14 de diciembre de 2010

EL CONFLICTO DE LAS FACULTADES


Un rector le dice a otro: “la mejor facultad es la de matemáticas, que sólo piden papel, lápices y papeleras”; a lo que otro rector contesta: “qué va, la mejor facultad es la de filosofía, que sólo pide papel y lápices”.
.
.
Más:

7 comentarios:

  1. No se Bonilla, demasiado rebuscado para mi paupérrimo coeficiente intelectual.

    ResponderEliminar
  2. Y ya ni te cuento de mi expediente académico.

    ResponderEliminar
  3. La semana pasada me acerqué a ver qué había en un congreso de filosofía, unos cuantos de los títulos de exposiciones me hicieron acordar a este chiste, que seguramente ya conocen:
    Un chico está por ir a su primera cita, y está nervioso por no saber sobre qué hablar. Le pide a su padre un consejo. El padre le dice: “Hijo, hay tres tópicos que siempre funcionan: la comida, la familia y la filosofía.
    El chico pasa a recoger a su cita y la lleva a tomar un helado. Mientras lo toman, se miran por un largo rato y el chico comienza a ponerse nervioso. Recuerda los consejos de su padre y decide empezar por el primer tópico. Le pregunta a la chica: “Te gustan los panqueques?”. Ella dice “No” y permanece en silencio.
    Luego de unos incómodos minutos, el chico recordó las sugerencias de su padre y decidió cambiar por el segundo tópico. Preguntó “Tienes un hermano?”, la chica dijo “No” y permaneció nuevamente en silencio.
    El chico, recordando los consejos de su padre, pasó al tercer tópico y le preguntó a la chica: “Si tuvieras un hermano, le gustarían los panqueques?”

    ResponderEliminar
  4. Es viejo, pero muy apropiado:

    La filosofía consiste en buscar un gato negro en un cuarto oscuro. La filosofía marxista busca un gato negro en un cuarto oscuro... pero el gato no existe. La filosofía marxista-leninista consiste en buscar un gato negro que no existe en un cuarto oscuro, gritando "¡lo he encontrado, lo he encontrado!" todo el tiempo para que no te fusilen.

    ResponderEliminar
  5. Querido Freman:

    si no tuviéramos inquietudes filosóficas (no académicas) seríamos autómatas.

    ResponderEliminar
  6. Me parece estupendo, Jordi. Pero esas "inquietudes" no generan un programa de investigación, ni unas respuestas evaluables de acuerdo a métodos científicos, al menos con volumen suficiente como para generar una profesión, dedicarle cátedras en las universidades, etc, etc.

    Me parece estupendo que Newton, Einstein o Weyl, en sus ratos libres, se dedicasen a filosofar o filosofear. Me parece horrible que Kant, Hegel y el resto de la pandilla viviesen de eso.

    ResponderEliminar