1 de junio de 2009

UN NUEVO MODELO PRODUCTIVO: INVENTAR EL BOTIJO

Se me ha pasado en las dos últimas semanas comentar el cuchillazo que ha dado el gobierno al presupuesto de Ciencia e Innovación: 450 millones de euros, y un 7 % entre los recortes hechos en febrero y en mayo. Me ha recordado el tema una dolida entrada del blog de Juan Urrutia sobre el fracaso de la candidatura española para la instalación del Gran Espalador de Neutrones en Bilbao, candidatura de la que fue director hasta el año pasado.

.
Juan sostiene que la pérdida del proyecto está relacionada (¿como causa?, ¿como efecto?, ¿ambas cosas?) con el recorte presupuestario ("si éstos no van a apostar por la ciencia, ¿para qué les vamos a conceder la instalación?", o bien, "como no nos van a conceder la instalación, eso que nos ahorramos").
.[Mi hipótesis malvada es que la concesión del ESS a Suecia ha sido parte del precio que Zapatero ha pagado a Europa por dejarle ganar la Champions a su amado Barça, pero eso merecería otra entrada]
.

Pero lo lamentable, como señala Kiko Llaneras, es que esto se pretenda vender como una manifestación de la apuesta zapateril por un nuevo modelo productivo. "¡Inventemos el botijo!", parece ser el mensaje, "que eso sale barato".
.
En fin, supongo que parte de ese dinero será el que irá a mantener en las clases de secundaria a los objetores a la educación, mediante un burdo soborno económico. Al menos, molestarán poco a los profesores y a los compañeros si se ponen a jugar al Dragonball con el MacGabilond que les echarán los reyes.
.

29 comentarios:

  1. La ESS no va a instalarse en Bilbao por motivos de seguridad: hay fundadas sospechas de que los bilbaínos comenzarían "espalando" neutrones, pero terminarían disparando bariones de todo tipo, y hasta la partícula divina, si se pusiese a tiro.

    Para que tan fatídico desenlace fuese posible, bastaría con un temerario que les dijese a los de Bilbao que no pueden hacerlo por imposible.

    ResponderEliminar
  2. Palos de ciego. Este gobierno no acierta ni una.

    ResponderEliminar
  3. Probablemente lo de las becas para los "escolares de riesgo" en ausencia de otras medidas servirá para poco.
    Pero al menos es hacer algo, en lugar de nada, por lo que llamarlo "soborno" es patético y clasista, francamente.
    ¿Que haría falta para que eso sirviera para algo, qué no hace el gobierno además de dar ese dinero, para que ese dinero funcione?
    Pues conseguirles otros profesores, o en su defecto otra forma de enseñar de los que hay, otra actitud ante sus alumnos, otra "cultura del esfuerzo" menos funcionarial al estilo galdosiano.

    Pero claro, eso sería:
    1. Mucho más difícil.
    2. Mucho peor recibido todavía por los que ahora se ríen o critican.

    Que por lo general no les veo que hagan gratis, o sea sin soborno, ni cinco minutos después de las 14.15 que acaban las clases.

    Hay numerosos estudios sobre lo que da resultado en países pobres para conseguir que aumente la escolarización: lo que da más resultado resulta que son cosas como dar de comer a los alumnos y así. Más sobornos. Claro que en España no hay grupos sociales pobres y sin tradición familiar de estudiar. Qué va...

    ResponderEliminar
  4. Por cierto, dado que el gasto total de los Presupuestos del Estado para 2009 anda por los 150.000 millones, que consolidando con el resto del gasto público se va a unos 360.000 millones del ala...
    Si el "recorte" en investigación es de 450.000 millones, a mi algo no me cuadra, salvo que hayamos vuelto a las pesetas. Y ni aun así.
    A ver si vamos a hacer como los periodistas, que lo mismo les da hablar de la "población mundial de 6000 billones de personas" como decir que "se han recortado las hectáreas de viñedo en 80.000 millones de hectáreas".
    Sera por ceros...

    ResponderEliminar
  5. Áloe: tal vez sea porque yo fui la primera persona de mi familia en estudiar bachillerato y una carrera, todo ello sin una puñetera subvención, y que, como profesor, he tenido que aguantar a muchos alumnos 'renegados' a los que no les faltaba de nada... tal vez por estas cosas tengan prejuicios contra lo de pagar a la gente por estudiar. Ya me parece mal lo de que la educación obligatoria sea gratis para todo el mundo, conque imagínate lo de pagar.
    .
    Admito, de todas formas, que a DETERMINADOS colectivos es necesario 'atraer' hacia la educación (para defenderlos de su 'entorno'), pero me gustaría que eso no fuera a costa de frenar la educación de otros (la mayor parte de los cuales, por mi experiencia, están deseando que les frenen).
    .
    Y también estoy de acuerdo en que lo de pagar para que no se vayan y comprar ordenadores son sólo medidas que serán eficientes según las otras medidas que les acompañen... pero ¡caramba! aún no he oído a nadie del ministerio explicar cuáles son esas otras medidas.
    .
    Con respecto a lo de que el profesorado pasa bastante ("no está motivado", igual que los alumnos), pues qué te voy a decir, que estoy totalmente de acuerdo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por la corrección, Áloe. Ya lo he cambiado.

    ResponderEliminar
  7. Jesús Zamora: No me caigas en el manido y falaz argumento que se ve con frecuencia, por parte de profesores generalmente: "Pues yo vengo de familia modesta y estudié y nadie me regaló nada, y lo que pasa es que mi familia tenía claro que estudiar era más importante que irse de vacaciones o disponer de mi sueldo, y yo me esforcé que es lo que estos no hacen, y bla, bla, bla..."

    Y lo que yo digo es ¿Y qué?La idea de la educación obligatoria mínima igual para todos se basa en la idea de que todos la adquieran independientemente de que su familia sea una ayuda o un estorbo, de que estudiar se le dé bien espontáneamente o no, de que sea disléxico, hiperactivo, de familia analfabeta o metida en la "cultura de la pobreza".

    En tu generación y situación sólo unos pocos pudieron estudiar, y que tú fueras uno de ellos no te hace menos privilegiado, sino más.
    Algunas circunstancias serían un desincentivo (falta de tradición familiar), otras serían un incentivo (varón, viviendo probablemente en entorno urbano, con expectativas de usar la educación como ascensor social, con cualidades y gustos personales que se adecuaban bastante a las exigencias escolares...). No te acuerdes sólo de las negativas, como si las positivas no hubieran contado más.

    Y no vengas diciendo que "sin puñetera subvención": porque la educación secundaria pública era prácticamente gratis, como ahora, y la educación universitaria la pagaban los contribuyentes en el 90%, como ahora.
    Como bien sabes, las subvenciones a la educación están generalizadas, pero no cubren todos los gastos ni el coste oportunidad: por eso son regresivas y desigualitarias, porque financian fundamentalmente a la clase media, como cualquier subvención "a medias".
    Comparado con lo que nos cuesta cada alumno ahora mismo, esas becas son sólo un poquito más, y si se generalizaran para todas la familias con bajos ingresos, la situación sería más equitativa, no menos, que ahora.

    Si no aceptamos lo de que la sociedad debe esforzarse en que todos acaben secundaria poniendo en cada caso lo que haga falta, entonces lo que NO aceptamos es la educación obligatoria y la igualdad de oportunidades, sin más.

    En ese caso la única alternativa defendible (al menos coherente, aunque draconiana) sería que tú y yo y todo el mundo hubiese pagado y pagase la escuela a precio de mercado, y luego hubiera becas para quien demostrara bajos ingresos y buen aprovechamiento.

    En ese caso, sí podría decir el que no las disfrutara que "a él nadie le habia subvencionado".
    Pero en ese caso, me gustaría saber cuántos de la retahíla pues-yo-estudié-y-era-de-familia-modesta hubieran realmente estudiado.

    Porque lo que dices es en resumen que "las subvenciones están bien, pero sólo hasta el punto que a mi me hicieron falta: si pasan de ahí, ya son vicio".

    Una consideración adicional: la mala calidad de la enseñanza secundaria (y universitaria técnico-científica) hace que la clase media se gaste una pasta en profesores particulares, academias, refuerzos, estancias en países anglos, etc. ¿Qué hacen los que no pueden pagarse eso? Pues fracasar en la secundaria en proporción enorme y no acceder o fracasar en las ingenierías en mayor proporción que el resto.
    El fracaso escolar en la clase acomodada no pasa del 10%. En algunos grupos sociales pasa del 50%.
    Pero noooo, el dinero no importa. Los que valen siempre salen adelante. Lo dicen los que salieron adelante, así que punto pelota.

    ResponderEliminar
  8. Un día alguien me hizo ver que los policias vascos son gente normal y corriente. Quieren hacer bien su trabajo pero a la vez prefieren una vida sin riesgos que una vida con ellos. Por ejemplo, si sus jefes les insisten mucho en que deben quitar todos los carteles ensalzando a presos de ETA ellos obedecerán aunque corran riesgos, pero si sus jefes no marcan eso como un objetivo que hay que cumplir tampoco va a salir de ellos meterse en lios gratuitamente.

    Cuento esto porque los profesores son gente normal y corriente. Yo soy profesor en un ÏES. Son personas que tienen su vida y trabajan como profesores. Van a su trabajo e intentan hacerlo bien, como lo intentan los médicos, los fontaneros o los conductores de autobús. En general no quieren trabajar más tiempo del que les pagan pero tampoco menos. Entre ellos hay mucha diversidad (supongo que como en tantas profesiones): jóvenes y viejos, entregados y quemados, innovadores y tradicionales, eficaces y torpes, veteranos y recién llegados.

    Los tiempos de entender el magisterio como una vocación (y casi como un sacerdocio) pasaron. Tras Marx hoy el trabajo se entiende (aunque él no lo entendiera exactamente así) como algo que se ve obligado a hacer el trabajador para poder vivir fuera del trabajo. La mentalidad sindicalista se extiende a todos los ámbitos (trabajadores de la enseñanza, se llaman) y consiste en que buscar las mejores condiciones para el trabajador es trabajar lo menos posible. Es dificil conciliar esta mentalidad actual (reinvidicativa) con la entrega tradicional que se suponía a los profesores. Con todo esto no quiero decir que no quieran trabajar o que no se entreguen, lo que quiero decir es que son gente corriente que viven su trabajo como lo vive todo el mundo.

    ResponderEliminar
  9. En cuánto a qué más está haciendo el gobierno, me temo que muy poca cosa. Aparte de que lo que podría hacer no llegaría ni a la mitad de lo que hace falta, porque las competencias so en gran parte de las CCAA.

    ¿Y por qué no hace más? Mi hipótesis es, por orden de importancia:
    - Porque está secuestrado por los intereses, mentalidad y actitud de los profesores.
    - Porque los políticos y gestores educativos padecieron la pésima educación que es tradicional de España, y no conciben ni conocen ni se atreven a otra.
    - Porque predomina en ésta como en otras cosas el reglamentismo y el estatalismo más suspicaces y autoritarios.
    - Porque la educación pública en concreto padece las mismas disfunciones que el resto de la gestión y la función pública.

    ResponderEliminar
  10. Aloe metió su comentario justo antes que yo.

    Y una cosa, no creo que la mejora de la educación pase por invertir más dinero.

    ResponderEliminar
  11. elquebusca: lo que dices se adecúa bastante bien a los profesores de la concertada. A los de la pública creo que no, con excepciones.

    Por otro lado, el enfoque sindical de la enseñanza como un sector asalariado igual que otro cualquiera es muy lógico y respetable, pero el problema es que los sindicatos de enseñantes se erigen en agentes, y agentes con derecho a veto, de cómo debe ser la enseñanza.
    Lo que significa escamotear el hecho de que los intereses de un sindicato de asalariados son por definición bastante distintos de los intereses de los usuarios (y de los patronos, que en este caso es la Administración, o sea, paga el contribuyente).

    Si se limitaran a "queremos trabajar menos y cobrar más, como quiere todo el mundo" serían más respetables que con la actitud actual: "el horario, condiciones, desempeño, formación y control de mi trabajo deben ser los que me resulten a mi menos exigentes y más cómodos, pero porque nosotros sabemos lo que es bueno para los usuarios, no porque mi interés es cobrar más por hacer menos, qué vaaaa, no me ofendas..."

    ResponderEliminar
  12. "no creo que la mejora de la educación pase por invertir más dinero."

    Pues depende. Se podría tener una educación mejor con el mismo dinero, pero sería gastándolo mejor. Si no quieres gastarlo mejor, pues tendrá que ser gastando más.

    Otra cosa: la comunidad que más gasta (Navarra) gasta casi el doble por alumno que la que menos (Madrid) y obtiene mucho mejores resultados. Sabemos que "correlación no es causación" pero da algo que pensar. Sólo por si acaso.

    Y por último: algunas medidas facilitas, gratuitas y que se pueden simplemente implementar en el BOE (o sea, no requieren una puesta en practica complicada) NO se hacen. Ni siquiera esas.
    ¿Quien se opone? Pues los sindicatos de profesores.
    ¿Y a cuales me refiero?
    Pues por ejemplo a dos:

    - Disminuir la cancerosa proliferación de asignaturas en Secundaria obligatoria, y jerarquizar con claridad las imprescindibles para pasar y graduar y las que no lo son.

    - Permitir de nuevo los tradicionales "exámenes libres" en el Bachillerato (que es posobligatorio), como fue desde 1860, de manera que a quien dios se la dé san pedro de la bendiga, y si los centros ayudan poco, a lo menos no pongan trabas burocráticas a que cada uno se busque la vida como pueda.

    ¿Por qué los sindicatos se oponen? Pues por lo dicho mas arriba: sus intereses corporativos y laborales imponen la agenda, pero no los venden como tales, sino como calidad de enseñanza y otras zarandajas.

    ResponderEliminar
  13. Buscado: totalmente de acuerdo.
    .
    Áloe: coincido en lo de que la educación tendría que pagarse a precios de mercado. En lo que no coincido es en que la casualidad genética (o lo que sea) de que a mí me gustase estudiar, implique INEVITABLEMENTE que justo sea YO el que tenga que PAGAR a los que no les gusta para que estudien. ¡Cagüenlaleche!, si lo sé, digo que no me gusta.
    .
    Yo soy más de los mecanismos represivo-fascistoides: que no pase a primero de la ESO ningún niño que tenga muchas faltas de ortografía (y que los exámenes para comprobarlo sean externos, no por los profesores del propio centro). Y pagar un incentivo a los profesores de centros en los que en un plazo de cinco años haya disminuido mogollón el número medio de faltas de ortografía.
    .

    ResponderEliminar
  14. Jesús Zamora: A mi las faltas ortografía no me afectan tanto, quizá porque estudié en una Escuela Técnica de Ingeniería, y allí ponían faltas de ortografía de herir la vista la mitad de los profesores.
    (No es un rareza de mi Escuela. Una vez nos molestamos en mi Apa en diseccionar la reciente circular del dire del IES, con el resultado de que encontramos 3. No lo comentamos públicamente, pero nos lo guardamos en el bolsillo de munición de reserva por si acaso).


    Pero a lo que vamos: ES FALSO que tú POR haber estudiado le pagues los estudios a los que no quieren estudiar. Eso lo pagan todos los contribuyentes, los que estudiaron y los que no. Tú lo pagas desde que compras una barra de pan.
    ¿Y quien te pagó a ti los estudios? Pues los que no podían dar estudios a sus hijos, mayormente, o no habían podido estudiar ellos, porque eran la mayoría de los paganos de impuestos.

    ¿Y vas a aplicar el mismo criterio a todo? Ya lo estoy viendo:
    "No pienso pagarle la cárcel a estos mendas, oye, que yo no pienso usarla ni la necesito. Que les embarguen la casa para pagarse la trena, a los muy parásitos. O que no hubieran delinquido."
    "No quiero pagarle la operación de útero a esta tía, mira. Ni tengo útero ni pienso tenerlo en el futuro. ¿Y qué saco yo de que se cure? ¿Eh? ¿Me la voy a ligar acaso?"
    "¿Enfisema pulmonar y es fumador? Amos anda que le voy a pagar yo el hospital. Que no hubiera fumado, como hice yo."

    O sea, majete, como dijo o algún griego antiguo o bien Woody Allen:

    "Ten cuidado cuando pidas justicia, no sea que la obtengas".

    ResponderEliminar
  15. Bueno, Áloe, mis estudios los pagaron mis padres, mayormente (al menos hasta 8º de EGB, que fui a cole -digo cuadra- privada; en el instituto y en la universidad supongo que lo que se pagaba no cubría el coste real, ciertamente). Otro motivo para defender que cada cual se pague lo suyo (y el que no pueda, pues sí, que le financie el estado).
    .
    También reconozco que estos días, con la declaración de la renta, estoy de lo más susceptible.

    ResponderEliminar
  16. Pues eso, Jesús Zamora: Cuando tú y yo estudiábamos primaria, la proporción de alumnos de escuela de primaria pública ("Colegio Nacional") que seguian estudiando después era muy baja. Pero los que seguían estudiando después de los 14 iban al Insti en una proporción mucho mayor, y el Insti era prácticamente gratis. La Universidad lo mismo.

    Así que me das la razón: a quienes se habían podido pagar un colegio privado hasta los 12 o 14 la sociedad les premiaba pagándoles el resto de sus estudios.
    A quienes no se habían podido pagar (o vivían fuera de las capitales) tal colegio privado, NO se les pagaban más estudios, lo que no quiere decir que ellos no se los pagaran a los demás, sí se los pagaban. Castigados, por pobres, rurales y/o chicas.

    Lo que tú vienes a decir es que hagamos eso mismo. De hecho ya lo hacemos, aunque un poco menos, o bastante menos.

    Por mi parte, me tomo en serio todos los estudios empíricos que demuestran que para los tramos de educación que se pretenden generales, la obligatoriedad y la gratuidad son necesarios si se quiere dar igualdad de oportunidades, porque discriminar "tú pagas, tú no pagas" trae muchas disfunciones y problemas, y cuando hay que torear a la burocracia de las subvenciones y becas, los más desfavorecidos ("excluidos") son quienes tienen las de perder.

    Pero eso no es más que el punto Uno de una serie mucho mas larga de requisitos para que las cosas funcionen. El punto Dos debería ser en mi opinión: "La obligatoriedad y la gratuidad tienen como UNICO objetivo dar igualdad de oportunidades a los alumnos y forzar todo lo posible la universalidad de la educación hasta un cierto mínimo indispensable para la ciudadanía, NUNCA dar trabajo cómodo y garantizado a los profesores, clientela cautiva a la Iglesia, facilidades organizativas a los burócratas, satisfacción a los reglamentistas, y uniformidad y disciplina a los ciudadanos".

    Por mi parte estoy dispuesta a pagar con mis impuestos becas salario, clases de refuerzo y ordenadores a los alumnos en riesgo, aun creyendo poco en su eficacia, antes que catequistas a la Iglesia, sueldos a la mitad inútil de los profesores y prebendas infinitas a los gestores políticos y burocráticos de la educación.
    La pena es que no me pregunta nadie.

    ResponderEliminar
  17. antes que catequistas a la Iglesia, sueldos a la mitad inútil de los profesores y prebendas infinitas a los gestores políticos y burocráticos de la educación.

    Amén.

    ResponderEliminar
  18. Aloe, sobre la historia de los catequistas he escrito en mi blog algo con lo que seguramente no estés de acuerdo.
    ¿RELIGIÓN PARA EL QUE PUEDA PAGÁRSELA?

    ResponderEliminar
  19. Gracias por el enlace.
    Hace la pila de años (antes del concilio de Constantinopla, tirando por lo bajo), publiqué en El País un artículo con argumentos muy similares, como puedes comprobar.
    .
    De todas formas, creo que hay que tener cuidado con lo que se enseña: si muchos padres pidieran que se educara a sus hijos en la ignorancia de la ciencia y en la glorificación del genocidio, ¿lo aceptaríamos, con el argumento de que, al fin y al cabo, la enseñanza se paga con sus impuestos? A día de hoy, más bien pienso (con la querida contertulia Áloe) que en la escuela se enseñan DEMASIADAS cosas, que hay que dejar la escuela para el aprendizaje de las cuestiones que la inmensa mayoría de la sociedad considera más básicas (lenguas, matemáticas, algo de ciencia, historia, y un poco de filosofía); y las demás cosas (incluídas las artes, los deportes, todas las asignaturas chorra introducidas desde los años 80, y las religiones) que se estudien VOLUNTARIAMENTE por las tardes, para el que le salga de las narices .

    ResponderEliminar
  20. No, El-que-busca, no estoy de acuerdo. En España se subvencionan muchas cosas, es cierto, pero NO TODO, ni SIN CONDICIONES. No vale como argumento si no hay mejores razónes que esa.
    Y tampoco muchas otras subvenciones están justificadas, por lo que traerlas a colación no es un buen argumento, salvo que "pues otros también abusan" sea un buen argumento.

    Hay actividades y organizaciones que se dedican a fomentar creencias e ideologías, pero la mayoría, no.
    Las Iglesias pertenecen a esta categoría, que es la categoría y el ámbito de que se trata, no cualquier otro, con el que no valen las comparaciones ¿Y qué hay en este ámbito?:

    Pues que el Estado y los demás poderes públicos deberían ser completamente neutrales en el ámbito de las creencias religiosas.
    Y ná más.

    Aun así, hay una enorme diferencia entre dar pasta para el culto religioso e imponer la religión en espacios neutrales que no son de los creyentes, sino de todos.
    Tú empleas muy mal la palabra "privatización": subvencionar y privatizar no son contrarios, ni tienen nada que ver.
    la religión es y tiene que ser un asunto privado, fuera de las administraciones públicas y del Estado. Luego podemos discutir si le damos dinero a los fieles para el culto, porque es importante para ellos y les sale muy caro, y a cambio de qué y con qué condiciones.
    Pero fíjate lo que yo aceptaría, porque las palabras importantes son:
    1. "A los fieles": No a una organización totalitaria, que no da cuentas a nadie.
    2. "Para el culto": No para otras cosas que además no sabemos cuales son.
    3. "Con qué condiciones": Las mínimas serían transparencia en el gasto, auditoría de las cuentas, cumplimiento de las organizaciones que gastan la pasta de las leyes de Asociaciones (democracia y rendición de cuentas interna, no discriminación de sexos, etc.) y proporcionalidad con el número de fieles reales que utilizan el tal culto.

    En la práctica, La Iglesia católica recibe SOLO de subvenciones para mantener el patrimonio artístico, mas de 300 millones al año. Creo que es una ayuda al culto más que suficiente, generosa, y no digamos teniendo en cuenta que no cumplen ni uno de los requisitos dichos.

    Pero ahí al menos sacamos una compensación: que se mantenga nuestro patrimonio cultural, porque si por ellos y su esfuerzo fuera, estaría casi todo donde están las pinturas de San Baudilio de Berlanga y tantas otras cosas...

    Así que con ese pastón no deberían recibir ni un euro más, al menos mientras no cumplan con las mismas leyes y el mismo régimen jurídico que el resto de organizaciones y asociaciones, y mientras no haya un marco jurídico general para todas las organizaciones que fomenten creencias, con cultos religosos ... o con acciones contra los cultos religiosos (por ejemplo), que son igual de respetables y también necesitan pasta para hacer propaganda contra la Iglesia ¿o no?
    :-)
    Seguro que esto último te parece intolerable, y no es más que liberalismo y libertad religiosa, y el mismo trato que reclamas para ti.

    Volviendo a la cruda realidad, lo que de ninguna de las maneras es tolerable es que la catequesis, el culto y todo lo demás nos lo metan obligatoriamente en el espacio público, donde los demás también deberíamos tener derechos: y la escuela es un espacio de todos, no de los creyentes. Y a esos me refería yo, a los catequistas de la escuela (a. p"rofesores de religión")

    ResponderEliminar
  21. Pero el problema de pagar por estudiar es el de que simultáneamente no se exijan resultados ni actitudes.

    Parece que uno estudia, fundamentalmente, porque es una ventaja frente a no hacerlo y eso debería de ser bastante motivación. Ya sé, Aloe, que a nosotros nos fue bien y somos parciales, pero ¿se debe pagar por tener a chicos molestando A OTROS en un aula y con unos resultados nulos como estudiantes?

    La política de becas es razonable si da oportunidades a todos, pero empieza a ser ridícula o mera propaganda si se subvenciona a personas que no obtienen resultados ni desean obtenerlos ni -esto es o peor- dejan que los demás aprendan en paz.

    Todos seleccionamos nuestros recuerdos de modo que nuestras vidas no hayan sido excesivamente penosas, al menos, de contar, pero creo que la exigencia en los niveles de primaria y secundaria se ha desplomado por debajo del que tenía el grupo menos dotado cuando éramos estudiantes.

    ResponderEliminar
  22. ¿se debe pagar por tener a chicos molestando A OTROS en un aula y con unos resultados nulos como estudiantes?

    Que suceda esto no es en absoluto inevitable. No se evita porque los profesores y el centro no quieren molestarse en evitarlo.
    Cuando uno de nuestros hijos está molestando a otro y no dejándole estudiar (por ejemplo) no nos quedamos gruñendo en la habitación sin hacer nada al respecto. (Tampoco tomamos como primera solución echar a la calle al tocapelotas).
    Pero eso sí, hacer algo al respecto implica tomarse molestias.
    ¿Por qué el alumno molestón no es llevado a otro aula con otro profesor que esté mano a mano con él a treinta centímetros la siguiente media hora haciéndole trabajar? (Por poner un ejemplo de acción posible).
    Pues muy sencillo: porque no hay profesores disponibles para eso (ni para nada). ¿Y por qué no los hay? Porque los profesores no cumplen su horario ni sus tareas, al menos en los centros públicos.
    ¿O tú por qué crees que en otros sitios como Finlandia obtienen mucho mejores resultados que aquí? ¿Porque no hay adolescentes tocapelotas? No, porque están encima de ellos, y en coordinación continua con los padres, mientras aquí los padres son mal vistos, peor recibidos y no se les informa de nada. (Bueno, además es que para informar a alguien lo primero es saberlo el que informa, en este caso el tutor, que aquí pasa de todo y no sabe nada del día a día de sus "tutoriados").

    Esta era facilita. Venga, otra pregunta.

    (Por cierto, antes de repetir el tópico de que el nivel de exigencia se ha desplomado, cógete un juego completo de libros de cuarto de la ESO, y repásatelo una horita. Luego hablas con conocimiento.)

    ResponderEliminar
  23. Lo de que los profes deben estar más encima de los alumnos (sin llegar al acoso sexual u otras aberraciones), me parece cojonudo. Después, también hay que evitar que algunos padres o alumnos aprovechen la cercanía para soltar al profesor una patada en sus partes, que casos se han dado.
    .
    Sobre lo del nivel, una cosa es lo que viene en los libros, y otra muy distinta lo que aprenden los niños. Creo, de hecho, que, sin arbitrar otras medidas como la del profesor-chepa, puede llegar a haber una correlación NEGATIVA entre ambas cosas.
    .
    Si me permitís una experiencia personal: mi mujer ha estado corrigiendo hace pocas semanas las "pruebas de nivel" instauradas por el gobierno Aguirre en 3º de ESO y 6º de primaria. Y es DESOLADOOOOOOR. Se me quitan las ganas, no sólo de pagar los estudios a los pobrecitos desheredados de la tierra, sino a TODO DIOS. O sea, ¿para ESO -nunca mejor dicho- estoy yo pagando la pila de impuestos que pago? Coño, ya que pago, por lo menos que luzca.

    ResponderEliminar
  24. Aloe:

    Creo que Jesús ya te ha dicho todo lo que te iba a decir yo. La impresión general no es que unos chicos excelentemente motivados y apoyados por sus padres para el estudio ven frustradas sus posibilidades por profesores indolentes e incompetentes.

    Supongo que hay casos así, pero lo que parece la muchachada es una pandilla de juerguistas prepotentes que machacan a sus semejantes y al profesor sin que nadie les mande a su casa de una vez. O a la cárcel, que también haría falta en algunos casos de alumnos que han agredido a profesores.

    Algunos colegios españoles no parecen del mismo continente que Finlandia.

    ResponderEliminar
  25. Pero Jesús Zamora: ¿tú de qué te crees que está hecha la condición humana? ¿Y de qué te crees que estaban hechos antes los alumnos y los profesores? ¿De otra materia que ahora?
    El nivel no era antes más alto, y los libros no se terminaban JAMÁS (o yo al menos no terminé nunca ninguno). Ni la redacción, ni la ortografía, ni ná de ná eran buenos tampoco.

    El que se imagine otra cosa, que se acuerde del nivelazo general de la población adulta, tal como la vemos en los comentarios de foros y noticias de los periódicos (y eso es la crem de la crem, que tienen ordenador y gran fe en sí mismos), en las "entrevistas" a pie de calle de la tele, en los concursos, en todas partes donde sale el pueblo llano de más de cuarenta años no especialista en eso de la cultura. Y aun los especialistas son penosillos muchas veces.
    Yo encontré una vez una redacción mía de Cou donde me habían puesto un 8,5 y me pareció un asco, lo que supongo que significa que en tantos años algo habré aprendido. No nos creamos que sabíamos lo que sabemos ahora, porque no es verdad.

    Si los resultados de las pruebas de marras son globalmente malos, la conclusión irremediable es que el sistema, los centros y los profesores son malos. Porque no van a ser globalmente los niños los que se han vuelto tontos (y sabemos que no lo son, además, los jodíos). Occam se revolvería en su tumba ante tal suposición.
    En cambio lo que sí sabemos es que los programas de la ESO son demenciales, los profesores de la pública son unos camastrones, los burócratas y políticos se eligen por "selección perversa" y Esperanza Aguirre es gran partidaria de cargarse la enseñanza pública. Verde y con asas... que diría Occam.

    ResponderEliminar
  26. Sursum Corda: Los alumnos están unos motivados y otros no. Las familias son algunas buenas y educadas y otras no. No están todos los alumnos y todas la familias en el mismo saco.

    Resultado: los alumnos buenos sacan buenos resultados.
    Los alumnos medianos con familias buenas consiguen resultados aceptables.
    Los alumnos medianos con familias menos buenas sacan resultados malillos.
    Los alumnos malos con familias malas sacan pésimos resultados.

    (Y en bueno-malo incluyo también la motivación, desde luego, que no es algo que venga de fábrica a todo el mundo).

    ¿Influencia del centro educativo en este proceso y estos resultados?: CERO.
    NO son un factor positivo casi nunca, y a veces serán un factor negativo, pero supongo que tampoco demasiado, salvo por omisión.

    Y en eso es en lo que consiste el ser malos profesionales y malo el sistema: porque no aporta nada, ni contribuye a la igualdad de oportunidades, ni compensa nunca las carencias personales y familiares.

    Para esos resultados, tanto daría que se diese la pasta que cuesta el sistema educativo a las familias y que estas se buscaran la vida: eso sería muy malo para la equidad y la educación universal, pero no peor que lo que viene sucediendo ahora.

    En cuanto a que los alumnos pegan a los profesores y los padres son unos energúmenos, pues la lógica elemental dice que será así algunas veces, pero los hechos no dicen que eso pase a menudo. Los conductores de autobús o los empleados de sanidad (por ejemplo) sufren más riesgo de agresión por parte del público. Yo soy funcionaria y he sufrido amenazas un par de veces e insultos algunas docenas (y no soy de ninguno de los sectores mencionados). Y no hago un drama, porque en realidad eso va en el sueldo.
    ¿Por qué entonces sólo se oye quejarse a los profesores, con poco apoyo de la estadística por cierto, y no a los funcionarios de prisiones, pongamos por caso de ambiente de trabajo bronco?
    Yo creo que es porque así se justifican. Puro victimismo, porque no hay mejor defensa que un buen ataque.

    Por lo demás, yo he tenido varias veces ganas de partirle la cara a algún profesor, que se lo merecía sobradamente, pero me he abstenido cuidadosamente incluso de poner mala cara o de decir alguna palabra poco amable. Y eso hacemos casi todos. La mayor parte de la gente tiene mucho aguante con los funcionarios.

    ResponderEliminar
  27. Aloe, he hecho una nueva entrada en el blog respondiendo alguna de las cosas que dices. Sobre todo eso de que la religión es algo privado.

    la entrada aquí

    ResponderEliminar
  28. No te digo que no, Aloe (yo lo llamo el síndrome de Manrique). Pero, si es así, ¿por qué molestarnos en INTENTAR que la educación sea mejor, si no tenemos por ningún lado la prueba de que PUEDE MEJORAR?

    ResponderEliminar
  29. Tenemos una prueba incontestable de que puede mejorar: el hecho de que en bastantes países es algo mejor, y en algunos países es mucho mejor.
    Para colmo, algunos de los países en los que es mucho mejor son países de cultura occidental, o sea, eso que se llama "países de nuestro entorno".

    Hay algunas causas que hacen de trabas, de palos en las ruedas, no tan distintas de las que causaron el retraso secular de España en desarrollo socioeconómico. Y aunque esas causas no se han solucionado del todo (seguimos en el ladrillo y la hostelería como parte desmesurada del PIB, seguimos con un sector público bananero, con un empresariado buscador de rentas privilegiadas y que ni arriesga ni emprende, seguimos con poca I+D) han mejorado claramente, si comparamos con 1870 o 1950.

    Así que posible es posible.
    Difícil es difícil, sí.

    ResponderEliminar