28 de marzo de 2011

KÉSAR, ZÉSAR, SESÁG, CHÉSARE


A Julio César, sus vecinos le llamaban "Caesar", lo que pronunciaban KÉSAR (con "e" abierta, más o menos como "hand" en inglés).
.
Pero el caso es que los latinos de hoy en día lo pronunciamos de modo no sólo completamente diferente, sino también muy diferente unos de otros. Los italianos dicen CHÉSARE, los franceses SESÁG, y nosotros, por supuesto, ZÉSAR, con un sonido, el primero de la palabra, que no existía en latín y que tampoco existe en ninguna otra lengua románica (salvo el gallego; los ingleses, en cambio, lo tienen en palabras como "think").
.
La cuestión es, ¿cómo demonios llegaron los latinoparlantes a hacerse talmente la picha un lío asín? ¿Cómo ha podido transformarse un sonido tan peculiar como el de la ka (que los romanos escribían "C"; p.ej., también le decían "KÍKERO" a Cicerón), en otros sonidos tan diferentes? Pues aquí va un trocito de la historia.
.
Posiblemente ya en la misma época de Julio César, o bien poco después, en latín vulgar no se decía KÉSAR, sino KIÉSAR (y KÍKIERO). No mucho más tarde, para la época de la caída del imperio, eso había pasado a ser KYÉSAR (y KYÍKYERO), pronunciado la i griega como una consonante, como en "yo", no como en "y" o en "hay". Lo sabemos por las quejas de los gramáticos y pedagogos de entonces, que no cesaban de criticar a sus contemporáneos por lo pésimamente que hablaban la noble lengua de Virgilio. Pasando el tiempo (no mucho), el sonido K al principio de esas sílabas se transformó en una T, así que decían TYÉSAR, y de aquí a TSHÉSAR.
.
A partir de aquí, la evolución fonética siguió rumbos diferentes en Italia, Francia y Castilla. En Italia (y Rumanía, por cierto), el sonido TSH se convirtió en CH en la Alta Edad Media, y así ha quedado hasta ahora. En Francia (y en casi toda la parte occidental de la romanidad, salvo en Castilla), TSH evolucionó a TS, y de ahí a S a finales de la Edad Media. En castellano, en cambio, TS se acabó transformando en TZ más o menos por la misma época, y finalmente en Z.

8 comentarios:

  1. Lo que menos cambia a través de las eras son las manías de los profesores y los puristas de la lengua.

    ResponderEliminar
  2. "¿Cómo ha podido transformarse un sonido tan peculiar como el de la ka (que los romanos escribían "C"; p.ej., también le decían "KÍKERO" a Cicerón), en otros sonidos tan diferentes?"

    Eso se lo puedes preguntar a Bono, a Barreda y a sus gobernados. Donde yo digo eske ellos dicen eje.

    IXX

    ResponderEliminar
  3. Lo mismo que a Bono, le pasaba a los persas. Donde los vecinos decían Sapta Sindi (los siete ríos), ellos decían Hapta Hindi (y de ahí que a los vecinos de los persas los llamemos "indios"). Lo que los indios llamaban "soma", en Iran se llamaba "ahoma". Y los "asuras", que eran demonios, se transformaron en los "ahuras", que eran los buenos para el pelma de Zoroastro y los suyos.

    ResponderEliminar
  4. Ah, y una curiosidad relacionada con la "k": la palabra inglesa "cunt" no se deriva de la latina "cunnus". Motivo: las "k" del protoindoeuropeo, que se mantuvieron en latín, se convirtieron en "h" en germánico. "Corazón" versus "heart", verbigracia. Si los coños anglosajones tuviesen etimología indoeuropea, comenzarían por "h". Aspirada, naturalmente...

    ResponderEliminar
  5. IXX
    no me hace falta preguntar a Bono, yo lo digo ejsactamente igual; pero lo que los manchegos cambiamos es la s por la j, no la k por la j (no decimos "ejje", sino "ejke").

    ResponderEliminar
  6. El paso de K a T no me parece menos misterioso.

    ResponderEliminar
  7. Jesús:

    Eso del "paso de la K a T" es una forma "rara" de referirse a la palatalización. Con las vocales i, e, hay que poner la lengua en el paladar y eso puede modificar el punto de articulación de la consonante. También con la g. O por ejemplo mira cómo se pronuncia en alemán ach o ich.

    Por cierto, en la época de César, se pronunciaría KAISAR y es más tarde cuando se pronuncia kesar y luego se palataliza la k.

    Ee todos modos, el cambio es la regla y más en culturas de transmisión preferentemente oral, sin norma literaria definida. Por eso todos hablamos latines evolucionamos, usamos las preposiciones en vez de las declinaciones o una pasiva de forma compuesta.

    ResponderEliminar
  8. Tumbaíto:
    bueno, algo menos. Ten en cuenta que lo que cambia no es "k" en "t" sin más, sino "kye" (donde la k sonaba ya relativamente poco, en comparación con la "y") en "tye".

    ResponderEliminar