25 de noviembre de 2009

¿QUIÉN DEBE PAGAR EL CINE?


Una de las principales actividades de cualquier estado (la institución que, en un territorio determinado, tiene el monopolio del uso legítimo de la violencia) es la redistribución de la renta y de la riqueza (conceptos que confunden en todos los telediarios: renta es lo que se gana en un PERIÓDO de tiempo; riqueza es lo que se posee en un MOMENTO del tiempo). El estado les quita a unos para darles a otros. El "quitar" casi siempre toma la forma de impuestos (o multas de tráfico y similares) y el "dar" puede ser en dinero o en forma de algún servicio, o más raramente, algún bien. Otra forma de beneficiar a algunos es limitar la competencia que pueden sufrir por parte de otros, pero ahora nos centraremos en la "mera" redistribución.
.
Pues bien, la noticia de hoy se refiere a una de esas formas de redistribución, en este caso, típicamente europea: las subvenciones a la producción de películas, cuya modificación legal propuesta por la nueva ministra de Cultura ha sido rechazada de momento por Bruselas. Con independencia de los detalles (no creo que las posturas enfrentadas de hecho en este caso representen el verdadero interés de los ciudadanos, pues se trata de productores grandes contra pequeños, todos ellos ávidos de subvenciones, más bien que reclamando su desaparición), la pregunta de hoy es qué pensáis sobre el hecho de que el estado pague la producción de ciertos bienes y servicios "importantes" ("bienes de mérito", en la terminología clásica en Hacienda Pública), con dinero procedente de ciudadanos que no quieren consumir esos bienes.
.
El ejemplo no son sólo los centenares de (en general) muy soporíferas películas europeas financiadas cada año según ese principio, sino también museos con pocos visitantes, conciertos de música clásica u óperas en los que las carísimas entradas no llegan a cubrir los costes, clases de filosofía de la ciencia o de filología hitita en la universidad, investigaciones sobre astrofísica, y más casos que os agradecería que añadierais a la lista.
.
¿Es justificable que el estado -u otros poderes públicos- paguen esas cosas? Si sí, ¿en qué medida?, ¿con qué criterios?, ¿qué relación puede establecerse entre este problema y el de los derechos de autor?
.
.
Más:
.
.
.
.
.

100 comentarios:

  1. Bueno, la cultura no es sólo un bien de mérito, hay un argumento económico a favor de la excepció cultural. En la medida en lso bienes culturales son bienes con un coste marginal igual a cero a partir de la segunda unidad, el tamaño del mercado es un factor muy importante. Por ejemplo, en la medida en que existe un mercado muy grande para las películas en inglés, es poco probable que las películas en castellano puedan competir.

    En otros casos- los libros, la ciencia, etc,... hay una justificación basada en las externalidades que producen o en los efectos de red. En otros (la conservación del patrimonio histórico, etc,...) probablemente puedes argumentar que la tasa de descuento de las generaciones presentes es demasiado egoista como para preservarlos para las futuras.

    Por lo demás, los bienes de mérito -las facultades públicas de filología, los museos sin visitantes, los departamentos de hermeneútica...- me parece que suelen ser una versión obscena de de estado de bienestar para ricos (http://www.lorem-ipsum.es/blogs/laleydelagravedad/2009/07/perspectivas-marxistas-sobre-la-izquierda-reaccionaria-y-la-ideologia-del-ebr-i-el-marco-teorico.html) además de ser un gasto profundamente improductivo, también es horriblemente regresivo.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, yo creo que las clases de filosofía de la ciencia son muy importantes. Lo digo sin peloteo. No tengo la misma opinión de la ópera y la música clásica.

    Lo cierto es que lo que hace el mercado, cuando funciona bien (es decir, solo a veces), es ponernos frente al coste real de lo que estamos consumiendo. La gente vota cosas distintas cuando juega con dinero ajeno que cuando juega con el suyo propio. Pero si uno no puede encontrar algún fallo en la capacidad de la gente para elegir- sesgos cognitivos, fallos de coordinación, fallos de mercado en general- no hay ninguna razón para intervenir.

    ResponderEliminar
  3. Pero si uno no puede encontrar algún fallo en la capacidad de la gente para elegir- sesgos cognitivos

    Planificadores, coño. Ellos sí que son perfectos. Por algo siempre son la vanguardia de "algo"...

    ResponderEliminar
  4. La excepción cultural no es muy cultural. Si lo que se quiere es promover el cine y la cultura en Europa, que se haga. Lo que no tiene pase es que un gobierno alimente a sus amiguetes para que le hagan propaganda y que luego no vaya al cine nadie a ver los delitos que perpetran.

    Y alguno se creerá que hace cine como Bergman porque al de Bergman tampoco va mucha gente. Pero es que la mejor manera de ser minoritario es siendo un pelma con el guión y con nulos conocimientos de montaje. Aparte de con unos actores a los que da pena ver de malos que son.

    ResponderEliminar
  5. Y bueno, la ópera se subvenciona, pero eso no va tanto en beneficio de la ópera sino del político que se cuelga el medallón de gran mecenas de la cultura. ¿Y qué vemos cuando tenemos el valor de ir? Pues sopranos que cantan tiradas por el suelo, puestas en escena y vestuario que carecen de relación con la acción y a poder ser, algo más raro cada día.

    Vean ustedes Las Bodas de Fígaro que protagoniza Anna Netrebko o cualquier cosa de la Tetralogía de Wagner.

    ResponderEliminar
  6. Freman:

    Los directores de escena hacen verdaderas monstruosidades.

    ResponderEliminar
  7. Subvencionamos el cine, la ópera y muchas cosas más. Subvencionamos a casi todos los músicos cuando se ofrecen conciertos en las fiestas de cada pueblo con dinero público, o cuando se ceden auditorios a precios subvencionados. Subvencionamos a los escritores cuando se multiplican los premios literarios otorgados por entidades públicas.

    Muchas de estas subvenciones son exageradas y risibles, pero en verdad son pocos dineros comparados con los grandes derroches y corruptelas públicas. Indignémonos con ellas (no todas), pero no nos salgamos de madre.

    ¿Con cuáles no? Cada uno, con las que esté incómodo. No me parece mal que cada ayuntamiento gaste el dinero como quiera si la gente sigue votando a estos gastadores, mientras aguanten ellos su bancarrota si les llega. Los conciertos parece que, después de todo, les gusta a la gente, y esto permite que los músicos vivan (no viven, desde luego, de vender discos, que mejor estarían todos pirateados gratis haciéndoles publicidad)¨.

    La subvención al cine es un poco menos acertada, sobre todo por la manera en que se hace, con la mayoría de las películas sin salir al mercado o sin interés para nadie. Mejor si esas películas no se hacen, que son gasto y no generan cultura ni promocionan nada (cómo lo van a hacer si es como si no existieran).

    Poner dinero público en algún proyecto de calidad cultural (¿medido por quién?), hacer más certámenes, otorgar becas para estudios de guionistas, directores,... podrían ser mejores maneras de gastar los dineros (si eso es lo que se quiere). Se admiten mejores ideas (incluida la de no poner un duro).

    ResponderEliminar
  8. Me quedo con lo de no poner un duro. Yo puedo gastarlo con más sensatez que mis Planificadores. E incluso si no fuese así, es MI dinero.

    ResponderEliminar
  9. El argumento del bien cultural es bastante vago en general; en el caso del cine es directamente ridículo.
    Sólo en el caso que Citoyen indica en en el segundo párrafo me parece razonable. Para todos los demás en que se utiliza el argumento, no. La Cultura, en la acepción a que nos referimos, no es más que el conjunto de aficiones de ciertas élites con prestigio suficiente como para glorificarlas hasta hacerlas de una naturaleza diferente a la del resto de los mortales.

    Además, aunque sean bienes culturales importantes no estaría mal que los distintos aficionados se organizasen para cuidar lo que aman por sí mismos y no vía exacciones a sus compatriotas.

    ResponderEliminar
  10. Se empieza subvencionando a los titiriteros, y se termina pagando compensaciones económicas a los descendientes de los moriscos. Total, pagan los ricos (es decir, todo aquel que no todavía conserve su puesto de trabajo).

    ResponderEliminar
  11. (o ya puestos, pagándole dinerito a las embarazadas para que no aborten)

    ResponderEliminar
  12. Freman, de verdad ¿tu dinero es tuyo? Porque yo pensaba, que el dinero es un medio, un medio de intercambio de bienes o servicios, en definitiva, un convenio.
    De hecho, cuando hay inflación, te están robando tu dinero, o mejor dicho, el valor que representa y por contra con la deflación, te haces mas rico, pero no mejora tu situación, ni la de tu entorno.

    ResponderEliminar
  13. ¿tu dinero es tuyo?

    Según Cit & Co., es de Papá Estado (que es más sabio y sabe gastarlo mejor). Hagamos una prueba: intenta meter la mano en mi billetera y verás qué te pasa...

    ResponderEliminar
  14. Es una pregunta muy interesante. Siento haber llegado tan tarde al debate.
    Soy bastante crítica con este tipo de subvenciones. Aunque no niego que tengan cierta utilidad.
    El papel del arte, como el de los medios de comunicación, es crear cierta cohesión social. Un país sin arte, sin un lenguaje propio, es un país sin identidad, sin nada que lo mantenga unido. Lo irónico es que el factor de cohesión social más relevante en España sea el cine americano...
    Se entiende que este es el motivo por el que el arte es beneficioso para un pueblo, porque fortalece su "cultura" (conjunto de valores y convenciones que nos permiten entendernos).
    La ópera, en principio entraría sólo tangencialmente dentro de este saco (habla de "nuestra" historia). Sé que hablo del arte como una herramienta de propaganda. Pienso que eso es lo que es.
    La alternativa sería no subvencionar nada y asumir que a estas alturas, ese papel ya lo cumple la tele.
    Es una cuestión que no tengo nada clara.

    ResponderEliminar
  15. Hay un arte que sobreviviría por la simple capacidad de gasto de sus usuarios y por los mecenas privados. Pero si vamos a dejar los museos, los conciertos y la ópera sólo para millonarios es mejor decirlo así.

    Lo que se subvenciona son dos cosas: la extensión del arte al usuario que no podría pagárselo y la vida de los amiguetes que no valen ni para barrenderos dejados al criterio del usuario pero que están de maravilla en el chanchullito de artista que da jabón al crítico, crítico que da jabón al artista, político que da dinero al artista y al crítico.

    Nos va mal a los estupefactos usuarios del arte, que somos los que ponemos vía impuestos un dineral para óperas que convierten la Tetralogía en Teratología o a Haendel en un director de circo.

    Y, como decía José Luis, se subvenciona mucho más pues las actuaciones de grupos pop en fiestas pagadas por los ayuntamientos y demás es también recibir una subvención.

    Lo malo no es que el Estado o las instituciones subvencionen sino que al poner el dinero sin otro criterio que quedar bien sin asumir responsabilidades -porque somos tan pasivos que no se las pedimos- acaban por tirar el dinero en sandeces o espectáculos impresentables. Decíamos del cine que se filma y nunca se ve en las salas, pero ¿y la cantidad de obras musicales, cuadros y otras que jamás consumiríamos ni hartos de vino pero que las pagamos con nuestro IRPF queramos o no? Hay conciertos de compositor de vanguardia que no juntan ni a su familia y obras que se estrenan y pasan al archivo o que se interpretan a traición entre la Obertura Coriolano y la tercera de Brahms, cuando no te puedes salir sin armar un pequeño barullo.

    ResponderEliminar
  16. Es cierto que los bienes culturales (óperas, conciertos de música clásica, museos, investigaciones arqueológicas, elucubraciones filosóficas) los disfrutan más los ricos que los pobres. Pero creo que un objetivo del estado es conseguir que TAMBIÉN los disfruten los "pobres".
    .
    ¿Qué posibilidades tendría de CONOCER y aprender a disfrutar de esas cosas el hijo de un repartidor de butano y una limpiadora? ¿Qué posibilidades tendría de averiguar que existe un mundo de placeres más sublimes, que el que puede lograr jugando al fútbol o dejando embarazada a la duquesa de Alba? Por supuesto, tal como está organizada la sociedad, ahora mismo tiene POCAS posibilidades. Pero yo, sinceramente, preferiría un mundo en el que el ciudadano en cuestión tuviera tantas probabilidades de llegar a ser director de orquesta, arqueólogo, etc., como el hijo de un director general de algo (y viceversa). No sé si Freman también lo preferirá, o piensa más bien que los hijos de los que están en el lumpen se merecen seguir en el lumpen (al fin y al cabo, cuando crecen se vuelven unos cabrones, ¿no?).

    ResponderEliminar
  17. "Es cierto que los bienes culturales (óperas, conciertos de música clásica, museos, investigaciones arqueológicas, elucubraciones filosóficas) los disfrutan más los ricos que los pobres. Pero creo que un objetivo del estado es conseguir que TAMBIÉN los disfruten los "pobres""

    A mí es algo que me parece fantástico en un mundo de recursos ilimitados. En un mundo en el que hay que recaudar impuestos y el presupuesto es limitado me parece tirando a obsceno. Si además piensas en la economía política que hay detrás de esto (el votante mediano de clase media) te entran ganas de hacerte buchanniano o marxista que, para este caso, viene a ser lo mismo.

    ResponderEliminar
  18. Citoyen:
    No entiendo por qué la limitación de recursos hace que sea "obsceno" el desear que las desigualdades sociales debidas al nacimiento no sean tan rígidas.

    ResponderEliminar
  19. Citoyen:

    Lo que no puede permitirse una sociedad con recursos limitados es que haya clases sociales marginadas porque la inestabilidad social es mayor en esas condiciones: cuantos más descontentos, menos partidarios del Estado.

    La cohesión es un requisito de supervivencia para las sociedades.

    ResponderEliminar
  20. LO obsceno es permitir o "fabricar" clases sociales marginales que puedan servir de mano de obra barata. Eso es darle una patada al progreso y retroceder más de siglo y medio para darle la razón a Karl Marx.

    ResponderEliminar
  21. Esas cosas ("clases marginales")... ¿se "fabrican" o "brotan"? Yo juraría que la white trash que vive en el 5ºB no prosperaría ni en el mundo feliz de Huxley.

    ResponderEliminar
  22. Sursum y Jesús:

    Cuando Citoyen nos recuerda la limitación de los recursos lo hace porque esas subvenciones significan siempre un coste de oportunidad. Es dinero que no se invierte, por ejemplo, en investigación, un sistema educativo eficaz, infraestructuras, asistencia social, etc. Gastos estos que probablemente ofrezcan más retorno a ciudadanos menos favorecidos que aquellos que consumen el tipo de bienes traídos a discusión por Jesús, normalmente clases medias y medias-altas que podrían pagárselo.

    ResponderEliminar
  23. Freman:

    Si formar parte de una clase marginada dependiera sólo de la inteligencia y las habilidades sociales del individuo habría muchos fenómenos curiosos, el primero, que los programas de "corazón" se quedarían sin muchos de sus protagonistas de la "alta sociedad", caídos en la miseria más abyecta.

    Pero el ingenio le puede llevar a uno a subir en la pirámide social, no a que ésta cambie su estructura. Y mientras las relaciones sociales son las que son o peores, a unos les tocará ser quienes trabajen y vivan de casualidad mientras que otros acumulan la parte buena de la proporción de Pareto.

    La gente incapaz por naturaleza surge como surgen los superdotados, pero la distribución de las clases es un asunto social más que individual, resultado del conflicto en que todos participamos para llevarnos tanto como sea posible por lo que aportamos.

    Y en algunos casos las clases se fabrican. Por ejemplo, en España se ha fabricado una clase de millones de inmigrantes que a unos los han beneficiado como mano de obra barata para trabajos sin especialización y que han convertido a nuestro país en un colista en competitividad y en destructor de empleo por unidad de bajada del PIB; a otros los van a beneficiar como base de votantes dispuestos a creer a la venezolana en dirigentes carismáticos, simpáticos y dudosamente democráticos.

    Nuestras sociedades son democráticas porque creemos por mayoría que el diálogo nos da una solución constructiva a los conflictos. Si pasasen un par de generaciones en las que los trabajadores ven que viven peor que sus padres mientras que por arriba corre el vino y la música, las siguientes elecciones tratarían sobre huir en barco o a pie.

    ResponderEliminar
  24. Demo:

    Probablemente debiéramos echar mejor nuestras cuentas y ver a cuántas endodoncias equivale un cambio de sexo pagado por nuestros impuestos, una iluminación navideña de superlujo o el cohce oficial del político patatín.

    Pero también echamos cuentas acerca de cuántas personas pueden pasar de vivir a la cuarta pregunta con lo que cuesta una salida de yate, un viaje en avión privado o la grifería del palacete. a la gente no le pasa eso inadvertido y el mosqueo aumenta no porque el rico sea rico sino porque lo es a costa de que el trabajador se las vea p*t*s para llegar a fin de mes. O para no llegar.

    Los grupos extremistas de izquierda o de derecha no surgen de la nada sino de un malestar social amplio y profundo. No conviene tomarse a broma la falta de cohesión social pues vivimos el periodo más largo y amplio de democracia de la Historia y sería mejor seguir batiendo marcas.

    ResponderEliminar
  25. Sursum:

    Precisamente para alcanzar tal estabilidad se impone un gasto juicioso de los recursos del estado. En primer lugar por los costes de oportunidad ya mencionados, en segundo porque es necesario contener el déficit fiscal para alcanzar superávits en los ciclos de crecimiento que puedan utilizarse para financiar políticas anticíclicas en los de recesión. Un excesivo déficit estructural también daña mucho a los ciudadanos menos favorecidos.

    Respecto a lo del yate: ahí ya estás saliendo del ámbito puramente redistributivo para entrar en el de asignación. A mí personalmente me parecen una horterada muchas de las costumbres de las élites económicas pero asumo que es parte del juego. Las rentas elevadas y la pertenencia a un grupo exclusivo son algunas de las recompensas que disfrutan tales élites por cumplir su función. A mí lo que me preocupa es que la cumplan ineficientemente, porque entonces lo pagamos todos. Tal situación suele venir originada por un sistema de incentivos perverso, que premia a aquellos que pueden invertir y coordinar factores de producción por llevar a cabo una política cortoplacista e insostenible.

    Pongo un ejemplo sencillo: en este país bien poco se hizo para frenar la burbuja inmobiliaria cuando aún era posible. Algunos pasos viables habrían sido exigir rigor a los agentes fiancieros, eliminar las desgravaciones a la vivienda, ofrecer un respaldo legal efectivo a los arrendadores, aumentar los impuestos de las viviendas no utilizadas, destinar la vivienda de protección oficial únicamente a alquiler, tratar de mejorar el desastroso sistema de fiananciación de los municipios, etc. Dado que no se hizo ahora no es momento de culpar al Pocero por comprarse un yate de millones de euros, él simplemente juega su juego, la culpa es de los que no diseñaron bien las reglas.

    ResponderEliminar
  26. Pero el ingenio le puede llevar a uno a subir en la pirámide social, no a que ésta cambie su estructura

    ¿Y? Es que precisamente eso es lo bueno: igualdad de oportunidades, no igualdad forzada de los resultados.

    pero la distribución de las clases es un asunto social más que individual

    ¿Por qué? Hay un resultado acumulativo que es más apreciable en las sociedades cerradas e inmovilistas, en las que los pecados de los padres afectan mucho más a los hijos. La sociedad ideal, como digo, es aquella en la que partiendo del punto desde donde partas, puedas expresar tus capacidades al máximo y ocupar tu lugar. En esa sociedad, de todos modos, habrá inútiles, vagos y poligoneros.

    en España se ha fabricado una clase de millones de inmigrantes

    ¿Y eso es malo? Lo malo es que los aborígenes, durante décadas, no hayan tenido la idea de que la gente que trabaja necesitamos hacer compra los domingos, y que hayan tenido que venir los chinos para llenar ese hueco.

    y que han convertido a nuestro país en un colista en competitividad y en destructor de empleo por unidad de bajada del PIB

    Estás mezclando dos cosas: competitividad y renta per cápita. Y si me apuras, te estás dejando fuera la productividad. Lo realmente malo y trágico es que no existan condiciones en España para que esa oleada de inmigración sea verdaderamente aprovechada. Pero la culpa no es de los inmigrantes (a mí ninguno me va a dejar sin trabajo, por cierto), sino de los empresarios inútiles, de los gobernantes avariciosos y de la economía retrógrada que tenemos, que nadie, ni a izquierdas ni a derechas, se atreve a flexibilizar de una puñetera vez.

    Los grupos extremistas de izquierda o de derecha no surgen de la nada sino de un malestar social amplio y profundo

    Los grupos extremistas surgen porque en toda sociedad abundan los gilipollas, y los que están dispuestos a congraciarse con esos gilipollas.

    ResponderEliminar
  27. Demo:

    No me refiero a que el déficit sea siempre bueno o inocuo. Puede serlo como medida keynesiana si la demanda de los particulares está deprimida y si no se hace la tontería de abrir zanjas para volver a taparlas. Para eso es mejor lo de tirar dinero desde un helicóptero de Friedman. Pero es una carga financiera sobre las generaciones venideras y debe verse como una inversión en algo que sea productivo.

    Me refería a que, sobre todo, en una situación de equilibrio fiscal o de superavit debe haber un gasto que yo no llamaría redistributivo porque parece que su fin es repartir dinero donde no es necesario o no es rentable, sino cohesionante. Todo ciudadano puede soportar de una manera razonable ganar menos que otro si se cumplen dos condiciones: que tenga la esperanza de que trabajando más ganará más y que tenga la convicción de que con su trabajo otro va mejorando mientras que él empeora o no mejora en una medida significativa.

    Una sociedad funciona no porque es un montón sino porque es una estructura legal, porque hay reglas que vinculan a todos, y es una hipocresía de los fundamentalistas liberales que afirmen que el Estado debe ser minimo. ¿Y por qué iban los ciudadanos a comprometerse a respetar unas leyes que les perjudican? ¿Acaso el comerciante que tiene garantías públicas de no ser robado o de no ser estafado o de que el Estado perseguirá al que le robe o estafe no obtiene un beneficio de la existencia del Estado y de las leyes? Pues el trabajador, que es ciudadano, no sólo da beneficios con su trabajo sino con su participación en la sociedad.


    La ineficiencia de las minorías dirigentes es tanto mayor cuanto menor sea el control al que están sometidas. Una empresa no es muy diferente de una dictadura o un reino, o como mucho, una oligarquía. Y si no hay control de los accionistas, supuestos propietarios, sobre los gestores, propietarios reales, acaba sucediendo lo que en los bancos americanos, que han acabado con los ahorros de miles de personas que tenían aciones y con el dinero de los contribuyentes mientras que los responsables, salvo casos escandalosos como el de Madoff, siguen en el yate.

    La burbuja inmobiliaria en España se veia venir y, por lo que parece, en los EEUU, que ahora nos muestran con gráficas históricas que el precio de la vivienda se había disparado y que las hipotecas se daban a gente sin capacidad de pago y sin garantías. En España no ha interesado pararla y parece una burbuja de enorme necedad cuando hay bancos que, sin estar tan dañados como otros americanos y europeos, están con una soga al cuello encima de una banqueta de edificios aceptados como pago y de una morosidad que no se sabe a dónde llegará.

    Hace años que diversos expertos advertían del peligro de una construcción tomada como un activo que jamás se iba a depreciar y que iba tomando aspecto de burbuja terrible. Los bancos, el gobierno, los ayuntamientos, incluso los ciudadanitos que se han hipotecado hasta la coronilla, pueden decir de todo menos que han sido prudentes.

    Las limitaciones en la oferta han podido ser un desencadenante, pero no parece que se haya limitado tanto si hay -según se dice- más de un millón de viviendas sin vender. Pero no se ha querido detener el crecimiento de la burbuja porque todos, de los bancos a un Zapatero o un Solbes que nos aseguraban que todo iba bien, estaban bien como estaban. Pero esto, efectivamente, nos desvía del tema. Mi crítica es que una sociedad que deja a parte de sus ciudadanos a su suerte no se puede extrañar de no tener su apoyo, o de tener su enemistad. Se puede conseguir el orden con amenazas, pero cuando alguien no hace daño pero lo recibe, es posible que se le pueda callar a la fuerza, pero no lo es tenerle de partidario.

    Y volviendo al gasto en cohesión social, creo que dejar los museos o los concierto sólo accesibles de director general para arriba es dar con la puerta en las narices a tanta gente que tiene sensibilidad por el arte, pero no dinero.

    ResponderEliminar
  28. Freman:

    "igualdad de oportunidades, no igualdad forzada de los resultados."

    Me refería exactamente a eso. Lo más indignante es que una persona no pueda mejorar porque se le impida ejercitar sus capacidades, desarrollar sus ideas porque no es noble, o hijo de rico. La sociedades cerradas son las que impiden el desarrollo personal hacia arriba y congelan a una minoría dirigente que va acumulando inútiles como la nobleza española hasta hundir lo que fue un imperio a un reinecito de tercera, que acabó en un instante de sensatez por echar a tal panda de sanguijuelas. Lo malo es que el instante duró un instante.

    "Hay un resultado acumulativo que es más apreciable en las sociedades cerradas e inmovilistas"

    Tienes toda mi ayuda en zurrar la badana a las sociedades cerradas e inmovilistas. Y a las que eternizan la pobreza con el pretexto de la caridad o de la subvención. Un político que ve que sus votos salen de los pobres quizá no tenga mucho interés en que dejen de ser pobres si les basta con un poco de panem y de circenses (aquí se hablaba sobre todo de la parte circenses).

    "Lo malo es que los aborígenes, durante décadas..."

    Los aborígenes se han creído los reyes de la creación mientras millones de personas en China, India, Vietnam, Indonesia, se sumaban a la producción moderna llenado el mundo de productos mucho más baratos, ademas de en unas condiciones sociales abominables que se han llamado con justicia dumping social.


    "te estás dejando fuera la productividad"

    Sí, lo quise poner en primer lugar, pero ya sabes que si falta la atención... De hecho el argumento iba sobre todo por la bajísima productividad que ha supuesto la importación masiva de inmigrantes. No se ha invertido ni se invierte en el cacareado I+D+i, que uno terminaba en -ota, sino en producir muchos pepinos, muchos apartamentos en la costa y muchos subempleos de servicios.

    "los empresarios inútiles, de los gobernantes avariciosos y de la economía retrógrada que tenemos, que nadie, ni a izquierdas ni a derechas, se atreve a flexibilizar de una puñetera vez."

    Los conoces bien. Cada vez que veas tu ordenador made in porallá puedes pensar dónde están los ingenieros electrónicos, de programación, los empresarios. Los textiles y todos los productos industriales ingleses hundieron la artesanía de China e India. Ahora ellos nos devuelven la pelota y de qué manera. Alguno igual creía que los chinos eran lerdos.


    "Los grupos extremistas surgen porque en toda sociedad abundan los gilipollas, y los que están dispuestos a congraciarse con esos gilipollas."

    Y los que tienen miedo, y los que creen que no va a ser más que una situación excepcional porque es necesaria, y los que echan de menos al führer o al camarada Stalin porque sus países entonces eran temidos (y odiados). Pero si hay un incendio y la gente corre para salvarse aunque pase por encima de otros, no te extrañes de que en condiciones sociales terribles mucha gente reaccione con pánico y en un genuino sálvese quien pueda. Así que mejor evitar las condiciones porque mi fe en una humanidad todobondadosa es sólo un poco mayor que la que tengo en Dios. La democracia es un sistema de limitaciones de poder porque seguro que en general somo buenos pero mejor no dejarnos sin vigilancia ni control. Las dictaduras dicen eso mismo pero con el cuento de "sois muy malos, necesitáis control y yo os voy a controlar por vuestro bien, pero a mí que nadie me controle porque soy el jefe".

    ResponderEliminar
  29. Sursum:

    Yo, y Citoyen por lo que sé, estamos de acuerdo contigo en que ha de haber un gasto por parte del estado orientado a alcanzar estabilidad y cohesión social. Lo que también afirmamos es que, dado que los recursos son limitados, tal gasto ha de estar bien orientado. Esto significa determinar una jerarquía (variable en función de las circunstancias) dentro de las partidas de gasto. Así, me parece obsceno que se subvencionen películas o conciertos infrautilizados mientras el sistema educativo español sigue siendo el desastre que es o los investigadores realizan su actividad en la precariedad o en el extranjero, por ejemplo. Si nuestro objetivo es alcanzar mayores niveles de eficacia económica, igualdad de oportunidades y cohesión social un sistema educativo eficaz es infinitamente más importante que producir pelis en español. Así las cosas, habrían de postergarse otras partidas a favor de aquellas que demostraran alcanzar mejor los objetivos previstos.


    Vayamos a otro punto. Has dicho:

    "La ineficiencia de las minorías dirigentes es tanto mayor cuanto menor sea el control al que están sometidas."

    En mi opinión, no es tanto el grado de control como el buen diseño del sistema de control lo que ofrece mejores resultados. El capitalismo de mercado tiene la ventaja de ser un sistema bastante descentralizado, lo que le dota de cualidades valiosas como flexibilidad, adaptabilidad y creatividad. Hay que tratar de interferir lo menos posible en su funcionamiento y, cuando se haga, diseñando la intervención de forma que sea lo más eficiente posible: mínimo de intervención para ofrecer un máximo de resultados. El objetivo es crear un sistema de incentivos en que los inversores/coordinadores de factores de producción puedan lograr beneficios y mantener un área de libertad de acción lo más amplia posible, al tiempo que asignan correctamente sus inversiones. De ahí que trajera a colación el ejemplo de la burbuja inmobiliaria, donde el diseño institucional premiaba todo lo contrario.


    Por último, has dicho:
    "Y volviendo al gasto en cohesión social, creo que dejar los museos o los concierto sólo accesibles de director general para arriba es dar con la puerta en las narices a tanta gente que tiene sensibilidad por el arte, pero no dinero."

    El objetivo es que esas personas con sensibilidad tengan el dinero suficiente para poder gastárselo en un concierto, si así les parece. Dado que las mejoras infraestructurales (en educación, en mercado laboral, etc.) dan frutos a largo plazo entiendo la necesidad de cubrir el desfase mediante las subvención de ciertos bienes, pero siempre respetando las prioridades arriba descritas y superando fórmulas cuyo diseño parece tener como ojetivo primordial el mantenimiento de redes clientelares por parte de las instituciones decisorias.

    ResponderEliminar
  30. Jesús: Si se trata de facilitar el acceso a los bienes culturales por parte del mayor número y no solo de los ricos, sería infinitamente más productivo tener una política de derechos de copyright favorable a los ciudadanos y sobre todo, no diseñada para favorecer a los grupos de presión y a las empresas de edición y entretenimiento, como está haciendo.
    Esa conducta lleva a sospechar que sus verdaderos motivos para subvencionar el cine son del mismo orden. Si no fuera así, y al hilo de lo que dices sobre no tener ningún derecho como usuarios sobre lo que pagamos como contribuyentes, como mínimo habría alguna claúsula en las subvenciones que estipulara su pase al dominio público o su libre copia a partir de un momento razonable, digamos dos años después de su estreno.
    Claro que ¿quien quiere ver la mayoría de las películas subvencionadas en España, ni siquiera gratis?
    Lo que nos lleva al razomanmiento definitivo: ¿Entonces por que subvencionarlas en nombre de la cultura?
    En cuanto a los demás casos, yo creo que habría que ver caso por caso, no hay una regla general aplicable en plan plantilla automática. Aun así, la opción por defecto debería ser NO subvencionar nada, salvo que encontremos razones de mucho peso, y que la subvención tenga efectos positivos suficientes, no sólo sean buenas intenciones.
    El caso de la ópera, espectáculo especialmente caro, y especialmente falto de justificaciones culturales y de efectos positivos, me parece también bastante claro que no las justifica.

    ResponderEliminar
  31. y congelan a una minoría dirigente que va acumulando inútiles como la nobleza española

    ... perdona, pero la "nobleza" española no pinta nada ya aquí, excepto en las revistas y programas para viejas y maricas (llamados "del corazón") y en el grupillo selecto que rodea a ese gran parásito que es el Rey de Expaña. E incluso ahí, es mayor el peso de los nuevos parásitos: los políticos, que desde que se inventaron la liberación de Expaña de la dictadura (que se cayó solita, por cierta), han entrado como los hunos en nuestras vidas.

    ResponderEliminar
  32. Demo:

    Es que entre que se subvencione la ópera o que las universidades estén con falta de financiación, mejor quedarse sin ópera subvencionada.

    "no es tanto el grado de control como el buen diseño del sistema de control"

    Lo absurdo sería tener miles de funcionarios controlando de manera negligente. Pero es necesario un sistema de control que evite los abusos no sólo tipo Madoff sino que las agencias de calificación hayan estado dando máximas puntuaciones a productos financieros más piramidales que la de Keops. Y que sigan tan campantes. Porque ahora ya pueden los fondos de pensiones a pedir reclamaciones al maestro armero. Las consecuencias para el sistema económico y social han sido graves y no hay más razón para dejar que cada cual campe a sus anchas que permitir que en la carretera se salga con la suya el que tiene las toneladas y los caballos de su parte.

    La descentralización y los controles de sistema político y económico liberal o de mercado, hacen que la libertas sea posible ne la medida en que el abuso y la imposición son imposibles, como en el trafico todos podemos movernos si se impide que los camiones se apropien de la preferencia por la izquierda, la derecha y por encima.

    NO me cabe duda de que el dinero está peor gestionado por quien no es usuario ni se hace responsable de los perjuicios ni los asume. Y que mejor que decretar subvenciones aun cine que nadie ve, es mejor promover las empresas que son capaces de hacer un cine que la gente ve a gusto. Y parece que la película "Planeta 51" va a ser un éxito de público y económico". ¿Por qué no lo pueden ser otras españolas en vez de las castañas subvencionadas que se cometen? Yo no subvencionaría una empresa de automóviles española que hiciera coches que nadie quiere usar.

    Pero hay muchas infraestructuras que se financian de forma pública sin que se cobre directamente a un usuario si se ve que son utilizadas. Las carreteras o los museos, da igual. Lo que no es presentable es que se financie una autopista de ocho carriles por sentido entre Incinillas y Soncillo. O pelis que gustan sólo a la familia del director. Pero sí que Teruel existe, el arte existe y debemos conservar un patrimonio artístico que no sólo son edificios sino pintura, escultura o música.

    ResponderEliminar
  33. Freman:

    Lo de la nobleza iba por la historia española hasta la modernidad, con una nobleza que acaparaba los recursos y el poder, taponando la posibilidad de que personas capaces ascendieran. Así nuestro país se estancó y fue quedando atrás, sin industria y sin libertades.

    Hoy día la nobleza no es más que lo que tú dices. Y muchos politicos también: garrapatas enganchadas a la piel de la sociedad española.

    ejemplo:

    Riolobos denuncia un “pelotazo urbanístico” por parte de Mario Mansilla, “mano derecha de Barreda”
    Viernes, 27 de Noviembre de 2009 18:44 miciudadreal
    E-mail Print PDF
    La portavoz del Partido Popular de Castilla-La Mancha, Carmen Riolobos, denunció en rueda de prensa un nuevo “pelotazo urbanístico” ante el que el presidente socialista, José María Barreda, “debería dar muchas explicaciones”, ya que como publica hoy un diario vasco el ex senador socialista Mario Mansilla, “mano derecha de José María Barreda” ha tenido beneficios netos de 3 millones de euros en una operación llevada a cabo en el municipio ciudadrealeño de Fernán Caballero.

    Por este motivo, la empresa Iurbentia ha presentado una demanda contra la empresa de Mario Mansilla - Manhi Inversiones- que vendió unos terrenos rústicos -cuyo valor a efectos hipotecarios apenas alcanzaba los 43.700 euros por cerca de siete millones de euros. Según el diario, “Mansilla, que cesó en su cargo de senador en junio de 2007, ha actuado en toda esta transacción como un puro especulador inmobiliario, sin desembolsar un solo euro de su bolsillo”.

    Añade la información hoy publicada que “el terreno adquirido por esta sociedad estaba clasificado como rústico de «secano cereal», el solar cuenta con una extensión cercana a las cuatro hectáreas y estaba reservado para la construcción de viviendas, toda vez que se materializase la recalificación urbanística. Se da la circunstancia de que el precio de este terreno se multiplicó en apenas dos meses, al mismo tiempo que se sucedían las transacciones entre distintos propietarios”.

    A raíz de esta información, desde el Partido Popular de Castilla-La Mancha, Carmen Riolobos consideró que “este tipo de actuación por parte de un líder socialista de Castilla-La Mancha, altísimo dirigente, ex senador, ex diputado y esposo de la alcaldesa del municipio donde se lleva a cabo la recalificación, es absolutamente indecente, inaceptable y vergonzosa especialmente en una comunidad como Castilla-La Mancha, que lo está pasando tan mal por la crisis económica”.

    http://www.miciudadreal.es/

    ResponderEliminar
  34. Freman: Si vamos a defender en serio que la igualdad justa consiste sólo en igualdad de partida, y cada uno que llegue donde pueda, es una posición que tiene mucho a su favor, pero que para empezar requeriria abolir o restringir mucho el derecho de herencia. Mientras tanto, de ninguna manera se puede defender que adonde llega cada uno depende de su esfuerzo o de sus méritos.
    También necesitaría, desde luego, que la educación y otros bienes públicos no dependan de la renta que se tenga, porque la mayor parte de la educación (p.e) la reciben quienes todavía no tienen edad de haber llegado por sí mismos a ninguna parte.
    (La enfermedad o el accidente también suelen caer sobre uno por azar, sin responsabilidad personal ninguna)

    En definitiva, el asunto es que las clases sociales son hereditarias.
    No son legal y estrictamente hereditarias, como los estamentos y las castas, pero lo son en gran medida. Hay abundancia de tontos de capirote y holgazanes entre los hijos de familias ricas, lo que no sería particulamente desgraciado si no fuera porque la riqueza, a partir de cierto grado, implica poder. Poder sobre los demás. Poder sobre la sociedad entera.

    A mi me parece que tenemos el derecho de defendernos (colectivamente hablando) de ser demasiado pobres por haber partido de un punto demasiado bajo, y de padecer ricos demasiado ricos a los que atarnos de pies y manos.

    Por lo demás, el que tenga dos yates porque es muy listo, pues que dios se los dé y san pedro se los bendiga.

    ResponderEliminar
  35. Y por supuesto, la mayoría de los que se hacen ricos-ricos en unos años, lo consiguen mediante el sistema qie describe Sursum-Corda u otros parecidos: es decir, extrayendo rentas de la información privilegiada y/o del monopolio de las decisiones administrativas o legales.
    Lo que se viene llamando pelotazos, vamos.
    A ese "capital relacional" como creo que se llama en plan pedante, tienen acceso los ricos de toda la vida (porque no sólo se hereda el dinero, sino ala pertenencia a un grupo) o los que se consiguen colocar en un puesto político, administrativo o similar desde donde acceder al mango de la sartén.
    Yo a esas cosas les veo poca defensa desde el punto de vista de la meritocracia.
    Si uno de forra porque inventó la cremallera o una bombilla perfeccionada, eso me parece muy bien. No le ha qiuitado nada a nadie.

    ResponderEliminar
  36. Aloe:

    Como dices, el que es un genio y se forra vendiendo ordenadores con procesadores hechos de corcho aporta mucho más a la humanidad que lo que valen cincuenta yates horteras con bañeras de oro.

    Pero las clases sociales no se limitan a gastar en lujos estúpidos sino que intenta controlar la sociedad. Luego tienen la cara dura de decir que vayamos a competir con ellos de uno en uno y con las condiciones de partida de mi padre es albañil y el suyo dueño de una constructora. Y resulta que no, que vamos de muchos en muchos porque podemos hacer democracia y no vale llorar.

    ResponderEliminar
  37. para empezar requeriria abolir o restringir mucho el derecho de herencia

    Coste y beneficio. Si lo llevas a rajatabla, anulas uno de los incentivos principales de los humanos: dejar un mundo "mejor" a sus hijos. Además, los medios para forzar esa restricción otorgarían demasiado poder a unos pocos.

    A veces hay que conformarse con el mal menor.

    ResponderEliminar
  38. Freman:

    "A veces hay que conformarse con el mal menor. "

    Y el mal menor es pagar por cosas que no usas ya que reducir una sociedad a individuos aislados es un atraso. Para empezar, el animal más grande de tu pueblo te rompe la cabeza y se queda con todo lo tuyo.

    Hemos progresado como humaos a base de organización social.

    ResponderEliminar
  39. El cine español pierde cuatro millones de espectadores

    El cine español tuvo en los nueve primeros meses de este año cuatro millones de espectadores menos que en el mismo periodo de 2008, según los últimos datos oficiales de taquilla, publicados en la web del Ministerio de Cultura.

    ResponderEliminar
  40. Bueno, pero, salvo de pasada, ninguno argumenta mucho a propósito de si el estado debe sufragar las clases de filosofía de la ciencia, las de filología hitita, las excavaciones y museos arqueológicos, la literatura, los conciertos de música clásica (no ópera), o la cosmología.
    .
    Sobre el cine y la ópera, parece que hay consenso de que es mejor que funcione el "mercado libre", ¿no?

    ResponderEliminar
  41. Jesús:

    Yo sí argumento que hay cosas que debemos financiar como "infraestructuras culturales", como financiamos las carreteras de Soria por las que pasa menos gente que por las de Málaga (aunque no sé si esto ya es verdad en el estado actual de incompetencias autonómicas y estatales).

    La filología hitita o la cosmología pueden recibir financiación porque es muy poco probable que me permitan financiarla a mí y descontármela de mis impuestos en vez de tener que pagar cosas que no me apetece pagar y pago.

    ResponderEliminar
  42. También agradecería una respuesta concisa a las preguntas:

    1) ¿deben las leyes fomentar la posibilidad de que los hijos de familias con pocos recursos tengan un mejor acceso a los "bienes de mérito"?,
    .
    2) ¿en qué medida deben fomentarlo?, y
    .
    3) ¿cómo determinar cuáles son exactamente esos "bienes de mérito"?

    ResponderEliminar
  43. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  44. ¿Mejor que antes? ¿Mejor que otros? ¿Mejor que cuánto?


    Lo que se debe tratar de evitar es tener una sociedad con una clase de personas a las que les debe bastar con lo mínimo. Cuanta menos integración y cohesión sociales, más riesgos para la sociedad.

    Claro que lo mejor sería si sus ingresos subieran y ellos escogieran lo que desean. Por ahora es más fácil financiar la educación, los museos o la filología hitita que elevar el salario mínimo y rebajar las subvenciones.


    "3) ¿cómo determinar cuáles son exactamente esos "bienes de mérito"?"

    Dependerá de cuáles creamos que son los mínimos de una sociedad, como decimos qué superficie debe haber de jardines y de equipamientos deportivos. Porque una cosa parece cierta: los bienes culturales no dependen de una demanda fijada con antelación sino que la propia oferta genera su propia demanda: una educación en el arte hace que los jóvenes deseen ver museos o ir a conciertos o escuchar música. O ¿por qué crees que se compra la música que más se promociona?

    ResponderEliminar
  45. ya que reducir una sociedad a individuos aislados es un atraso.

    Eso es asumir que sólo Papá Estado es capaz de organizarnos... a la fuerza y en contra de nuestra voluntad, se entiende, y que no tenemos realmente interés alguno en lo que hacen los demás.

    Para empezar, el animal más grande de tu pueblo te rompe la cabeza y se queda con todo lo tuyo.

    Sí, esa teoría se ha puesto de moda últimamente entre los zapatéridas y otros beocios: es "esto", o Somalia.

    ResponderEliminar
  46. Sobre la filología hitita: no conozco la biografía de Hrozny (sí, ya sé que GIOF), pero la parte del león de la arqueología anterior al siglo XX fue financiada por mecenas privados.

    ResponderEliminar
  47. ¿deben las leyes fomentar la posibilidad de que los hijos de familias con pocos recursos tengan un mejor acceso a los "bienes de mérito"?

    Sí, previo paso por una prueba psicométrica.

    Si sólo van a ir a los museos para luego argumentar en el blog de Jesús Zamora sobre los Valores Morales Absolutos y lo cojonudo que era San Agustín... pues pa'eso que vean la tele. Hay un canal de Libertad Digital y otro de Intereconomía en la TDT.

    ResponderEliminar
  48. Freman:

    "Eso es asumir que sólo Papá Estado es capaz de organizarnos... a la fuerza y en contra de nuestra voluntad, se entiende, y que no tenemos realmente interés alguno en lo que hacen los demás.·

    Pero es que todo eso es falso.

    Es falso que haya una "papá Estado" pues somos nosotros o algunos de nosotros los que organizamos la sociedad. No se trata de un marciano, de un ángel o de la momia de Lenin.

    Es falso que sea a la fuerza y contra nuestra voluntad pues nosotros somos los que aprobamos las leyes. O se aprueban con nuestro consentimiento o pasividad. En una democracia, se entiende.

    Y es falso que nos desentendamos de los demás. Precisamente porque nos interesa que haya libertad organizamos la democracia que nos representa; porque nos interesa que haya justicia y seguridad, creamos leyes y las instituciones que deben aplicarlas; porque nos interesa el bienestar de nuestros conciudadanos organizamos la educación y la sanidad; y por el mismo motivo, los jardines, el tratamiento de las aguas, los museos, el estudio del hitita jeroglífico y las federaciones de ajedrez.

    Dile a alguien cuyo coche ha sido embestido por un camión que no respetó la preferencia en una rotonda que no acuda a papá Estado.


    Pero no todo lo tiene que administrar el Estado, que últimamente sólo es responsable de la libertad y la cohesión de la sociedad y no de si consumimos en Alcampo o en el Corte Inglés. La gente nos organizamos para financiar lo que nos interesa, también las excavaciones arqueológicas. Pero desconfiar por principio de las gentes que tienen puestos políticos y pueden ser removidas de ellos pero no de los que tienen puestos de poder en empresas y no pueden ser removidos de ahí es tener una visión algo extraña del ser humano. Las empresas son pequeñas monarquías u oligarquías, sistemas que no desearíamos para nuestros Estados. Sólo nos salva que las hacemos competir unas con otras para que no lleguen a acuerdos que distorsionen el mercado, cosa que al fin y al cabo es lo mismo que tratamos de hacer con lso partidos políticos.

    ResponderEliminar
  49. Freman:

    "Sí, esa teoría se ha puesto de moda últimamente entre los zapatéridas y otros beocios: es "esto", o Somalia.

    Falacia tan facilona como la de que si construimos un Estado puede ser la alternativa de o "esto" o la URSS.

    Creo que "esto" está bastante bien situado entre Somalia y la URSS y voto por "esto".

    ResponderEliminar
  50. Freman:

    "Sí, previo paso por una prueba psicométrica."

    Llamada enseñanza.

    Tenemos el país con proporción mayor de gente sin preparación. Hasta para poner ladrillos hay que saber y practicar, pero tenemos regiones con una tasa enorme de abandono escolar y que coincide con regiones con alto paro endémico, con la renta más baja y con las menores esperanzas de progreso.

    Y si lo correlaciones con otras magnitudes sociales observables te llevas la no-sorpresa de que cuanto peor peor.

    Como para tomárselo a broma.

    ResponderEliminar
  51. Falacia tan facilona como la de que si construimos un Estado puede ser la alternativa de o "esto" o la URSS.

    No, yo lo que digo es que "esto" tiene bastante grasa como para adelgazar dramáticamente y seguir no siendo Somalia. Hay que perder miedo a soltar lastre.

    ResponderEliminar
  52. Llamada enseñanza

    ¿Es la "enseñanza" (perdón por abusar de la expresión) de Estepaís una prueba psicométrica? Uh, y yo que pensaba que era una coartada para mantener inútiles...

    La "enseñanza" universal no es una panacea. Precisamente, mantener a tanto inútil estudiando hasta niveles en los que son claramente incapaces cuesta muy caro, crea expectativas irreales en estos inútiles... y no sirve de nada, y no sólo porque lo diga los resultados españoles. Mira la cantidad de idiotas creacionistas que siguen existiendo en los EE.UU., donde la idea de la enseñanza como remedio se puso de moda mucho antes que aquí, en los 60s.

    ResponderEliminar
  53. "No, yo lo que digo es que "esto" tiene bastante grasa como para adelgazar dramáticamente y seguir no siendo Somalia. Hay que perder miedo a soltar lastre."


    Hay que adelgazar muchos gastos porque son tonterías que cuestan mucho dinero, y establecer prioridades de gasto empezando por lo imprescindible. Pero llega uno con "un portátil para cada niño" y se cree que ya ha resuelto todos los problemas educativos desde la base.

    Tenemos un gobierno que a la vez que habla incrementar el gasto en I+D+i reduce el gasto en investigación y convierte la enseñanza en un parvulario sin exigencias, no vaya a ser que haya niños que sufran por tener un suspenso. España está escasa de gente preparada capaz de desarrollar una economía avanzada y sobrada de individuos que sólo piensan en divertirse a costa de lo que sea.

    Hay que adelgaza gasto en "sanidad" que incluye controlar un gasto farmacéutico que nadie controla en su eficacia y un gasto en burocracia o en "medicina defensiva" que está lastrando nuestra sanidad y haciendo que los que se lo puedan permitir huyan a la privada, y la pública pueda quedar como de caridad.

    Se puede, como dices, estar manteniendo inútiles que no sólo no estudian ni aprenden sino que impiden estudiar a los demás alumnos y destrozan el ambiente en las aulas porque la educación no debe ser "represiva".

    Se crea un problema en la enseñanza, se deteriora la convivencia, se crea una clase de personajes habituados a hacer lo que les da la gana y a no valer para nada. Y eso afecta, SOBRE TODO, a hijos de trabajadores y en las regiones de menor desarrollo económico y cultural de España o en los barrios más atrasados.

    La enseñanza debe incluir salidas para el que quiera y pueda aprovecharlas, y para el que no quiera aprovechar nada tenemos la Legión o, si no, la cárcel.

    Y, aunque ya nos salgamos del tema del todo, hay que adelgazar unas administraciones llenas de puestos para políticos y que lastran nuestra economía mucho más que una ópera semanal. Pero parece que cada partidito feudal quiere tener su territorio con sus siervos y que no le toquen sus privilegios. Y mientras, China despierta. Un dirigente chino dijo hace unos años que en el próximo futuro EEUU sería la alta tecnología, China la fábrica del mundo y Europa, lugares para vacaciones y museos. Que cada uno mire dónde está construido el ordenador que tiene delante.

    También hace falta educación para reducir el número de tarugos con licenciatura a los que el DI les parece normal. No es higiénico tener a tanto crédulo en el control de nuestra sociedad. Es como si tuviéramos conductores de autobús que creen que su vehículo puede frenar de 100 a cero en tres metros y que no se te ericen los pelos. Una sociedad funciona si una gran mayoría de sus ciudadanos tiene una formación y nos hábitos compatibles con su estructura. Pero los acientíficos o anticientíficos son con frecuencia también unos indocumentados en temas políticos y sociales: la carne de cañón para los extremismos políticos, religiosos o nacionalistas, del mismo modo que las masas de trabajadores que carecen de preparación para manejar máquinas complejas y que caen al nivel donde los quería Marx.

    ResponderEliminar
  54. Y, aunque ya nos salgamos del tema del todo

    No, hablar de políticos (que no de política) es dar con la raíz del problema. Diecisiete taifas, con sus correspondientes reyezuelos. Ayuntamientos que imitan la estructura de la comunidad a la que pertenecen. ¿Por qué hay tanto inútil por ahí? Porque sabe que, aunque no estudie, ya encontrará un puesto público.

    En cuanto al peligro de que esto se llene de inútiles, yo no me preocuparía. El mundo ya está lleno de vasos comunicantes, para bien y para mal.

    ResponderEliminar
  55. Hablando de filología hitita:

    LHC

    Yo sí veo bien que se meta dinero en eso... pero es por deformación profesional, supongo. De hecho, las sucesivas administraciones americanas han dicho que no a propuestas similares. Y hay cierta razón en ello: el Modelo Estándar, que es lo que se intenta verificar con este aparato, es razonablemente bueno en su estado actual. Hay poca o ninguna necesidad práctica de una teoría más exacta.

    ResponderEliminar
  56. A veces hay que conformarse con el mal menor.

    Sí. Yo por eso me conformaría con un impuesto de herencias progresivo que permita dejar: algo, con pocos o ningún impuesto (sobre todo a hijos que están empezando o son menores); bastante con un impuesto alto, digamos de la mitad; y un tope (bastante arriba) por encima del cual no se deja nada.

    Creo que eso deja vivo suficiente incentivo, y en cuanto al problema de traspasar ese poder a otro (el que liquida), hay bastantes soluciones posibles. Para algo se han inventado las acciones al portador. Para poder trocear las propiedades y empresas.

    Por supuesto que la gente se las ingenia para evadir hasta cierto punto esas reglas, con fondos fiduciarios, fundaciones, donaciones inter vivos y demás.
    Pero como yo no tendría como objetivo evitar que algunos zascandiles se hagan ricos (por mi como si se hacen del Barça), sino evitar que se hagan con porciones de poder excesivas y acumulativas generación tras generación, eso no sería tanto problema.

    Bill Gates, Buffet y otros megamillonarios americanos han dicho públicamente que creen que es malísimo para sus retoños y para la democracia dejarles a éstos sus megafortunas integras. Tienen razón, y se ve que a ellos el incentivo de dejarles a sus hijos el riñon cubierto les parece que tiene un límite después del cual se vuelve negativo.

    ResponderEliminar
  57. La "enseñanza" universal no es una panacea. Precisamente, mantener a tanto inútil estudiando hasta niveles en los que son claramente incapaces cuesta muy caro, crea expectativas irreales en estos inútiles... y no sirve de nada,

    Eso sí que es tomar el rábano por las hojas. La principal clase de inútiles que fomenta la enseñanza actual es la clase de los profesores funcionarios y el resto de la burocracia del ramo.

    Por lo demás, una buena educación aporta (aportaría si se diera, lo que no es el caso) algo o mucho positivo a todo el mundo.
    De hecho, una buena educación aporta más a quienes tienen más dificultad para adquirirla, que son los que no se la pueden procurar solos, como de hecho se la procuran en la práctica los bien situados e inteligentes.

    Yo tengo de hecho opiniones cada vez más radicalmente liberales en este asunto (la experiencia real me las ha hecho cambiar), pero porque creo que las imposiciones del Estado en este tema son de orden distinto al que defiendes tú: no es que abuse imponiéndonos un gasto educativo excesivo para poder tener una educación universal.
    Abusa, en mi opinión, imponiendo una educación excesivamente reglamentada, uniforme y cuartelera a todos, con la excusa de dar educación universal... que luego no da.
    Porque lo que da es de muy mala calidad, muy poco (o nada) adaptado a las necesidades y las preferencias de cada uno, pero lo peor es que se esfuerza tan poco en que la reciban los que tienen dificultades, que apenas supone una mejora neta para estos respecto a lo que sucederia si se limitase a proveer de servicios y recursos de forma voluntaria, y en cambio supone un empeoramiento neto de la educación que reciben muchos del grupo que de todas formas la recibiría.

    En cuanto a la utilidad de la educación para quienes de ninguna forma van a ser matemáticos o cirujanos, qué quieres que te diga. Somos personas y ciudadanos, no sólo profesionales o empleados de esto o aquello. Desde manejar un ordenador hasta leer un mapa, desde entender un prospecto hasta calcular un presupuesto, desde comprender cuando un político nos toma el pelo hasta comprender por què el creacionismo es basura, desde tratar con los demás hasta cocinar para una familia, todo lo que necesitamos saber para vivir lo tenemos que aprender, formal o informalmente.
    Y en que todos sepamos vivir lo mejor posible tenemos interés todos.

    Otra cosa es que la enseñanza formal esté llena de tonterías inútiles, pero ínútiles lo mismo para ser camarero que ingeniero.

    ResponderEliminar
  58. Sursum Corda, sobra decir que tus opiniones en lo que respecta a educación me parecen nada fundadas y muy topicas, y de ninguna manera estoy de acuerdo con ellas, como habrás visto en el anterior comentario.
    Empiezo a estar cansada de que pontifiquen sobre el tema quienes no tienen hijos en la enseñanza pública y no se han leído las leyes y normas que juzgan con tanta alegría (como buenas o como malas), ni conocen como es la gestión y el desempeño de los centros, además de tampoco las estadísticas históricas, ni algo sobre gestión pública y cómo se evalúa en los sitios donde lo hacen mejor que nosotros.
    Pero eso es como predicar en el desierto...

    ResponderEliminar
  59. Aloe:

    Ni tus opiniones que manifiestas son tan diferentes de las mías ni me discutes nada de lo poco que he dicho sobre educación. Prueba a hacerlo y no digas generalidades.

    Es una falacia que sólo pueden hablar de educación los padres de los niños. ¿Podrá hablar el profesor si no tiene niños? ¿Podrá hablar el amigo del profesor si tampoco tiene niños? ¿El inspector de Educación? ¿El ministro? ¿O sólo Aloe y los de su asociación de padres de alumnos?

    Todos tenemos noticias, experiencias propias, experiencias de amigos que las cuentan. Todos hemos ido a algún centro de enseñanza y comparamos lo conocido con lo que cuentan. Pero si he de pedirte permiso para opinar, te quedas con las ganas Aloe. Puedes predicar en el desierto lo que quieras porque sólo los camellos tienen derecho a hablar en el desierto y no te harán caso. Es decir, no te HAREMOS CASO los que tenemos alguna noticia directa, indirecta, por la prensa, por la vía que sea.

    ResponderEliminar
  60. Freman:

    Es necesario invertir en investigación teórica o practica pues todo lo que se sepa abre nuevas vías para el saber y sus aplicaciones.

    Probablemente los ingenieros no van a usar hoy ninguno de las hallazgos del LHC, pero mañana no lo sabemos. Es posible que descubrimientos inesperados revolucionen campos enteros de la ciencia y la técnica, como vemos cada día con la cacharrería que manejamos y que era impensable hace 50 años. Y no te digo 100.

    Dejar de investigar en ciencia teórica es como taparse los ojos porque sólo tiene importancia lo que puedes tocar o con lo que te puedes tropezar.

    ResponderEliminar
  61. Aloe:

    "Se puede, como dices, estar manteniendo inútiles que no sólo no estudian ni aprenden sino que impiden estudiar a los demás alumnos y destrozan el ambiente en las aulas porque la educación no debe ser "represiva"."

    SI se enfoca la enseñanza obligatoria sólo a mantener a los jóvenes estudiando matemáticas y literatura inglesa del XIX, hay una parte que está perdiendo sus años y que podría estar -por diferentes motivos- aprovechándolos mejor en enseñanzas técnicas de FP.

    Por otra aparte está la disciplina. Se si aplica tu idea de que sólo puede hablar la madre de los niños, las opiniones de mis amigos profesores no contará para nada. Las de ninguno de ellos. Bueno, también es posible que las opiniones de las madres no valgan para nada porque no están en el aula ni conocen a sus angelitos en su salsa. Y si los conocen los disculpan. Ese no es tu caso, probablemente, pero sí el de muchos otros angelitos que pululan por las aulas como auténticos folloneros. Pon que sea una proporción pequeña del total de alumnos ¿Eso no reclama que se tomen medidas? ¿Si hay un ladrón en una ciudad nos desentendemos de ello? ¿O sólo la madre del ladrón puede opinar?

    ResponderEliminar
  62. Freman: la mayoría de los filólogos de la edad de oro de la filología (siglo XIX y principios del XX) trabajaban en universidades alemanas, francesas, italianas, rusas o suecas, como funcionarios del estado. Cambridge, Oxford y los caprichitos de algún lord eran más bien las excepciones.

    ResponderEliminar
  63. Sursum Corda: ¿Por qué hay que mezclar siempre las cosas cuando se habla de educación? ¿Y por qué el problema siempre acaba siendo, en cuando intercambias tres frases con los de las opiniones tópicas "que hay alumnos que se portan mal y no dejan dar clase a los demás"?
    ¿En qué sentido eso es tan extraordinario, tan condicionante de la educación, tan desorbitado como para determinarlo todo, tan desarmante?
    Mira, te voy a decir algunas cosas al respecto que a mi me parecen evidentes:
    1. Casi todos los alumnos en edad adolescente metidos equis horas en un pupitre quietos oyendo conferencias están ahí porque están obligados. No por otro motivo. Eso es de cajón.

    2. Algunos se obligarían a sí mismos si pudieran elegir, ciertamente, pero en las circunstancias de la secundaria española, incluso los que yo conozco de sobresaliente se sienten obligados y no lo elegirían, si pudieran.
    Un sistema donde va rabiando y no encuentra nada de su interés ni siquiera el alumno excelente y facilito tiene un problema grave de enfoque, que con mayor razón sacará de quicio a los medianillos y no digamos a los otros.
    Eso no irremediable, es decir, hay escuelas y lugares donde la enseñanza gusta más o menos a los alumnos (siempre habrá cosas aburridas y profesores antipáticos) pero donde el asco no es tan universal y unánime como en éste. Será por algo.

    3. Que, en cualquier escuela o lugar donde la gente está coaccionada, y va allí a hacer cosas aburridas, haya un cierto porcentaje que no se porta bien siempre, y algunos que se portan mal habitualmente, es lo normal y lo esperable. NO es para hacer aspavientos como si hubiera venido el Diluvio.
    No digo que se tengan que quedar de brazos cruzados (que es lo que hacen) sino al contrario, que algo tendrían que tener pensado para el caso, porque esa es parte de su tarea normal: ocuparse de ello y tener recursos para resolverlo.
    Hay muchas formas de hacerlo, e incluyo en ello castigos, premios y toda la parafernalia conductista que adoran los profesores. Pero, hay que hacerlo, y el problema de los funcionarios-profesores es que no quieren hacer nada.
    Quieren no tener esa tarea, o que su tarea se la haga alguien, sin más. ¿Mandar al díscolo a otro aula? Imposible porque no hay profesores disponibles, porque los profesores no cumplen su horario.
    ¿Castigarlo por la tarde? Imposible porque ellos no piensan ir por la tarde así se muera el director.
    ¿Tomarse en serio la tutoria y la orientación, a ver qué le pasa al chaval? (A uno que yo conozco lo que le pasaba era que su único hermano había muerto en un accidente ese año, pero ni eso les hizo molestarse por él ni media hora extra). Ni de coña, la tutoría son cincuenta minutos a la semana y ni uno más.

    NADA obliga a un profesor a paralizar la clase porque dos estén montando bronca: nada, excepto su negativa a abordar el problema, su incapacidad para salirse de la clase magistral y personalizar un poco por grupos lo que se hace en clase, y la nula disposición de sus compañeros (y de él mismo, a la recíproca) a hacerse cargo en último extremo de los revoltosos durante esa clase si no hay otra solución, en esas dos horas que cada profesor tiene libres durante la mañana y que en teoría son para eso (pero no lo son).

    En resumen: Ese gran problema lo es porque los profesores no les da la gana de aceptar que afrontarlo es parte de su tarea normal, que lo normal es que eso pase hasta cierto punto, que un centro y un profesor competentes tiene recursos para resolverlo en su mayor parte, y que el problema sería mucho más limitado si la enseñanza y los centros fueran mejores y no dieran asco a casi todos los alumnos, buenos y malos. Incluyendo en las razones de ese asco los curriculos absurdos, el horario demencial, la metodología decimonónica y el trato general de mili a la antigua usanza.

    ResponderEliminar
  64. Por cierto, que toda la vida lo que nos endulzaba el instituto era la vidilla con los compañeros y las actividades voluntarias: Pues tampoco queda tiempo para hacer vidilla ni actividades, porque el horario no da respiro: es el que les conviene a los profesores, aunque convierte a los institutos en sitios muertos.

    De paso, cabría comentar que el respeto se aprende, no con sermones, sino con el ejemplo. Se pueden contabilizar tantas o más faltas de respeto por parte de los profesores a alumnos (y a padres, aunque es menos importante) como de alumnos a profesores.
    Pero eso a muchos profesores no les parece importante, les parece una prerrogativa suya, sin comprender que recoges lo que siembras.
    Si tratas a gritos a los alumnos por costumbre, les dejas con la palabra en la boca a media frase en el pasillo, les insultas cuando no saben algo o van mal vestidos, etc., ¿por qué extrañarse de que sea eso lo que aprenden?
    Y es así como se les suele tratar. A mi no me importa por lo que a los profesores respecta: si creen que es su derecho, y que todos no vamos a ser iguales, pordios, allá ellos. Lo malo es que todo se contagia, y ese es el tono general, bronco y faltón, en muchos centros.

    Es un mito absurdo lo de la tolerancia y lenidad supuestas de los institutos hoy en día. Se abren expedientes y se expulsa por cosas que cuando yo hacía bachiller merecían sólo una bronca. Y se echa la bronca por cosas que entonces no merecían más que un comentario. Claro que entonces los alumnos no éramos de peor familia que sus profesores, eramos los hijos de "los suyos".
    Muchos profesores consideran a sus alumnos sus enemigos, y eso lo habras notado cuando hablas con ellos. Y se lo demuestran cada día. Que no se sorprendan si (más lógicamente, porque no han ido voluntarios) reciben la misma consideración.

    Supongo que considerarás esto, tan contrario a lo que oyes de tus amigos profesores, como la típica salida de la madre blanda y complaciente: en absoluto. Yo creo poco en los paños calientes y no me impresiona que castiguen a mis hijos. No se trata de dureza, que no es mala, sino de rencor, clasismo y haraganería. Que pasa de unos a otros, porque contagia a los que no serían así en otro ambiente.
    Léete el Decreto que en Madrid regula el regimen interior de los centros y rememora la vida en tu centro, a ver cuantas veces te hubieran expulsado con este Decreto.
    Pregunta concretamente a tus amigos profes por las razones de los últimos expedientes en que han participado, a ver cómo son de graves y qué hubieran merecido en tu epoca. Fijate cómo hablan de sus alumnos, si con cariño y respeto o con desprecio y hostilidad.

    Yo trataba de usted a la mayoría de mis profesores... y ellos a mi. A ver a cuantos la segunda parte les parecería normal, si les parece bien la primera.

    Y a lo que iba esto y lo fundamental: la supuesta conflictividad de los centros no es más que la coartada de "somos tan malos educando porque el mundo nos trata mal. Yo vengo aquí a soltar mi latosa conferencia, y estos no me escuchan y encima pretenden que haga algo al respecto, snif".

    Que no, hombre. No oigo quejarse todo el día a los autobuseros, a los funcionarios de prisiones, a los recepcionistas de ambulatorios, a los de hacienda, ni a las asistentas. Y todos esos tienen peor "clientela" y a veces menos medios de contraataque que los profesores.

    ResponderEliminar
  65. Y para terminar sobre las odiosas madres, que es que lo de "los que se portan mal" lo invade todo.
    Hay dos cosas evidentes:

    Una, que sobre la educación de mis hijos debería tomar yo (y su padre) la mayoría de las decisiones importantes, porque es mi obligación, mi responsabilidad y mi derecho. Seguramente nos equivocaremos en cosas, pero deberíamos ser los que se equivocasen, no el Estado por nosotros, porque a sus funcionarios necesariamente el asunto les importa menos. Incluso tienen un interés evidente en molestarse lo menos posible.

    Dos, que una vez que uno lleva a sus hijos a un centro, el centro puede y debe tener cierta autonomía de funcionamiento, sin que los padres estén juzgando cada decisión de cada profesor y de la dirección. Si no, no haberlo llevado, o cambialo.

    Hasta aquí, bien ¿no?

    ¿Que es lo que pasa? Pues que el Estado me ha expropiado de casi todos mis derechos como titular de la patria potestad. No me deja elegir nada acerca de la educación de mis hijos (con la excepción de si quiero llevarles a un colegio católico del todo o católico pero menos).
    Me obliga a tragar con el curriculum, el estilo, el horario, las prioridades, la calidad, etc., que otros deciden y que es uniforme y no admite opciones. Y no me puedo salir de ahí, tengo que mandar a mis hijos sí o sí al instituto (o similar pero peor).
    ¿Cómo quejarse el centro, entonces, de que los padres pretendan saber algo, tener algo que decir, o protestar de esto y aquello? Es lo mínimo que pueden esperar, y de hecho si este no fuera un país de súbditos obedientes, pasaría mucho más.
    Que me dejen a mi decidir sobre la educación de mis hijos, y que luego se quejen si me contradigo quitando la confianza que primero otorgué. Pero ahora no la he otorgado, no les he elegido, y no me gusta su enseñanza. Estoy en esto porque me obligan. Las reclamaciones, al Estado.

    Y además: En los sitios donde la escuela pública funciona bien y es universal (la omnipresente Finlandia, p.e.) resulta que los padres están tol día involucrados con la escuela, reciben información detallada y continua, se cuenta con ellos y se toman la decisiones con ellos, y así.
    Hay que ver... las odiosas madres convertidas en activo positivo.

    Claro que para eso hay que aceptar la cooperación, saber explicarse y estar seguro de uno mismo y de lo que uno hace. Tres cosas que les fallan a los profesores aquí, que te reciben diez minutos con aprensión, dos semanas después de haber solicitado la entrevista, están a la defensiva desde el primer minuto, y no te explican nada. Por si acaso. Al enemigo, ni agua.

    ResponderEliminar
  66. Por cierto, que toda la vida lo que nos endulzaba el instituto era la vidilla con los compañeros y las actividades voluntarias

    :) Yo me libré del instituto. Me expulsaron el primer semestre, y dediqué tres años de mi vida a disfrutarla. Luego, a los 19 me dije que quería volver a estudiar, convalidé todas las asignaturas y entré en la universidad. Hubo que forzar un poco el reglamento, pero es que, técnicamente hablando, podía haberme saltado también un par de años de la carrera. ¡Ah, qué tiempos!

    ResponderEliminar
  67. Exactamente, Freman: Hemos llegado al punto en que hay que añorar la época en que se permitían los alumnos "libres", los que sólo tenian derecho a examinarse y se preparaban como podían o querian.
    Ahora eso no existe, ni siquiera eso.

    Los mismos pofesores que se pasan la vida reclamando el derecho de echar a los alumnos que les molestan (y cuyas familias les pagan el sueldo igual que las otras) no están dispuestos a que sean los alumnos o sus familias los que puedan elegir pasar de ellos.

    Tú y mucha otra gente como tú a la larga se saca los títulos que les interese sacarse, y además no los necesitan para aprender, sólo por razones burocráticas.
    Pero justo las personas que tienen más difícil aprender por su cuenta o con los medios de su familia, justo esos que son prácticamente los únicos que necesitan imprescindiblemente al sistema escolar... justo esos son los que les estorban y quieren echar.

    A los que no sólo no les necesitamos sino que les consideramos una rémora sobre nuestras espaldas, a esos lo que no quieren es dejarnos otra alternativa que aguantarles y tener que permitirles que nos traten como a basura, nos evalúen con el culo y nos enseñen gilipolleces, o lo finjan.

    Luego los payasos estos salen diciendo que los que no quieren estudiar, que estudien FP.

    Resulta que estudiar FP es también estudiar. Resulta que FP es enseñanza posobligatoria, y se supone que se hace después de la secundaria obligaotoria. Resulta que si lo que se estudia, o el cómo se estudia, en FP, es más atractivo y más útil, eso es lo que deberían estar estudiando, o el modo en que deberían estar estudiando, en la propia secundaria.
    Lo que quieren decir en realidad es "yo solo quiero alumnos dóciles y que aprendan solos. Tampoco quiero superdotados, eh, no se confundan. A todos los que no sean así, que se los lleven a alguna otra parte para que yo, un hidalgo de bien, un funcionario con título, no tenga que mancharse las manos ni sudar".

    Por mi parte, si mis hijos estudiaran algo de utilidad profesional, o aprendieran a hacer algo con las manos (que es de lo que hablan éstos en realidad, no de los módulos de Sonido o Informática), consideraría que pierden mucho menos el tiempo que haciendo la mitad de las asignaturas estúpidas que hacen. Y seguro que encima iban más a gusto.

    ResponderEliminar
  68. Aloe:

    Resulta imposible rebatir tus comentarios por dos motivos: el primero, porque se trata de hechos que vives y que no se pueden negar desde ninguna idea general: el segundo, porque los vives así, con tus hijos y no se pueden argumentar desde otra perspectiva, sino vinculados a ella.

    Porque ¿qué te podría yo decir si me reprochas que hable de tópicos o si calificas de payasos a los que opinan que al que no le gusté el latín y prefiere estudiar mecánica, mejor que lo haga?

    Te podría decir que es tu experiencia pero que difícilmente todos los profesores o una mayoría son tan negligentes, desmotivados, agresivos o despreciativos como tú los pintas. Te podría decir que has tenido mala suerte y que las cosas en tu entorno deberían cambiar. Otro te podría decir que generalizas de un modo abusivo, o que mezclas tu ira por lo que te ha podido tocar con unos argumentos que deben valer para todos los centros, profesores y alumnos que no son los de tu entorno.

    Parece que me dices que yo recurro a tópicos acerca de los alumnos que no quieren estudiar, pero no creo que tus comentarios sobre profesores puedan ser ni reales ni objetivos. Que haya casos, lo sé, y yo he padecido profesores así aunque no sé si tan nefastos, pero que a la crítica de profesores y otro al sistema educativo se deba responder que todo se debe a que los profesores son unos vagos y unos negligentes, me niego.

    En primer lugar, estar en un pupitre durante dos horas seguidas y oyendo parrafada tras parrafada no suele ser divertido, pero eso, que nos ha pasado muchas veces y a muchos, no es motivo para hacer imposible una clase normal. Tú dices que los profesores tienen recursos para impedir eso. ¿Los tienen siempre? ¿Son las normas de los centros tan estrictas como dices? ¿Se aplican?

    Te voy a creer -no tengo por qué no hacerlo- en todo lo que me dices y supongo que es con lo que te encuentras, pero con la misma regla, debo creer lo que me cuentan otros y supongo que es con lo que se encuentran.

    Son verdad muchas de las cosas que dices y muchas con las que estoy de acuerdo, como que el respeto debe ser en las dos direcciones. Nosotros sólo tuteábamos a los profesores que lo querían y se veía como una manera de acercamiento. También había animales con derecho a sopapo, pero es que me haces recordar el chiste de Mafalda en que Felipe pregunta "¿ahora son los alumnos los que pegan a los profesores?". Bueno, pues AHORA SÍ.

    Sobre lo de que cada padre es el que debe decidir lo que su hijo recibe como educación, sí con limites obvios. Y especialmente en los casos en que la enseñanza es incapaz de motivar o de ofrecer una didáctica en vez de textos enlatados y problemas de solucionario. No sé tú, pero yo he tenido profesores a los que afortunadamente he sobrevivido. Consiguieron decir cosas que sólo entendí cuando las estudié por mi cuenta, trabajo que todos recomiendan y que desarrolla mucho las capacidades del alumno, pero que no debería ser imprescindible dada la torpeza del profesor.

    Has dicho tantas cosas que desearía comentarlas todas una por una, aun para decir que sí, que estoy de acuerdo, porque has dedicado un tiempo a decir lo que crees necesario. Pero, por resumir, no creo que tú aceptarías que te dijera que tú o tus hijos sois unos negligentes ni creerás que voy a aceptar que digas que los profesores que conozco todos son negligentes, malintencionados y que ven a los alumnos y padres como enemigos a los que no dan ni agua.

    sigue ->

    ResponderEliminar
  69. sigue ->

    Aloe, en algún punto intermedio supongo que tú y yo podremos estar de acuerdo. Imagino que sabes que si yo me encontrase en una situación como la describes bramaría que se caerían los fluorescentes del techo. Muchas veces he pensado que si un hijo mío pasase por algunos profesores como los que conocí, le propondría cambiar de Universidad a cualquier precio. Pero hablamos de que la enseñanza obligatoria está lastrada por alumnos indeseables tanto como por profesores indeseables o como hay estafadores o ladrones en la vida extraescolar. Y que tener a esas perlas deteriorando el ambiente es una estupidez.

    Seguro que en Finlandia hay algo que hace que la enseñanza funcione. ¿Acaso que se trata de una sociedad más integrada y en la que no hay individuos que viven en un modelo casi delictivo de "si me dice eso le doy una hostia"? ¿O que si los hay, la policía les hace una visita?

    Mi opinión no es que la FP no es enseñanza, pero si hay personas más hábiles con el torno que con las declinaciones, pues FP cuanto antes y dejémonos de apriorismos. Y como también habrá algunos que ni para llevar sacos, pues a soportarlo lo mejor que podamos, que nadie dijo que la vida fuera fácil.

    ResponderEliminar
  70. si calificas de payasos a los que opinan que al que no le gusté el latín y prefiere estudiar mecánica, mejor que lo haga?

    Tres confusiones, y no pequeñas:
    * Los payasos no dicen eso. ESO ES PRECISAMENTE A LO QUE SE NIEGAN CON DENUEDO: a la optatividad y a la flexibilidad de curriculos (y a mancharse de grasa).

    * Los payasos lo que quieren decir es que las personas que no les gustan en "su" centro NO TITULEN y sobre todo QUE PUEDAN SER EXPULSADAS POR ELLOS. No que elijan mecánica en lugar de latín.

    * Los payasos todavía están menos dispuestos a que alguien quiera hacer mecánica Y latin, o no quiera hacer mecánica NI latín. Que se pueda elegir ni lo contemplan.
    Es decir, conciben la enseñanza reglada como un conjunto de dos, tres o cinco casillas, organizadas jerárquicamente en gran parte, y en donde lo que estudias depende de la CASILLA en la que TE COLOCAN.
    ¿Que eres "buen alumno"?: Pues latín.
    ¿Qué eres "alumno mediano"?: Pues Medios audiovisuales o algún otro invento.
    ¿Qué eres "mal alumno"? Pues a la puta calle y ya irás a algún sitio donde enseñan cosas para pobres de esas que manchan las manos, y sobre todo, donde no me molestes.
    Esa viene siendo su idea. Que estudies en la casilla que te pongan ellos, y el contenido de la casilla se fije por las autoridades.

    La que opina que al que no le guste el latin mejor que no lo estudie, vengo siendo YO, precisamente.
    Y lo mismo que con el latín (que afortunadamente ya no es obligatorio), con casi todo lo demás, excepto unas pocas cosas.

    E incluso esas pocas cosas deberían poder elegirse en método, horario y modos: porque si algunos padres (que siempre serán una minoría, desde luego) quieren que aprendan matemáticas en su casa, resulta que tampoco pueden.

    Por cierto, y hablando en general: yo no hablo sólo desde la experiencia personal. Hablo también desde conocer bastante bien las leyes educativas, la historia de la educación en españa, haber leído, discutido y reflexionado sobre el asunto todo lo que he podido (por cierto, con maestros), haberme visto en bastante detalle las estadisticas...
    Y tampoco creo que la experiencia personal sea la única fuente de saber y autoridad en este tema. Pero aporta bastante. Y, si no se tiene, debería sustituirse con un esfuerzo considerable en estudio y comprensión del asunto, no con cuatro tópicos.

    ResponderEliminar
  71. Aloe:

    "Y tampoco creo que la experiencia personal sea la única fuente de saber y autoridad en este tema. Pero aporta bastante. Y, si no se tiene, debería sustituirse con un esfuerzo considerable en estudio y comprensión del asunto, no con cuatro tópicos. "

    La experiencia personal aporta mucho sobre el caso personal, pero un árbol gordísimo no deja ver ni el bosque ni otros árboles de alrededor. Y lo que me sorprende, Aloe, es que sueles tener un conocimiento profundo y extenso de las cuestiones que tratas, pero a la hora de aplicar la teoría que conoces tan bien, te limitas a unos casos que tienes cerca y generalizas.

    ¿Me estás diciendo que en la enseñanza los profesores son todos, mayoritariamente o en una cantidad muy significativa del tipo de los "payasos" que describes?

    Imagino que tienes todo tipo de hipótesis para explicar por qué los alumnos son conflictivos o están descontentos. Quizá tengas también alguna para explicar que los profesores sean "payasos" sólo ocupados en expulsar a los alumnos que no les gustan.

    Podríamos hablar de la flexibilidad de los currículum y de la posibilidad de que el alumno estudie matemáticas en casa -seguro que algunos padres explicarían el tema mucho mejor que algunos profesores- o de que existiera la figura de alumno libre con garantías de no ser tratado como un alienígena por los profesores que lo examinen. Pero toda esa historia la dejo pendiente porque en este debate contigo no es que no esté de acuerdo en la teoría, es que no reconozco los hechos.

    ¿Es así en tu entorno? Pues lo siento de veras por los alumnos que deban pasar por ese infierno. Pero me reservo la opinión pues ya sabes que afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias. Y lo que me dices es extraordinario: todo un sistema educativo manejado por payasos negligentes.

    Pero si tenemos profesores del tipo que dices ¿no tenemos alumnos que sean inútiles o insociables o padres ajenos totalmente a las hazañas bélicas de sus retoñitos? Porque ya iba a ser casualidad que toda la gravedad del problema de fracaso escolar o baja preparación de nuestros jóvenes se debiera a que todos los "payasos" se hicieron profesores. Al menos, algunos de los alumnos deben de ser "payasos" en potencia y antes de convertirse en temibles profesores serán temibles alumnos.

    ResponderEliminar
  72. ¿Me estás diciendo que en la enseñanza los profesores son todos, mayoritariamente o en una cantidad muy significativa del tipo de los "payasos" que describes?

    Realmente no sé si son todos o si son la mayoria, pero son -aparentemente- los que marcan opinión.
    Yo también tengo parientes y amigos profesores de secundaria (¿quien no, si pertenece a la clase media de un par de generaciones, cuando ellos son centenares de miles, y en su mayoría de ese grupo social?).
    Veo cual es la línea editorial de El País, veo cual es la línea predominante en las Cartas y comentarios de lectores de ese medio y de otros, leo y veo los comentarios que hacen, de pasada o de fondo, cientos de articulistas, "intelectuales" y demás plumas magnificentes. Sigo (más o menos) blogs y agregadores de páginas en internet sobre el tema. He seguido al impresentable Moreno Castillo hace tiempo, y su reciente manifiesto y los comentarios y reacciones que ha suscitado... ¿sigo?

    Imagino que tienes todo tipo de hipótesis para explicar por qué los alumnos son conflictivos o están descontentos.

    Las he puesto ya aquí. Resumiendo mucho: a) porque hasta cierto punto es lo normal, y no cabe esperar cero conflictos ni cero descontento enseñando coactivamente a adolescentes cosas aburridas. b) porque el nivel de conflicto y descontento será mayor cuanto peor sea la enseñanza (en calidad, en utilidad, en horario, materias, método y organización). c) porque los profesores y los centros en general enseñan con el ejemplo de una continua falta de respeto y hostilidad, de la que creo que ni se dan cuenta. d) porque no se hace nada para tratar con el conflictivo ni con el descontento, salvo echarlo.

    Quizá tengas también alguna para explicar que los profesores sean "payasos" sólo ocupados en expulsar a los alumnos que no les gustan.
    Resumiendo de nuevo, porque ellos mismos están muy descontentos con su labor, con sus resultados y con lo que hacen.
    Han llegado ahí sin formación suficiente, sin recursos y sin bagaje. No quieren ser maestros, que es lo que deben ser, sino profesores de universidad española en pequeño. Es decir, que su título universitario (creen y se les deja creer) es todo lo que necesitan, y soltar conferencias y corregir es todo lo que constituye su tarea (creen y se les deja creer).

    Como eso no es así, todo va mal:
    No están dispuestos a hacer más tareas que esas dos, por lo que las demás tareas necesarias se quedan sin hacer.
    No saben enseñar ni tratar a sus alumnos (salvo los que por intuición o por empeño personal aprendan) y por lo tanto, no lo hacen bien: ni enfocan los problemas de convivencia, ni de aprendizaje como la dislexia, ni de ninguna otra clase.
    Están en centros donde a todos les pasa lo mismo, y que son administrados y dirigidos sin profesionalidad, sin medios, sin control y sin disciplina (y me refiero a los empleados).
    Y tienen los vicios comunes a todo el funcionariado español, con el que comparten muchos de los defectos de esa "cultura organizacional", que no detallo pero si quieres te los recuerdo en otro momento (y perdón por el palabro).

    Como consecuencia de todo lo anterior, tienden a estar resentidos, a sentir que el mundo no les da lo prometido, y a buscar chivos expiatorios, lo que, dadas la características de su función, se resume en: el gobierno, los alumnos y las familias.

    En lo primero tienen razón, pero no por las razones que ellos aducen, o sólo por una parte. Porque en algunos aspectos el estado les da más de lo que debería: un puesto de trabajo vitalicio sin condiciones ni controles de desempeño y eficacia, poca exigencia de que cumplan ni siquiera sus horarios, una enorme clientela cautiva que no se han tenido que ganar, y que está en sus manos, una potestad sancionadora y evaluadora que nadie controla...

    ResponderEliminar
  73. Y lo que me dices es extraordinario: todo un sistema educativo manejado por payasos negligentes.

    En realidad esa opinión que te parece extraordinaria es casi universal. Es la que tienen los profesores del "que-se-vayan-a-estudiar-mecánica", es la que tienen tus amigos, es la que deduce todo el mundo de los malos resultados de la enseñanza en España, del fracaso escolar, de Pisa y todo eso.
    Lo que pasa es que, por un fenómeno no tan raro, la culpa de todo eso, para los paladines de "hace-falta-más-disciplina" y de "que-se-vayan-los-que-me-molestan" la tiene todo el mundo menos ellos.
    ...Ellos solo pasaban por allí, por lo visto.

    ¿no tenemos alumnos que sean inútiles o insociables o padres ajenos totalmente a las hazañas bélicas de sus retoñitos?

    Por supuesto que los tenemos.
    De hecho, que los tengamos es un punto de partida y un sobreentendido del sistema, y su justificación primera y mayor.
    Porque si no tuviéramos más que chavales listos, pacíficos y motivados y padres implicados, responsables y bien formados ellos mismos...
    ¿Me quieres decir para qué necesitaríamos un sistema escolar obligatorio y minuciosamente regulado? ¿Y para qué necesitaríamos profesores-funcionarios y centros de educación con todas las prerrogativas legales que tienen?
    Y, en general, ¿para qué necesitaríamos todo el tinglado escolar?
    Pues para nada.
    El tinglado escolar, ese que les da un puesto de trabajo existe precisamente porque los alumnos no son perfectos, y, peor aún, sus padres tampoco son perfectos.
    Cuantos menos alumnos "malos" y familias "malas" haya, menos falta hacen y menos justificado está su sueldo.
    Porque los que no son (o somos) especialmente malos, y nos esforzamos por hacerlo bien, y tenemos educación y medios potables, no les necesitamos.
    A mi los tres mil euros/hijo/año que le cuesto al Estado en profesores y centro me harían mucho más avío manejados por mi que el servicio que me dan.
    Incluso nada de dinero, pero algo de libertad para organizarme, también me harían mucho más avío que el servicio que me dan.

    Eso no era así cuando se inventaron los Institutos, a finales del XIX. Pero ahora es así.
    La clase media, y los inteligentes y espabilados de casi cualquier clase, podrían pasarse perfectamente, y salir ganando la educación del país, con la décima parte de la reglamentación escolar que hay, y en muchos casos, sin ninguna.

    Porque ya iba a ser casualidad que toda la gravedad del problema de fracaso escolar o baja preparación de nuestros jóvenes se debiera a que todos los "payasos" se hicieron profesores.

    No, hombre. Algunos se han hecho intelestuales de pro, otros se han hecho políticos y administradores, o funcionarios de alguna otra clase.

    Y hablando sin ironía, cada país arrastra durante mucho tiempo sus tics y sus defectos históricos (aunque se pueden cambiar, creo fervorosamente).
    En España hemos tenido un nivel de educación históricamente muy bajo, yo creo que por tres motivos: la Iglesia, la pobreza y los malos gobiernos.
    Cuendo hemos empezado a levantar cabeza, y hemos empezado a generalizar la educación, lo que hemos hecho es ampliar la educación que había, con sus defectos, a nuevas capas de población, y extenderla a una época donde esa educación ya no es socialmente útil. Modernizándola sólo en las buenas intenciones democráticas y universales, y en la retórica correspondiente, pero en nada más. Y añadiendo varias capas de obligatoriedad y autoritarismo, ahora con excusas paternalistas y/o progresistas, ahora con hace-falta-más-disciplina.

    ResponderEliminar
  74. Releo tus comentarios Sursum Corda, y veo que intentaste ser conciliador mucho más arriba, y la verdad es que poco te seguí la bola.

    Efectivamente habrá seguramente bastantes cosas en ls que estemos de acuerdo. Dos puntualizaciones al respecto:
    La mayoría de los profesores no son peores (más negligentes y más tontos) que el resto de la gente. No digo eso. Pero están donde están, han llegado como han llegado y han absorbido la ideología que han absorbido.

    Seguramente la mayoría de los funcionarios están en el mismo caso, y no son peores que el resto de la gente, pero el hecho es que, como colectivo, los funcionarios rinden poco, los servicios públicos dejan mucho que desear y el control por objetivos y el sistema de incentivos que se ejercen sobre ellos son muy malos. Aunque tiendo a ser muy poco marxista, considero bastante cierto que el dónde está uno en un sistema condiciona bastante su ideología.
    ¿O todos los dueños de esclavos eran peores que el resto de la humanidad? Y sin embargo, veían todos los días y justificaban cosas que nosotros no podemos ver ni justificar sin que se nos revuelvan las tripas. (Esto es una comparación extrema, no hago analogías directas).

    La segunda cosa es que el planteamiento "hay profesores malos como hay alumnos malos" parte de un error de concepto que veo mucho, y que comparten incluso profesores esforzados y bastante buenos (pero que son de la idea como decía el otro).
    Y es que no hay ninguna equivalencia entre ambas cosas, ni una justifica o da coartadas a la otra. Lo normal es que haya cierto porcentaje de malos alumnos, porque ahí están todos, los buenos y los malos, y lo mismo con las familias.
    Pero los profesores no debieran ser una muestra al azar de los adultos y estar lo mismo los buenos que los malos.
    Si es así, es que el sistema de reclutamiento no funciona, la formación no funciona y el control del Estado sobre sus empleados no funciona.

    La réplica habitual a lo de "es que aquí están todos los chavales y todas las familias, buenas y malas" suele ser "precisamente eso es lo que rechazamos, queremos que solo estén los buenos", pero esta respuesta se carga el sistema escolar tal como lo conocemos, porque los buenos no necesitan estar ahí.
    Los profesores no deben poder elegir a sus alumnos, como pretenden, y que en cambio la obligatoriedad siga existiendo para éstos. Más sentido tiene que sea voluntario para las familias, y de oferta obligatoria para el Estado, y entonces todavía podrían decir "tú no cumples las reglas, vete a buscarte la vida como hacen todos los que no vienen porque no quieren y se examinan libres".
    Pero en las condiciones legales de ahora, es abuso y clasificación clasista que el Estado marque al ganado "tú a este corral de cría, tú a este otro de carne".

    ResponderEliminar
  75. ¿Que como se arreglan en Finlandia? Pues partiendo precisamente de que ahí están todos, y no se va a dejar fracasar a ninguno.
    Ellos se empeñan con cada alumno, le dan refuerzos, curriculo a la medida, están encima cada día estrechamente. La familia está superinvolucrada y pasa bastante tiempo en la escuela, y los programas especiales, o de refuerzo, o para el problema que sea, se discuten individualmente con la familia y se ponen en práctica a pachas con ellos.
    Los profesores son reclutados entre los mejores expedientes de la universidad, pasan exámenes y pruebas bastante duras (por ejemplo tienen que tener una cultura general muy amplia y también han estudiado didactica y pedagogía), y tienen que hacer prácticas de verdad, si no funcionan, no se quedan.
    El enfoque de cosas como matemáticas, lengua y demás es relativamente diferente que aquí: menos academicista y mas orientado a la práctica.
    Se gastan mas dinero, ciertamente, pero su tasa de fracaso en secundaria creo que no llega al 5%. El dinero les luce.
    Al alumno conflictivo lo último que le pasa es que nadie le haga caso: por el contrario, le están encima todo el santo día. Al de talento excepcional, lo mismo: no se queda en el mínimo, sino que va a todo lo que puede dar.

    Supongo que también todo esto tendrá sus cosas malas. A ver si alcanzamos a tenerlas nosotros...

    ResponderEliminar
  76. ¿Que como se arreglan en Finlandia?

    De todos modos, no descartéis las diferencias genéticas, mis estimados blank-slaters... Una pequeña diferencia en los receptores de determinados zumos y pociones endógenos puede tornar al más pintiparado en un atento estudiante o en un cafre adicto a las emociones fuertes.

    He leído por ahí (y vaya usted a saber si es cierto) que los nórdicos tienen de serie un metabolismo más elevado, como resultado de la adaptación al clima. Si el mecanismo de esa aceleración guarda alguna relación con el mecanismo de aceleración de la efedrina (que simula la acción de la adrenalina y es un eficiente quemador de grasas), os aseguro por experiencia personal que esa gente tendrá alguna ventaja cognitiva. Bastan 25mg de hidrocloruro de efedrina para que aceleres inconscientemente el compás con el que tocas los valses de Chopin de toda la vida. Y eso que la efedrina no se salta la barrera hematoencefálica...

    ResponderEliminar
  77. Freman, eres un pozo de informacíón. Se ve que aprovechaste muy bien el tiempo que no estuviste haciendo bachiller.
    ¿Y la efedrina se vende libremente, o si la pides llaman a la DEA?

    De todas maneras, si a unos pobres desgraciados que se pasan seis horas seguidas sentados escuchando, cada día, 175 días al año, con un descanso de 20 minutos y otro de 10, les das algo para que se muevan más... acaban todos expulsados en dos semanas, Espe mediante.

    Yo doy de vez en cuando cursos para adultos como parte de su formación laboral, y por razones de ahorro de dietas, son bastante intensivos.
    Pues bien, no hay adulto, ni siquiera motivado, que aguante cinco horas por la mañana y tres por la tarde más de dos días de curso teórico sin hacer pellas o ponerse a navegar por internet. Y eso que los adultos pueden interrumpir al ponente, salir a la escalera de incendios a fumar, al baño todas las veces que quieran, y nadie les castiga si se les olvida apagar el móvil. O les das vidilla con mucha práctica y discusion, o se rajan, y aun así...
    Si los profesores tuvieran que aguantar el régimen de vida que imponen, no lo soportarían sin estallar. Pero ellos no lo aguantan, claro.

    ResponderEliminar
  78. Aloe:

    Si intento conciliar posturas es en parte porque no me apetece combatir más que las guerras necesarias y tú no eres un pepe cualquiera que viene a enredar sino alguien que constata problemas reales y que trata de buscar soluciones reales. Pero la otra parte es que es imposible que dos personas difieran en todo sin equivocarse en todo. Así que en algún punto común -si lo hay- debe de estar la verdad y lo útil.

    Supongo que tienes motivos y datos para razonar como lo haces y para creer que es posible un modelo radicalmente distinto y radicalmente mejor al español y que podría ser -por lo que dices- el modelo educativo finlandés.

    El modelo español creo que lo has caracterizado muy bien: procede de una forma de dar clase que consiste en clase magistral y examen que pruebe que el alumno ha asimilado la clase magistral. Ese modelo, esencialmente clasista, tenía como consecuencia que el que podía sobrevivir a él alcanzaba los pocos puestos importantes de la sociedad y al que no, que le fueran dando.

    No se trataba de un modelo educativo sino selectivo: se trataba de eliminar a base de todo tipo de dificultades al mayor numero de personas para que quedase sólo la élite. El que el profesor fuera didáctico no era parte de los objetivos pues si todos entendían la idea ¿de qué modo se podría eliminar a un gran número de alumnos. Así, sobrevivían al sistema los verdaderos genios y para los hijos de alguien importante siempre estaba el enchufe.

    Para las clases subalternas bastaba una educación básica y para el pueblo, nada o lo justito para entender la doctrina que se le impartía. Así que los profesores podían ser cualquier cosa que no importaba demasiado y, además, así forjaban carácter. Yo he llegado a conocer las bofetadas y los golpes de regla que te enseñaban una cosa importante: unos mandan y otros obedecen.

    Pero la democratización del sistema ha llevado a que el modelo no pueda ser represivo con el fin de eliminar competidores y a que los castigos no puedan ser arbitrarios, pero conservando la idea "clase magistral"+"examen", sin demasiado papel de la pedagogía.

    LO que ha sucedido es que el modelo de "no dejar a ninguno atrás" no se ha conseguido por la vía de integrarlos a base de tutorías o profesores especializados sino por la más facilona de rebajar exigencias. Y la de no ser represivos no por un orden consensuado sino por el desorden del chulo intocable.

    Tu incides en la parte no pedagógica de la enseñanza y otros en la parte anarquizante. Y en algún punto intermedio está la solución. No sé por qué llamas impresentable a Moreno Castillo, al que veo que has leído, pero algunas de las ideas de la entrevista donde contestabas son bastante exactas a mi juicio. ¿Se puede decir que todo es posible con pedagogía? Mi opinión es que NO. Que no todos somos iguales ni de nacimiento ni a base de transformaciones culturales, que hay individuos que no se adaptarán a una vida social de ninguna manera y que lo máximo que podemos conseguir es que no hagan daño ni se lo hagan.

    Posiblemente podemos hacer algo mejor que un modelo de supervivencia en el que el que pueda, que se adapte y el que no, a galeras, y buscar y explotar las habilidades de cada individuo de manera que el que no valga para la física teórica pueda valer para la traducción, la mecánica o la pintura. Pero no podemos ignorar que sin una disciplina y unos mínimos de exigencia, los genios sobrevivirán, como en el modelo anterior, pero una gran mayoría quedará retrasada ne sus posibilidades. Antes era por negligencia intencionada de una élite que buscaba excluir; ahora por la negligencia de otra élite que con otro discurso aparente consigue lo mismo: excluir a una mayoría y conservarse en el poder.


    sigue ->

    ResponderEliminar
  79. sigue ->

    Los profesores son como todos nosotros y probablemente, como dices, adaptan su ideología a su situación de manera que les sea todo lo más ventajoso o llevadero posible. Los mismos que se pasaban papelitos hace veinte años, ahora pueden ver monstruoso que los niños se manden sms. Como dice Moreno Castillo, a veces todo es cuestión -lo dice con ironía- de mala memoria: los profesores repiten el modelo que a ellos le parecía malo cuando eran alumnos.

    Peor es que en el modelo LOGSE, lo que mucha gente rechaza es la cantidad de pedagogía de los psicopedagogos y lo que añora es la clase de matemática pura y simple.

    Yo reconozco que nunca eché de menos nada de pedagogía y sí algo de capacidad del profesor para enseñar matemáticas, lo que combinado con mi natural dispersión de ideas y gustos me llevaba a que sólo cuando machacaba los libros entendía las integrales. ¿No es posible que las clases sean eso, pero con buenas maneras? Me refiero a que el profesor no tire el borrador al que habla en la quinta fila ni dé sopapos al que no ha sabido resolver el sistema por igualación.

    Nunca eché de menos nada que no fueran explicaciones claras y respeto. Es cierto que un problema familiar puede ser decisivo, como decías del chico al que se le murió su hermano. Conozco un poco de eso en primera persona y el sistema educativo te daba la oportunidad de seguir el paso o de quedarte descolgado. Nada más. Pero Aloe, la enseñanza no tiene nada de esotérico y sí de saber bien explicar una serie de ideas fundamentales y de hacer que entren en las cabezas juveniles. Y desde luego, lo que no es, es una batalla por el mínimo respeto en el aula.

    Me hablas de dureza y de expedientes. No sé a qué punto ha llegado esa guerra que pareces describir, pero cuando el alumno no asume por sí mismo o por el ejemplo de su familia y amigos que educarse es para él una ventaja y no una molestia, mientras que no ve claro como el día que ese aburrimiento por no poder estar mandando mensajitos de tqm a la chavala que tiene a dos metros se compensa más adelante, mientras no puede soportar la frustración de lo que no se puede conseguir IN ME DIA TA MEN TE y demorar las satisfacciones, la cosa está "mu malita" Aloe.

    Y eso pasa en alumnos de clase alta, media o baja, que de todo hay. Pero los de clase baja tiene menos oportunidades y si el sistema educativo no los integra no se integran más que pocos o casi ninguno, con lo que se corta la mejor manera de ascenso social que hay y ya habido. Las aulas jungla existen en todo tipo de clases sociales -te lo puedo jurar- pero los hijos de trabajadores acaban más perjudicados por lo que tengo de experiencia.

    Debería extenderme más, pero creo que hay muchas cosas que dices y acepto. Lo que te he dicho lo creo con bastante convicción, pero tengo la impresión de que eres un poco "tabula rasa" como dice Freman y que crees que los métodos pueden cambiar la naturaleza. En mi opinión el método educativo mejora o empeora al individuo, pero hay una base instintiva de partida que no se debe ignorar. Y que si el método educativo no selecciona de manera racional al que tiene cada capacidad para su mejor destino, lo hace por la vía más salvaje la fuerza de la vida. El método de la no exigencia en primaria o secundaria sólo retrasa las cosas y las enmascara: al final llega la realidad con el hacha y el que no está preparado no tiene más que los restos.

    ResponderEliminar
  80. Me dejaba una idea que me parece importante: en los países muy civilizados y donde no se dan las aulas jungla, como Finlandia o Japón, lo que se da es el suicidio.

    Hay jóvenes que jamás resisten el paso y que se suicidan de un tiro o de manera más lenta. Eso puede ser uno de los problemas de los sistemas educativos perfectos.

    ResponderEliminar
  81. Aloe:

    "De todas maneras, si a unos pobres desgraciados que se pasan seis horas seguidas sentados escuchando, cada día, 175 días al año, con un descanso de 20 minutos y otro de 10, les das algo para que se muevan más... acaban todos expulsados en dos semanas, Espe mediante"

    Oye, que no es eso. Que se trata de que el padre energúmeno de un alumno energúmenos no agreda a un profesor que suspendió a su angelito.

    Movernos, nos hemos movido todos, hemos hablado en clase, pasado notas, "chivado" en los exámenes, pero nadie de mi familia usó una navaja para discutir con un profesor.

    ResponderEliminar
  82. ¿Y la efedrina se vende libremente, o si la pides llaman a la DEA?

    En EE.UU., en dosis de menos de 15mg, se puede comprar "over the counter", es decir, sin receta. Aquí, se vende con receta, en comprimidos de 50mg.

    Yo soy asmático, y nací antes del Ventolín, por lo que he tragado efedrina desde que el pediatra consideró que tenía edad suficiente. De hecho, la sigo prefiriendo al Ventolín, que me provoca taquicardias, y que al fin y al cabo, tiene también sus efectos secundarios (¡es anabolizante!).

    ResponderEliminar
  83. Yo doy de vez en cuando cursos para adultos como parte de su formación laboral

    Me too, y he sido profesor universitario. Es verdad, no hay dios que aguante cinco horas seguidas, incluyendo pausas. Dos horas, sin embargo, no cunden: el tiempo que tardan en ponerse en marcha es demasiado.

    ResponderEliminar
  84. Bueno, bueno. Y cinco horas en una cadena de montaje enlatando pimientos debe de ser muy parecido, pero los que están están.

    ResponderEliminar
  85. Pequeña diferencia: por enlatar pimientos te pagan. Por educarte, pagas, directa o indirectamente.

    Además, no se espera que salgas de la cadena de montaje con más cosas en la cabeza. Eso suele pasar en las aulas... pero no es lo que se espera.

    ResponderEliminar
  86. Freman:

    Lo ideal sería un profesor que te dé las claves de la asignatura y te facilite entenderla. Pero las horas de escucharle y de estudiar no te las quitas ni con un milagro del Diseñador Inteligente.

    Nos podemos quejar de que lo que pagamos o paga la sociedad no se refleja en una buena enseñanza, pero no de que aprender requiera esfuerzo y constancia.

    ResponderEliminar
  87. Ya tenía una chuleta en editor de texto con las contestaciones punto por punto a lo que dices. Pero, empiezo a dudar de que sea el sitio y el momento.
    Seguro que hay más ocasiones de continuar, y, francamente, voy a empezar a repetirme de un momento a otro (un malicioso dirá que ya lo hago), o a decir que en este país se dan pocas hostias a los funcionarios -no demasiadas- o alguna otra barbaridad.
    Jesús se quejaba, antes de dejarnos por imposibles, de que no contestábamos a sus preguntas contundente y claramente.
    El jodío debe querer que le hagamos una tesis doctoral de Economía y Elección pública, así en un pis pas, porque eran preguntas que no se pueden responder para todos los casos y con la plantilla prefabricada. ...Creo yo.
    La demostración: esta interminable discusión sobre si pagando la educación secundaria como un servicio público de demanda obligatoria y sin menú de opciones, el Estado hace bien, hace mal o hace un pan como unas hostias.

    Y una vez encontrado un culpable, en este caso el dueño del blog, yo me quedo ya mucho más tranquila de haber sido un poco pesada.

    Anécdota sobre las hostias a los profesores (contada a mi con nombres y apellidos, sucedió en Murcia hace no mucho): Aunque casi todas las historias sobre eso que corren en los institutos son leyendas urbanas (nunca pasan en el centro ni al profesor que lo cuenta, siempre en algún otro lugar), algunas son verdaderas. Esta lo es.
    Sucedió en una clase de Infantil (3 a 5 años). A la madre de una niña de integración (síndrome de Down o algo similar) le llegaron noticias de que la maestra ataba a su hija a la silla en clase. Un día irrumpio en la clase y efectivamente, la niña estaba atada. Ni corta ni perezosa le arreó un par de bofetadas a la profesora y se montó un pollo que acabó en los tribunales.
    A la madre le pusieron de pena una multa de 200 euros. Entonces se levantó con dinero en la mano y dijo: "¿A quien le tengo que pagar los 400 euros?"
    "Que no, que eran 200", le dijo algún bondadoso togado. "No, no" dijo la madre, "aquí van 400, por si hay que dar otras dos bofetadas como vuelva a pasar algo así".

    A la profesora la trasladaron de centro, como se hace en estos casos, pero no le armaron un expediente ni la pusieron en la calle (como efectivamente no se hace tampoco en ningún caso, incluso peor que este).

    A la vista de esta historia, yo sólo puedo decir como cuando me la contaron: ¡tres hurras por la madre!

    A quien me critique, que me diga qué queda, cuando no hay expediente ni despido, ni garantía o reparación ninguna del sistema, que no sea que cada uno se resuelva las cosas a su manera y vigile lo que le toca. O por lo menos, se consiga una satisfacción moral.

    Seguramente habrá casos en los que un profesor se ha tenido que aguantar las ganas de partirle a cara con toda justicia a algún padre. Desde aquí le recomiendo que efectivamente se la parta, si tiene de verdad tan buenas razones como en mi historia, y está dispuesto a pagar los 200 euros. Defendernos de las tropelías impunes bien debiera valer 200 euros.
    O 400, si hay que insistir.

    ResponderEliminar
  88. Ah, se me olvidaba mi propuesta para que los padres no vayan agraviados al profesor que ha suspendido a su hijo injustamente (o no): Que las notas sean supervisadas por otros profesores o un tribunal colegiado, en caso de disconformidad. O por la Junta de Evaluación, que teóricamente se inventó para eso.
    Así, no habrá la sensación que hay ahora con frecuencia de arbitrariedad, injusticia y abuso.
    Y no pasará, como ahora, que Peláez y García suspenden al 80% de sus alumnos de Tecnología y Música y ellos se queda tan descansados y el resto del centro o la inspección ni levantan una ceja.
    Pero los profesores se niegan a que sus notas sean supervisadas ni asumidas por nadie más.
    ¿Que quieres poner las notas tú solito y que nadie te las revise? Pues ya sabes lo que hay: "una gran poder conlleva una gran responsabilidad". A pechar con la tuya de pequeño déspota.
    Si no hay instancias de apelación, ni demostrarás que eras justo cuando sí lo eras, ni dejarás otro desahogo a la impotencia del perjudicado que los malos modos, lo fueras o no.

    ResponderEliminar
  89. Aloe:

    Me parecen muy bien tus propuestas de que las evaluaciones de los profesores -y no sólo eso sino su método de dar clase- estén sometidas también a evaluación o a "recurso", pero cuando defiendes la idea de que las madres puedan dar de bofetadas a profesoras, como si los profesores en general tuvieran la presunción de culpabilidad, me asustas porque si tú, que eres inteligente dices eso, a ver los tarugos.

    Preferiría haber leído tus razones aunque sean más largas que el Nilo. Eso nunca me parece mal, pero de vez en cuando sacas el genio a pasear y :-(

    ResponderEliminar
  90. Sursum Corda, de niguna manera defiendo que las madres puedan dar bofetadas a las profesoras.
    Defiendo un sistema escolar en el que las profesoras no puedan atar a los niños a las sillas, y si lo hacen, las pongan de patitas en la calle (no por nada, sino por incompetencia absoluta y por proteger a los niños).

    Por otro lado, defiendo que cada uno sea responsable de lo que hace y de sus hijos, y si cree que debe hacer algo no legal o muy dudosamente lícito, si cree que no va a permitir, en un caso extremo, que "su sentido del deber le impida hacer lo que está bien", como decia el aforismo, también esté dispuesto a dar la cara y pagar por ello. Eso es dejar claro lo que es prioritario para uno.

    Aplico esas reglas a todo el mundo, si has leído el comentario. No defiendo que los profesores partan la cara a los padres que se lo merezcan, pero si alguno realmente se lo merece tanto como andan llorando por ahí los profesores... pues no llores tanto. Haz como esa madre: Adelante con ello si es lo justo y el sistema no te defiende, y luego paga lo que haya que pagar.
    ¿Que no te vale la pena el pollo que se va a montar? Entonces no se lo debe merecer tanto o no debes estar tan indefenso ante el sistema.
    Así que no andes llorando.

    Fíjate que en mi historia el sistema no ha dado satisfacción a la madre, ni ha protegido a la niña y a los demás niños, ni ha respondido como es debido a una denuncia. ¿Que hay que hacer entonces?

    ResponderEliminar
  91. Yo también tengo otra historia de malos tratos que contar. La de un niño de 9 años que un día y otro también recibió 2 fuertes palmetazos en las manos de parte de su maestro. ¿Por qué? Porque otros alumnos habían hablado o se habían movido mínimamente en sus asientos. Mejor dicho: los palmetazos los recibían todos los alumnos de la clase, fueran o no culpables de algo. Al niño al que me refiero le afectó gravemente aquella violencia ejercida brutal y sistemáticamente contra su persona y la de sus compañeros. Tanto que cogió fobia a la escuela, prefería estar enfermo a ir a clase, bajó su rendimiento académico y cuando alcanzó la adolescencia decidió retirarse de los estudios y trabajar en el campo, con su padre. Años más tarde, ya adulto, decidió reemprender estudios por la UNED.

    Yo fui ese niño. ¡Qué recuerdos tan gratos tengo de aquel sistema! Todavía hay miserables que creen que añoro todo aquello cuando critico el desastre de la logse.
    Hoy, cuando, eventualmente, doy clases a niños o adolescentes, sigo siendo maltratado a poco que me descuide, porque no es raro que alguno de los alumnos que llevo o he llevado me falte el respeto, llegue al insulto o se muestre desafiante. Yo jamás he faltado el respeto a ningún chaval, por si hace falta decirlo. Quien añore aquella escuela de palmetazos y abusos de autoridad, es un cafre de pies a cabeza. Y quien hoy dé por buena la evidente y abundante insolencia de muchos chicos y la falta de respeto que exhiben hacia sus mayores o sus iguales, es otro imbécil que no distingue lo blanco de lo negro.

    ResponderEliminar
  92. Raus, no hagas drama. Que un alumno se ponga insolente no es maltrato en absoluto.
    A mi (y a ti también) se me han puesto insolentes, bordes o faltones en alguna ocasión de la vida:
    - vigilantes de Cercanías,
    - funcionarios de ventanilla,
    - farmacéuticos,
    - peatones,
    - taxistas
    - y otros especímenes, incluyendo curas, que se creen con derecho a perdonarte la vida a la mínima.

    Ni muchisimo menos se me ocurriria poner al mismo nivel incidentes de ese tipo con el maltrato que sufrí día tras día en el colegio de monjas. Todavía menos si se trata de un adolecente, de qien espero menos cabeza y menos saber estar que de un adulto.

    Y en realidad a ti tampoco, lo que pasa es que decir idioteces de esas te parece que te da razones. O te gusta banalizar el maltrato, o es mentira que lo sufrieras, o te dejó mal de la cabeza.


    De todas formas, si hay que juzgar lo que tú llamas "falta de respeto" con tu vara de medir aquí lo que es faltarte a ti el respeto... qué quieres que te diga. Prefiero que un individuo como tú, con la barbilla apuntando al techo y el palo de escoba salíéndole por el cogote, no tenga nada que ver con mis hijos, gracias.

    ResponderEliminar
  93. Debes de creer que tu rebosante agresividad, tu mala sombra, tu protervia y tu desquiciamiento sirven como argumentos. Y no, no valen. No valen para nada. Pero lo peor de ti no es que seas vinagre puro, no. Lo peor es que tanto vinagre te impide pensar con un mínimo de claridad. De hecho, lo más que sabes hacer es delirar. Dices que dramatizo. ¿Tanto como tú cuando me acusaste de que TE TRATABA de manera DIFERENTE por el hecho de ser mujer? ¿Probaste tu acusación? No, en absoluto. No, porque hablas y acusas sin fundamento, y consigues que el valor de tus palabras no sea mayor que el de las que emiten los loros. Qué fina piel para con tu persona, qué llaga viva, hay que ver. Qué fino sensor el tuyo para detectar trato diferencial hacia tu identidad femenina. Lástima que luego no puedas probar la bondad de esas detecciones. ¿Por qué no puedes? Porque no son más que falsas alarmas emitidas por una mente poblada de fantasmas y paranoias. Prueba a decirme en qué palabras mías te basaste para lanzar aquella acusación.

    Deliras, dramatizas y haces pucheros cuando sostienes, en el colmo del dislate, que el problema de la educación en España sigue siendo el clericalismo, el clasismo y el machismo. ¿Lo argumentas? No, no puedes. Sólo es otra de tus delirantes y gratuitas afirmaciones de perpetua resentida y redomada fanática. La de quien no sabe superar sus inquinas y atisba el mundo que le rodea a través de ellas. Estás desquiciada.

    Otro de tus más pastosos delirios es esa conclusión tuya de que el sistema educativo actual no ha hecho nada: continuismo total; pero que (aquí viene lo bueno, lo alucinante, lo milagroso), no obstante, los alumnos de hoy salen mejor preparados que los de antes de la Reforma (ja, ja, ja). ¡Y eso que, objetivamente hablando, la situación en el aula es, tras la implantación de la logse, más difícil para el profesor que la anterior! Tu sentido lógico no goza de tanta salud como tu inaudita y estomagante soberbia.
    Dices que nunca se te ocurriría comparar el trato que sufrí de crío con el que hoy algunos alumnos me dan (o desean darme) cuando hago de profesor. Por esa regla de tres, el individuo que cobra 1.000 euros de sueldo no podrá decir que cobra un sueldo si otrora llegó a cobrar, digamos, 4.000. Hombre, pues sueldo es lo uno y sueldo lo otro. Por esa regla de tres, el hombre o la mujer que reciba de su pareja continuos ataques verbales, mofas, insultos o menosprecios, no podrá considerarse maltratado, pues todo eso no es como recibir palos y golpes físicos.

    Pero si tú quieres darme una lección de ética y derecho, adelante. Lo que tienes que hacer es argumentar que los insultos, las burlas, las mofas reiterados o constantes no constituyen maltrato emocional. ¿Es eso lo que me quieres decir? ¿Es eso lo que estás dispuesta a mantener? Si un alumno adolescente tilda impunemente a su profesor de “mierda”, “gilipollas” o “hijoputa” una y otra vez, tantas veces como le dé la gana, ¿no lo maltrata? ¿O acaso sí reconocerías maltrato si el insultador fuera el profesor? ¿Entonces sí? Como insultar de consuno no es maltratar según tú, entonces es dar trato normal y aceptable, ¿no? Y, claro, no vas a censurar el trato normal. Ah, pues imaginemos que, día tras día, un profesor recibiera a sus alumnos en el aula con un “buenos días, panda de gilipollas” y lindezas de ese jaez. ¿Maltratador ese profesor? A nadie se le debe colgar el sambenito de mataperros por haber matado un perro, pero quien se dedica a matar perros, se ha ganado el calificativo a pulso. Pero al revés es lo mismo. Cuando uno o varios alumnos insultan al profesor de continuo, le escriben cosas desagradables o injuriosas en la pizarra, tratan de ridiculizarlo, le tiran papelitos cuando se da la vuelta, se burlan de él o le impiden dar la clase, merecen ser debidamente disciplinados, porque se comportan como maltratadores emocionales. Y si su conducta no se corrige, si no cesa, la única solución es expulsarlos. Deben aprender a no maltratar a nadie y a hacerse responsables de sus actos. ¿O no?

    ResponderEliminar
  94. ¿Por qué yo no me dejo maltratar por ese tipo de alumnos? Porque tengo la suerte de no ser profesor, y lo primero que hago antes de empezar a impartir un curso es reunir a los padres y decirles que yo no voy a tolerar que los chavales me falten el respeto, que soy yo quien manda en clase y que si lo creo necesario para la buena marcha del curso, expulsaré al que gamberree y no se enmiende. Si aceptan, doy el curso. Si no, no. (Aunque no siempre he podido imponer esta condición).

    Claro, pero esto lo puedo hacer yo, que no soy maestro ni profesor profesional. Por desgracia, el maestro y el profesor no pueden hacer tal cosa, de modo que cuando se topan con un abusador, o varios, se tienen que aguantar. Tienen que aguantar día tras día al insolente que, a modo del perro del hortelano, ni estudia ni deja estudiar. Tienen que aguantar –muchos- sus mofas, gamberradas y agresiones físicas o verbales. Y ese estado de indefensión explica que hoy tengamos un profesorado en estas condiciones de salud tan envidiables (revista Época):

    - 230.000 profesores declaran ser agredidos física o verbalmente
    - Cuatro de cada 10 sufren depresión y ansiedad
    - La violencia afecta a dos de cada tres docentes en ESO y bachillerato
    - El 30% de las víctimas se plantea abandonar la docencia

    ¿Mienten, exageran? Ah ya, que éstos que tan amargamente se quejan son de la “casta de los intocables”, “payasos” “negligentes” y carentes de honradez.

    La culpa de esta lamentable situación educativa, incluyendo el fracaso escolar, la tienes tú. Tú y los que “piensan” como tú, se entiende. Sí, porque entre tus muchas “genialidades” está aquélla según la cual los críos de cuatro años pueden patear impunemente las puertas de casa ajena porque –intachable coartada- “los niños son niños”. ¡No me digas, qué descubrimiento! ¡Los niños son niños: quién lo hubiera dicho! Es decir, como en la naturaleza del niño está lo de patear puertas o lo que se tercie, pues sea. ¡Cuánto entiendes de educación! No para aquí tu rumbosa genialidad. También afirmas (se colige que afirmas) que no te sentirías maltratada si un adolescente te dijera “puta” o “gilipollas” de cuando en cuando, según sus impulsos gonadales, durante un año o varios años. No, porque de un adolescente esperas menos cabeza y menos saber estar que de un adulto. ¡AHÍ ME GUSTARÍA VERTE A TI!

    Ya tenemos el mensaje tranquilizador que hay que transmitir a todos esos miles de “payasos” que se quejan de recibir agresiones físicas o verbales: “Señoras y señores, no dramaticen, que si un adolescente, de natural poco sesudo y controlado, les insulta cada día o cada cierto tiempo, ello no tiene nada que ver con el verdadero maltrato que infligían las monjas en el pasado a sus pupilos.” Y los “payasos”, cabe presumir, se vendrán a razones, comprenderán el despropósito de sus quejas y lamentos:”Pues es verdad, no es para tanto. Total, los insultos, aunque sean reiterados, impunes e ineludibles, no matan ni lesionan a nadie, simplemente espesan un poco el aire. Gracias Aloe, ya me siento mejor; con tus aclaraciones y un poco de suerte podré dejar los ansiolíticos y los antidepresivos.”

    ResponderEliminar
  95. Tú esos dramáticos datos te los pasas por el arco del triunfo, porque te importa un pito el sufrimiento de quienes alimentan tus irracionales tirrias. No, no es que te dé igual, es que te alegras. Y tienes la desfachatez y el cinismo de acusarme a mí de que banalizo el maltrato. De mármol la tienes, chica. Lo banalizas tú cuando le haces una higa a la desazón y angustia de esos miles y miles de profesores que caen en las garras de la ansiedad o la depresión por culpa de gente que, como tú, les ha negado la mínima autoridad necesaria para realizar su trabajo con la debida tranquilidad.

    Lo de que algunos taxistas o funcionarios se muestran insolentes contigo (¡habría que verte a ti!), es sandez suprema, porque para poder comparar con un mínimo de sentido esos casos con los de los muchos atribulados profesores, tú lo que tendrías que sufrir es la insolencia ineludible a ese taxista durante varias horas al día y durante varios años. Pero claro, qué sabrás tú de proporciones.

    Ignoro si los profesores son tus enemigos. Lo que sí es evidente es que tú sí eres enemiga de ellos.

    ResponderEliminar
  96. "Prefiero que un individuo como tú, con la barbilla apuntando al techo y el palo de escoba salíéndole por el cogote, no tenga nada que ver con mis hijos, gracias."

    Por cierto, ¿qué cojones quieres decir con esta horripilante frase? ¿Acaso qué yo propongo ese tipo de castigos para los alumnos insolentes? Si es así, expón aquí las palabras mías en que te bases para insinuar tal barbaridad. ¿Es eso? Explica el significado de esa frase.

    ResponderEliminar
  97. Raus, no te pongas exageradamente personal. No queda bien. De todas formas, me alegra que ahora me trates con ese desprecio y malas formas. Así no me entra culpabilidad por hacer lo mismo, que yo soy muy proclive a la culpabilidad.

    ¿He dicho yo que los males de la educación sean "el clericalismo, el el clasismo y el machismo"?
    Pues no exactamente. El clericalismo y el machismo son males sociales que afectan a toda la sociedad, y por tanto a la educación, pero no creo que sean males específicos de la educación, ni que causen peores consecuencias en ella que en otros ámbitos sociales.

    El clasismo rancio, y esa especie de ideología de hidalgüelo susceptible que considera que es inferior mancharse las manos, y que se cree que por tener un título académico merece más respeto que los que no lo tienen, y que ese título le convierte en poco menos que un sabio por encima de la plebe... sí. Ese clasismo de hidalgüelo sí es un gran mal en la educación.
    También esa arrogancia de "yo he aprobado una oposición y tengo derecho a ser un rentista del Estado por ello sin que nadie me exija" es un gran mal en el resto del funcionariado, y ambas cosas (ser funcionario español y llamarse Don Perfecto Licenciado No-tengo-que-aprender-de-nadie) son las que se dan a la vez en el grupo social de los profesores públicos.

    Tampoco he dicho que los alumnos salgan en general mejor preparados que antes de la reforma. Realmente no tenemos ni idea de si eso es así en conjunto o no, y en cualquier caso, requeriría definir primero que es "mejor", lo que no concita consenso precisamente.
    Sin embargo sí hay algunos hechos: en esa feliz época de "antes" mucha gente no estudiaba secundaria. Esos, por definición, obtenían menos rendimiento de la secundaria que ahora, desde luego.
    Otros hechos indiscutibles son que, al menos en las materias de las que nos "examinamos" todos los días en nuestra vida, la cualificación que obtuvimos los estudiantes de antes era irrisoria: por ejemplo, en inglés. Por ejemplo, en música. Por ejemplo, en historia. Por ejemplo, en hablar en público y saber organizar un discurso. Por ejemplo, en sacar a la luz la excelencia científica.
    ¿Es ahora mejor la educación formal? Creo que probablemente no, pero tampoco creo que sea peor.
    ¿Adquiere ahora la gente en conjunto mejor educación? Pues los que tienen medios y motivación, SÍ, porque pueden aprender fuera del rancio, ineficaz y estúpido sistema formal. Por eso no hay ninguna contradicción en lo que digo, a pesar de que mantengas que sí. Afortunadamente, para cada vez más adolescentes y adultos la fuente y el acceso al aprendizaje relevante pasan cada vez menos por sus rutinarios profesores.
    Lo malo de eso son dos cosas: una, que los de siempre (los que tienen menos oportunidades) son también los que peor suplen la mala educación formal.
    Y otra, que mientras tanto los adolescentes ven ocupada su vida, y su época vital de aprendizaje a tiempo completo, en una educación mala e inútil en gran parte, mientras tienen que renunciar a gran parte de las actividades realmente instructivas. Mis hijos y sus amigos han ido renunciando al judo, al equipo de hockey, al conservatorio, al fútbol, a los scouts... cada uno a alguna cosa de este tipo porque, salvo que seas un alumno excelente y modelo, o por el contrario, tires la toalla, de los quince años a los dieciocho el agobio de las doce asignaturas y los sesenta y tantos exámenes por trimestre no dejan tiempo a nada más (contando con lsa imprescindibles clases particulares de inglés, matemáticas y lo que sea).

    ResponderEliminar
  98. Si a ti un adolescente puede maltratarte emocionalmente, es que tienes un problema muy gordo de personalidad. Lo mismo lo tendría un árbitro sensible a las "protestas" de los hinchas, o un funcionario de prisiones o un policía sensible a los insultos de su "cleintela". Maltrato emocional es otra cosa: es el que puede administrar quien tiene autoridad sobre nosotros, o al menos es un igual, y con quien tenemos un vínculo emocional. Un adolescente puede ser un cabrón que maltrate emocionalmente a su hermano o a sus padres en el peor de los casos, pero no a un profesor, ni a un autobusero, ni a un portero de discoteca. Hombre, por dios. ¿Cómo me va a afectar a mi lo que me diga un indocumentado de quince años, a quien obligo a hacer cosas que no quiere? ¿En serio que no le puedes ganar dialécticamente y pegar un buen corte cada vez que quieras? Pues vaya un adulto que estás hecho. Y efectivamente, el peligro para mi estaría en no pasarme y no ser yo quien maltratara emocionalmente al alumno, porque es muy fácil hacerlo. Y se hace frecuentemente. Y NO, NO es lo mismo. Tanto por edad, como por autoridad, como por capacidad de coacción legal.

    ¿Debemos quedar impasibles ante la mala educación y la agresividad de los alumnos y adolescentes en general? Evidentemente no, porque esa no es manera de comportarse y deben aprender a comportarse como es debido. Esa enseñanza es parte de su educación. Se debe controlar, pero no por el profesor principalmente, sino por ellos. No porque sea maltrato (no lo es, salvo que el profesor tenga problemas mentales o sea un incompetente) sino porque es un mal comportamiento.

    Y sí, es bastante frecuente que los profesores hablen a los alumnos como dices, y afortunadamente no les hace mucha mella cuando es un trato general. Lo malo es cuando se ensañan con alguno o algunos, que a esos les puede machacar tanto como el acoso escolar de compañeros.

    Ser profesor no es fácil. Lo malo es que muchos de ellos se creen que sí, que es tan fácil como fue sacarse su titulito y aprobar su oposicioncita. Y no.

    Las cifras esas de Epoca no me las creo, porque no son coherentes con las demás que más o menos he leído por ahí. Pero seguramente que es cierto que un gran número de profesores sienten malestar psicologico en su trabajo: es lógico, y también les pasa al resto de los funcionarios, a pesar de lo poco que se matan. ¿Por qué? Porque eso es lo que pasa cuando trabajas en un entorno mal organizado, con incentivos perversos.

    Pero no te creas que es verdad que se vayan a ir. Ganar 2000 euritos limpios por 650 horas de trabajo al año con puesto vitalicio es mucho mejor que ser cajero de supermercado, auxiliar de geriátrico, autobusero o vigilante jurado. Oficios todos en los que hay que aguantar mucho más de la "clientela", correr más peligro, trabajar el doble y cobrar la mitad.
    Eso sí, es que todos esos no son licenciados, ni señores... no merecen que se les meta en la ecuación.

    ResponderEliminar