15 de marzo de 2010

MANIFIESTO DE MAESTROS Y PROFESORES: POR QUÉ ES UNA MALA IDEA


He estado leyendo el "Manifiesto de Maestros y Profesores", y aunque contiene muchísimas cosas que comparto, me parece que en general es un mal manifiesto, no tanto por lo que dice, como por los muchos temas sobre los que calla.
.
Algunas de las propuestas que comparto, o al menos me parecerían aceptables, son las de las reválidas (acabar con el "aprobar al que no sabe"), la de acabar con el sistema de los "cursillitos para acumular méritos docentes", y la de no confundir la igualdad de oportunidades con la homogeneización cuasi-absoluta de los contenidos.
.
En cambio, no me gustan cosas como las siguientes:
.
1. El documento está centrado casi exclusivamente en la definición de las etapas educativas y en los requisitos para el paso de una a otra. Tendría que ser obvio que hay cuestiones tan importantes o más que esas, p.ej., las relativas a la financiación y a la organización de los centros. En este orden de cosas, el manifiesto se define como defensor de una enseñanza "libre" e "independiente", pero no explica en absoluto (o eso me parece a mí) a la libertad de quiénes se refiere, a la independencia frente a quiénes. ¿Se pretende decir que los profesores organicen los centros como les dé la gana? ¿O que sean los padres? ¿"Independiente" significa que los colegios se busquen las pelas como quieran, sin depender de las administraciones públicas? ¿Que no dependan de la iglesia u otras instituciones privadas? ¿O qué?
.
2. La opción entre Bachillerato o Formación Profesional se sugiere como libre por parte de los alumnos, pero ¿se ha hecho una previsión de cuántos alumnos elegirían cada cosa? ¿Qué pasaría si, pongamos, la mitad de los alumnos optasen por Formación Profesional, algo lógico si ésta se ofrece con calidad adecuada -más, pongamos, la cuarta parte de los de primaria que no consiguen ese título, y tienen que ir obligatoriamente a la "Iniciación Profesional"? ¿Qué haremos con todos los profesores de secundaria que sobrarían en ese caso?
.
3. El subtítulo del manifiesto habla también de "eficacia", pero luego no se ve en qué medidas se concreta dicho objetivo, salvo en lo de "suspender al que no sabe" (y en Bachillerato, incluso hacer repetir al que suspenda más de una asignatura), lo que, por otro lado, tampoco tengo muy claro qué tiene que ver con la eficacia. Uno esperaría, en cambio, encontrar propuestas acerca de cómo podemos hacer los profesores (que para eso somos los especialistas) para que la enseñanza sea más eficaz, pero de eso, ni mu (salvo una genérica petición de reducción del número de alumnos por aula... cuando en la mayoría de los casos cada aula tiene ahora la mitad de alumnos que hace treinta años). ¿Qué métodos de enseñanza se han de seguir? ¿Cómo ha de ser la evaluación?
.
4. Sobre la "dignificación del docente", casi todo lo que se dice es negativo (cosas que deberían eliminarse), pero no se dan pistas sobre cómo hacerlo: ¿pagando más?, ¿reduciendo el número de clases semanales?, ¿estableciendo varias categorías salariales a las que acceder según el cumplimiento de objetivos medibles y razonables?, ¿dando medallas?, ¿cómo exactamente? ¿Cuál sería el procedimiento de acceso? ¿Cómo tratar las diferencias entre centros públicos y privados en este tema? Y muy importante, ¿cómo exigir responsabilidades a los profesores, una vez delimitadas éstas (lo que tampoco hace el manifiesto)?
.
5. Tampoco se dice nada sobre los currículos. ¿Se mantendrían las asignaturas actuales? ¿Se eliminarían algunas? ¿Se acortarían los contenidos, o se ampliarían? ¿Qué grado de libertad se dejaría a los centros en este aspecto? ¿Y a las comunidades autónomas -u otras administraciones que podrían tener algo que decir-?
.
Por último, todo suena a un "volver a los buenos viejos tiempos" que ya de por sí es sospechoso (tampoco eran tan buenos, salvo para unos pocos), y todo parece resumirse en el mantra (como todos los mantras, no por más repetido menos falso) de que "exigiendo más, todo se arreglará". Así que lo que yo pediría de gente tan preparada y bien dispuesta es, simplemente, muchíííííísima más concreción.
.

47 comentarios:

  1. Como docente, hay muchos aspectos del manifiesto con los que discrepo, pero me voy a centrar en uno con el que usted no discrepa: las reválidas.
    Como profesor, cuando apruebo a un alumno, certifico que, a lo largo del curso ha obetnido los conocimientos que considero mínimos de la asignatura que enseño y que, como tales conocimientos mínimos, he reseñado en la programación de la asignatura. Ninguna ley, ningún directivo de colegio o instituto o inspector de educación puede obligarme a certificar los conocimientos de un alumno. Al fin y al cabo, un aprobado no es más que un certificado expedido por el profesor sobre los conocimientos de un alumno.
    Admitir la realización de una reválida es admitir que mi trabajo como docente no es adecuado. Que la certificación de conocimientos que avalo cuando un alumno aprueba mi asignatura no es válida. Que no desempeño mi tarea adecuadamente, bien porque califico arbitrariamente, bien porque no enseño los contenidos mínimos que debo enseñar.

    ResponderEliminar
  2. bien porque califico arbitrariamente, bien porque no enseño los contenidos mínimos que debo enseñar

    Eso implica asumir que le puedes enseñar cualquier cosa a cualquier zoquete. Mi experiencia como profesor universitario es que eso no es verdad: hay gente a la que, ni abriéndole el cráneo y tatuándole las neuronas una a una, puedes enseñarles determinadas materias.

    ResponderEliminar
  3. Juanjo:
    Admitir la realización de una reválida es admitir que mi trabajo como docente no es adecuado
    No hay ninguna razón DE PRINCIPIO por la que el que enseña sea el que OBLIGATORIAMENTE tenga que certificar los conocimientos adquiridos. Si fuera así, también darían el carnet de conducir las autoescuelas, y las plazas de funcionario las academias de preparación de oposiciones.
    Que en el sistema educativo actual hayamos abandonado la institución de los "tribunales", no es por ninguna razón de peso, sino, primero, por economía, y segundo, porque eso era lo que estaba en boga en la pseudociencia pedagógica.
    .
    Admitir la reválida no supone EN ABSOLUTO dudar de la labor docente del profesor; únicamente supone separar de esa labor la función acreditadora, para darle más objetividad.

    ResponderEliminar
  4. El manifiesto de marras (al que había echado un vistazo, pero no tenido estómago para leer entero) me parece basura de principio a fin.
    Basura corporativista.
    Basura ignorante.
    Basura de camastrones que echan la culpa de lo que va mal en su trabajo a todo el mundo menos a ellos mismos.
    Basura de hidalgos de pan pringao: su primer párrafo ya deja claro qué es lo que de verdad les importa, que es que no se les tiene bastante reverencia ni se les paga bastante.

    En cuanto a lo de las reválidas, seguramente tú tienes tanta razón como Juanjo: porque las reválidas tienen sentido si sustituyen el derecho a calificar del profesor que da las clases. Pero en el manifiesto -por supuesto- no se dice ni por el forro que los firmantes quieran renunciar a ese derecho.
    No, quieren conservarlo, y, en esos términos, lo que dice Juanjo es cierto.
    Los profesores que defienden las reválidas no quieren soltar ese derecho de pernada, ni dar libertad a las familias para que lleguen a "saltar la valla" como quieran o puedan. No quieren establecer pruebas objetivas y aumentar la libertad de elección de cada uno para superarlas como quiera. Quieren añadir unas cuantas "vallas" más a las suyas propias, y poner más obstáculos para seleccionar así a los alumnos que les llegan a ellos. Nada más. Porque cada estamento de cada etapa educativa le echa la culpa al anterior de que los alumnos no sean perfectos: los de primaria quieren que los niños lleguen sabiendo leer desde infantil, y así todos en adelante.

    ResponderEliminar
  5. Por cierto, además de las cosas que señalas, y de muchas que no señalas pero son estúpidas, hay otra que merece hacerse notar:

    Después de dedicar un montón de espacio a "hay que dignificar la primaria, la primaria es superimportante, la primaria debe extenderse hasta los 14 años", ni UNA PALABRA acerca de la consecuencia lógica de esas afirmaciones, y de su primer parrafo sobre la dignidad y la valoración del profesorado:
    Me refiero a la urgente necesidad de que los estudios de Magisterio tengan mucha más calidad y más exigencia que ahora, y, correlativamente, que los profesores de Primaria no estén ni menos cualificados, ni peor pagados, ni sean de un cuerpo inferior en categoría a los de Secundaria.
    Como es de pura lógica, y de necesidad evidente desde hace mucho.

    Y, como era de esperar, de eso NI UNA MENCIÓN.
    No sé cuantos maestros habrán firmado ese manifiesto. Me extrañaría que fueran más que una representación simbólica.

    ResponderEliminar
  6. Aloe, quisiera saber dónde ha aprendido usted a leer con tanta eficacia, ya que, reconociendo no haber leído el manifiesto entero por no se qué problemas gástricos, afirma, sin embargo, que le ha parecido basura 'de principio a fin'.
    Para la acidez, por cierto, le recomiendo sal de fruta. Puede conseguirla en cualquier farmacia.

    ResponderEliminar
  7. Concreción y Formación, hasta que el profesor no adquiera la excelencia en la sociedad, como cualquier técnico superior, no será valorado ni respetado. Y como podrá inculcar esos valores y ese respeto, si su formación no ha sido la adecuada.
    Para manifestar y cambiar tenemos que empezar por los cimientos, lo demás quedará como siempre por el tejado o por las nubes.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. La reválida me parece una buena idea si se le pone el mismo examen a todos y los profesores de los centros no evalúan. Porque yo sí desconfío, y mucho, de muchísimos profesores. Y centros. Privados, sobre todo, para más señas.

    Aloe: ahí has puesto el dedo en la llaga con lo de magisterio. ¿Cuál es la carrera universitaria con mayor proporción de incompetentes, cuando no absolutos idiotas? Magisterio. Yo no me lo quería creer, hasta que hace unos años me colé en alguna clase, y hasta que un amigo que la estudió me explicó unas cuantas cosas.

    Miedo me da que esos tipos den clase hasta los 14. Miediiiitooo.

    ResponderEliminar
  9. Freman: Si un alumno no aprende los contenidos mínimos, simplemente suspende. ¿Qué hacer con los alumnos que suspenden? Bueno, eso es otro problema: repetir, cambiar de asignaturas, pasar a otro itinerario educativo...

    Jesús: El problema de las reválidas es que en unos pocos días se evalúan todos los conocimientos aprendidos a lo largo de un año. Un alumno con problemas de ansiedad ante los exámenes, o con un dolor de muelas el día de la reválida, suspendería muy injustamente.
    Como método de evaluación del sistema educativo y del profesorado y como control de homogenidad sería hasta conveniente, ya que, al fin y al cabo, los casos anteriores serían muy aislados, pero jugarse el trabajo de un año a una única prueba, lo considero injusto.

    ResponderEliminar
  10. Juanjo:
    tú debes de estar pensando en una reválida decimonónica. Podría ser perfectamente, no un "examen", sino un proceso de evaluación interactivo que durase varios días o semanas, pero que fuera hecho por personas distintas a los que han dado clase a esos alumnos el resto del año.
    En particular, podría consistir sencillamente en el PRIMER MES del primer curso del ciclo al que se va a pasar. P.ej., cuando acaba la primaria, TODOS pasan a secundaria por defecto, pero los profesores de secundaria, a la vista de lo que observan de esos alumnos durante el primer mes, deciden si pueden continuar en secundaria, o en qué itinerario, o en qué tipo de estudios.

    ResponderEliminar
  11. Felipe:
    ¿y además de la receta de boticario, hay alguna crítica con contenido, que le quieras hacer a Aloe?

    ResponderEliminar
  12. Para Jesús Zamora. Por supuesto que se le puede hacer una crítica, además esencia: comienza su discurso con un chaparrón de insultos. ¿A usted le parece que eso es forma de dialogar?

    ResponderEliminar
  13. Para jesús Zamora otra vez. Quisiera hacer una observación a las carencias que usted ve en el manifiesto, algunas de las cuales me parece que tocan asuntos muy razonables. Creo, no obstante, que usted pide demasiado para el documento de que se trata. un manifiesto. Un manifiesto es por definición un documento breve que, como su propio nombre indica, pretende ser una llamada de atención, un decir "aquí estoy" o "pienso esto". Desde ese punto de vista, este documento es muy claro y muy honesto: de su lectura, se puede deducir muy bien lo que piensan, lo que propone y lo que critican quienes lo han firmado. No se puede pedir más, otra cosa será que sus ideas no gusten. Los manifiestos deben ser concisos, claros y breves, por tanto, no se le puede pedir a éste todas las profundizaciones que usted demanda, porque requirirían un documento mucho más largo, lo que podríamos llamar una propuesta. Y aquí llegamos a un punto clave: ¿ante quién presentamos esa propuesta? Este manifiesto nace de la frustración de una serie de profesores (frustración que no está poco extendida entre el profesorado) al ver que se ha abierto un proceso de negociación para mejorar la enseñanza y da la impresión, a la vista de los invitados a ese proceso, de que ciertas voces y ciertas ideas no se van a oír, y de que ciertas críticas se van a silenciar. Por eso está bien este manifiesto: porque enuncia las líneas generales de ese pensamiento, que no son complacientes con las del sistema fracasado, que algunos parecen querer perpetuar. Pensamos que eso es un disparate, aunque disguste a unos cuantos y se dediquen a insultarnos como Aloe o nos llamen retrógrados, como usted, que por su condición de catedrático de universidad debe de saber muy bien que no lo somos.

    ResponderEliminar
  14. Guachimán:
    ¿"chaparrón de insultos"?
    Te ruego que señales NI SIQUIERA UNO en lo que he escrito, y si es una LISTA de ellos, mejor.
    .
    Con respecto a si el manifiesto, por ser inevitablemente breve, se libra de la necesidad de mencionar otras cosas, pues es evidente que no: lo que me parece mal es precisamente que se de MÁS importancia a lo que señala el documento que a las otras cosas que yo he señalado. Básicamente, lo que viene a decir es "la culpa de todo es de ... quien sea, menos de los profes, que, si nos dejaran poner esto en orden -sin dar muchas ideas de cómo, con qué recursos, ni de qué manera reflejar en su práctica la diferencia entre el alumnado de ahora y el de cuando el Nodo-, esto andaría mucho mejor".
    .
    No puedo sino comprender y compartir el malestar de los autores del manifiesto y sus firmantes. Pero lo que les critico no es que estén CABREADOS por lo asquerosamente mal que está el sistema (yo también lo estoy), sino que creo hacer un favor al DIÁLOGO sobre este tema señalando que habría estado TODAVÍA MEJOR si nos hubieran concedido la gracia de saber más detalles acerca de sus PLANES ESPECÍFICOS sobre cómo mejorar la situación (además de suspendiendo al que no sabe).

    ResponderEliminar
  15. Por otro lado, no considero que los firmantes del manifiesto sean "retrógrados" (al contrario, supongo que la mayoría se autoconsiderarán "progres" -como yo-).
    Lo ÚNICO que les critico es LO QUE DICE MI TEXTO, y sobre eso, ¡cachislamar!, no se te ha ocurrido decir ni mu.

    ResponderEliminar
  16. Yo también he leído el manifiesto y también le veo bastantes peros, con mucha queja (de las que suscribo bastantes) y pocas ideas, solo apelaciones vagas. Un manifiesto, por breve, no debe meterse en detalles, pero sí decir bien un par de cosas importantes que quiera decir.

    A mí no me ha gustado, por ejemplo, el punto donde dice que la labor docente se debe restringir a los hechos. ¿Qué hay de las interpretaciones de los hechos, con las que se van construyendo y modificando las teorías científicas? ¿Qué decimos de la educación vial, por ejemplo, sólo decimos que no hay que cruzar en rojo, sin hablar de convivencia? ¿Qué decimos de las leyes? ¿Sólo las leemos, sin explicar cuál es el consenso por el que se ha llegado a ellas? ¿No son buenas discusiones en clase?

    Por supuesto que muchas asignaturas pueden ir tirando con hechos. No vamos a poner a los alumnos a discutir en grupo a ver si llegan ellos solos a la mecánica clásica, pero sí a hablar de la libertad de expresión.

    ResponderEliminar
  17. Los profesores malos suelen tener la mala constumbre de pensar que están siempre en clase, y así están a ver "si pillan" en algún supuesto renuncio o pijadita al que les lleva la contraria. Eso les lleva a veces hasta a perjudicar su comprensión de lo que leen.
    Es evidente que, después de ver la entrada de Zamora, he vuelto a ver el manifiesto de que se trata, y he hecho el esfuerzo de leerlo, a pesar de lo que me indigna su contenido: ¿y por qué me indigna incluso desde antes de terminarlo? Pues porque en realidad ya lo he leído y oido antes MUCHAS veces. Al ínclito Moreno, y a otros. Me lo sé de memoria.

    Zamora: Tu idea de la reválida me parece peor que la tradicional, francamente.
    Un examen, o una serie de ellos, se pueden repetir, si una vez salen mal. Y, efectivamente, no tienen por qué ser la clase de examen en la que los propensos a la ansiedad lo pasan fatal (pero lo usamos para el permiso de conducir, para las oposiciones y para un montón de cosas, sin que en general se le vean tantos inconvenientes).
    Pero ¿que tu destino lo decidan los profesores de la etapa siguiente, con unos diítas de tratar contigo? ¿A santo de qué lo van a hacer mejor o de forma distinta que los de la anterior, que al menos te trataron un curso entero, y van a ser más objetivos? ¿Y si tienen intereses, como es previsible, en seleccionar a los alumnos según criterios dudosos o subjetivos, o en quitarse de encima a los más posibles, como pasa en algunas carreras y en la propia secundaria? ¿Y quien les da derecho a decidir "adonde van a ir" los alumnos? ¿Eso no lo deben decidir los alumnos o sus familias, según la edad, o la ley, en el peor de los casos (y ya es bastante malo)?
    Francamente, prefiero para eso la reválida de toda la vida, siempre que se pueda repetir las veces que se quiera. Como el carnet de conducir, por cierto.
    Otras veces das a entender que tienes una postura bastante liberal en este asunto. ¿De donde sale ese reflejo New Brave World?

    ResponderEliminar
  18. Guachimán: Comence mi primer comentario con varias denominaciones peyorativas. Es cierto.
    Lamentablemente yo creo que perfectamente merecidas.
    Y como soy del grupo de personas que más tienen que decir de este asunto (el de los padres de alumnos de la enseñanza pública que son los damnificados principales de la actitud de esta gente) y como ya me pilla con varios años de hartura e indignación con este asunto, me considero perfectamente autorizada a dar mi opinión, incluso si mi opinión es dura. Porque conozco la verdad de primera mano, y la verdad es lamentable.

    Además de conocimiento de primera mano, tambié me he estudiado las estadísticas que hay sobre educación (demasiado pocas, es cierto) lo que parece que no han hecho esos "expertos" del ramo, que repiten tópicos corporativos ignorantes y les llaman "evidencia incontrovertible". Con un par.

    Para más explicaciones, puedes leer los comentarios de los dos "disidentes" en la página del propio manifiesto, que suscribo en casi todo lo que dicen, y me ahorran repetirlo.

    ResponderEliminar
  19. Guachimán: Comence mi primer comentario con varias denominaciones peyorativas. Es cierto.
    Lamentablemente yo creo que perfectamente merecidas.
    Y como soy del grupo de personas que más tienen que decir de este asunto (el de los padres de alumnos de la enseñanza pública que son los damnificados principales de la actitud de esta gente) y como ya me pilla con varios años de hartura e indignación con este asunto, me considero perfectamente autorizada a dar mi opinión, incluso si mi opinión es dura. Porque conozco la verdad de primera mano, y la verdad es lamentable.

    Además de conocimiento de primera mano, tambié me he estudiado las estadísticas que hay sobre educación (demasiado pocas, es cierto) lo que parece que no han hecho esos "expertos" del ramo, que repiten tópicos corporativos ignorantes y les llaman "evidencia incontrovertible". Con un par.

    Para más explicaciones, puedes leer los comentarios de los dos "disidentes" en la página del propio manifiesto, que suscribo en casi todo lo que dicen, y me ahorran repetirlo.

    ResponderEliminar
  20. “Si un alumno no aprende los contenidos mínimos, simplemente suspende.”

    Juanjo: esa aparente tautología, es una falacia: la que cabría llamar, no sin cierta ironía, falacia naturalista inversa (o falacia legalista) consistente en pasar ilegítimamente del DEBE (plano jurídico: la ley) al SER (plano fáctico: la realidad nuestra de cada día). Esta especie de anselmiano argumento ontojurídico en el que se concluye que las cosas son (la realidad es) como pone en el BOE que son(es) no se la cree ni San Kant ‘jarto vino’!. Sería algo así como pensar que la URSS era cualquiera de las cuatro mentirosas letras que componían su nombre porque así apareciera en la constitución ‘soviética’. ¿5 o SUFI = contenidos mínimos aprendidos? ¿Seguro? Quién sea profesor de bachillerato, p.e., y crea en la verdad de ese aserto, que tire la primera piedra (¡inspectores trascendentales incluidos!
    Me consta, por ejemplo como en un examen de premios nacionales de bachillerato, un 5 pasa a ser un 8 para que apruebe algún genio, pues no se podría aceptar que nadie llegara a ese ocho –nota mínima exigida –con la bendición de la totalidad de los profesores-correctores menos dos, y de la inspección. Hegel: si los alumnos no sacan ocho de facto hagamos que los saquen (pues es lo mínimo que pueden sacar) ¡Pobre y, con gran dolor de mi patriótica alma, Puta España!

    Mauricio Patapalo

    ResponderEliminar
  21. Una evaluación no es sólo cantar las notas de cada asignatura, cada profesor habla sobre cada alumno y se coparten opiniones. Y si un alumno suspende alguna asignatura, preguntamos qué ha ocurrido, y si es posible que las recupere o que apruebe más adelante, pero pocas veces se ha presionado para que un profesor modifique su suspenso (el alumno tenía un 4, era biología y el alumno va por letras o similar).
    Alguna vez un alumno tiene ocho dieces y dos nueves, y se pide que se pongan diez dices (no siempre se hace). Pero que un cinco se convierta en un ocho... bueno, nunca lo he visto. No digo que no lo haya, como las meigas, supongo. Pero nunca lo he visto y no creo que un profesor lo haga.

    Como he dicho antes, cuando pongo una nota, me lo pienso muy mucho y, desde luego, si aruebo a un alumno, no me gustaría que el siguiente profesor diga "¿Y este cómo ha aprobado si no sabe hacer la O con un canuto?" o que el alumno se acuerde de mi para pensar "Menudo capullo que no me ha enseñado nada y este año la estoy pasando canutas por culpa de ese idiota."

    ResponderEliminar
  22. Juanjo: en mi caso (último año, justo antes de selectividad) un 8 se convirtió en un 5, por un lado, y un 6 y un 7 se convirtieron en dos ochos XD La profesora del 5 y yo habíamos tenido pequeñas broncas ;)

    (Obviamente no, no estuve en esa sala, pero cosas que se dijeron antes y después, las notas que había sacado en los exámenes... en fin, es evidente)

    Y en cuanto a esta frase:

    "...o que el alumno se acuerde de mi para pensar "Menudo capullo que no me ha enseñado nada y este año la estoy pasando canutas por culpa de ese idiota.""

    Me temo que esto sí que no lo he escuchado jamás XD En los padres sí, entre profesores también, pero los alumnos... XD

    ResponderEliminar
  23. Yo nunca he visto una cosa similar (puede que ya se lleva la nota bajada a la evaluación, pero nunca lo he visto) y, desde luego, nunca se me ocurriría bajar de un 8 a un 5 por tener una pelea con un alumno (en mis clases soy bastante dictador y no discuto, ordeno y mando). Pero que los alumnos no los dicen... El año pasado no paraba de oirlo de mis alumnos de 2º de bachillerato referidos a un profesor de 1º de bachillerato, Y este año escucho lo mismo en los de 4º de ESO respecto a un profesor que tuvieron en 3º.

    ResponderEliminar
  24. Dada la actitud de Aloe, me ha parecido más adecuada la receta que una crítica con contenido. Se puede estar en desacuerdo con el manifiesto, pero éste no contiene ni un insulto.
    lo cierto es que aquí se nos ha acusado de no tener en cuenta la cantidad de profesores que 'sobrarían' si se ampliara la primaria, que es lo mismo que acusarnos de no ser corporativistas, y luego se nos ha acusado de 'basura corporativista'. Suerte que tengo el estómago bien.

    ResponderEliminar
  25. el de los padres de alumnos de la enseñanza pública

    Hum, por intervenciones anteriores, hubiese jurado que trabajabas de profesora (por el conocimiento del tema, entre otras cosas). Es bueno ver gente que se toma estas cosas en serio.

    Y por fa, no abandones la sana costumbre de los improperios. Hazlo por tu club de fans. No entiendo tanta sensibilidad y tanto remilgos, sobre todo cuando no se trata de un ataque a una "persona", sino a una "idea".

    ResponderEliminar
  26. “… que un cinco se convierta en un ocho... bueno, nunca lo he visto. No digo que no lo haya, como las meigas, supongo. Pero nunca lo he visto y no creo que un profesor lo haga.”

    Yo, que no creo que haya meigas, si lo he visto; y quienes lo hicieron eran profesores (‘elegidos’ por el inspector de turno para corregir-evaluar los exámenes de los alumnos candidatos a una de las pruebas para seleccionar a quienes se presentaría al examen final los premios nacionales de bachillerato.). Dado que ninguno de los alumnos (matriculas de honor, todos ellos, en sus institutos) obtuvo la nota que el BOE exigía para pasar a la siguiente fase (un 8) habría que haber hecho cualquiera de estas dos cosas (que algunos propusimos): (1) no enviar a nadie de ese distrito educativo a los premios de bachillerato por no alcanzar ningún alumno el mínimo exigible: el 8 (lo que implicaba reconocer que las evaluaciones en los centros dejaban mucho que desear) o; (2) repetir el examen porque el preparado por la inspección no era adecuado (lo que implicaría reconocer la ineptitud y/o desinterés de la inspección al respecto). Se debatió ‘sesudamente’ el tema y la solución propuesta por algún profesor, apoyada por la inmensa mayoría de los profesores presentes y bendecida por el inspector de turno fue hacer el milagro de la conversión del pan (cincos y seises) en vino (ochos y nueves), es decir subir todas las notas tres puntos para que ajustasen el facto (la nota sacada) al jure (la ley).
    Es obvio, Juanjo, que, por fortuna, eso no lo harían todos los profesores, pero allí y en ese momento lo hicieron todos menos dos. Admito asimismo haber sido un cobarde por denunciarlo y negarme a firmas las actas solo allí (con el disgusto del inspector presente en la evaluación y todos mis compañeros menos uno), en lugar de haberlo denunciado en el juzgado de guardia, pero ni me ‘LSDeo’ ni creo en meigas, simplemente creo que entre lo dicho o escrito y el hecho hay inevitablemente diferencias (y que la corrupción, la desidia, el mamoneo, sin ser generalizada, es notable… y eso es todo, pese a profesores como Juanjo, y otros muchos, claro está... Pero que un suficiente no es siempre = mínimos programados adquiridos es evidente para cualquiera que lleve un tiempo en la tarea educativa ¿Cómo si no se explicar la orografía, nivel de lectura, conocimientos, etc. pro debajo de los mínimos con que nos encontramos al empezar el bachillerato, y traspasamos (en menor medida, pero también) a la Universidad?

    De todos modos, Juanjo, mi intervención estaba inserta en la defensa de las reválidas, aunque solo fuera para poder evaluar-corregir algunos desmanes que los profesionales de la educación (como cualquier otro profesional) a veces cometemos… Y en cuanto a lo que afirmas, de que no es justo para los alumnos porque algunos pueden suspender por nervios, te diré (1) que así será sin duda, pero eso es corregible y no me parece un argumento válido contra las reválidas; (2) que lo mismo ocurre en cualquier oposición o examen y en la vida (cotidiana y real) misma y hay que preparar a los alumnos para eso, para la vida; (3) más injusto y antisocial me parece a mi titular chicos sin los mínimos exigidos al respecto (y si hay, por las razones que sea que titularlos, que a quien le corresponda cambie la ley y los mínimos pero no nos obligue a recurrir a la neolengua orwelliana.; (4) cuando yo era chiquitín se nos sometía a una prueba de ingreso, a dos revalidas u a un examen en la Facultad a que aspirabas a entrar (de cosas estudiadas durante cuatro y dos años), nos poníamos nerviosos, y algunos digo yo, aunque dudo que por nervios, se quedarían en el encamino… De ser así, pues selección natural-social habría que llamarlo.

    Mauricio Patapalo (que puede estar- -lo estará sin duda— equivocado, pero ni cree en meigas, ni se chupa el dedo ni es un mentiroso.)

    ResponderEliminar
  27. Eso de que "la labor docente se debe restringir a los hechos", como dice José Luis, choca frontalmente, por otro lado, con asignaturas como Literatura, Historia del Arte o Música: ¿no estaban estas asignaturas para permitir a los alumnos tener algún criterio sobre lo que es BUENA literatura, música o arte? Eso son juicios de valor (y no por ello menos importantes).

    ResponderEliminar
  28. Juanjo:
    pocas veces se ha presionado para que un profesor modifique su suspenso
    Vaya, ha debido cambiar mucho la cosa en los ocho años que han pasado desde que estuve en mi última junta de evaluación. Por entonces, no sólo es que hubiera presión DIRECTA (no con una pistola en la cabeza, claro, pero sí con montones de comentarios del tipo "¡pero vas a dejar a este pobre chico con esa asignatura!"), sino que muchos profesores teníamos internalizada la presión, y automáticamente tendíamos a aplicar la sana máxima de "in dubio pro reo".
    Cierto: esto tal vez se compensase estadísticamente con la existencia de otros profes que ponían notas más bajas que lo que sería justo.

    ResponderEliminar
  29. Felipe:
    se nos ha acusado de no tener en cuenta la cantidad de profesores que 'sobrarían' si se ampliara la primaria, que es lo mismo que acusarnos de no ser corporativistas
    .
    Felipe: primero, no es una "acusación", es una CONSTATACIÓN de lo que pone y lo que no pone en el manifiesto. Segundo, la INFERENCIA de que eso "es lo mismo" que una acusación por corporativismo la sacas tú, no yo
    .
    Yo confieso que en lo que estaba pensando era más bien en una "falta de previsión", y me reafirmo en ello: el sistema educativo "ideal" según el manifiesto, si se llevara a la práctica, dejaría, muy seguramente, más o menos la mitad de alumnos en bachillerato que los que ahora hay en los dos últimos años de la ESO y los del bachillerato actual. Y el manifiesto CALLA OLÍMPICAMENTE sobre qué pasará con esa aproximadmente mitad de los profesores de secundaria que "sobrarían" (incluso reduciendo las ratios, podrían fácilmente sobrar un tercio). ¿Se les "reconvertiría" en profesores de iniciación profesional o formación profesional? (¿como profesores DE QUÉ?), ¿se propondría un extenso plan de jubilaciones anticipadas?, ¿se les mandaría a su casa sin sueldo?, ¿se les haría asesores de las secretarías de educación de las comunidades autónomas?

    ResponderEliminar
  30. Yo soy un defensor de las pruebas estandarizadas. Sirven para resolver (o aliviar) el problema agente-principal en lo tocante a la educación. Con ellas los profesores y los centros podrán tener mejores incentivos a completar los planes de estudio.

    Todos conocemos los abundantísimos casos en los que no se acaba el programa y el examen se ajusta a lo que se ha dado. Y esa es solo una de las maneras en las que los docentes nos podemos dejar presionar, consciente o inconscientemente, para rebajar el nivel.

    Es cierto que el maestro o el profesor tienen más y mejor información sobre las competencias, habilidades, capacidades,... del alumno. Eso no le hace ser mejor juez a la hora de decidir su futuro, puesto que no tiene por qué tener los incentivos correctos para usar esa información.

    Entre otras cosas, enseñamos para que los alumnos sepan enfrentarse a la vida. Hay que saber mostrar los conocimientos y las capacidades. Hay que hablar bien en una entrevista, hay que exponer bien un tema en un seminario, hay que saber hablar en público, hay que expresarse bien en una prueba escrita, hay que estar a la altura de los demás para entrar en la universidad, hay que saber desarrollar un proyecto,...

    Si se dan o no todas esas circunstancias es algo que debe juzgar quien va a tener al alumno (o al becario o al trabajador,...) en su nómina. Claro que se pedirán referencias al profesor del alumno, pero siempre habrá que evaluar desde arriba.

    ResponderEliminar
  31. Felipe: El "manifiesto" es un insulto en sí mismo.
    A la inteligencia, a la igualdad de oportunidades, a los tozudos hechos, a vuestros alumnos, y a las familias que os pagan el sueldo.

    ResponderEliminar
  32. Un comentario sobre las notas:

    Para empezar, el asunto es muy distinto en los concertados que en la pública.
    En los concertados se hinchan sistemáticamente las notas, y se ejerce (por parte de la dirección) un auténtico derecho de veto sobre las notas de los profesores.
    Esto tiene dos consecuencias buenas y una mala:

    - La primera consecuencia buena es que se palía el DEMENCIAL curriculum de secundaria, dejando las marías en marías (porque sin quitarles importancia, es lo que deben ser con respecto al pase de curso y a los suspensos: es de juzgado de guardia que haya chavales que tengan que repetir porque les quedó música y gimnasia, y tales casos no son nada raros... en la pública).

    La segunda cosa buena es que así se palía la arbitrariedad de los profesores ególatras, enfermos mentales, inútiles, resentidos, estúpidos, absentistas, o que se creen que dan clases en el MIT.
    En todos los centros hay un cierto porcentaje de estos (es estadísticamente inevitable) pero en los concertados, al menos, el daño que hacen se limita.
    En los públicos son como el granizo o la tormenta: al que le tocan, le han tocado, y los demás profesores compadecen a los interesados, pero no mueven un dedo contra un compañero, ni aunque tire pupitres por la ventana, insulte gravemente a algunos alumnos en clase o suspenda al ochenta por ciento (casos verídicos).

    La tercera cosa -la mala- es que los alumnos de la concertada llegan a la selectividad con dos puntos y medio, aproximdamente, de hinchazón en las notas, lo que les da una ventaja injusta en la PAU: actualmente, venir de la pública y acceder a Medicina u otra carrera con nota de corte muy alta es prácticamente imposible, debido a esa competencia tramposa, que a los profesores de la pública no les hace mover una ceja (¿qué cojones les importa como les vaya a sus alumnos? Lo importante es su amor propio de sentirse "exigentes").

    ResponderEliminar
  33. Como deduce de lo anterior fácilmente cualquiera (excepto quizá un profesor de la pública, que no suele ver contradicción alguna en comportarse como un agente comercial de la concertada) las TRES cosas que comento arriba perjudican notablemente a los alumnos de la pública.

    Me toca las narices que, profesores de un palo o de otro, TODOS defiendan su derecho a poner calificaciones sin intervención de nadie ni recurso ante nadie. ¿Por qué van a tener ese derecho de pernada?
    Como mínimo, sería lógico que la junta de evaluación (si sigue existiendo como algo más que una entelequia) tuviera la decisión en sus manos, y no cada profesor.
    Y que hubiera modos alternativos de ser evaluado, de forma objetiva e igual para todos.

    Y que la PAU se basara EXCLUSIVAMENTE en el examen, que al fin y al cabo, se puede repetir si no salío bien, a diferencia del bachillerato.

    En cuanto a lo de "¿Te portas mal? Pues un 5 en lugar de un 7" "¿Me tocas las narices? Pues un 3 en lugar de un 5" "¿Eres un alumno brillante que me discute en clase y es de otra ideología? Pues un 6 en lugar de un 9" es el pan nuestro de cada día, tan habitual que ni siquiera es negado por los profesores: consideran normal que no estén evaluando solo conocimientos sino también actitud (eso cuando la actitud es mala, porque nunca lo aplican al contrario, cuando la actitud es buena).

    Para los que vengan diciendo que la mayor exigencia en las notas representa mayor calidad de la pública, y que allá los alumnos de lso concertados con su "menor nivel", dos consideraciones:
    - Ni en PISA ni en ninguna evaluación externa quedan los alumnos de la concertada peor que los de la pública. Quedan algo mejor, aunque controlando la variable "nivel socioeconómico de la familia" quedan prácticmaente igual. Así que parece que su modo de evaluar no perjudica el nivel de sus alumnos.
    - La percepción general por parte de la población es exactamente la contraria. Es una percepción subjetiva, lo sé, basada en que el nivel socioeconómico medio de las familias es más alto, no en que la enseñanza sea mejor. Pero también sabe todo el mundo que las calificaciones en los IES son más bajas y, sobre todo, tienen bastante de lotería, y no por eso piensan que la enseñanza es mejor. Y en eso tienen razón, al revés de lo que piensa el sector "cómitre" del profesorado, entre los que, lamentablemente, incluyo a Zamora.

    ResponderEliminar
  34. Áloe:
    no llego a discernir en dónde me incluyes exactamente, ni si es bueno o malo. Pero viniendo de ti, seguro que es verdad

    ResponderEliminar
  35. Ferreira: ¿Sabes una de las seguramente buenas consecuencias de evaluar por pruebas objetivas y uniformes a todos los alumnos, de cualquier centro?
    Que cuando TODO el mundo se tuviera que examinar de TODO el temario, se abordaría quizá de una vez el hecho indiscutible de que los temarios son absurdos. Algunos tremendamente inflados (como matemáticas); otros repetitivos curso tras curso (como todos los de sociales y naturales más las "artísticas"); los más, llenos de imbecilidades inútiles (como lengua, por ejemplo) y carentes en cambio de objetivos útiles referentes a resover tareas concretas (como matemáticas) o centrados en adquirir una competencia, no en memorizar gilipolleces (como inglés o lengua de nuevo).

    Esas son las segundas cosas que necesitan reformarse, no las mismas a las que dan vueltas los profesores siempre. (Las primeras osn los propios profesores, desde luego)

    ResponderEliminar
  36. Aloe:

    Pues ya me parece esa una buena consecuencia, que unida a la de espabilarse, puede ayudar a poner las cosas en su sitio. Entre las consecuencias malas no veo ninguna seria. Si hay la posibilidad de repetir las pruebas, se podr'a corregir los casos en los que uno tiene un mal d'ia. Es un pequenho coste que pagar por tener mejor informaci'on de c'omo est'a cada alumno, cada profesor, cada centro, cada comunidad y cada pa'is.

    ResponderEliminar
  37. Jesús Zamora: Me refería a que tú sueles estar también en esa posicion de "hay que exigir más" "el nivel es muy bajo, hay que suspender más" "hay que poner más trabas para pasar de curso (y por tanto repetir más)" etc.

    Yo no creo que los alumnos de España sean genéticamente más tontos que los de otros sitios. Tampoco me parece que el nivel educativo de los veinteañeros sea para mesarse los cabellos: es más bajo de lo que quisiéramos y de lo que sería justo (y de lo que necesitamos, probablemente), pero más altode lo que ha sido nunca antes.
    A pesar de lo que se diga. Y para comprobarlo, basta con ver el nivel de la población adulta. Incluyendo profesionales e incluyendo funcionarios.

    La percepción de los profesores universitarios es otra, ya lo sé. Los alumnos llegan en estado deplorable y bla, bla. Pero ¿está objetivamente justificada? ¿O depende más bien de que ahora llega a la universidad gente de pelaje social más variado, con menos humildad y más morro que en otros tiempos (lo que tiene su parte buena y su parte mala, claro), con menos reverencia hacia la universidad y sus saberes, y seguramente con más porcentaje de malcriados (esto último es una desgracia, pero esperemos que pasajera, pues es algo propio de la mentalidad de nuevo rico)?

    Pero mi objeción principal a esa posición es que, si el nivel educativo tiene que ser más alto, no se consigue poniendo las vallas más altas, sino enseñando mejor a saltarlas: es el sistema y los profesores lo que tiene que mejorar, principalmente, y donde tiene que aumentar la disciplina antes que nada.
    Porque disciplina y exigencia habrá mucha o habrá poca, pero la que hay recae exclusivamente sobre los alumnos, no sobre ninguna otra parte interesada.

    ResponderEliminar
  38. cuando yo era chiquitín se nos sometía a una prueba de ingreso, a dos revalidas u a un examen en la Facultad a que aspirabas a entrar (de cosas estudiadas durante cuatro y dos años), nos poníamos nerviosos, y algunos digo yo, aunque dudo que por nervios, se quedarían en el encamino… De ser así, pues selección natural-social habría que llamarlo.

    Mauricio Patapalo (que puede estar- -lo estará sin duda— equivocado, pero ni cree en meigas, ni se chupa el dedo ni es un mentiroso.)


    Que MSV me perdone por la falta de caridad, pero eso no es efectivamente de mentiroso: es de zoquete arrogante, simplemente.

    ResponderEliminar
  39. Aloe:
    ¿hay que suspender más? Pues, en este caso, tú dirás lo que quieras, pero ahí no te daré la razón. No estoy hablando de "de quién es la culpa", sino simplemente de que me parece un FRAUDE que a un alumno se le dé el título de la ESO cuando malamente sabe escribir o echar unas cuentas. ¿Que lo importante no es LIMITARSE A SUSPENDERLO, como da a entender el Manifiesto? Pues claro, nadie puede estar en desacuerdo con lo que dices que "hay que enseñar a saltar vallas", pero lo que no podemos decir TAMPOCO es que el que NO ha saltado la valla, sí que la ha saltado.
    .
    Desde mi punto de vista, una solución sería la "segmentación": que pudiera haber recorridos o itinerarios diferentes para chicos más capaces (y que los profesores que les dieran clase a esos cobraran MENOS que los que les dan clase a los más difíciles, p.ej)

    ResponderEliminar
  40. que los profesores que les dieran clase a esos cobraran MENOS

    ¿Y que esos alumnos pagasen un EXTRA?

    ResponderEliminar
  41. Jesús Zamora: Segmentación ya se hace, pues es práctica general (no oficial), en los IES al menos, el separar a los alumnos de ESO en "grupo bueno", "grupos medianos" y "grupo malo".
    Eso, sin hacer nada más, no vale para nada, mejor dicho, es contraproducente. Porque no se segmenta para dedicarse más a fondo a los que más lo necesitan (ni para dar más que lo mínimo a los que pueden aprovecharlo).
    Se segmenta para abandonar a su suerte a los grupos "malos" y trabajar más descansadamente para llegar al mínimo con los "buenos". Y nada más.
    Y como en los "malos" están desde los poco inteligentes a los inmigrantes, desde los disléxicos a los pandilleros, desde los que pasan mala racha a los insalvables, pues los que saldrían adelante en un grupo normal, ahí empeoran hasta lo irremediable.

    Si se hiciera como tú dices, tendría sentido. Pero es al contrario.
    Lo que la ley decía (pero nunca se hizo, porque el papel del BOE no tiene poderes mágicos como creen los polítcos) es que cada alumno recbiera atención individual del centro según sus necesidades, que es más o menos lo que tú dices.
    Pero ¿tú ves algo de eso en las propuestas manifesteras como ésta o cualquier otra? Ni de coña.

    ResponderEliminar
  42. Son hechos:
    Que hay mucha gente criticando y poca dando soluciones.
    Que los alumnos no aprenden y los profes están cabreados.
    Que la educacion ya no es un factor de promocion social.
    Que se quiere comprimir el tiempo y no es posible nada se arregla de un plumazo y para aprender las cosas hay que dedicarle tiempo.
    Que hay que situar el debate entre los directamente afectados y no con marginalidades que tienen sus propios intereses.
    Que la utopia existe y no conviene resignarse a objetivos mínimos y menos en educación.
    Que la educacion no es sinónimo de confinamiento ni de entretenimiento.
    Que no existe el profesor/maestro comodín.
    Como el Horario escolar es finito hay que definir lo esencial y grantizar una optatividad amplia y de calidad.
    Reconocer que la educación es un componente marginal de la enseñanza.
    Que los master de secundaria Son un negocio mas que una solución.
    Que no existe un sistema de evaluación valido excepto la Pau Y poco.
    Que es necesario trabajar la cultura del reconocimiento del otro y por ende de nosotros.

    Que hay mas cosa pero me he cansdado de ponerlas

    ResponderEliminar
  43. Aloe, caridad no quiero, lo que te pido es amor sincero…

    No veo que interés puede reportarte diagnosticar mis TARAS o VICIOS y tus EXCELENCIAS o VIRTUDES, pero la verdad es que tu opinión a este respecto (no en lo que se refiere a los temas que aquí se discutan) me importa un pito. De todos modos, si lo necesitas para superar algún complejo oculto o sentirte más feliz o dichoso, no te preocupes, descarga adrenalina… Pero si crees que con eso argumentas te equivocas, y si no lo pretendes en lo que a mi se refiere puedes meterte tu caridad por donde te quepa… ¡Me asquea esa virtud y me ponen los pelos de punta quienes la practican y/o se jactan de practicarla! ¿Por qué no sustituyes tu caridad por argumentos, oh, Aloe el misericordioso?

    Mauricio Patapalo

    ResponderEliminar
  44. Patapalo, no te des tanta importancia. Tus virtudes y vicios me importan un comino, y los míos no dependen de los tuyos.

    Yo emití un juicio sobre un texto tuyo. Lo que me importa es que semejantes opiniones circulen como si tal cosa, como si tuvieran sentido común y fueran éticamente aceptables. Tu personalmente no me importas nada.
    Tu punto de vista sobre la educación como fábrica de certificados, y los certificados como filtro de clasificación social, no son por extendidos ni menos dañinos ni menos necios.

    Ciertamente he sido poco caritativa y no te he mostrado mucho cariño. Pero con las opiniones que se caracterizan por tener cero simpatía por el género humano no me considero obligada a mostrar más empatía ni sensibilidad que sus propios autores.
    Si quieres emitir opiniones despiadadas, harás bien en procurar que parezcan inteligentes, porque si no te van a dar hasta en el cielo de la boca (metafóricamente).
    ¿Y de qué te quejarás? ¿de que la "selección social" que defiendes te caracterice como escaso de luces? ¿De que te traten con la misma vara que tú a otros?
    Un poquito de ley del embudo, me parece que usas.

    ResponderEliminar
  45. Oh, ALOE, brazo justiciero y adalid del Género Humano, dueña y señora del sentido común y lo éticamente aceptable… ni he emitido opiniones despiadadas, ni mi postura ante la educación es la que dices... y asi, en todo... Solo espero que tu agresividad y falta de respeto hacia mi persona (en base a las ideas y actitudes que tu me atribuyes y yo no tengo) se reduzca a lo verbal, pues es sabido a donde nos llevan, los profetas, redentores, y grandes hermanos salva géneros humanos: primero les endosan a los demás opiniones o credos que no tienen, y luego les fusilan o les queman en la hoguera o el horno crematorio, o les encierran en checas o manicomios. La forma en que te has dirigido y me has tratado a mí (no a mis SUPUESTAS por ti ideas) me muestran que tienes de defensora del Genero Humano lo que Torquemada, es decir lo que la zorra tiene de defensora del Genero Gallinaceo. Y todos tenemos Aloe, nuestras propias repugnancias: a mi me repugnan esos defensores del género humano que entienden por tal lo que ellos defienden, y más si interpretan los discursos ajenos como probablemente los interpretarían las SS o la KGB o la orwelliana policía del pensamiento, esos que diagnostican al discurso del otro de fascista o rojo, de x o no x, ergo enemigo, y a “dar hasta en el cielo de la boca” (eso si, “metafóricamente”)!. La verdad es, Aloe, que aunque sea metafóricamente, tu actitud en lo que a esta disputa conmigo se refiere me recuerda más la del totalitario (fascista o estalinista) que de un ciudadano amante del diálogo y del género humano.
    Te ruego, Aloe, que trates mis ideas (o las que tu me atribuyas) como se merezcan, pues las ideas se publicitan para eso, pero respeta a Maricio Patapalo, a la persona, como yo, hasta ahora, he hecho con tigo y cualquier otro cuyas ideas haya podido haber criticado. De lo contrario, Aloe, entenderás que piense que en esta fiesta hay barra libre…

    Mauricio Patapalo

    ResponderEliminar
  46. Yo me pregunto qué le pasó a Aloe pa estar tan así...de verdad...Yo he tenido la suerte de tener unos profesores cojonudos, y los que no lo han sido, me he buscao las castañuelas solitas o me han ayudao los padres, pero no meto, como alumna a todos los profes en el mismo saco. Y por cierto, de lo que paga un profesor en impuestos salen muchos desempleos, tú curras, que tanto tiempo tienes pa escribir tanto y en tantos sitios? Puf...hija qué constancia...Métete a profe y cambia las cosas!

    ResponderEliminar