10 de octubre de 2007

SÓLO TE PERCIBES A TI MISMO (2)

Una posible reacción ante el experimento del doble dedo es la de afirmar que "yo no SOY esa imagen" (o "esa imagen no es parte de mí"), sino que "yo PERCIBO esa imagen". Naturalmente lo segundo también es correcto, pero no es contradictorio con lo primero. Lo que ocurre es que nuestro mecanismo de percepción nos hace sentir que "lo percibido" y "quien percibe" son dos cosas diferentes (es probable que la mayoría de los animales no puedan hacer esta distinción), pero esto es por que "quien percibe", es decir, el "yo" que sentimos que está percibiendo el dedo, TAMBIÉN ES UNA IMAGEN CONSTRUÍDA POR NUESTRO CEREBRO. Es decir, al percibir lo que tenemos alrededor, el cerebro no construye una imagen de ello, y luego "nosotros" (¿quién?) "vemos" esa imagen, sino que construye una imagen en la que aparecen simultáneamente nuestro alrededor Y EL YO. No hay nadie, un agente (¿el alma?) en el cerebro, dispuesto a ser el espectador de nuestras representaciones mentales, sino que el cerebro construye a la vez el espectáculo y al espectador.
Así pues, nuestro yo es tan falso (o tan verdadero) como el dedo doble del que hablábamos ayer...........
Algunos empezamos a marearnos. Quizá el mar se está picando a nuestro alrededor, y aquí, junto al casco, nos sentimos cada vez menos separados del agua que nos rodea.

3 comentarios:

  1. Es una explicación contundente (no quiero decir irrefutable) al supuesto ejemplito práctico que comentaban algunos religiosos en los programas de tv muy de moda en los 80s, en donde el animador -que le llamaban predicador- decía con voz desesperante, ¿quieren comprobar la existencia del alma? y luego de decir algunas barrabasadas contra los científicos, llamaba una persona del público (casi siempre una esbelta y curvilinea rubia) y le ordenaba, tóquese sus brazos, ahora sus piernas, tóquese el rostro, etc. m luego le decían, tóquese usted, señorita, y la joven no sabía que hacer, quedaba perpleja... luego decía el animador bandido !mírenlo bien! !nadie puede tocarse, porque no somos el cuerpo, somos alma! etc.

    Me ha llegado a la mente todo eso, luego de leer esta, una de tus primeras entradas.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Ah, y me ha hecho mucha gracia la forma que dices entre corchetes
    [ES CONTINUACIÓN DE LA ENTRADA DE AYER]

    !Cuanto has cabalgado!

    ResponderEliminar