12 de abril de 2009

ERASMUS DEI (reposición)












**
*
**

UNA MODESTA PROPOSICIÓN
(Y NO VA DE COÑA)
PARA PROMOVER EL ENTENDIMIENTO
ENTRE LAS CIVILIZACIONES

Ahora que por fin se ha celebrado el primer foro de la "Alianza de Civilizaciones", tan deseado por ZP y que ha pasado tan sin pena ni gloria por los informativos (¿no se lo creían ni los organizadores?, ¿o los medios pensaban que al público le mola más la sangre y la carnaza?; en todo caso, Prisa no ha dejado de meter su pullita), quiero aportar mi granito de arena, con una proposición que, no me cabe duda, contribuiría como ninguna al hermanamiento de los pueblos ahora enfrentados por un odio visceral.
.
Todos sabemos del gran éxito que ha tenido en la Unión Europea el programa "Erasmus" (también llamado "Orgasmus" por la intensa dedicación al encuentro de culturas de la que dan gala tantos de sus jóvenes beneficiarios). Se trata de permitir a los alumnos universitarios que hagan un curso de su carrera en una universidad de otro país de la Unión mediante una generosa beca (que en un 95 % financian los padres). Las nuevas generaciones de europeos que surjan de esta experiencia erásmica (no me refiero a los que surjan de la experiencia orgásmica, pues, siendo los becarios gente preparada, saben hacer buen uso de los medios anticonceptivos) verán los distintos países de Europa más como regiones diversas de una sola nación que como "el extranjero".
.
Pues bien, mi propuesta, para los responsables de la Alianza de Civilizaciones, consiste en que algo parecido se haga con los estudiantes que se preparan para la venturosa, aunque sacrificada vida de mediación entre los hombres y el Altísimo. Me refiero a los heroicos alumnos de seminarios diocesanos, madrasas, escuelas rabínicas y demás (en una segunda fase podía extenderse a los lamasterios y otras instituciones orientales; de momento, los pobres budistas no meten mucho ruido -o, como decía Sabina, "del Tibet a aquí, no llega"-).
.
Para futuros curas, pastores (de ganado humano), rabinos, imanes, mulás, y
demás (puede incluirse a los alumnos de universidades del Opus y similares), ¿no se abriría ante ellos una experiencia poderosísima de cercanía a los hijos de Dios si se hiciera obligatorio que, para poder "ejercer" su oficio, tuvieran que pasar al menos tres o cuatro años estudiando en las escuelas de otras religiones y prestando servicios en los templos de éstas? Y si hacen un recorrido un poco más largo, pasando por tres o cuatro subdivisiones de cada religión, mejor que mejor.
.
Lo largo del proceso (frente al año escaso de que gozan los becarios Erasmus) se debe, naturalmente, a que la "inculturación" en una mentalidad religiosa distinta de la propia es psicológicamente más difícil, en parte por la dificultad inherente al oficio, que en general suele poner bastantes trabas a la derivación orgásmica del programa para alumnos universitarios (sin contar la estimulación manual, que, salvo ayuda por terceros, suele dar poco juego en lo de la asimilación de culturas ajenas, al contrario que la estimulación bigenital), y en parte porque así tendríamos unos añitos más a los futuros sacerdotes sin ejercer, lo que siempre es muy beneficioso para el rebaño.
.
Tanto la idea del programa, como su nombre (Erasmus Dei, ¿cuál si no?) los cedo gratuitamente a los organizadores de la Alianza de Civilizaciones, para que puedan aplicarlos como mejor les inspire el Espíritu Santo (que sea).
.
Amén.
.
[P.S.: Al menos llega una buena noticia desde Roma; ¿será que empiezan a cambiar los tiempos en el Vaticano?].
<>

5 comentarios:

  1. Una experiencia tipo Erasmus debería ser obligatoria (La orgasmus, desde luego aconsejable). Algo así como la mili de antaño, pero para miembros y miembras, claro. Los nacionalismos excluyentes, los extremismos religiosos, los comentarios de tipo: "como aquí no se vive en ningún sitio...", los caciquismos de medio pelo y pelo entero, se cortarían de raíz. ¿Os imagináis qué gran paso hacia un mundo un poquito mejor?

    ResponderEliminar
  2. pues yo he estado de Erasmus en Italia, y he viajado a Polonia, Alemania y otros paises y los vascos y catalanes, no dicen que son españoles. Yo soy de catalunya o yo soy de Euskadi, dicen.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo: Pues ya has aprendido algo ¿no? aunque hayas tenido que salir de tu país para conocer algunos aspectos de él.
    Como dijo un escritor del Imperio (británico): "¿Qué conoce de Inglaterra quien solo conoce Inglaterra?"

    ResponderEliminar
  4. En Toledo acaba de abrir sus puertas una nueva orden religiosa sincrética judeo-católica en la que, de momento, sólo profesan una monja y dos padres que, a su vez, son padre e hijo biológicos. Viven del cuento y prestan votos de pobreza, castidad, obediencia y obediencia. De silencio no, porque rajan por los codos. Aseguran que viven "para" Dios, aunque lo que queda claro en el reportaje de TVE es que viven "como" Dios. Un pequeño baile de preposiciones.

    ResponderEliminar