12 de agosto de 2010

EL JAMÓN ASADO Y LA SABIDURÍA TRADICIONAL

(Reposición)
.
(De una respuesta de mi alumna Lourdes Miranda -ingeniera de la NASA- en un curso de doctorado):
.
En una reunión de navidad se encontraban cuatro generaciones en la cocina preparando la tradicional cena. La joven madre bien orgullosa le enseña a su niña cómo preparar el famoso jamón, receta que aprendió de su mamá. Le indicó que el secreto para que el jamón quedara perfecto era cortarle las dos puntas extremas. La niña curiosa le preguntó "¿Por qué era importante cortarle las dos puntas al jamón?" La mamá le contestó "pues porque así me lo enseñó mi mamá", y le pregunta, "abuela ¿por qué le cortas las dos puntas al jamón?" y la abuela le contestó "por que así me lo enseñó mi mamá"; entonces las tres se voltean y miran fijamente a la bisabuela, la cual contestó: "ay caramba, pues es bien sencillo, porque en los tiempos en los que yo cocinaba, los hornos eran pequeños, así que no tenía más remedio que cortarle las dos puntas para que cupiera?".
.

15 comentarios:

  1. La asistenta que nos cocina en casa tiene teorías un poco por el estilo. Por ejemplo, bajo ningún concepto se te ocurra guardar la carne en salsa en un tupper redondo; solo los tupper rectangulares funcionan y sino la carne se amarga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. citoyen tu teoria de tupper no se sostiene....

      Eliminar
  2. Citoyen, quizás eso tenga su lógica: un tupper redondo cierra mejor que uno rectangular, y quizás el objetivo sea que entre aire (aunque parecería que es al revés).

    ResponderEliminar
  3. Ejemplo genial de cómo surge y se transmite la sabiduría popular...

    ResponderEliminar
  4. A mi lo que aimpre me ha fascinado es el pánico que provocan en las abuelas las corrientes de aire y el andar descalzo; o el comérselo aunque no se tenga hambre.

    Salud

    Aj

    ResponderEliminar
  5. Me ha sorprendido lo de "jamón" asado. No puedo imaginar que a nadie se le ocurra asar un jamón de guijuelo o de patanegra o tantos famosos españoles, ni el simple curado o serrano.

    Por lo visto, se refiere al pernil o a la paleta, a la pata de cerdo o cochino .

    ResponderEliminar
  6. Anónimo:
    el jamón, antes de ser curado, también es jamón. La paleta es la pierna delantera del cerdo; el jamón es la trasera (del latín vulgar "gamba", pierna... como la "viola da gamba", la que se sujeta con las piernas).

    ResponderEliminar
  7. Oh, oui, le jambon... Además, a la mujer de gruesos muslos se le llama "jamona", aunque el adjetivo vaya perdiendo su especificidad semántica y ya se aplique a cualquier gordita.

    ResponderEliminar
  8. También, Anatole France escribió sobre un individuo que frecuentaba sitios donde "señoras generosas cambiaban dos jamones por una salchicha".

    ResponderEliminar
  9. Pero hombre, que estamos en pleno Ramadán...

    ResponderEliminar
  10. La misma historia, pero contada con pescado en una sartén al que se le corta la cabeza y la cola, se la oí a un profesor de Antropología en una clase magistral, en 1995.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo, no sabe que ye el lacón con grelos.

    La Señora que me cuidaba de chico, una aldeana, cortaba la cabeza a la merluza que nos cocinaba y muchos años mas tarde descubrí que su cena eran la cocochas.

    Eso también era sabiduría popular y no la del profesor de antropología de FSierra.

    Salud y saludos

    ResponderEliminar
  12. ... y si se trata de cómo llegar a la sabiduría, en general, está la famosa historia de la sopa de piedras (I y II).

    ResponderEliminar
  13. Las puntas del jamón se resecan demasiado, mientras que el centro de la rosquilla quedaría crudo sin el agujero.

    El jamón se cocina a baja tª y largo tº, mientras que las rosquillas, lo hacen a alta tª y corto tº. Se trata de ƒ(tª,tº).
    ¿Es que no habéis aprendido nada de la gastronomía molecular?

    Ya estudiaréis la 'gastronomía cuántica' de Ferran Adrià. Ya.

    Salud, saludos y buenos alimentos.

    ResponderEliminar