14 de marzo de 2013

Las profecías de San Motaquías

Si es que el tío lo clavó (aunque tal vez falló un poquito en cuanto al hemisferio).
.
.
.
Aunque, por supuesto, siempre es preferible el original.

9 comentarios:

  1. Bergoglio. Si hasta el apellido parece el canto de un pavo.

    ¿A nadie se le ha ocurrido que la elección es una bofetá en los morros de Ratzinger?. Renuncia diciendo que está viejo y los cardenales eligen a otro casi tan viejo como él. Se le tiene que haber quedado una cara...

    ResponderEliminar
  2. Soy un fan de J. Mota. He reido mucho con este sketch , pero no ahora sino en su momento. Y cierto, ha resultado ser una profecía cuyo origen está en una canción que aparentaba decir lo que no dice... la realidad siempre da de si y es respectiva.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Enric Rodríguez:

    Le he preguntado en la otra entrada algo, pero queda bien aquí.



    Un jesuita debe obediencia a su general. Pero todo jesuita debe obediencia al Papa. Como el Papa actual es un jesuita que no es el general, ¿a quién debe obediencia el Papa? ¿Y el general de los jesuitas? ¿Y los demás jesuitas?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Masgüel:

      Por seguir con el tono informal, Ratzinger sería igual de viejo, pero estaba muy "cascao" el hombre.

      Eliminar
    2. Miro en Wiki, El actual, 76, Ratzinger, 85.

      Eliminar
    3. Sursum,

      Pues no sé que decirte. Es un asunto muy godeliano.
      El papa no es solo un lider que ha ganado unas elecciones, es para los creyentes el vicario de Cristo. Por tanto el nuevo papa sigue siendo jesuita, pero sin obediencia a la compañia (no ha un general, como dice usted)). De todas formas "la obediencia no frivolizada" tiene un sentido profundo, y experiencial de primera magnitud.

      Saludo

      Eliminar
    4. Si el papa elegido ya no tiene obediencia a la compañía, asunto aclarado. La cosas se ponían interesantes si debiera tenerla y el general al papa y los dos estuviesen enfrentados.

      Teníamos ya la paradoja del jesuita que se desobedece a sí mismo y se nos ha escapado.


      Era una pregunta en parte seria, sobre si mantiene la obediencia a la compañía, y en parte graciosa, sobre la lógica del asunto, como cuando cuando JP II metió en cintura a Arrupe.

      Eliminar
  5. Miro en Wiki, El actual, 76, Ratzinger, 95.

    ResponderEliminar