14 de diciembre de 2007

HAY QUE PROHIBIR LA LECTURA


"Para fomentar la lectura lo ideal sería prohibirla, desterrarla de los planes de estudio o, por lo menos, perseguirla todo lo posible. Hay que disuadir a los escolares, recomendarles que no lean, advertirles de los peligros de los libros. Quizá así los chavales se pondrían a leer como se hacen pajas: por iniciativa propia y sin poder evitarlo, con imaginación y ganas, a escondidas de sus padres y maestros, ensimismados y felices, un día sí y otro también."

Del blog de Rafael Reig en Público.

>><<

2 comentarios:

  1. Qué razón. Les advertiré a mis alumnos de lo nocivo de la lectura. En mí se da un hecho real: mis padres, en un momento de mi adolescencia, me llegaron a vetar mi derecho la lectura. No estudiaba, prácticamente no dormía, sólo leía porque había encontrado los placeres prohibidos de los libros. Con ellos fue, con mis padres, con los que comencé a viajar por los autores más divertidos, casi lunáticos. Y en el instituto incluso me acercaron a los malditos, formalistas, el existencialismo, a poetas geniales como Vallejo, Gironto, etc, un largo etc. ¿Cómo no leer?

    Os dejo aquí mi decálogo al revés.

    Niños:
    - Prohibido el pensamiento ocasional, que las pandillas de barrio decidan por ustedes.
    - Prohibido las bebidas light y sin alcohol, acudid a la botellona.
    - Prohibido estudiar, jamás podréis asistir a la libro-botellona.
    - Prohibido pedir libros a los Reyes, pedid camisetas de moda.
    - Prohibido ser educados, gritad por los pasillos y en las clases.
    - Prohibido dejar el móvil en casa, lo traeréis al colegio encendido y con sonido.
    - Prohibido hacer la tarea, el cuaderno debe estar siempre en blanco.
    - Prohibido coger apuntes, miraréis atrás mientras el profesor habla.
    - Prohibido llegar puntuales, el profesor os abrirá la puerta amablemente.
    - Prohibido leer, es cancerígeno, dañino, te atrofia. Los libros curan cojeras de mesas.

    ResponderEliminar