios:

    1. Para los seres humanos, el resultado de una tirada de dados, la fecundación de un óvulo por un espermatazoide cualquiera entre millones o la caída del asteroide que aniquiló a los dinosaurios son fenómenos azarosos. Para el demonio de Laplace, en cambio, podrían ser perfectamente predecibles.

    2. Los fenómenos cuánticos, por lo que tengo entendido, son intrínsecamente aleatorios, en el sentido de que no existe ninguna "variable oculta" a la que atribuir una desintegración atómica. El Dios de las grietas, en cambio, podría convertirse en el Dios de las desintegraciones atómicas, en la Variable Oculta por excelencia. ¿Por qué se desintegró el átomo? Porque Dios lo decidió. ¿Por qué no lo detectamos ni lo detectaremos jamás? Porque nuestra ciencia sólo detecta variables naturales y Dios es una variable sobrenatural

    (Otra posibilidad es que no importe demasiado tal o cual desintegración concreta, sino el conjunto, y eso es calculable tanto por nosotros como por Dios, si existe).

    3. Para nosotros hay infinitos números reales incognoscibles, por la sencilla razón de que no son comprimibles en un algoritmo. Esos números son absolutamente aleatorios, en el sentido de que no tenemos ningún medio de saber cuál es su cifra enésima (en rigor, ni siquiera tenemos medio de saber a qué número nos referimos). Para una inteligencia infinita como la de Dios, sin embargo, todos esos números pueden ser perfectamente cognoscibles.

    Al margen de las burradas físicas y matemáticas que haya podido soltar, creo que estos tres ejemplos indican cómo podría entenderse la frase "Lo que para nosotros es azar, para Dios puede no serlo".

    ResponderEliminar