18 de enero de 2008

CUESTIÓN DE HUEVOS

"Todo el mundo reconoce que el modo primitivo de partir huevos para comérselos era cascarlos por el extremo más ancho; pero el abuelo de su actual Majestad, siendo niño, fue a comer un huevo, y, partiéndolo según la vieja costumbre, le avino cortarse un dedo. Inmediatamente el emperador, su padre, publicó un edicto mandando a todos sus súbditos que, bajo penas severísimas, cascasen los huevos por el extremo más estrecho. El pueblo recibió tan enorme pesadumbre con esta ley, que nuestras historias cuentan que han estallado seis revoluciones por ese motivo, en las cuales un emperador perdió la vida y otro la corona. Estas conmociones civiles fueron constantemente fomentadas por los monarcas de Blefuscu, y cuando eran sofocadas, los desterrados huían siempre a aquel imperio en busca de refugio. Se ha calculado que, en distintos períodos, once mil personas han preferido la muerte a cascar los huevos por el extremo más estrecho. Se han publicado muchos cientos de grandesvolúmenes sobre esta controversia; pero los libros de los anchoextremistas han estado prohibidos mucho tiempo, y todo el partido, incapacitado por la ley para disfrutar empleos. Durante el curso de estos desórdenes, los emperadores de Blefuscu se quejaron frecuentemente por medio de sus embajadores, acusándonos de provocar un cisma en la religión por contravenir una doctrina fundamental de nuestro gran profeta Lustrog, contenida en el capítulo cuadragésimocuarto del Blundecral -que es su Alcorán-. No obstante, esto se tiene por un mero retorcimiento del texto, porque las palabras son éstas: «Que todo creyente verdadero casque los huevos por el extremo conveniente». Y cuál sea el extremo conveniente, en mi humilde opinión, ha de dejarse a la conciencia de cada cual, o cuando menos a la discreción del más alto magistrado, el establecerlo."

Jonathan Swift. Los viajes de Gulliver.

3 comentarios:

  1. Me encanta Swift... también A Tale of a Tub.

    Quería preguntarte si tuviste la oportunidad de leer el artículo de Dreyfus sobre Heideggerian AI. Me interesa mucho conocer la opinión de un "positivista". Me parece sorprendente el influjo de Heidegger en ciencias cognitivas y en lugares como MIT, Harvard y Stanford...

    Dreyfus amablemente me cedió de palabra (via email) los derechos para traducir ese artículo a nuestra lengua y, dado que recibimos también el permiso formal de los editores de Philosophical Psychology, será publicado en la Revista de Filosofía de la Universidad de Costa Rica.

    Bueno, era eso.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Un ejemplo expedito de ese influjo es el libro de Michael Wheeler: Reconstructing the Cognitive World.

    ResponderEliminar
  3. Lo tengo entre las tareas pendientes; en cuanto me lo lea te hago algún comentario.
    Un saludo

    ResponderEliminar