3 de abril de 2010

HISTORIA DEL CLIMA DE LA TIERRA, DE ANTÓN URIARTE

Os dejo el vínculo a este interesantísimo libro, vía La revolución naturalista.
.

13 comentarios:

  1. ¿Pero el libro es como la página de Uriarte (ahora blog)?

    Porque en ese caso, será bazofia. Y no hay que ser climatólogo para verlo (tampoco lo es él, por cierto).

    ResponderEliminar
  2. A mí no me parece nada mal el blog, pero tal vez me falta alguna información. ¿Puedes iluminarme un poco sobre el tema, Aloe?

    ResponderEliminar
  3. A favor de Uriarte, aquí; en contra, aquí.

    "¿Pero el libro es como la página de Uriarte (ahora blog)?"

    El libro tiene pinta de ser mejor :D

    ResponderEliminar
  4. Se supone que la "alfabetización científica" tiene como objetivo el que un ciudadano pueda coger los datos y resultados que presentan los científicos, y hacer su propia interpretación con sentido común. ¿No es para ESO para lo que estamos en este negocio de la "comunicación de la ciencia", "democratización de la ciencia", etc.?
    No tomo, por lo tanto, a Uriarte, como un "experto", sino como alguien interesado en el tema, que tiene la capacidad de tomar datos y PENSAR sobre ellos.
    Reconozco que simpatizo con mucho de lo que dice, porque en el tema del cambio climático observo uno de los males que achacamos habitualmente a las "relaciones ciencia-sociedad": la tendencia a encontrar una interpreación "peliculera", "milenarista" o "mediática" de los resultados científicos. Cuando era yo era adolescente (o sea, cuando ya habíamos subido más de la mitad del trecho ascendente del gráfico en el post de "Ecos del futuro" que linkea Hugo), no había científicos que hablaran del calentamiento global (o no se los oía tanto), y sí, en cambio, estábamos cagados de miedo con la llegada inminente de una nueva glaciación.
    Así que yo prefiero contemplar los datos de los climatólogos (y creérmelos en la medida de lo razonable), pero verlos con la actitud de un Uriarte (más o menos la de decir, "bueno, ¿y qué?").

    ResponderEliminar
  5. Sigo la página de Uriarte (a temporadas) desde que empecé a buscar en la red documentación sobre el tema, hace bastantes años.
    Su posición es la típica del negacionista irracional y del polemista tramposo al que no interesan los hechos, sino los argumentos a favor de su posición previa, y le valen todos, de cualquier valor (incluso nulo) e incluso incoherentes entre sí.

    Por poner algún ejemplo: no le hace ascos a las entradas tipo:
    "¿Calor? ¿Eh? ¿Calor? Con el fró que estamos pasando en Sanse este invierno, hombre, como va a estar calentándose el planeta". Nivelazo, vaya.
    A lo largo de los años ha ido cambiando desde negar que las temperaturas planetarias medias hayan subido, a admitirlo (más o menos, porque de vez en cuando vuelve a negarlo con argumentos tonticos del estilo del de arriba).

    Hasta aquí bien, digamos (quitando los post incoherentes del estilo dicho y quitando que de vez en cuando se descuelga con series temporales de diferente periodo y diferentes medidas según lo que venga bien a su argumento, sin preocuparse de mantener la coherencia). Bien porque cambiar de opinión respecto a un hecho, si se han acumulado evidencias a favor de ese hecho durante veinte años, es normal y elogiable, aunque no debería haber motivo para hacerlo a regañadientes y refunfuñando, como si le fastidiara (que es lo que pasa: le fastidia, porque él no está con los hechos, está con su propia postura ya tomada)

    Pero a continuación, en el estilo del fanático habitual (que ya ha decidido de antemano su posición) se pone a argumentar que el clima siempre ha cambiado y por lo tanto el cambio de ahora es natural como los anteriores, cosa que los climátólogos por lo visto no saben, ¿no? y no exagero nada, no hay más razonamientos en ese por lo tanto implícito; a ridiculizar que la concentración de CO2 sea una cosa de la que preocuparse, fabricando para ello un hombre de paja a su medida (con argumentos tan peregrinos como que el CO2 no es venenoso, como si eso lo defendiera alguien); y todo en ese mismo estilo.

    Yo estoy de acuerdo con todo lo que sea intentar ser crítico y racional con las posiciones políticas que se basan en hechos científicos, en cuanto a la veracidad de esos hechos y en cuanto a lo demás. Y cuando hay intereses de grupos de presión por medio, tenerlos muy en cuenta.
    Pero la página de Uriarte ha tenido la virtud (en mi caso)de producir el efecto contrario al que él pretende, porque, quizá injustamente, no puedo por menos de pensar que si eso es la posición, los argumentos y la honestidad intelectual del negacionista "cultivao" e "ilustrao" (es geólogo, aunque no sea climatólogo) más conocido en España, es que poca razón deben de tener.

    ResponderEliminar
  6. Por cierto, yo he leído hace un porron de años especulaciones sobre una nueva glaciación, pero nunca me pareció que pasaran de eso, especulaciones. La verdad es que nunca me dio miedo el asunto, pensaba: "bueno, ya veremos, y no será tan rápido".
    Sin embargo, también recuerdo haber leído en mi adolescencia números atrasados de "Investigación y ciencia" que coleccionaba un primo mío, donde SÍ se hablaba de la posibilidad de que el equilibrio entre la absorción y la radiación de energía que determina la temperatura de la Tierra se estuviera modificando por el aumento de los gases de efecto invernadero. Y como los de I&C le daban en aquella época sobre todo a la física, la astronomía y cosas así, los modelos que se mostraban se basaban en el estudio de los planetas del sistema solar con atmósfera, no en lírica New Age ni en activismo político (del que estaban léjísimos).
    En los años de publicación de esos artículos no había nada demostrado, ni las medidas eran suficientemente antiguas, ni el efecto todavía tan claro. Pero los tipos que hacían planetología, al parecer, ya estaban con la mosca detrás de la oreja, desde cuando a Al Gore le colgaban los mocos.

    ResponderEliminar
  7. Yo he consultdo su blog varias veces, para temas concretos, y sus artículos me han servido de gran ayuda. La información en la que se basan sus estudios está al alcance de todos y sus conclusiones no son "brindis al viento".
    En este país hay muchos seguidores de un investigador españos soltó en los curos de una Universidad de verano "dudar o negar cuestiones admitidas por la comunidad de científicos debería considerarse terrorismo científico". Yo pensaba que la Ciencia avanzaba cuestionándose,preguntándose, probando,ensayando... Resulta que estaba equivocado. Una pena.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Hombre, me acabo de leer el capítulo del Precámbrico y a juzgar por él, parece interesante como introducción al tema de la paleoclimatología y a la historia del planeta en general y en particular la historia *medioambiental*. Un tema bastante confuso y enmarañado. No sé como será el resto.
    Aunque el estilo de escritura me parece un poco *seco*.
    .
    Como libro divulgatorio para hacerse una ideilla básica sobre la historia del planeta recomiendo el espléndido "Biografía de la Tierra" de Francisco Anguita, que es tan estimulante como una buerna novela de misterio. Ideal para leer en verano, relajadamente.
    J.N.

    ResponderEliminar
  9. En realidad, el supuesto "enfriamiento global" propuesto por algunos científicos en la década de los 70, tuvo mucha más repercusión en el ámbito mediático que en el científico, dentro del cual era una teoría más bien minoritaria. En esta página del Newscientist explica un poco el asunto:

    http://www.newscientist.com/article/dn11643-climate-myths-they-predicted-global-cooling-in-the-1970s.html

    De todos modos Uriarte, al margen de otras consideraciones, emplea en su libro un tono mucho más discreto y comedido (podríamos decir que en las antípodas del que se gasta en su blog).

    ResponderEliminar
  10. Javier:

    "Yo pensaba que la Ciencia avanzaba cuestionándose,preguntándose, probando,ensayando..."

    Estoy de acuerdo. Pero la pregunta que me hago es: ¿Es escepticismo lo que se desprende del blog de Uriarte o es pseudoescepticismo? Ojalá sea escepticismo.

    ResponderEliminar
  11. En cualquier caso, ya le he descubierto demasiadas falacias como para considerarlo una fuente fiable. Me temo que en lo que al blog respecta, estoy decididamente de acuerdo con Aloe.

    ResponderEliminar
  12. Jesús:

    Cuando yo era adolescente (...) no había científicos que hablaran del calentamiento global (o no se los oía tanto), y sí, en cambio, estábamos cagados de miedo con la llegada inminente de una nueva glaciación.

    Según este post, parece ser que el problema es que "no se los oía tanto", pero hablar sí que se hablaba.

    ResponderEliminar
  13. Yo sigo el blog de Anton Uriarte con bastante frecuencia. La verdad es que me convencen mucho más sus argumentos que los que aparecen en la prensa y otros medios de comunicación. Solo con decir que el CO2 no es contaminante ... ya me parece bastante.

    ResponderEliminar