29 de diciembre de 2007

HAY QUE DEFENDER A LA FAMILIA

12 comentarios:

  1. Reducir la familia al parentesco consanguíneo, o fijarlo al menos como regla definitoria. ¡Qué vulgaridad (y qué oscuridad)!

    ResponderEliminar
  2. Lo malo es que en la manifestación de ayer (y en muchas otras así) aún no he oído ninguna reivindicación seria que favorezca a las familias, y que sea exclusiva de los convocantes (no pedían que aumetaran las desgravaciones fiscales para las familias, ni que se dieran los libros de texto gratis, ni que se pagara una subvención por los hijos, ni -lo que sería más razonable todavía- que se incrementaran las licencias por maternidad y paternidad hasta los límites que hay en otros países -p.ej., Alemania, Suecia, Finlandia-), ni que el Estado garantice que los niños desarrollan la capacidad de pensar por sí mismos y tienen una información realmente imparcial sobre todas las opciones ideológicas.

    Cualquier medida de esas sí que es una defensa de la familia, y yo me apunto a todas (a algunas con ciertos matices, por la cosa de que las familias de 5 hijos con ingresos de medio millón de euros no necesitan mucha defensa).
    Pero ninguna de las medidas que se criticaban en la manifestación de ayer supone un "ataque a las familias", por más que me estrujo los sesos para entenderlo. (Sí que puede suponer un "ataque" a un cierto "concepto" de familia, pero las medidas políticas deben estar hechas para beneficiar a sujetos de carne y hueso, no a conceptos). Por otro lado, se supone que los conceptos son inmunes a cualquier ataque (total, a ellos qué más les da).

    ResponderEliminar
  3. ¿En qué consiste la familia cristiana? Si nos fijamos en lo que hacen, no en lo que dicen, la familia cristiana está formada por un varón soltero (denominado sacerdote), sin hijos legales (ilegales a patadas), donde las mujeres tienen un papel terciario y sólo pueden hacer de servidumbre (criadas con deber de fornicación).
    No me gusta, prefiero la otra.

    ResponderEliminar
  4. Es que la Iglesia no sólo confía en que los críticos escuchen sino que también lean.

    Por otro lado, sólo una persona sin formación histórica alguna confiaría en que el estado garantice que los niños desarrollen la capacidad de pensar por sí mismos. Pero como cada generación de estatistas cree que su estado es el mesías pues ya encaja esa adscripción competencial.

    ResponderEliminar
  5. Cuando hablamos de "el Estado" en los países occidentales no nos referimos a "un Estado totalitario", tipo la Alemania nazi, la URSS, o la España de Franco, sino al estado social y democrático que ha sido la forma de organización política común en países como Suecia u Holanda desde el siglo XX (y que, por cierto, tiene su fundamento teórico más importante en el "Tratado Teológico-Político" de Spinoza).

    Si digo que el Estado debe garantizar la seguridad en los puestos de trabajo, quiero decir qeu debe haber una legislación estricta y severa, que se haga cumplir con un servicio de inspección adecuado y eficiente. Si digo que el Estado debe garantizar la sanidad, quiero decir que se debe establecer un sistema por el que todo el mundo tenga acceso a ella. Si digo que el Estado debe garantizar que la enseñanza tenga tales y cuales características, pues lo mismo: debe haber una legislación clara y estricta, y un sistema que obligue a su cumplimiento.

    Como buen positivista, no creo que "el Estado" sea una entidad con sus propios deseos y fines, sino la interacción de muchos subsistemas formados por individuos concretos, con intereses y valores concretos. Las dificultades de la educación en nuestro país no se deben tanto a una "conspiración por parte del Estado contra el libre pensamiento", sino más bien al dilema que plantean la suma de miles de intereses particulares (muchos profesores vagos e incompetentes -además de los otros-, alumnos maleducados por sus familias -además de los otros-, instituciones que no quieren perder su parcela más importante de poder ideológico y economico -ICSA: la Iglesia Católica, Sociedad Anónima-, pedagogos ignorantes colocados a dedo, etc., etc.). Lo difícil es encontrar un sistema que haga moverse esto, y quien tiene más fuerza para hacerlo es el "Estado" (pero hay que presionarle lo suficiente).

    ResponderEliminar
  6. ¿Sabe cuál es el estado "social y democrático" por antonomasia? Sí, efectívamente, el de la Alemania que aupó a Hitler al poder y, ¿sabe cuál es el modelo económico de un estado social y democrático? Efectívamente, el keynesianismo. Ahora la pregunta del diez: ¿qué organización social le pareció a Lord Keynes ideal para su recetario económico?

    Sabe... Desde que conozco los resultados sobre los restos de cocaína encontrados en los lavabos de las comisarías siempre experimento una gran desconfianza hacia los que solucionan las cosas con inspectores pues pienso que o son gilipollas de esos que van creando supermanes para solucionar problemas o son los que buscan la impunidad para delinquir.

    Los buenos positivista no atribuyen obligaciones a "entidades" sin cerebro. Y, el estado no lo tiene. Y "la suma de miles de intereses particulares" no es un problema para la libertad de pensamiento sino un magnifico suelo donde crecer.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Tumbaíto:
    Desde luego, no supongo que el Estado, ni ninguna otra entidad colectiva, tenga sus propias intenciones y pensamientos (bueno, a lo mejor la ICSA sí, por la cosa del Espíritu Santo). Así que cuando digo que "el Estado tiene tal o cual responsabilidad" lo que quiero decir es que no nos quedan más narices que arreglar esto como sea.
    La actitud positivista es también positiva: hay que denunciar los "fallos" de lo que hay, pero sólo los que hay (no nuestras fantasmagorías), y sobre todo, hay que plantear soluciones factibles.

    Por otro lado, supongo que te refieres a la "Educación para la Ciudadanía"; en ese caso, no hay absolutamente nada que se vaya a hacer en esas clases que no se estuviera haciendo ya (más o menos dignamente) en las clases de Etica (de las que yo di unas cuantas, años ha), y en muy pocos casos con afán adoctrinador (más bien todo lo contrario: con afán de demoler doctrinas).

    ResponderEliminar
  9. ¿Entonces las decisiones colectivas son entidades como los triángulos de cuatro lados? Sí así fuese, ya me dirá como explica la democracia.

    No, no me refería a esa polémica educativa. La verdad es que si los padre son tan irresponsables que llevan a su hijo a la pública -dónde hasta bachillerato aprenderán menos que si ese mismo padre se tomase la molestia de que su hijo leyese un diario cada día en inglés- me parece que no están capacitados para opinar sobre qué es adecuado para sus hijos.

    Naturalmente, dado que siento bastante asco hacia el estatismo prefiero las escuelas religiosas a las estatales. El estatismo me parece más peligroso que la religión. (Y tenga en cuenta que la religión me da bastante miedo, pero elegir entre religión y estado se me antoja como elegir entre un catarro o el sida.)

    Básicamente porque un orden basado en la religión el órgano represivo mayor que puede generar es algo parecido a la Santa Inquisicion. (La religión no da para más.) Mientras que el estado -a la historia me remito- ha comenzado a existir en sistemas sociales en los que esos órganos represores religiosos ya se quedan cortos.

    Es muy ilustrativo como el nacimiento de un monopolio represivo en la península hispánica bajo el reinado de Su Majestad Isabel la Católica se consigue precisamente superando el grado represivo del "orden religioso"; o sea, de la Santa Inquisición.

    ResponderEliminar
  10. Claro que hay decisiones colectivas: pero son decisiones que toman individuos, no que toman "agregados". He escrito un poco sobre el tema en el artículo "Un sujeto anda suelto", que se puede descargar aquí:
    http://www.uned.es/dpto_log/jpzb/docs/UN%20SUJETO%20ANDA%20SUELTO.pdf

    Y sobre la educación, reconozco que la enseñanza pública está bastante mal, pero no precisamente porque enseñen cosas "peligrosas", o porque "coman el coco" a los niños, sino sencillamente porque son muy poco eficaces al enseñar nada. Digamos que el menú de lo que les ofrecen para aprender es razonable (si lo aprendieran), pero el sistema de enseñanza, y el material humano (profes, pero más aún alumnos y padres) es tan nefasto, tan poco preocupado por que se aprenda de verdad, que el resultado es bastante pobre (véase el informe PISA).

    Pero repito, de ninguna manera la enseñanza pública es un "centro de adoctrinamiento y lavado de cerebro" (bastante hace con intentar oponerse un poco a la tele, las videoconsolas, y demás).

    Y lo más grave de todo (también observable en el informe PISA): los resultados de la escuela privada-concertada son igual de nefastos (de hecho, son un poquito mejores, pero no tanto como para compensar el efecto del nivel social de los padres; dicho de otro modo: a idéntico nivel social de las familias, LOS NIÑOS QUE VAN A LA PÚBLICA TIENEN EL MISMO RESULTADO QUE LOS QUE VAN A LA PRIVADA, e incluso un poquito mejor).

    Para ir a lo personal, en mi caso, mi mujer y yo tuvimos que sacar el año pasado a mi hija del colegio religioso al que la llevábamos (a 4º de primaria), porque era un nido de analfabetos, básicamente. Con decir que la maestra la regañaba por leer libros demasiado gordos...

    ResponderEliminar
  11. Mire... Le seré sincero. Dada mi lentitud a la hora de aprender, lo único que me resulta útil son las bibliotecas. Cuando las discusiones "educativas" no son discusiones del tipo: "aquí faltan libros" me importan un bledo.

    Creo que se están enseñando cosas muy peligrosas en este país. Pero la verdad -para que no pierda el tiempo con alguien con tan poca sensibilidad social como yo- me importa un bledo. En alemania, un pais muy desarrollado, la prostitución es un oficio más. Si los chicos salen guapos que se hagan chaperos, si son chicos, y putas, si son chicas, y ya está.

    Y que estudien aquellos para los que el estudio es algo así como un vicio.

    ResponderEliminar
  12. Gracias por su escrito. Es muy de agradecer que los profesores permitan el acceso digital a su obra.

    ResponderEliminar