16 de noviembre de 2009

MÚSICA PARA LUNES

7 comentarios:

  1. Detesto a Berlioz. Es a la vez trivial y grandilocuente, y en resumen, tiene algo, no sé el qué, de repugnante.

    Y encima dirigido por Karajan, ese prototipo del musico divo de música clásica, engreído, autoritario, mafioso y misógino. Toda la mitología y la superstición que dañan a la música clasica (y la han puesto en camino de desaparecer) se resumen para mi perfectamente en estos dos.

    ResponderEliminar
  2. (note to myself: nunca invitar a Aloe a un concierto de Berlioz)

    :) Tienes razón. La verdad es que suena a la versión afrancesada de los peores momentos de Beethoven (que los tuvo).

    Por extrapolación del tema de la grandilocuencia, ¿qué opinas de Wagner?

    ResponderEliminar
  3. Wagner no me gusta mucho musicalmente, y como persona e ideología me parece de lo peor. Pero nunca diría de él que es trivial, o que no se cree lo que hace, o que no tiene chicha.
    Pero vamos, que nunca he oìdo más de media hora seguida suya porque me aburre (y sólo cosas bastante conocidas) y no conozco demasiado su música, asi que no sé si puedo emitir un juicio con mucho conocimiento.
    A mi me da la impresion de que, al menos en parte, él escribía contra la ópera italiana: o sea, diría "aquí hace falta seriedad protestante y menos cancioncilla pegadiza y menos dramón barato. Una gran historia, superalemana que te cagas, eso voy a hacer yo".
    Pero vamos, que yo de ópera soy poco. ¿Y tú que opinas de Wagner?

    ResponderEliminar
  4. En realidad, habiendo tenido a Bach, no sé como los alemanes se han atrevido a hacer algunas cosas.

    ResponderEliminar
  5. ¿Y tú que opinas de Wagner?

    Pues siento opinar lo mismo (¿por qué coincidir, cuando puedes dar por saco?): Wagner me resulta bastante estomagante. Y efectivamente, no es música fácil, desde el punto de vista de un compositor.

    Buena parte del rock "progresivo" es wagneriano, al menos en espíritu. Pero reconozco que es un recurso facilón, propiciado por la tecnología del momento en que surgió: era bastante sencillo imitar tubas y fanfarrias con aquellos sintetizadores, y la gente le sacó todo el partido que pudo al recurso.

    ResponderEliminar
  6. Alomojó resulta que todos los estilos acaban por pasar por su fase "wagneriana" ¿no?
    O sea, una música nace, da sus primeros pasos, tiene sus precursores, sus iluminados y sus exploradores.
    Luego llega a su momento clásico y perfecto, donde es redonda. Explora los alrededores, las derivaciones y los cruces. Se mezcla y tiene hijos.
    Y luego llega inevitablemente el momento "wagner" o "coltrane" o "genesis" e inevitablemente desde entonces se genera un cierto desconcierto y los de veinte años se empiezan a dedicar a otra cosa...

    ResponderEliminar
  7. Hablando en general, tanto Berlioz como Wagner me parecen unos plastas. Pero de ambos hay un puñadito de piezas que me entusiasman. La "Fantástica" es una de ellas.

    ResponderEliminar