3 de junio de 2009

¡HAZ QUE ARRANQUE, CRISTÓBAL! (segunda parte)

.
O eso deben estar pensando algunos con los datos del paro de mayo (¡también es casualidad!).
.
La primera parte, aquí.
.

6 comentarios:

  1. Pobre Spirit. me pregunto qué tipo de material forma el sustrato en el que se ha atorado. Parece tener un color muy claro y un comportamiento plástico a juzgar por la formas onduladas que mantiene al deformarse, comosi fuese helado de vainilla.
    J.N.

    ResponderEliminar
  2. Pues a mí, a lo que más me recuerda es a una escombrera.
    .
    Posiblemente, la vida en Marte se extinguió debido a los excesos de la construcción.

    ResponderEliminar
  3. ¿cómo sabes que está extinguida? lo mismo el subsuelo está lleno de microbios. La cosa no está nada clara. y no me llames Magufo porque te suelto una avalancha de datos. El regolito rojo sí que recuerda a una escombrera sepultada en polvo, pero el material claro que ha aflorado por la excavación de la rueda no parece ser pulverulento, ni una mezcla de cascotes y polvo. Fíjate en las orlas concéntricas y lo homogéneo que es en el hoyo. Quizás la rueda lo haya calentado y fluidificado, pero no parece polvo ni parece presentar óxidos de hierro, es muy claro, o lo parece. Recuerda al hielo superficial glaciar.
    J.N.

    ResponderEliminar
  4. Pues siento disentir, J.N, pero a mí me recuerda muchísimo a las huellas que dejaba mi bici en las trampas de arena fina, en las que si no ibas avisado acababas clavado o en el suelo.

    ResponderEliminar
  5. Tú para llevarme la contraria eres capaz de cualquier cosa, Demo. Seguro que ni siquiera tuviste una bici. Me refiero al material que aflora en el hoyo y como se desparrama, no a la rampa cubierta de polvo. Ten en cuenta que en Marte la arena es muy excepcional ( requiere fluidos para el rodamiento de los materiales) lo que cubre el regolito es polvo ultrafino y seco.
    J.N.

    ResponderEliminar