29 de febrero de 2008

NUCLEAR, SÍ, PORFA.

Curiosa decisión del diario Público, que saca hoy, en plena campaña electoral, una entrevista con el director general de la World Nuclear Association (la verdad es que el nombrecito tiene una cierta resonancia a la National Riffle Association). Por cierto, que no sé lo que plantea Rajoy en esta materia.
.
La entrevista es muy recomendable, y debe leerse en el mismo paquete que La venganza de la Tierra, del gran gaiólogo James Lovelock: la energía nuclear es la que objetivamente tiene objetivamente una relación mejor entre los beneficios y los riesgos, con independencia de nuestros prejuicios. Ocurre con ella como con el transporte aéreo: los accidentes de aviación son los que más miedo nos producen, pero en realidad el avión es el medio de transporte más seguro.
.
Otro dato para ver que la resistencia a la energía nuclear no se basa en argumentos racionales, sino en prejuicios (que no son juicios falsos, sino la otorgación inconsciente de un peso inapropiadamente mayor a los argumentos en contra que a los argumentos a favor), consiste en contemplar el espectáculo humorístico que dan muchos ecologistas a propósito de la energía eólica. En mi no muy lejana juventud, esta energía era una de las grandes deseadas, de las salvadoras de la humanidad, y, por supuesto, la resistencia a su implantación venía (o eso decía el pensamiento verde) exclusivamente por parte de las empresas energéticas, que no querían ver contestado su monopolio.
.
Ahora, en cambio, cuando la energía eólica es ya en una industria que va llenando nuestros paisajes, los molinos se han convertido en malévolos gigantes contra los que los quijotes de siempre se ven en la obligación de luchar, y se proclama a los cuatro vientos (nunca mejor dicho) las perniciosas consecuencias que esta siembra de aspas nos va a traer.
.
En conclusión: para los ecologistas, una fuente de energía no es buena o mala en función de sus beneficios, costes y riesgos objetivos, sino en función de si se promueve desde el "aparato de poder político-industrial-militar". Ahora lo único bueno es el sol y la energía maremotriz, pero dejemos que se instalen y se regulen como una fuente generalizada y estándar, y ya veremos.
.
>>

8 comentarios:

  1. Curiosamente ayer estuve leyendo un artículo que me enviaron sobre las perspectivas de la energía nuclear y los nuevos redactores, donde se constata el renovado interés (ahora mismo hay 34 centrales en construcción, 81 con los permisos necesarios y financiación, y 223 propuestas), y sobretodo como éste se va trasladando hacia el Este, donde varios países de Asia, las economías del Pacífico y Rusia se están expandiendo a gran ritmo, además de la ampliación de los programas nucleares de Japón, Brasil y África del Sur. Y a esto añadimos un grupo de ocho países que desean construir su primera central. Y todo esto planteará nuevas necesidades de Uranio.. Así que como diría el otro: tonto el último.

    Siempre que me encuentro con declaraciones tipo "Nuclear, no" (¿o era nucelar?) recuerdo una entrevista que le hizo Punset a Jean-Marc Jancovici que decía:

    "Pienso que toda la gente que tiene frigorífico preferirán las centrales nucleares y continuar teniendo frigorífico, antes que sin frigorífico y sin residuos nucleares".

    Creo que éste es un buen argumento. No sé que pensarán los antinuclear..

    Salud

    ResponderEliminar
  2. Fe de erratas: donde dice "redactores" quiere decir "reactores" (aunque tampoco suena tan mal..)

    ResponderEliminar
  3. Ya decía yo (pero coincido en que no suena mal).
    Gracias por el comentario

    ResponderEliminar
  4. No me gusta el tono despectivo que muchas veces se tiene con los antinucleares, creo que la cuestión es lo suficientemente complicada para no caer en fanatismos de ningún signo. Dicho esto, y conociendo los enormes avances que se están haciendo en reactores que aprovechan el combustible nuclear mucho mejor me siguen surgiendo dudas:
    ¿Qué vamos a hacer con los residuos, dónde los vamos a guardar, dónde vamos a poner los reactores?
    Los riesgos siguen estando ahí, aunque sean menores, y aquí todo el mundo es del partido político "Not In My Backyard".
    ¿Cómo se va a regir el mercado de los combustibles?¿por el control del propio mercado?¿Vamos a dejar a "cualquier" país que compre combustible o sólo a los "buenos"?
    Por que no olvidemos que el combustible no "crece" en todas partes y además, no sólo se puede utilizar con fines "pacíficos" (cerca están los casos de Irak y Corea del Norte).
    Lo mismo para la tecnología, ¿se la vamos a dejar tener a "cualquiera"?

    ResponderEliminar
  5. Me declaro antinuclear, sí. Los motivos a mí me parecen de perogrullo. 1- La energía nuclear de fisión que actualmente se explota produce unos desechos altamente peligrosos y de duración extraordinaria que compromete como ninguna otra fuente de energía la seguridad futura de muchas generaciones venideras. 2- la energía nuclear, bajo un análisis riguroso no es rentable en absoluto, salvo si se socializan gran parte de sus costes y se desprecian sus "externalidades". la energía nuclear depende de la minería del uranio, cada vez mas escaso e irregularmente repartido.
    4- La energía nuclear civil es necesaria para la proliferación de armamento nuclear.5- la energía nuclear de fisión es peligrosa y no existen dosis seguras mas que en las normativas necesarias para permitir su hipócrita explotación. 6- Finalmente, diría que la energía nuclear no soluciona gran cosa para los riesgos y daños efectivos que implica.

    ResponderEliminar
  6. Vaya, parece que la nuclear sigue sin ser rentable... a ver con centrales de cuarta generación...

    Artículo interesante

    ResponderEliminar
  7. Utopico soluciones por favor, no consignas.

    ResponderEliminar
  8. Qué hacer con los residuos lo ha dicho Lovelock: almacenémonos en áreas naturales que queramos realmente proteger, y veréis cómo no se acerca ni dios a molestar a los animalillos de por allí.

    ResponderEliminar