20 de enero de 2008

ERASMUS DEI












**
*
**

UNA MODESTA PROPOSICIÓN
(Y NO VA DE COÑA)
PARA PROMOVER EL ENTENDIMIENTO
ENTRE LAS CIVILIZACIONES

Ahora que por fin se ha celebrado el primer foro de la "Alianza de Civilizaciones", tan deseado por ZP y que ha pasado tan sin pena ni gloria por los informativos (¿no se lo creían ni los organizadores?, ¿o los medios pensaban que al público le mola más la sangre y la carnaza?; en todo caso, Prisa no ha dejado de meter su pullita), quiero aportar mi granito de arena, con una proposición que, no me cabe duda, contribuiría como ninguna al hermanamiento de los pueblos ahora enfrentados por un odio visceral.
.
Todos sabemos del gran éxito que ha tenido en la Unión Europea el programa "Erasmus" (también llamado "Orgasmus" por la intensa dedicación al encuentro de culturas de la que dan gala tantos de sus jóvenes beneficiarios). Se trata de permitir a los alumnos universitarios que hagan un curso de su carrera en una universidad de otro país de la Unión mediante una generosa beca (que en un 95 % financian los padres). Las nuevas generaciones de europeos que surjan de esta experiencia erásmica (no me refiero a los que surjan de la experiencia orgásmica, pues, siendo los becarios gente preparada, saben hacer buen uso de los medios anticonceptivos) verán los distintos países de Europa más como regiones diversas de una sola nación que como "el extranjero".
.
Pues bien, mi propuesta, para los responsables de la Alianza de Civilizaciones, consiste en que algo parecido se haga con los estudiantes que se preparan para la venturosa, aunque sacrificada vida de mediación entre los hombres y el Altísimo. Me refiero a los heroicos alumnos de seminarios diocesanos, madrasas, escuelas rabínicas y demás (en una segunda fase podía extenderse a los lamasterios y otras instituciones orientales; de momento, los pobres budistas no meten mucho ruido -o, como decía Sabina, "del Tibet a aquí, no llega"-).
.
Para futuros curas, pastores (de ganado humano), rabinos, imanes, mulás, y
demás (puede incluirse a los alumnos de universidades del Opus y similares), ¿no se abriría ante ellos una experiencia poderosísima de cercanía a los hijos de Dios si se hiciera obligatorio que, para poder "ejercer" su oficio, tuvieran que pasar al menos tres o cuatro años estudiando en las escuelas de otras religiones y prestando servicios en los templos de éstas? Y si hacen un recorrido un poco más largo, pasando por tres o cuatro subdivisiones de cada religión, mejor que mejor.
.
Lo largo del proceso (frente al año escaso de que gozan los becarios Erasmus) se debe, naturalmente, a que la "inculturación" en una mentalidad religiosa distinta de la propia es psicológicamente más difícil, en parte por la dificultad inherente al oficio, que en general suele poner bastantes trabas a la derivación orgásmica del programa para alumnos universitarios (sin contar la estimulación manual, que, salvo ayuda por terceros, suele dar poco juego en lo de la asimilación de culturas ajenas, al contrario que la estimulación bigenital), y en parte porque así tendríamos unos añitos más a los futuros sacerdotes sin ejercer, lo que siempre es muy beneficioso para el rebaño.
.
Tanto la idea del programa, como su nombre (Erasmus Dei, ¿cuál si no?) los cedo gratuitamente a los organizadores de la Alianza de Civilizaciones, para que puedan aplicarlos como mejor les inspire el Espíritu Santo (que sea).
.
Amén.
.
[P.S.: Al menos llega una buena noticia desde Roma; ¿será que empiezan a cambiar los tiempos en el Vaticano?].
<>

6 comentarios:

  1. Las iglesias se cierran a cal y canto con la puerta de la fe. Esa estanqueidad es esencial para su buen funcionamiento.
    Todos los movimientos progresistas de la iglesia han venido de los que han ido a misiones en el tercer mundo (por ejemplo la teología de la liberación).
    El choque de culturas es lo que más aporta a la propia cultura.

    ResponderEliminar
  2. Por eso me alegro tanto de la elección de Nicolás.

    ResponderEliminar
  3. No sé si, realmente, hablas en serio o no. Pero en el fondo de la cuestión, llevas razón en lo que dices (evidentemente es irrealizable tu propuesta).

    Dicen que el nacionalismo se cura viajando, y está claro que el integrismo religioso también. Cuando hablo de integrismo no me refiero a terrorismo. Aquí mismo, en la Conferencia Episcopal Española hay más de un integrista católico. Por cierto,uno de ellos acaba de ser nombrado Obispo auxiliar de Madrid.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Bienvenido al blog.
    Evidentemente, la propuesta sería rechazada por unanimidad de todas las confesiones. Eso me permite tomármelo un poco a chunga, aunque, como dices, estaría bien.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Señor Zamora:

    Habían un refrán romano algo así como "ningún augur se aguanta la risa viendo lo que predice otro augur" (mi natural pereza y la hora que es hace que les deje el placer de buscar en Google a usedes).

    Pues bien, nada más penoso que una reunión "ecuménica" de sacerdotes, pastores, rabinos, mullahs y demás familia. Pero ninguno duda de sí mismo.

    Cuando vas a un congreso científico tú crees que tus resultados experimentales son buenos y si otro lleva unos contrarios te parece que en algo se habrá equivocado, pero corres a tu laboratorio a confirmar los tuyos antes de que sea tarde. Como dicen que decía un científico español, que no se apellidaba Alzheimer pero es lo que ahora me viene a la cabeza junto con Alberto Sols, si mandas los resultados sin verificar demasiado tienes dos artículos en vez de uno: el primero y la rectificación.

    En cambio, los que tienen linea directa con el Altísimo no pueden dudar de sus datos así que dudan sistemáticamente de que los demás

    a/ tengan razón

    b/ estén cuerdos

    c/ sean buenas personas

    No hay encuentro posible entre las religiones salvo cuando uno es religioso por fuera pero empieza a creer que todo eso es literatura. Pero vete a decirle que es literatura a Benedicto o, más aún, a los del turbante.

    La paz sólo es posible cuando ningún fanático está al mando. Un fanático al mando significa guerra por mucho que el otro no lo sea. Dos fanáticos, como Stalin y Hitler, pueden incluso pactar repartirse Polonia, pero con la vista puesta en la guerra de pasado mañana.

    Saludos

    surscrd

    ResponderEliminar
  6. Jesús,
    Yo también creo que es buena elección la de Nicolás. El problema es el tiempo que durará. Su compañero de misiones ya fue defenestrado por el inmovilismo.

    ResponderEliminar