24 de enero de 2011

CUANDO LOS CREADORES VENDEN SU ALMA AL DIABLO...

En la entrada anterior, sobre si la multiplicación de los panes y los peces pudo haber violado algunos derechos de propiedad intelectual (amén de hundir en la miseria al honrado pequeño comercio de las costas del mar de Galilea), discutíamos, dentro de los comentarios, sobre otras formas de sacar beneficios de la creación intelectual, que no fuese haciendo pagar directamente al lector-espectador-consumidor, y ponía el ejemplo de las series de televisión, que, salvo en los casos de las producidas directamente para la tele de pago, no son compradas por los espectadores. Eso muestra que hay otras formas de hacer rentable la creación intelectual; que sean más o menos eficaces, habrá que verlo en cada caso.
.
A este ejemplo se le podría poner la pega de que, en la medida en que la creación de la obra no esté financiada por el destinatario final, sino por "patrocinadores", se menoscaba la libertad del creador, quien tendrá un incentivo para hacer la pelota a sus mecenas y no dar rienda suelta a sus auténticas ideas.
.
En fin, para que meditéis sobre ello, nada mejor que un típico ejemplo de creación artística sufragada por patrocinadores que pretenden imponer su propia ideología, de creadores vendidos al poderío económico del patrocinador, y como resultado, obras de calidad menos que ínfima, infestadas de mensajes publicitarios superliminales (ver, sobre todo, el fragmento entre 3:20 y 3:30 minutos).
.
Definitivamente, ¿qué producción intelectual de calidad podemos esperar de un sistema como el del patrocinio?
.


.

.

13 comentarios:

  1. Es que hoy es mal día:

    1/8C+(D-d) 3/8xTI MxNA

    ResponderEliminar
  2. Penoso el vendido de JSB. Y este peor que era funcionario

    http://www.epdlp.com/pintor.php?id=399

    ResponderEliminar
  3. Jesús, creo que estás muy por encima de estas chapuzas argumentativas basadas en un historicismo cutre. Es como los que argumentan de debe existir Dios, o "algo debe haber" porque ha inspirado algunas de las más bellas obras de arte en todas las disciplinas.

    Que el patrocinio y sus miserias y servidumbres fuese así hasta el Romanticismo no quiere decir que una ver reinstaurado no sea una fábrica de hacer mierda espesa. Son momentos históricos diferentes con circunstancias históricas y resultados diferentes. Que sí, que quizá el Quevedo del futuro escribirá poemas ñoños a la Cocacola para ganarse la vida y su obra satírica publicada anónimamente será la que perdure en el tiempo, pero no dejará se de ser una vergüenza.

    Respecto a que entonces sólo el que tenga pelas y un buen trabajo por otra parte para luego dedicarse libremente al arte como mejor le plazca e incluso invertir en su promoción, pues también suena a antiguo, pero niega el principio mismo de esta supuesta revolución igualitaria que se supone que equilibra las oportunidades de todos para dar a conocer el producto de su espíritu. Si no, a adular a los poderosos como hacían todos los autores del Siglo de Oro. Joder con la democracia digital, todo cambia para quedarse igual o peor que estaba. El futuro se empieza a parecer a ese respecto demasiado al siglo XIX. Al final va a ser que el progreso es regreso.

    El sistema de patrocinio era una basura. Que saliesen cosas buenas de él no lo justifica, igual que el siglo de Pericles y sus logros no justifican conductas de su sociedad que ahora nos parecen intolerables, o los avances de la Revolución Industrial y las condiciones laborales de la época que ayudaron a conseguirla.

    ResponderEliminar
  4. Egloga al patrocinio:

    Patrocina quien cobra por sus productos mucho mas de lo que valen, tanto que da para sostener cadenas de televisión, períodicos, revistas y todo tipo de eventos musciales, ...

    Yo por principio desconfio de los productos que se publicitan en los medios. Y cuanto mas se publicitan mas desconfío.

    ResponderEliminar
  5. Querido Jesús:

    Supongo que dentro de la lógica de mercado los "patrocinadores" de series deberán de tener en cuenta los gustos de la audiencia (consumidores finales) y no al revés.

    Y los autores o'creadores' de contenidos de ficción son profesionales que suelen saber que tipos de serie pueden calar o no.

    En ese sentido, y aunque puedan equivocarse, los autores gozan de cierta independencia y criterio profesional frente a los "patrocinadores" siempre y cuando los resultados les respalden.

    Y un buen resultado deja contento a los "patrocinadores", a los autores y a la audiencia.

    ResponderEliminar
  6. Toda la investigación que se hace en la universidad (en España no tanta) es de patrocinio. Todo lo que escriben los escritores que son profesores de literatura o de otra cosa y entre cuyos méritos académicos cuentan esas obras, en muy buena medida, también. La mayoría de los conciertos de música clásica y de la demás, en grandísima parte, también (desde pagar directamente a los músicos a subvencionar el teatro municipal en donde tocan). Cuando una empresa, fundación o quien sea concede una beca para estudiar o hacer algo, también.

    No todo patrocinio es servidumbre ni miseria ni humillación ni chapuza. De hecho, la mayoría no lo es en absoluto. Incluso en épocas pretéritas y barrocas, además de los músicos querer tener un patrocinador, los patrocinadores se peleaban por tener los mejores músicos. La ley de la oferta y la demanda vale para los dos lados del mercado.

    Claro que uno de los lados tenía más poder de mercado, pero la ley dice que el querer a los mejores implica que las cosas no podían ser tan déspotas y humillantes para el patrocinado como se está dejando entender.

    ResponderEliminar
  7. - ¡Freman! ¡Se quema la Biblioteca de Alejandría 2.0! ¡Arde la memoria de la humanidad!
    - Bah, me la s..., perdón, dejadla que arda, que es una memoria de infamias, melendis y dospuntoceristas...

    ResponderEliminar
  8. Creo que estáis metiendo en el saco del patrocinio demasiadas cosas y muy diferentes. Desde el que invento lo del "Todo va mejor con Cocacola" (poeta de Madison Avenue) hasta Ictino, Calicrates y Fidias Arquitectos y escultor del Partenón. con lo que este termino queda vacío de significado.
    No es lo mismo patrocinar a Karlheinz Stockhausen y su laboratorio de música concreta de la Radio de Colonia o el IRCAM de Boulez en el Pompidou de Paris, o sin ir tan lejos ni de tan "vanguardista" el magnifico trabajo que esta haciendo Oliver Diaz con la joven orquesta del Teatro Jovellanos de Gijón* que los patrocinios el Grupo Prisa, Sogecable, Intereconomía, Vocento, Unidad Editorial, Iberia, FCC, Acciona, Abengoa, Telefónica o el Grupo Santander. para la próxima gira o tourneé española del Papa y sus mariachis.

    El edificio de la nueva biblioteca de Alejandria es del estudio noruego Snoetta, (con palito en la o) del que se puede ver una estupenda exposición de sus obras y proyectos en la fundación COAM de Madrid en la calle Piamonte.

    * Si vais por Gijón y podéis escuchar algún concierto de esta gente podréis apreciar lo bien que suenan.
    Y para muestra un botoncillo:
    http://www.beringola.tv/tv/canales/canal-musica/39-clasica/139-musica-degenerada

    ResponderEliminar
  9. Yo quiero que el himno español sea atonal, o mejor, dodecafónico. Eso impedirá, entre otras cosas, que se cante en los partidos de furbo y en las fiestas alcohólicas. Pero me temo que las autonomías pedirán que, además, sea polifónico, para que cada autonomía o criptonación, pueda cantar a su puta bola.

    ResponderEliminar
  10. Bueno
    para eso ya esta el himno de la comunidad de Madrid, estupendo himno con música de Pablo Sorozabal y letra de San Agustín García-Calvo.

    http://www.youtube.com/watch?v=VCjZGAKZIdA&feature=related

    el vídeo es impagable.

    ResponderEliminar
  11. Ninguno se ha referido al hecho de que Bach era luterano

    ResponderEliminar
  12. Beethoven, el más grande de los grandes, era católico (oficialmente, él parece que creía lo que le daba la gana) y ese sí que se benefició del patrocinio. Básicamente le dieron renta vitalicia para que compusiera lo que quisiera. ¡Qué humillación para Beethoven!

    Todos sabemos cómo fue el encuentro del patrocinado Beethoven y del no patrocinado Goethe con la aristocracia aquella vez que charlaron y cuál de los dos rindió pleitesía ante los ociosos y cuál hizo que se apartaran a su paso.

    ResponderEliminar
  13. Claro que si un autor digamos genial como Mozart se da cuenta del fin triste de su predecesor y no quiere acabar como él, puede que se dedique al envasado de espárragos cultivados en China.

    Además Jesús, ¿sabes cuántas veces se pudo interpretar la Misa en si menor en vida de su autor y lo que pudo reportarle? Mira que como ejemplo da que pensar.

    ResponderEliminar