7 de diciembre de 2010

110.000 MILLONES DE DÓLARES A LA BASURA


Eso dice El Paí(r)s(e) que tiene que hacer la Reserva Federal (ni punto de comparación con un Gran Reserva de Rioja). El caso es que han impreso mal unos cuantos billetitos de 100 dólares, y ahora no son capaces de distinguir los que han salido mal de los que han salido bien (en cuyo caso, podríamos preguntar, ¿a quíen le importa?).
.
Esto me hace pensar en dos cosas:
.
1) Lo que tiran no son 110.000 millones de dólares, obviamente, sino el coste de fabricar los billetes que vayan a destruir. Los billetes que se declaran nulos NO VALEN LO QUE PONE EN ELLOS (su "valor facial"); de hecho, no valen prácticamente nada (salvo cuando los pocos defectuosos que se salven de la destrucción se conviertan en objetos de coleccionismo, en cuyo caso valdrán mucho más).
.
2) ¿Cuál es la mejor manera de hacer un billete falso? Pues hacerlo con la misma máquina de hacer los billetes buenos, en cuyo caso será indistinguible. De hecho, una copia átomo por átomo de un billete auténtico es un billete falso. Lo cual parece una paradoja, pues ambos deberían tener las mismas propiedades, entre ellas el mismo valor monetario, ¿no?

5 comentarios:

  1. De hecho, una copia átomo por átomo de un billete auténtico es un billete falso
    Un billete es de curso legal, por el procedimiento que sigue en su puesta en circulación y por ser único. El billete mas auténtico, sin ese procedimiento es tan falso como como un duro de madera.
    Todos los billetes se hacen únicos por la nmeración.
    Otra cosa son las monedas, dónde vale casi todo como ésta de B16 realizada para poder dar a B16 lo que es del César ... Benedicto

    ResponderEliminar
  2. JL
    En efecto, si por error se imprimen dos billetes iguales con la misma numeración, y se lanzan al mundo, legalmente no son de curso legal (valga la redundancia), pero si nadie se da cuenta, ¿cómo averiguarlo?
    Tampoco es condición SUFICIENTE para que sean legales el que tengan numeración diferente a todos los demás: si yo entro en la fábrica de moneda por la noche, pongo la máquina en marca, cambio la numeración para que no coincida con ningunos otros billetes, y me fabrico unos cuantos milloncejos, mis billetes seguirán siendo TOTALMENTE FALSOS, pues lo que los hace auténticos es el haber sido hechos CON LA AUTORIZACIÓN PERTINENTE.

    ResponderEliminar
  3. Pues lo mismo pasa con muchas de las falsificaciones de marcas registradas, que si no disponen de autorización del fabricante resultan ser falsas, siendo en algunos casos idénticas, fabricadas con las mismas máquinas y procedimientos.
    Eso, es el abuso de las marcas registradas sobre los mal llamados derechos de propiedad intelectual, cuando usan la maquila de terceros.
    reing

    ResponderEliminar
  4. No me meto en la definición de "billete falso" que me parece bien lo que habéis dicho (igual si lo releo con cuidado encuentro que discrepo en algo, pero sería discutir por ganas de hacerlo).

    Lo curioso (y esto tal vez aclare la paradoja) es que un billete falso es dinero hasta que se descubre. Hay varias definiciones de dinero, pero creo que todos los economistas estarán de acuerdo con eso.

    ResponderEliminar
  5. 'La cuestión está, dijo Humpty Dumpty, en quién manda aquí — eso es todo'.

    Lewis Carrol Alicia a través del espejo

    Sobre que se puede y como se puede falsificar dinero (o traveler checks) tengo un amigo navarro que vive en París que de eso sabe mucho.
    Un saludo

    ResponderEliminar