17 de diciembre de 2008

¡JODER CON LA VIEJA AGUADAÑADORA!


Acabo de enterarme de la muerte de Francisco Casavella, seudónimo del joven escritor (bueno, no tan joven: diez semanas más viejo que yo) Francisco García Hortelano, y último premio Nadal. La noticia me ha golpeado fuerte, no sólo por la cercanía en las edades, sino por lo que disfruté el pasado verano con la lectura de su premiada novela, Lo que sé de los vampiros. Era obra de un talento inusual en la literatura española contemporánea, con una ambientación extraordinaria y una trama perfecta, sin caer en el misterio fácil (ni difícil) tan manido; maravilloso retrato de la Ilustración, con sus luces y sombras.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario