4 de junio de 2009

DAVID ATTENBOROUGH, ESE GRAN SOCIÓLOGO


Reconozco que soy un fan de David Attenborough (el de la derecha), como creador de los mejores documentales de biología que conozco, y me alegro de que le concedan el Premio Príncipe de Asturias. Pero me ha resultado extraordinariamente chocante que el galardón que le hayan concedido sea el de ¡¡¡Ciencias Sociales!!!. Supongo que sería duro premiarle con el de "Investigación Científica y Técnica", pero, ¡caramba!, también está el de "Comunicación y humanidades", o incluso el de la "Concordia", que habrían sido mucho más apropiados.
.
Me parece que es un flaco favor el que el jurado hace a las "ciencias sociales" (economía, sociología, derecho, historia, ciencia política, antropología...), como dando el mensaje de que cualquier cosa puede pasar por "ciencias sociales". ¿O acaso es un reconocimiento de que la ciencia social no es más que una "rama" de la biología?. Aunque la lista de miembros del jurado (Lluis Xabel Alvarez; Gonzalo Anes; Raúl Bocanegra; María Emilia Casas Baamonde; Adela Cortina; Manuel Fraga Iribarne; José Luis García Delgado; Manuel Jesús González; Luis González Seara; María del Carmen Iglesias; Aurelio Menéndez; Manuel Menéndez; Adolfo Menéndez; José Oliu; José Manuel Otero Novas; Rafael Puyol y Juan Vázquez) me parece poco sospechosa de ser una quinta columna de la sociobiología.
.
En fin, ¿y a vosotros qué os parece? Se agradecerán los comentarios.
.

20 comentarios:

  1. A mi me parece que cada vez que conceden un premio Príncipe de Asturias retratan al jurado y no suele quedar muy bien.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo estoy bastante de acuerdo contigo. Sí que se merece el Premio, pero el la categoría de Comunicación y humanidades.

    La divulgación de la biología no es una ciencia social, es comunicación.

    ResponderEliminar
  3. Por lo leído en el Acta del Jurado, yo creo que es un guiño a los que patrocinan el estudio de la interacción entre medio ambiente y sociedad, y la importancia que está tomando la ecología como tema de estudio en las ciencias sociales (la superación del paradigma del exencionalismo humano, el desarrollo sostenible, etc...) Lo digo por tratar de buscarle un sentido, pero creo que es retorcer las cosas.

    ResponderEliminar
  4. Bueno. El lado positivo es que la condidatura neoliberal ha mordido el polvo.

    ResponderEliminar
  5. "la condidatura neoliberal ha mordido el polvo"

    ¿Qué me he perdido?

    ResponderEliminar
  6. A lo mejor es que el jurado sabe como ya sabía Andrés Ibáñez hace mucho tiempo que en realidad los documentales sobre naturaleza no hablan de los animalitos sino de los seres humanos. Unas veces porque se los antropomorfiza y otras porque la realidad del animal no importa sino “el mensaje humano” que se quiere sacar viendo animalitos.

    “Los documentales de animales no son en absoluto reportajes científicos. Son panfletos ideológicos cuya misión parece ser la propagación de la visión existencialista del mundo, la que defiende que el mundo es un lugar cruel y que la vida es una lucha sin cuartel de todos contra todos. Presentan la naturaleza como una lucha social permanente en la que unos animales, los osos, son los explotadores y otros, los salmones, los explotados, dentro de un orden injusto, el capitalismo salvaje de la naturaleza, que obliga a todos los animales a un trabajo extenuante, el de buscar comida día y noche.”

    el artículo de Ibañez que tiene mucho interés (no sé si mucha verdad) aquí:
    http://www.abc.es/abcd/noticia.asp?id=4541&sec=31&num=755

    ResponderEliminar
  7. Buscador: permíteme que sea tan escéptico sobre los argumentos de Andrés Ibáñez como sobre los argumentos de los documentales.

    ResponderEliminar
  8. Los premios estos son un mamoneo considerable, y lo que me asombra es que se tomen en serio. Se ve que no hay como repartir premios sustanciosos en metálico y arrimar ascua a la sardina monárquica y su glamú para que la cosa cuele y parezca seria.

    Habrán hecho la quiniela y para el premio de Comunicación y humanidades ya tendrían alguna oferta que no podían rechazar.

    Esto va así, creo yo: La mitad de los premios se otorgan para que los propios Premios estén en el candelabro y chupar cámara de los premiados, que ya tenían de antes más prestigio que los Premios en sí.
    La otra mitad deben ser una combinación de búsqueda de coartada de seriedad y apadrinados que hay que premiar por algún motivo.
    Y alguno debe de ser una combinación de ambos grupos, y habrá que encajarlo como se pueda.

    A mi esos premios hace años me parecen como los Juegos Florales del XIX, donde por lo general el premio de poesía se lo llevaba el hijo con estudios del cacique, el de consolación ese chico tan listo del farmacéutico, pa que no digan que no damos bola a los masones, y luego había uno de Musa para contentar a la señora del alcalde, que tenía una hija casadera bastante potable. Se organizaba un acto con muchas pretensiones y ringorrango y el cacique se ocupaba de que se reseñara con un artículo ditirámbico en la prensa provincial.
    Y todos tan contentos, imaginándose que eran el Parnaso de las Artes, pero en respetable en lugar de en bohemio y pecaminoso.

    Pues esto lo mismo, pero con el planeta globalizao, donde viene a ser España como una provincia de entonces, y con mayor número de actividades premiadas, que las Bellas Letras comparten ahora el podio de cultura y/o prestigio con las ciencias, el deporte y las Nuevas Artes.

    ResponderEliminar
  9. Supongo que el premio de Ciencias Sociales, es para destacar que se premia su lucha en la organización ecologista radical Optimun Pupulacion Trust. Es posible que la mayoría del jurado desconociera esta faceta del premiado, y alguien les ha colado un gol.

    ResponderEliminar
  10. Hombre anónimo. No todos los documentales son iguales, hombre. aparte que bastante de de garras y dientes hay en la naturaleza. Aunque obviamente las interacciones son mucho más enmarañadas que las siplificaciones que, según tú, presentan *los* taimados y panfletarios documentales de la naturaleza, y los sistemas naturales tienden a tensarse de modo automático. Tensión que los hace metaestables pero también frágiles. Y no suele haber retrocesos suaves en ecología, más bien tienden a ser trompicones bruscos.
    Y lo del control poblacional no me parece tan mala idea, desde el punto de vista ecológico. Es como controlar la dieta y no ponerse a comer como un poseso azúcares y grasas saturadas (que suelen ser bien apetecibles) un consejo sanitario sensato. Luego allá cada uno.
    J.N.

    ResponderEliminar
  11. ¿ supongo que el artículo de Ibañez está hecho en tono esperpento- jocoso, no?¿ Es para hacer reír, no?
    Lo de que hay pocos animales depredadores (en realidad suele haber tantos como da de sí la cosa termodinámica, obviamente no puede haber por mucho tiempo más depredadores que depredados) y lo de que millones de plantas e insectos coexisten amigablemente entre sí, etc, etc. constituyen una caricatura tan esperpéntica y delirante como la que pretende denunciar. En realidad casi todo se resume con la vieja máxima de que lo que no mata engorda.
    J.N.

    ResponderEliminar
  12. ¿No será mejor JN que "el que mata engorda"?

    ResponderEliminar
  13. ¿El premio premia al premiado o el premiado premia al premio? Salu2.

    ResponderEliminar
  14. No creas, Elquebusca, a veces hay que quemar muchas calorías para matar, las víctimas tienden a ser muy egoístas y poco colaboradoras.
    J.N.

    ResponderEliminar
  15. A mi me parece muy ridículo el de los deportes. Para premiar al deportista de moda, que si Nadal, que si Fernando Alonso... Va bobá.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Premio_Pr%C3%ADncipe_de_Asturias_de_los_Deportes

    ResponderEliminar
  16. Yo, lo que creo, es que los Premios Príncipe de Asturias se inventaron para que los científicos españoles pudieran comerse algún colín, ya que para el Nobel parece que no existen

    ResponderEliminar
  17. "la condidatura neoliberal ha mordido el polvo"

    ¿Qué me he perdido?

    Jorge. Me refería a esto:
    http://www.juandemariana.org/huerta-de-soto-principe-asturias/

    ResponderEliminar
  18. Para JRC la Economía (una ciencia social supongo) no sería sino una Biología aplicada.Sea como sea lo malo de los premios como de los rankings es que encaminan al personal prometedor por caminos ya transitados.

    ResponderEliminar
  19. Hombre, pero eso, ni es una candidatura, ni es neoliberal, ni siquiera en el sentido habitual, peyorativo y caricaturesco.

    Es una frikada promovida por los compañeros de chiringuito de Huerta; un señor que, por cierto, niega explícitamente ser liberal y prefiere denominarse anarquista, cosa en la que estoy de acuerdo.

    ResponderEliminar
  20. Pues la verdad es que creo que entre Aloe y Jesús habéis dado los motivos: mamoneo de quedar bien repartiendo premios y colgarse la medalla de mecenas moderno, confusión de ideas y un acierto sin querer: que las ciencias sociales tienen una base biológica.

    Y para elquebusca: los documentales de Attemborough han explicado la colaboración y el altruismo repetidas veces. Ahora mismo recuerdo el capítulo ne¡mencionando los perrillos de las praderas, la ratas topo, los pájaros comosellamen que se quedan ayudando a sus papis para sacar la siguiente pollada adelante.

    En la Naturaleza, la especialización viene acompañada de complejidad, de cuidados parentales y colaboración familiar y social. Nada de garras y sangre.

    ResponderEliminar