18 de septiembre de 2009

LA CAUSA DE LA CRISIS - (VIVA EL RELATIVISMO, 14)


Es un tópico falso (en la literatura... ¡no en la ciencia!), pero a veces, la realidad supera a la ficción (al menos, esta historia supera las mías).
.
Un precioso ejemplo de "efecto mariposa", sobre cómo la escasa pericia de Warren Buffet en el manejo de su móvil pudo tener un efecto significativo en la actual crisis económica.
.

10 comentarios:

  1. La Crisis Mundial la ha causado la escasa pericia del señor Buffet con su móvil. Ese es el Efecto Mariposa.

    La Crisis Local, más profunda, de la que saldremos más tarde, que aumentará la diferencia entre nuestra economía y la del resto de Europa (excepto Portugal) y en la que aún no se avistan los "brotes verdes", la ha causado la escasa pericia de ZP con la economía. Ese es el Efecto Capullo (de mariposa, claro).

    ResponderEliminar
  2. Sobre ZP, creo que no hay que hacer juicios precipitados: la crisis actual está volviendo a llevar a su sitio natural nuestra diferencia con el resto de Europa, maquillada artificialmente durante una década por el boom inmobiliario; ahí tienen al menos tanta responsabilidad el gobierno de Aznar como éste; de hecho, el gobierno de Aznar permitió capear el temporal a costa de malvender todas las empresas públicas rentables, mientras que en materia de fomento de nuevas actividades económicas, creo que el de Zapatero lo ha hecho al menos tan bien como el de Aznar.
    .
    En segundo lugar, lo peor que ha hecho Zapatero ha sido negarle sus caramelos al grupo Prisa. Que la imagen de ZP esté por los suelos se debe, sobre todo, a que los Polanco Boys le han negado su apoyo de siempre.

    ResponderEliminar
  3. ¿Te parece bien la subida del IVA, por ejemplo?

    ResponderEliminar
  4. ... si es que yo no sé para qué hacen falta elecciones. Haga lo que haga la Derechona, va a estar mal (la culpa de la crisis es del maldito Aznar). Y haga lo que hagan las Fuerzas Progresistas, va a estar bien, aunque hundan la economía.

    ¡Ah, sí! Las elecciones hacen falta cuando manda la Derecha, para sacarla del poder. Es la Doctrina Chávez.

    Por cierto, le hemos perdonado la deuda a Evo Morales...

    ResponderEliminar
  5. Freman:
    si no digo que ZP lo esté haciendo especialmente bien (ni Aznar me parece que lo hiciera especialmente mal; de hecho, creo que hay demasiada poca diferencia: aquí también se aplica el teorema té-o-café); simplemente señalo dos datos que me parecen relevantes a la hora de atender a las subidas críticas de los últimos meses.

    ResponderEliminar
  6. No, si la pataleta mía no es tanto por tu comentario, sino por los de otro en otro lugar. Efecto dominó, vamos...

    Por cierto, ¿no sientes a veces la impresión de que la Economía, con mayúscula de asignatura, está íntimamente vinculada a la Astrología y la Metafísica? Es que ayer mismo vi en la tele a un Economista comparar curvas de ahora con las de la Gran Depresión, y usar la analogía para predecir un Gran Batacazo.

    Es verdad que la materia está más matematizada que la Antropología o la Historia del Arte, pero fuera de unos pocos reductos, me temo que sigue siendo como el Oráculo del I Ching.

    ResponderEliminar
  7. En economía sabemos unas pocas cosas que se han ido estableciendo empíricamente una y otra vez y que cuentan con una buena teoría explicativa.

    Estas cosas incluyen:

    -Qué tipos de mercados son más adecuados para la mayoría de los bienes y servicios

    -Cómo mantener unos equilibrios macroeconómicos que permitan una cierta estabilidad para el crecimiento.

    -Predicciones de qué cosas pasarán si algo de lo anterior se hace de otra manera.

    Pero no incluyen:

    -Predicciones de por dónde van los mercados fuera de las predicciones estructurales anteriores. Cambios en las preferencias, en la tecnología, en la disponibilidad de recursos, en las guerras,...

    Tampoco incluyen otras cosas que caen fuera de la economía aunque se interrelacionen mucho con ella. Por ejemplo, la economía no sabe cómo sacar a un país de la pobreza. Dirá, en todo caso, cómo no hacerlo más pobre a causa de la economía, pero para sacarlo harán falta la sociología, la política, la diplomacia, la educación y muchas otras cosas.

    Una curiosa consecuencia del modelo de los mercados eficientes (los competitivos en ausencia de problemas de información, externalidades,...) es que no es posible hacer ninguna predicción sobre ellos.

    Otra consecuencia es que ninguna empresa de inversiones querrá contratar a un creyente en los mercados eficientes, pues estos no creerán posible sacar más tajada de la que saca ya el mercado.

    En fin, que, en caso de crisis, no hay mucho que hacer. Tal vez no empeorar las cosas y, si tienes el Estado y ves un recurso ocioso y puedes ponerlo a trabajar, pues adelante. No me parece que los distintos países europeos hayan hecho cosas muy distintas. Gastarse unos millones de euros más o menos en dar a unos o a otros no hace mucha diferencia.

    ¿Se podía haber hecho algo en el pasado, previendo la crisis? Sí, si la preveías bien. Pero lo más que podías haber hecho era pinchar la burbuja, si acaso ¿cómo?

    Vaya, me tengo que ir, intentaré seguir...

    ResponderEliminar
  8. ¿Se podía haber hecho algo en el pasado, previendo la crisis?

    Mi impresión de profano es que un gobierno, no importa el signo, puede hacer muy poco a favor de la economía, pero sí mucho en contra de ella.

    Exempli gratia:

    Pero lo más que podías haber hecho era pinchar la burbuja

    Eso... ¿habría sido bueno? Tienes una burbuja, pero esa burbuja mantiene empleada a buena parte de la población. ¿Existía alguna manera de desinflarla, en vez de pincharla? Quizás, pero la actuación del gobierno fue cargar contra la burbuja a lo bestia. Y tuvo suerte, relativamente, de que el pinchazo ocurriese fuera de España.

    Hay, además, una gran ironía en todo esto: dejar caer a los bancos era "políticamente incorrecto". El laissez-faire es malo, teóricamente por los pobrecitos ahorradores que metieron el dinero que le sobraba en los bancos malos. Pero pinchar la burbuja inmobiliaria es del todo correcto: el laissez-faire es bueno ahora, aunque se vayan tropecientos mil empleos a la porra.

    Lo más jodido es que, aunque se hable de reajustes en el sector de la construcción, al final, gobierno de la nación y ayuntamientos, han decidido echar dos y tres manos a las constructoras (el famoso plan-E no es otra cosa). Ahí están los destrozos de la calle Serrano, en Madrid... y la implantación de una nueva tasa por la recogida de basura por el ayuntamiento de Gallardón (sí, la estupidez y el mamoneo son independientes de la presunta ideología).

    En fin, que estoy un poco más cabreado que de costumbre...

    ResponderEliminar
  9. Freman:

    Más o menos iba a seguir por dónde has continuado tú. Que había una burbuja inmobiliaria, todo el mundo lo sabía. Cuál era su tamaño, cuándo se rompería y de qué manera lo haría, es algo que nadie podía prever. Los que decían que estaba muy inflada se equivocaron de año durante cinco seguidos. Los que, durante cinco años dijeron que todavía no y que podría ser un aterrizaje suave, se equivocaron en la magnitud de la caída.

    El gobierno pude ayudar a que la información sea lo más completa posible y fluya de la mejor manera posible, puede hacer algo de política industrial coordinando proyectos en algún sector con futuro, puede gastar sus dineros de manera sensata corrigiendo externalidades y proveyendo de bienes públicos a la sociedad.

    Ciertamente, puede decirse que hay un límite para lo bien que lo puede hacer, pero no hay límite para lo mal que lo pueda hacer. (Esto último tal vez no sea del todo cierto, puede cargarse a toda la población, como casi hacen algunos regímenes tristemente famosos.)

    ResponderEliminar
  10. Y yo me pregunto: ¿por qué la alternancia democrática parece una escenificación ritual de la toma de la ciudadela y el degüello de sus ocupantes?

    Quiero decir, ¿por qué los cambios en política no se producen por módulos, sino en bloque?

    La respuesta es simple, por supuesto: porque eso es lo que les interesa a los partidos, que viven de ello. Pero, ¿es lo que nos interesa a los ciudadanos?

    ResponderEliminar