13 de marzo de 2008

NO SÓLO DE BLOG VIVE EL HOMBRE... TAMBIÉN HAY LIBROS Y DEADLINES

Como se ve, he estado unos cuantos días sin actualizar el blog. La "culpa" la han tenido un viaje a Helsinki para un seminario, y acumulación de trabajo en la universidad (además de lo de divulgaUNED -que espero que esté puesto en marcha definitivamente en abril-, me quitan un montón de tiempo las chorradas pedagógicas en las que nos están metiendo con el plan de Bolonia y de la puta que la parió: pura logsificación de la universidad).
.
Eso sí, el viaje, con largas horas de avión y de espera en aeropuertos, me ha permitido recuperar el placer de leer cientos de páginas seguidas (uno de los que el blog me está poniendo más caro... mardito roedó). El pecado está Pelando la cebolla, de Günter Grass (maravilloso; no había leído nada de él, pese a las insistentes recomendaciones de Ana); espero poder terminarlo antes de que empiece la Semana Santa. Bueno, en el viaje a La Rábida me leí Un día de Cólera, de Pérez Reverte, que te hace pasar un muy buen mal rato, pero que no llega a la maestría de Grass: hacía tiempo que no leía algo tan bien escrito (bueno, tengo la última de Javier Marías pendiente). Por cierto, un viva para el traductor del alemán; llevo tantos años soportando las pésimas "transducciones" de los libros de divulgación, que se me había olvidado lo que era una buena.
.
En estas vacaciones, entre viajes, lecturas y oposiciones, espero tener poco tiempo para seguir actualizando el blog. También he de reconocer que el resultado electoral (en Helsinki, a donde me fui pitando después de votar, no tenía más que la CNN, que daba información con cuentagotas, y tardé casi dos días en enterarme con detalle de lo que había pasado) me pilló a contrapié, y he estado poco inspirado a la vuelta como para comentar nada. Esperemos que haya menos ocasiones de criticar meteduras de pata zapateriles que en la legislatura anterior, sobre todo si pacta con los sensatos sacacuartos de CiU, en vez de con las cabras locas de Llamazares y Carod -o lo que quede de ellos-.

3 comentarios:

  1. Salud:

    En lo relativo a la breve crítica literaria que motiva parte de su entrada, comentar modestamente que Günter Grass -con independencia de sus antecedentes personales- es un narrador nato y cautivador. Un auténtico maestro, en la mejor tradición centroeuropea.

    El producto nacional que saca a colación, Arturo Pérez Reverte, tiene una narrativa ágil y peliculera. Es decir, no se sabe si escribe novelas o guiones cinematográficos. Su saga del "Ala Triste" (lo mejor de él) es un remedo de "Conan" de Robert E. Howard a la española; remozando la herencia de Lovecraft del otro con la historiografía hispánica. En lo relativo a Javier Marías, más lírico y escritor que el anterior, su gran problema es que es un rollo. Deberían juntarse y, quizás, escribieran algo de auténtica calidad sobresaliente (a la altura de Günter Grass, por ejemplo).

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo, Carlos (salvo en lo de Marías: a mí resulta entretenido el que pasen doscientas páginas sin enterarse de lo que está pasando, ha pasado, o va a pasar, ¡qué pasada!).
    Reverte es sólo para entretenerse, pero lo consigue bien.

    ResponderEliminar
  3. Salud:

    Por cierto, Don Jesús, si acepta sugerencias literarias, ahí va Neal Stephenson, quien tal vez le quede fuera de los circuitos más intelectualoides, pero que resulta, a la postre, más refrescante y actual; uniendo literatura, filosofía, arte y ciencia en un relato más que interesante.

    ResponderEliminar