19 de noviembre de 2008

VAYA CACAO EN EL CONGRESO


Y otros enlaces para no perdérselos...
.

3 comentarios:

  1. En realidad soy Uralito, pero me lio con esto de las contraseñas de la cuenta google...
    Glups! Ese primer enlace que pones requiere un buen tono estomacal.
    Por si te va el rollo mórbido aquí te dejo una anécdota que no sé si conoces, relatada por K. Deschner en el volumen IX de su "Historia criminal del cristianismo":

    "Esteban IV (896-897), que también era hijo de un sacerdote, reconoció primero al emperador Arnulfo, pero cuando el emperador Lamberto de Spoleto volvió a adueñarse de Roma, se pasó al bando de éste, que en mayo de 898 volvió a tener el refrendo explícito del gran sínodo de Ravenna. Pero entretanto Esteban, como criatura de la casa de los espoletinos, llevó a cabo su venganza de Formoso. Pese a que el propio Formoso le había consagrado obispo y pese a haberse cambiado a la sede romana en contra del derecho canónico, Esteban hizo entonces un proceso en toda forma al papa difunto. El que había sido inhumado nueve meses antes, y ya en avanzado proceso de descomposición, fue entonces sacado de la tumba por los partidarios de los Guidos, revestido de los ornamentos pontificales y en enero de 897 sentado en la llamada silla apostólica de San Pedro ante el 'sínodo del cadáver'. Durante tres días se celebró el juicio en toda forma contra la momia engalanada; los tres acusadores fueron Pedro de Albano, Silvestre de Porto y Pascual (de una sede episcopal desconocida), mientras que el defensor de oficio fue un diácono, que estuvo a su lado y que con voz temblorosa fue respondiendo a los acusadores, aunque naturalmente de forma insatisfactoria.Se inventaron algunos pretextos; al medio putrefacto se le reprochó la violación de un juramento, del que ya antes le había liberado el papa Marino I. Se le acuso de (...)(...) Lo más sorprendente de todo el asunto, que recuerda una pesadilla en el escenario de una clínica psiquiátrica, quizá no lo sea tanto el proceso en sí, la ocurrencia de un santo padre corroído por un odio apenas creíble, cuanto el hecho de que toda una asamble episcopal, y fuese o no respetable, asistiera durante tres días a aquel gabinete de horror (...) Al final de la comedia macabra -calificada por la fuentes como 'espectáculo estremecedor', como 'sínodo horrendo' (horrenda synodus)- se declaró depuesto a Formoso (...) De acuerdo con el protocolo se le arrancaron al cadáver las vestiduras papales hasta dejarle sólo una camisa, se le envolvió en unos andrajos laicales, se le cortaron un par de dedos de la mano derecha, los dedos del juramento o de la bendición, y entre gritos y risotadas se le arrastró bárbaramente por la iglesia y por las calles. Finalmente, y entre los gritos de protesta de la muchedumbre congregada, se le arrojó a una cueva donde se soterraba a extranjeros innominados y después, luego de haberlo desenterrado otra vez, lo tiraron desnudo al Tíber... precisamente en un momento en que la antigua basílica de Letrán se derrumbaba y los romanos revolvían durante un año los montonos de escombros en busca de tesoros."

    ResponderEliminar
  2. Uralito, no me negarás que lo de los cuerpos incorruptos es mucho menos desagradable. ¡Si hasta huelen a nardos!

    ResponderEliminar
  3. Sí, lo de los incorruptos es ya otro cantar. La verdad es que es una pena que no los alquilen; además de servir de ambientador, contribuirían a darle a la decoración casera un toque de lo más vanguardista (nada que ver con el vulgar Ambipur).

    http://www.corazones.org/santos/santos_temas/incorruptos.htm

    ResponderEliminar