17 de junio de 2011

LOS RESTOS DE FRANCO... UNA DE TERROR

Hacía la pila de años, décadas más bien, que no me acordaba de una anécdota de mi infancia. Al escuchar las noticias sobre el posible traslado del cadáver de Franco a algún sitio en donde no se le note tanto su deseo de salvar a media España matando a la otra mitad, me ha venido otra vez a la memoria. Es algo como para dejar marcado a cualquiera.
.
Estábamos en mi casa, como casi todo el mundo, enganchados a la televisión y a los periódicos los días aquellos de noviembre del 75, cuando un telediario dio la noticia de que se había procedido al embalsamamiento del cadáver del dictador, y sacaron la imagen del director del equipo que había realizado tan eximia tarea.
.
-Anda, si es el doctor Piga -exclamó mi padre.
.
En efecto, el doctor Bonifacio Piga era el jefe de los embalsamadores. Y pensaréis, con buena razón, ¿y qué?
.
Pues que el tal doctor Piga... ¡¡¡había sido hasta hacía pocos años mi pediatra!!!
.
No me digáis que haber sido atendido en tu más tierna infancia (y con la mayor profesionalidad, debo decir) por el embalsamador de Franco no es algo como para marcarle a uno el resto de su vida.
.
Tal vez algunos os empecéis a explicar ahora algunas cosas (glup)...
.

23 comentarios:

  1. ¿Franco no era ese viejete simpático que gobernaba España antes de la crisis?

    ResponderEliminar
  2. Vejete, sí; símpatico no se lo parecía a ningún bien nacido. Y no quiero ensuciar este noble blog escribiendo aquí el calificativo que a mi juicio se merecería quien usase en serio el verbo gobernar para enmascarar y/o encubrir lo que estuvo haciendo el tipo hasta el final de sus (demasiados) días.

    Te pongo como penitencia la compra y lectura atenta y completa de la reciente obra de Anes, Suárez y compañía. Te la mereces, y debes aceptarla y cumplirla con contrición y propósito de enmienda. Luego, nos cuentas.

    ResponderEliminar
  3. Franco fue un hideputa, es cierto. Pero le ganó la guerra a otros hideputas que, de haberse dado la vuelta la tortilla, habrían montado aquí una probablemente peor. Sólo hay que mirar una de las causas por la que perdieron la guerra: por la pasión que ponían en matarse entre ellos.

    Además, el hideputa murió hace 36 años. A estas alturas, sinceramente, la guerra civil me importa tanto como saber quiénes eran los buenos: si los griegos o los persas.

    Todo lo demás son gilipolleces a la ugandesa.

    ResponderEliminar
  4. Franco fue un hideputa, es cierto.

    Pues eso; difícilmente nadie podrá hacerle nunca un retrato más objetivo y ponderado. (La contribución de su madre podríamos considerarla el precio de la exactitud.)

    También me parece exacta la atribución del mérito carroñero de haber ganado lo perdido a conciencia por la ineptitud ilusa de la mayoría de los otros.

    No puedo compartir, sin embargo, lo de probablemente peor: cada futurible supone ciertas condiciones contrafácticas, y las de este futurible tuyo te comprometen con un reconocimiento tácito de méritos que las obras del sujeto de marras me impiden suscribir. (Ese reconocimiento tácito de méritos revela, además, que la cuestión no te resulta tan indiferente como dices.)

    Y, aunque sé que corro el riesgo de que te lleves un desilusión, creo que es mi deber decirte que "los buenos" no existen, solo son una coartada de los supervivientes, sean vencedores o vencidos.

    En cuanto a de haberse dado la vuelta la tortilla, supongo que quieres decir de NO haberse dado la vuelta la tortilla.

    En todo caso, tienes razón: qué importa ya, si el sentido de la vida es "forward".

    ResponderEliminar
  5. No puedo compartir, sin embargo, lo de probablemente peor: cada futurible supone ciertas condiciones contrafácticas

    No. Sólo tienes que mirar a Rusia (la tragedia) o a Cuba (la historia repetida como sangrienta farsa).

    ResponderEliminar
  6. ¿Cómo que no? Miro a Rusia y convengo contigo: una tragedia; miro a Cuba y convengo contigo: una farsa; vuelvo a "probablemente peor" y solo veo un futurible reforzado por dos analogías.

    Aunque que refuerces un consecuente mediante analogía(s), sigues sin decir nada argumentativamente interesante (por válido) de su(s) antecedente(s), que, en este caso, al tratarse de un consecuente futurible, son efectivamente contrafácticos.

    Me parece.

    ResponderEliminar
  7. Freman : ¿Tampoco te importa quienes fueron los malos que asesinaron a más de 50.000 españoles DESPUÉS DE 1939?
    Tus continuas boutades servirán de regocijo a tus compañeros de caverna, pero para el resto no son más que fuegos de artificio verbales; carcasas vacías de contenido.
    Y ahora, vomita lo que quieras.

    ResponderEliminar
  8. ¿Tampoco te importa quienes fueron los malos que asesinaron a más de 50.000 españoles DESPUÉS DE 1939?

    A mí, ya, tampoco; como presumo que te pasa a ti, anónimo: los malos, muertos, ya no son ni malos.

    El uso de la coartada por parte de los vencedores suele tener a corto plazo peores consecuencias que el uso de la coartada por parte de los vencidos: eliminar a los testigos asegura la impunidad y ayuda a limpiar en falso la conciencia.

    Y yo, la verdad, me alegro de que los vencidos hayan renunciado hace 36 años a blandir la coartada.

    Creo, eso sí, que los vivos deberían poder darles sepultura a sus muertos. Un país con una escatología de fosas comunes soporta un desorden innecesario.

    ResponderEliminar
  9. ¿Tampoco te importa quienes fueron los malos que asesinaron a más de 50.000 españoles DESPUÉS DE 1939?

    Hombre, teniendo en cuenta que Fidel Castro asesinó a una cantidad equivalente en un país menos poblado... en el primer año de su dictadura, hay que empezar a tomarse en serio la tesis de que a Franco le faltaba algo.

    Teniendo en cuenta que el comunismo asesinó a 100 millones de personas, en total, me doy cuenta de que te fallan las neuronas.

    ResponderEliminar
  10. que, en este caso, al tratarse de un consecuente futurible, son efectivamente contrafácticos

    Nébride, toda predicción es contrafáctica, y no existe una teoría del comportamiento humano que te permita hacer deducciones matemáticas. De hecho, todo idiota que se lanza desde una azotea alberga la esperanza, muy en el fondo, de que en el último momento aparezca un coro de ángeles y lo libre del tortazo. Así dicen que tentó el Diablo a Jesucristo.

    En concreto, conociendo el carácter del comunismo, es bastante fácil predecir cómo se habrían comportado nuestros comunistas aborígenes al disfrutar de un poder sin restricciones.

    Lo que ocurre es que se nos olvida (al menos a mí, lo reconozco) con demasiada frecuencia que el socialismo español de los años 30 es muy diferente al psocialismo afelipado de los 70 en adelante. Pero no olvidemos el año en el que el PSOE renunció (felizmente) al marxismo (y el esperpento representado cuando aquello).

    Sinceramente, me parece angelical pensar que el comunismo/socialismo español de aquellos tiempos se hubiese comportado de manera diferente al del resto del mundo.

    ResponderEliminar
  11. ...hay que empezar a tomarse en serio la tesis de que a Franco le faltaba algo.

    Coño, Freman, pues menos mal que le faltaba algo, ¿no?

    ResponderEliminar
  12. Sinceramente, me parece angelical pensar que el comunismo/socialismo español de aquellos tiempos se hubiese comportado de manera diferente al del resto del mundo.

    Pero es que yo no pienso eso... ni dejo de pensarlo. Procuro no contarme cuentos inútiles, ni de color de rosa ni de color de crisantemo.

    Ya tendríamos bastante tú, anónimo(s) y yo, entre todos los demás que "forward", si intentáramos comprender sin lanzarle al prójimo la boñiga que no queremos volver a pisar.

    ResponderEliminar
  13. Coño, Freman, pues menos mal que le faltaba algo, ¿no?

    Pues sí. Podía habernos metido, por ejemplo, en la 2GM. Si le hubiese dado más cancha a la Falange, eso es lo que habría sucedido, por ejemplo.

    ResponderEliminar
  14. Procuro no contarme cuentos inútiles, ni de color de rosa ni de color de crisantemo.

    Eso es muy bueno, y muy zen. ¿Te he dicho que soy budista? Lo que pasa es que tengo una teoría de la acción, a pesar de ello, que intentaba explicarle a Aloe hace poco. Intentaré explicarla, alguno de estos días.

    (pero en principio estoy de acuerdo en lo de evitar la clasificación en buenos y malos)

    ResponderEliminar
  15. ¿Budista tú? Realmente, en esto de las religiones debe haberse generalizado la barra libre, incluso en las ateas.

    Volviendo a ...no existe una teoría del comportamiento humano que te permita hacer deducciones matemáticas.

    Ni yo te las reclamaba; solo replicaba al sesgo de tus presuposiciones, demasiado campanudas para ser inciertas (en el sentido propio hasta hace poco, no en el reciente de falsas).

    ResponderEliminar
  16. barra libre

    Pues sí, budista zen. Nada me impide, como a los buenos y antiguos samuráis, rebanar el cuello de mis enemigos. Por eso te mencionaba mi doctrina sobre la acción.

    Reconocer la futilidad y la impermanencia es una cosa. Predicar la inacción es otra. A veces, si no actúas, te caes. Y actuar significa siempre elegir, y muchas veces, sólo puedes elegir el mal menor.

    ResponderEliminar
  17. Pero reducir la acción a elección supone resignarse a que las opciones las diseñen otros, ¿no?

    Y rebanando el cuello de tus enemigos te quedas sin enemigos... y sin opciones que NO elegir. Hay que ser ya un poco fanático para arriesgarse a eso. Poco zen, creo.

    ResponderEliminar
  18. Pero reducir la acción a elección supone resignarse a que las opciones las diseñen otros

    Estás pensando en una dualidad: en que existen opciones y elecciones. Por una parte, es cierto: cuando cada uno llega a este mundo, recibe una estructura ya creada. Por otra parte, es falso: las opciones que ves, dependen de tus elecciones anteriores.

    Y rebanando el cuello de tus enemigos te quedas sin enemigos... y sin opciones que NO elegir

    Lo primero no es malo (los samuráis eran muy zen, y mira a lo que se dedicaban). Lo segundo es un síntoma de un problema de los humanos en el siglo XXI, que se agravará con el tiempo. Queremos que el mundo sea reversible. Que tengamos una tecla de "Undo" en todo momento. Si asesinamos a alguien, queremos no ser responsables de ello. Si invertimos en una hipoteca estúpida (o nos pasamos con Bang&Olufsen) queremos que la culpa sea de los banqueros.

    Sin embargo, ser humanos a tope exige ser conscientes a tope (es decir, lo más zen que podamos). Y eso implica aceptar que nuestras acciones SIEMPRE tienen consecuencias... incluso cuando nos abstenemos de actuar.

    Ya sé que todo esto suena muy new age, pero visto desde dentro, te lo juro, es bastante lógico y coherente. Y provechoso.

    ResponderEliminar
  19. No sé si te entiendo, pero yo no me refería a las opciones dadas, e irreversiblemente excluidas (en eso estamos de acuerdo), en el momento de hacer una elección; me refería más bien a las opciones que tus enemigos podrían defender en el futuro obligándote a ti a imaginar opciones nuevas. Sin esta dinámica, el riesgo del marasmo totalitario crecería peligrosamente.

    Yo dejaría a mis enemigos que se buscaran la vida frente mí, si pueden, o en la medida en que puedan ellos y no pueda yo. Seguro que, al final, gobalmente, acertamos más. Un liberal, aunque sea un poco zen, no puede no estar de acuerdo con esto.

    ResponderEliminar
  20. Oh, Nébride, me has conmovido. Lo que has escrito es muy hermoso...

    ... aunque es una pena comprobar que, en la vida real, la gente está dispuesta a pasar sobre ti por nimiedades tales como un puesto de trabajo, un pequeño aumento salarial o incluso para follarse tu mujer si la muy puta se deja (uso la segunda persona del singular sólo como ejemplo, por supuesto, según el uso tradicional en castellano).

    ¿Quieres decir que, cuando lo que esté en juego sea la supervivencia pura y dura, esta misma gente te perdonará la vida? No me lo creo.

    Por otra parte, esa misma filosofía (por llamarla de algún modo) era la que sostenía (inocentemente) gente como Neville Chamberlain. ¿Tú no le rebanarías el cuello a Hitler o a Bin Laden? ¿Crees de verdad lo del "marasmo" si no le dejas opciones a gente como esos dos? ¿O, en el fondo, seguimos hablando de cosas más mundanas y cotidianas como puestos de trabajo, aumentos salariales y las mujeres de los prójimos?

    ResponderEliminar
  21. Yo le rebanaría el cuello a quien pretendiera rebanarme el mío, y si puedo antes que él a mí.

    (De esos dos ni te cuento, aunque me alegro de haber delegado.)

    Mientras tanto, no dejaré de defenderme como hasta ahora: tengo trabajo y no he tenido que matar a nadie, todavía.

    Sobre lo de follarse a las mujeres del prójimo, mejor me callo (siempre con su consentimiento, eso sí). (¿Sabes que aproximadamente un 30% de los niños no son hijos del que los cría? Y hay especies que nos ganan en eso, al parecer.)

    No me replicaste a mí sino a un hombre de paja.

    ResponderEliminar
  22. Quería decir, Freman, que supongo que no todos mis enemigos quieren rebanarme el cuello (y que tampoco los tuyos a ti). Y que mientras eso sea así... ¿pa qué?

    ResponderEliminar
  23. No me replicaste a mí sino a un hombre de paja.

    Los peligros del lenguaje congelado. El sueño de la razón crea hombres de paja.

    ResponderEliminar