9 de enero de 2008

CEBRIÁN DESENCADENADO (CON PRISA, PERO SIN PAUSA)


Muy bueno el artículo de Juan Luis Cebrián hoy en El País (pincha en la foto).
Lástima que haya habido que esperar a que Zapatero se "ajunte" más con Mediapro que con Prisa para que los segundos empiecen a decir a gritos lo que creíamos que pensaban.

54 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. ¿Este era el director de los informativos de Franco, no?

    ResponderEliminar
  3. tumbaíto: ¿y qué? ¿Tiene razón en lo que dice o no?

    Lo de citar el CV a favor se llama falacia de autoridad a ad verecundiam y en contra falacia ad hominem...

    ResponderEliminar
  4. Sólo pregunté. Me sorprendió que el Sr. Zamora estuviese con los ilustres demagógos del franquismo.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, yo también solo pregunté.

    Lo de citar la wikipedia era meramente ilustrativo.

    Por lo demás hay gente que está de acuerdo con determinadas ideas con independencia de quien las exprese. Bien es cierto que también hay gente a la que eso le resulta sorprendente :)

    ResponderEliminar
  6. Una cosa es coincidir con un propagandista del franquismo en que dos más dos son cuatro y otra en los proyectos políticos. Y el laicismo es un proyecto político.

    ResponderEliminar
  7. Bueno, aceptemos pulpo como animal de compañía y que Cebrían es un propagandista del franquismo (¿o quizá quisiste decir que lo fue? Porque ser propagandista del franquisma hoy en día es realmente como aceptar cachalote por animal de compañía pero buéh...)

    Entonces el razonamiento sería:

    1. Cebrían es un propagandista de franquismo

    2. Cebrían defiende el laicismo

    3. El franquismo era un regimen laico.

    Me da que no...

    Probemos de nuevo.

    1. Cebrían es un propagandista del franquismo

    2. Cebrían defiende el laicismo como proyecto político y el Sr. Zamora está de acuerdo

    3. Al Sr. Zamora le gustan proyectos políticos franquistas

    Nada que no voy a dar con el razonamiento.

    Sigo sin encontrar ninguna relación entre que quien escribe sobre el laicismo sea un pulpo digo un cachalote digo un ilustre demagogo del franquismo, y que sus ideas actuales sobre el laicismo sean buenas, malas o todo lo contrario o que sus argumentos sean aceptables, discutibles, falaces, o lo que sea.

    Así que repito mi pregunta a la gallega:

    [tumbaíto] ¿Este era el director de los informativos de Franco, no?

    [Anónima] ¿Y qué? ¿Tiene razón en lo que dice o no?

    La esperanza es lo último que se pierde, igual hasta aprendo con la contestación y todo...

    ResponderEliminar
  8. No sé de ninguna defensa reciente suya del franquismo. Pero tampoco conozco ningún cambio ideológico suyo que obligue a usar ese pasado. Creo que debe de verse como la discontinuidad del Guadiana. La semántica de esos tiempos verbales es muy complejo y me temo que las estrechuras a las que les somete son impropias del castellano.

    La verdad es que no sé responder a si la laicidad es racional. De hecho, no sé qué es la racionalidad.

    Soy un defensor de que el gobierno bajo ningún concepto interfiera en los asuntos religiosos pero me horroriza tanto un gobierno teocrático como uno laico.

    ResponderEliminar
  9. Tumbaíto: del último comentario, y por omisión, cabe deducir que en cambio no le horroriza que la Iglesia interfiera en los asuntos políticos.
    Curiosa asimetría.
    Hace juego con la fingida simetría de rechazar tanto la teocracia como el estado laico, que es en realidad una asimetría del copón, como si dijéramos situarse a mitad de camino entre que me maten a palos o me dejen en paz...

    ResponderEliminar
  10. Le mostraré, Aloe, los problemas que me surgen:

    i.) No creo que la política sea algo que merezca un respeto irrestricto. Así que hay multitud de irreverencias que me parecen la mal de saludables.

    ii.) Tampoco creo que para las problematicas políticas haya un conjunto de doctrinas exclusívamente políticas tal que sólo doctrinas del mismo sean relevantes para su resolución. Por lo tanto, no creo en la autonomía de la política. Esto también me dificulta considerar el uso de doctrinas religiosas como "una interferencia".

    Yo soy un enamorado de los órdenes espontáneos. Y, creo que esos órdenes espontáneos son los que actualmente están nutriendo, por poner un ejemplo, nuevas formas de convivencia entre el hombre y la mujer. Pues bien, si mañana una canón se convirtiese en el título legal que reprimiese esas nuevas formas de convivencia que espontáneamente se están fraguando me parecería una INTERFERENCIA de la Iglesia (doy por supuesto que sabe qué es un canon). Pero me parecería una INTERFERENCIA la represión de marras tanto si la ejecutase la Iglesia, como el Gobierno con el mayor aval democrático imaginable, como usted o como el del bombo.

    ResponderEliminar
  11. Tumbaíto:
    dices: "Soy un defensor de que el gobierno bajo ningún concepto interfiera en los asuntos religiosos pero me horroriza tanto un gobierno teocrático como uno laico."

    Un gobierno laico es, precisamente, uno "que no interfiere bajo ningún concepto en los asuntos religiosos". Supongo que lo que te horroriza es el gobierno en general, ¿o te refieres a que hay un término medio entre "gobierno teocrático" y "gobierno laico", que sería más aceptable?

    Y, por cierto, no sé qué es estar "con" los ilustres demagogos del franquismo. Yo soy más bien solitario.

    ResponderEliminar
  12. Usted es muy dueño de darle el significado que quiera a las palabras pero ese no es -para empezar no es el significado que recoge la rae- lo significado por laicismo.

    El modelo que más me gusta -todo es una cuestión de grados- es el modelo inglés. Y los ingleses no tienen el menor problema en tener una iglesia oficial: la anglicana.

    ResponderEliminar
  13. Todo el mundo tiene derecho a equivocarse, lo importante es ser capaz de rechazar aquello que se apoyó equivocadamente. Por eso el problema no es el Sr. Cebrián sino los sres. obispos y los que les jalean; los cuales todavía no han sido capaces de rechazar el franquismo.
    El mayor error de la transición fue el no apartar del camino a los no demócratas. Perdonar sí, sacarles de las trincheras también.

    ResponderEliminar
  14. ¿Y usted es el infinito sabedor de la verdad, no?
    ¿Tiene acaso el monopolio de la emisión de certificados de permanencia en la verdad?
    A mí el comportamiento del episcopado español en relación con el franquismo me parece ejemplar. Y, además, muy beneficioso para España si tenemos en cuenta cuál es la situación actual de los paises que cayeron en manos del comunismo.

    ResponderEliminar
  15. Tumbaíto: La política no se merece un respeto irrestricto. La religión, casualmente, tampoco.
    Ambas son asunto de los humanos en general, simplemente. Y autónomas del todo, en el sentido de que ninguna tenga nada que decir en el terreno de la otra, tampoco es ninguna de las dos.
    Pero esas relaciones o interferencias o lo que sea pertenecen al terreno de los individuos. De nadie mas.
    Ni el gobierno tiene derecho a meterse con la religión de los ciudadanos (ni los jueces tampoco a ejercer sus creencias con la toga puesta, otro ejemplo), ni la Iglesia, como tal (que es distinto a las personas individuales, sean o no miembros de la Iglesia) toca pito en los asuntos políticos.
    Y ahora que lo pienso, la Iglesia tampoco tiene derecho a meterse en la religión de los ciudadanos, la religión no es una propiedad suya o algo así...
    Lo que diga la RAE que es el laicismo viene tan poco al caso como tantas otras de las cosas que dice. La RAE no es tampoco una autoridad que merezca respeto irrestricto (a mi me van las irreverencias más que a ti, por lo visto), ni la lengua es una propiedad suya.
    Laicismo es el principio político de que el Estado sea neutral respecto a la religión de los ciudadanos, como te ha señalado Jesús Zamora. Los obispos dicen otra cosa, ya sé, pero porque tienen una posición ideológica beligerante contra esa neutralidad del Estado.
    El laicismo no es el otro extremo de la teocracia, sino precisamente el punto medio o neutro. El extremo opuesto sería la persecución religiosa o la prohibición de la religión por parte del Estado.

    ResponderEliminar
  16. Tumbaíto,
    Todos los días dudo de la verdad.´
    Me gustaría que me explicaras que es comportamiento ejemplar en relación con el franquismo, porque para algunos "La Pasionaria" (comunista hasta la médula) también tuvo un comportamiento ejemplar en relación al franquismo.

    ResponderEliminar
  17. Ay, que se me olvidó la pregunta de examen del canon: ¿eso no era una música polifónica a varias voces, en las que la segunda, tercera y sucesivas van repitiendo la primera con varios tiempos de diferencia? ;-)
    También le llamó Bloom así a la colección de clasicos im-pres-cin-di-bles de la literatura. Y creo que en matemáticas las ecuaciones canónicas eran algo importante, pero ahí ya no me acuerdo bien... es que los deberes se me los ha comido el perro ;-)

    ResponderEliminar
  18. Aloe,

    i.) Creo que no son autónomas. Si lo fuesen no habría conflictos.

    ii.) La religión no es una cuestión individual. Históricamente, nunca lo fue. Y el intento de que lo sea -por cierto, que el la religión es una cuestión individual es un tesis religiosa. Un Marx, por ejemplo, jamás creería que lo fuese (por muy dañina que la considerase).- es una agresión a la Iglesia. Por ejemplo, la Santa Madre Iglesia es una realidad colectiva extendida por el mundo entero.

    iii.) No veo por qué no se podría reprender a la religión. ¡Claro que sí!
    Creo que lo que ocurre es que los "laicos" son fundamentalistas religiosos y consideran a lo religioso como algo que de merecer ese nombre tiene que ser de una bondad inmaculada. Pero no es cierto, hay prácticas religiosas que por muy religiosas que sean atentan contra nuestra convivencia y deben ser frustradas. El canibalismo, práctica especialmente reprobable, en las religiones americanas era una práctica religiosa.

    iv.) El laicismo no es eso. Y, la religión no es un hecho exclusivamente individual. Por eso, hice referencia a la definición de la rae.

    v.) El punto medio es la "aconfesionalidad" del Estado. No la laicisidad del Estado. Por cierto, aunque muchos crean que el Estado español es laico es tan laico como titular de Sicilia. La constitución lo que establece es su aconfesionalidad.

    ResponderEliminar
  19. La Pasionaria fue un mónstruo. Sólo un mónstruo sin escrúpulos puede apoyar el gobierno de Stalin. Gobierno que ejecutó el mayor genocidio que ha habido sobre el planeta.

    ResponderEliminar
  20. Lo que en el Derecho Civil recibe el nombre de Ley en el Derecho Canónico recibe el nombre de Canon.

    ResponderEliminar
  21. Tumbaíto: la religión no es en sí misma un asunto individual. Así es. Tampoco lo es cantar cánones a cuatro voces, porque por lo menos hacen falta cuatro personas, ni vivir con una pareja, porque hacen falta dos, ni jugar al fútbol, porque hacen falta 23 (contando al árbitro) y ... etcétera. Pero todo eso (juntarse con uno, con tres o con 22 para estas actividades) son decisiones y actividades individuales, en el sentido de que nadie debe obligarte o prohibirtelas, ni el Estado debe meterse en como lo haces o no, ni un equipo de fútbol es una entidad con autoridad alguna.
    Y tú puedes decir lo que quieras, pero la aconfesionalidad verdadera (no fingida) y el laicismo del Estado son lo mismo: la neutralidad respecto a la religión de las personas. La CE dice que el Estado es aconfesional, supongo que para no encampanar a los poderes fácticos de 1978 y para colar la coletilla que desmiente en parte dicha aconfesionalidad (la de las relaciones especiales con la Iglesia Católica), pero tanto casuismo jesuítico solo revela que en realidad el Estado español no es totalmente aconfesional, como por otra parte estamos hartos de saber.
    Pero como en la política son tan buenos los órdenes espontáneos y la crítica, yo me permito ser crítica y espontánea, y defender que el estado debiera ser totalmente aconfesional, o sea, laico. Y no pierdo la esperanza de que llegue a serlo.
    Si la Iglesia Católica se da por ofendida con estas opiniones, es su problema. También Microsoft es una realidad extendida por todo el mundo y eso no le da ningún derecho jurídicamente especial, ni dejan de ser personas indviduales las que compran, usan o trabajan en la empresa.
    En cuanto a que la religión o las religiones merecen a menudo duros repoches morales, no puedo estar mas de acuerdo. Lo que hicieran los aztecas ya no nos afecta, pero los graves defectos morales de la doctrina y la practica católicas, por poner un ejemplo más pertinente, sí nos afectan, y afectan a nuestros conciudadanos. Por lo tanto, como ciudadanos y agentes morales, yo personalmente creo que tenemos la obligación moral de oponernos con nuestras fuerzas (aunque sean menguadas) a dichas doctrinas y practicas dañinas. Pero, por supuesto, como ciudadanos, no con el aparato del Estado, y respatendo siempre la libertad religiosa de cada uno.

    ResponderEliminar
  22. Tumbaíto: Veo que entraste al trapo con lo de qué es un canon.
    Pero ni siquiera mencionas también la acepción más habitual y de actualidad hoy en día, como además esperaba. En fin, otra vez será... ;-)

    ResponderEliminar
  23. En absoluto son lo mismo. No es lo mismo ser independiente de los poderes públicos que no ser un poder.

    El Poder Judicial es independiente de cualquier otro poder del Estado, por ejemplo, del legislativo. Sin embargo, no es un a-poder del Estado. Un a-poder del Estadoes es, por ejemplo, la Universidad de Salamanca.

    ResponderEliminar
  24. Me encantaría poder hablar del Canon Occidental de Bloom pero me temo que estaría por debajo incluso de los temas de los que ahora hablamos.

    ResponderEliminar
  25. laicismo.

    (De laico).

    1. m. Doctrina que defiende la independencia del hombre o de la sociedad, y más particularmente del Estado, respecto de cualquier organización o confesión religiosa.


    Real Academia Española © Todos los derechos reservados

    Pues eso.

    Por cierto, no es que la religión sea un asunto individual, sino que debe ser un asunto privado, independiente de los poderes públicos.

    ResponderEliminar
  26. La Iglesia no es un poder del Estado, ni dependiente, ni independiente ni mediopensionista.
    Si para ti hay alguna duda o confusión en eso, entonces me temo que no hay base alguna para discutir de la cuestión: falta cualquier marco común de conceptos que lo haga posible.
    Ahora, luego no vengas contando milongas sobre tus presuntas posturas liberales. Si hay algo en el mundo profundamente antiliberal, es pensar precisamente que la Iglesia es un poder del Estado o que el Estado y la Iglesia deben tener alguna relación orgánica.

    ResponderEliminar
  27. Sr. Zarmora,

    Sí. Sin embargo, usted dijo que laico era "que no interfiere bajo ningún concepto en los asuntos religiosos".

    ¿Ve alguna diferencia? Sólo tiene que pensar que un gobierno católico no interferiría en los asuntos religiosos y sin embargo no sería laico.

    ResponderEliminar
  28. Aloe,

    ¿Cuándo he dicho yo que sea un poder del Estado? Sólo he ejemplificado la diferencia entre ser independiente y no ser.

    Vuélvalo a leer con más detenimiento.

    ResponderEliminar
  29. Un gobierno católico lo que haría (hacía) es precisamente intervenir continuamente y abusivamente en los asuntos religiosos.
    Parece mentira que no te des cuenta de lo que significa lo que has escrito.
    Lo sabemos porque es lo que ha pasado durante una docenita o más de siglos. Sin ir más lejos.
    Lo que tú quieres decir en realidad es que en un Estado confesional católico la Iglesia es intocable, las leyes civiles reflejan su santa voluntad y sus deseos son órdenes para el Estado. Eso es, efectivamente, lo que la Iglesia católica considera "no injerencia" del Estado en los asuntos religiosos: que la vocación de gobernar la sociedad entera y de dictar leyes y moral para todos que tiene la Iglesia Católica sea respetada por el Estado.
    Sigues manifestando el reflejo inconscientemente autoritario y clerical de creer que los "asuntos religiosos" son los asuntos de la Iglesia: no es así.
    Y que la libertad de la Iglesia es darle el poder que desee sobre nosotros: eso tampoco es libertad.

    Los "asuntos religiosos" pertinentes en los que no se debe meter el Estado son los asuntos religiosos de los ciudadanos.

    ResponderEliminar
  30. Efectívamente, Aloe. Es demasiado evidente para que no me haya dado cuenta.

    ResponderEliminar
  31. No sabía que hablaba con un creyente. Habría sido aún más considerado.

    ResponderEliminar
  32. La iglesia católica tiene el mismo problema que casi todas las religiones: su escaso espíritu democrático. La participación de los católicos en la elección de los cargos internos es nula. La participación de la mujer en igualdad de condiciones con el hombre es una utopía (y es anticonstitucional). La obediencia ciega a una persona es un legado medieval. El castigo que propina a los divorciados es un signo de intolerancia grave.
    Una institución así es mejor que esté alejada del poder del estado.

    ResponderEliminar
  33. Un "gobierno católico" no sería laico, aunque obviamente un gobierno formado por personas católicas sí que lo podría ser.
    No veo muchas diferencias entre la definición de laicismo del DRAE y la que yo di; en todo caso, lo que yo dije creo que es algo que se deduce de la definición del DRAE. Pero si hay alguna diferencia, quedémonos con la del diccionario.

    Pero, en fin, lo que me resulta un tanto frustrante de esta discusión es que se haya discutido tan poco el contenido del artículo de Cebrián.

    ResponderEliminar
  34. Es que el artículo es idiota. Propio de una florecila fascista de Jose Antonio.

    ResponderEliminar
  35. ¿Idiota? ¿En qué, exactamente?

    Y desde luego, no me imagino a ningún joseantoniano poniendo a parir a la Santa Madre Iglesia de esta manera.

    ResponderEliminar
  36. Jesús Zamora: yo no estoy de acuerdo en que en los comentarios no se hable del mismo tema que en el artículo de Cebrián. Por el contrario, Tumbaíto hace el favor de defender la postura que tiene la Iglesia Católica en este asunto, rechazando la separación de la Iglesia y el Estado, y manifestando (él dice que a propósito, pero no sé) la postura sobreentendida por parte de la propia Iglesia de que todo lo que toca a religión y moral (en el ámbito público) es un monopolio suyo, donde las reglas las pone ella.
    De ahí viene esa pretension delirante que tiene la Iglesia de que no aceptar ese monopolio es "perseguirla" y "atacarla".
    Otro comentario revelador es ese de que los "cánones" sean "el equivalente" a las leyes civiles. Nada menos. Sin embargo, en un Estado laico o aconfesional (yo por palabras no voy a discutir) eso es precismaente lo que no son: no tienen ninguna relevancia pública, no obligan a nadie y como mucho tendrán el valor de los Estatutos o normas internas de cualquier asociación o corporación privada, como pasa con los contratos. Y solo en las materias que están sujetas a libertad de contrato y estatutaria.

    ResponderEliminar
  37. Aloe:
    completamente de acuerdo; si una asociación quisiera inscribirse ahora con unos estatutos que fueran idénticos a los cánones eclesiásticos, en el registro se lo tomarían a chufla.

    ResponderEliminar
  38. Sr. Zamora,

    ¿Ha estudiado el fascismo de Jose Antonio? ¿Sabe usted cuál fue el conflicto entre la Iglesia y la falange terminada la guerra?
    El reciente escándalo que protagonizó el Sr. Sánchez Dragó por su "relación" con la falange le pudo servir para adentrarse en las perplejidades que depara el fascismo en España.

    Y, quizá así, entender las cuasi absoluta igualdad entre el programa social de los socialistas y de los falangistas. Porque la palabra "socialista" en "nacionalsocialista" no es lo mismo que "vaca" en "vacaciones".

    La mayoría de que se unían falange en España en la época de Jose Antonio lo hacían por su fascinación hacia el fascismo europeo y no por lo que era el fascismo en España.

    ¿Era confesional el fascismo alemán o italiano?

    Por cierto, podría substituir su laguna imaginativa con lo que se dijeron los obispos y los falangistas en ese conflicto que le menté.

    ResponderEliminar
  39. Mire Sr. Aloe,

    Yo no digo la mayor parte de cosas que usted dice que digo. Escriba las proposiciones de las que he partido y a ver si tiene entendederas para llegar a lo que dice que yo sostengo usando las reglas de la lógica. Ya verá como si usted consigue atribuirme esas afirmaciones yo consigo usando las mismas reglas atribuirle el delito más hediondo del código penal.

    El Sr. Zamora sabe lógica podría juzgar si alcanza el objetivo.

    Por cierto, el Vaticano es un estado y el equivalente a nuestro código civil -que es una Ley- es el Código Canónico. Y siendo estado, tan estado como el Español, unas de sus leyes -los cánones- son tan leyes como las españolas.

    ResponderEliminar
  40. Confieso mi ignorancia histórica (biográficamente, yo ya me tuve que conformar con los falangistas de los sesenta y los setenta, que estaban a partir un piñón con los obispos -bueno, menos con Tarancón y afines-). En mi escaso conocimiento histórico, lo que sí llego a intuir es que Franco dejó un poco de lado a los falangistas y se hizo más amiguete de los obispos. Así que no sé muy bien si el que Cebrián fuera falangista o franquista cambia algo respecto a tu argumento. En todo caso, me interesa mucho más el giro "antizapateril" de Cebrián en los últimos meses que sus aventuras de juventud.

    Confieso también mi repugnancia hacia el socialismo, sea nacional o internacional, y por tanto mi alegría por el hecho de que el actual PSOE tenga de "socialista" nada más que el nombre (o sea, más o menos lo que tienen de francés las tortillas francesas que yo hago en mi casa).

    ResponderEliminar
  41. Efectivamente, el Vaticano puede tener las leyes que se le antoje al Papa. Si mi barrio consigue algún día la independencia que el nacional-liberal-fascismo que nos acogota nos niega, también convertiremos en leyes las reglas del mus.
    Pero fuera de las fronteras de aquella mezcla de estado teocrático y paraíso fiscal, sus leyes tienen la misma validez que las del parchís. Tampoco la "sharia" iraní, o como se llame, tiene validez legal en España (afortunadamente).

    ResponderEliminar
  42. La Iglesia aplastó al fascismo de la falange. Por eso la fusión con los carlistas -esos sí católicos (no sé que eran si más católicos o salvajes) y mil cosas más.

    La aplastó en la arena política, en la intimidad, permanecieron revolcándose en su fangal ideológico.

    Por cierto, en Cataluña está en vigor el Corpus Iuris Canonici. Es un monumento jurídico impresionante. Ya sabe... de aquella época que el derecho lo hacía grandes pensadores y no, como ahora, el club de los niños tontos de las familias de bien -llamado parlamento- avalados por la concurrencia a los corrales -perdón, colegios electorales- de los seguidores de Gran Hermano, Crónicas Marcianas y demás telemierda.

    ResponderEliminar
  43. La proporción de grandes pensadores frente a niños pijos y corraleros no creo que haya variado a lo largo de la historia. No me cabe duda de que dentro de trescientos años habrá otros botarates como nosotros que señalarán a unos cuantos de nuestros contemporáneos como "aquellos que sí que eran grandes genios (y no como los de ahora)".

    ResponderEliminar
  44. Se dedicaban a cazar. No ha plasmar su estúpidez en cuerpos jurídicos.

    ResponderEliminar
  45. Cualquier cosa que yo haya malinterpretado de sus afirmaciones no tiene más que señalarlo: procuraré aclararlo, si el que malinterpreta es usted, procuraré aclararme, si quien malinterpreta soy yo, y hasta procuraré disculparme, si ha habido daño o negligencia (huy que lenguaje más picapelitos me está saliendo, debe ser el contagio de tanto canon paralegal).
    Solo que como no menciona ninguna de mis presuntas tergiversaciones, limitandose a lanzar exabruptos, estoy deseando saber cuales son.

    La verdad es que no puedo tomarme muy en serio a alguien que dice que la posición de la Iglesia en el franquismo "fue ejemplar" y en cambio, la de un periodista cualquiera merece muuucho reproche, por hacer presuntamente lo mismo (apoyar al franquismo y sacarle unos beneficios) y encima la una podía elegir hacerlo o no mucho más que el otro.
    Conste que a mi me caen mal los dos.

    Si cree que un gobierno oficialmente católico "no se metería en asuntos religiosos" realmente su idea de la lógica, la realidad y todo eso es rrara, rrara. ;-)
    Y mi estupefacción ante semejante afirmación me lleva a interpretarla en el único sentido en que no es completamente absurda: que es suponer que para usted, "asuntos religiosos" es sinónimo a "asuntos de la iglesia".

    Si cabe otra explicación estaré encantada de oirla.

    Para mi "asuntos religiosos" son los de los ciudadanos. Igual viene bien la aclaración.

    ResponderEliminar
  46. Hecho de menos que este tipo de artículos no proliferen. Da la impresión de que unos pueden decir todo lo que quieran (por ejemplo, los obispos), gracias a la libertad de expresión por la que nunca han luchado; y otros no digan lo que piensan para no herir sensibilidades ni despertar la fiera que llevan los intolerantes.
    Si este artículo se publica ahora para poner en evidencia al gobierno y relación con la iglesia católica, no me importa. Prefiero que salga a la luz aunque tenga intenciones ocultas.

    ResponderEliminar
  47. ¿Ve la diferencia entre "meterse en" e "interferir"?

    Soy un partidario de la lógica paraconsistente -concretamente de la lógica relevante- pero en mis discusiones me remito a la canónica; o sea, a la clásica.

    ResponderEliminar
  48. Yo soy partidaria de
    a) razonar
    b) llamarle al pan pan y al vino vino.

    Partiendo de esa base, "meterse en los asuntos de alguien" e "interferir" en esos mismos asuntos creo que aluden a la misma actividad.
    Salvo que uno se meta en sus propios asuntos. Con lo que volvemos al punto inicial. ¿Cuales son los "propios asuntos" de un gobierno católico que no sean los de un gobierno a secas? Legítimo no hay ninguno.

    ResponderEliminar
  49. No hay una parcela propia de la religión y otra de la política. Sólo se puede acudir a los órdenes espontáneos para legitimar la actividad de cada una.

    Naturalmente, se puede actuar al margen de eso órdenes y, entonces, tenemos el despotismo.

    ResponderEliminar
  50. Tumbaíto:
    Creo que Benito Mussoli... digo XVI, está ya redactando su próxima encíclica sobre la fe en el orden espontáneo. Al fin y al cabo, la Iglesia es un paradigma de espontaneidad. Hasta corre el rumor de que van a beatificar a Hayek.

    ResponderEliminar
  51. wow gold cheap wow goldworld of warcraft gold to our loyal reliable customers.

    ResponderEliminar