10 de abril de 2009

LA DE JESÚS NO FUE UNA MUERTE DIGNA (reposición)



“¿Alguien puede decir que la de Jesús no fue una muerte digna?”. Esa pregunta lanzó ayer en el via crucis el arzobispo emérito de Pamplona, Fernando Sebastián, probablemente picado por el recentísimo caso de la francesa Chantal Sébire. Pues bien, yo lo afirmo: la muerte de Jesús (mi tocayo más famoso) no fue una muerte digna. Fue, de hecho, ejemplo de muerte indigna: cacotanasia. De ello llevan siglos dando fe las siniestras (maguer que en general edulcoradas) celebraciones de estas fechas, y, por si acaso quedaba alguna duda, el morboso y voyeurista filme de Mel Gibson sobre la Pasión.
.
(¿Mon?)señor Sebastián (como arzobispo, buen conocedor y practicante de los razonamientos falaces) deliberadamente confunde (quiero decir: trueca ) la cuestión de si el tormentoso proceso "incompatible con la vida" al que Jesús fue sometido por los invasores de Palestina fue (o no) un proceso respetuoso con la dignidad humana (¡claramente no lo fue!), con la cuestión de si aquel festival, o reality show a la judeorromana, tuvo o no consecuencias significativas y gloriosas desde el punto de vista del armazón moral del universo (aquí hay disparidad de opiniones) o, al menos, desde el punto de vista de la evolución de la historia humana (aquí tampoco hay dudas).
.
Optando por la interpretación más favorable al cuento en el que basan sus privilegios el arzobispo y su caterva, podemos decir que el Autor Intelectual del Universo estuvo en su derecho de morir como le saliera de las orquídeas. Quién sabe, si yo fuera Dios, a lo mejor me ponía lo de ser torturado y crucificado los viernes por la tarde, aunque, puestos a perdonar graciosamente a la humanidad de no sé qué culpas, mejor habría usado el BOE para publicar un decreto de perdón, y aquí paz y después gloria. Pero en todo caso, lo que podríamos afirmar es que Jesús eligió (¿?) una muerte indigna, la muerte más indigna de todas, para llevar a cabo sus salvíficos planes. [Bueno, desde el punto de vista histórico, lo más seguro es que a Jesús y a sus discípulos, la muerte del jefe les llenara de sorpresa, pues al fin y al cabo esperaban la liberación de Judea y la llegada de Disneylandia a la tierra a muy corto plazo; el mismo San Pablo seguía pensando así dos o tres décadas después... hasta que cayó él mismo; y lo mismo el autor del Apocalipsis de San Juán, algo después; y tuvieron que morir dos o tres generaciones de cristianos para que empezasen a aceptar que Disneylandia todavía tenía que tardar un poco -¿siglos?, ¿milenios?- en plantar su tienda entre nosotros].
.
¿Implica eso que la muerte de mi tocayo más famoso fue ejemplar en algún sentido práctico? ¡Desde luego que no! Sólo algunos pirados piensan que, puestos a morir, lo único digno es hacerlo en la cruz ("si fue un ejemplo, que lo sea hasta sus últimas consecuencias"). Tampoco usaba mi tocayo más famoso calzoncillos ni gafas, y eso no quiere decir que haga yo mal en utilizarlas. Y si en mis últimas horas o días o años voy a tener que sufrir de manera inhumana, pues pueden llevarse todos los arzobispos mi sufrimiento y lacerarse la piel con él hasta que los gusanos les coman la pus, que ya se lo premiará su Jefe en la Disneylandia celestial. Yo, sin su permiso (y el Suyo me importa tanto como el de Osiris), preferiré dejar este mundo y viajar a la nada con el menor dolor posible.
.
Amén.
.
Entradas relacionadas:
.
.
.

28 comentarios:

  1. El dios de los cristianos es quizá el mayor sadomasoquista de la historia de la literatura.

    ResponderEliminar
  2. Estimado Jesús:

    Me has decepcionado totalmente. La verdad es que esperaba más de ti. Siendo como eres un profesor de Filosofía, pensé que tendrías al menos un poco de rigor, de buena educación, capacidad de diálogo. Y lo que veo es que, humanamente, eres muy ramplón, grosero y que vuelcas tus exabruptos contra los que no opinan como tú.

    Desde luego disimulas muy bien el que seapas algo de filosofía. Pareces más un sofista de medio pelo y con mal gusto que alguien que se dedica al a filosofía.

    Cuando no tienes respuesta, haces como has hecho en la entrada del manifiesto para el que pedías firmas: cierras el pico y no dices ni media. Comprendo que es mejor no abrir la boca o no escribir nada a caer en el mayor de los ridículos esgrimiendo argumentos falaces que ni tú mismo te crees.

    En esta entrada, nuevamente dejas una vez más que el título de filosofía te lo habrán regalado por la cara o vaya usted a saber cómo lo has conseguido.

    Confundes la dignidad de la persona, que es una noción trascendental como muy bien señala Spaemann, prof. emerito de Filosofía de la Ludwig-Mazimilans-Universität de Mónaco y de Baviera y Friburgo.(Cfr. Robert Spaemann, "Natura e ragione. Saggi di antropologia" Roma 2006). De modo que la dignidad del hombre es inviolable en el sentido de que no puede ser arrebatada por ninguno desde el exterior. Solamente uno puede perder su propia dignidad. Quien no respeta la dignidad del otro, lo que hace es perder la propia dignidad, pero al otro no le puede arrebatar la suya.

    No ha perdido Cristo su dignidad muriendo en la Cruz en medio de tormentos, sino que son sus verdugos los que han perdido la propia dignidad.

    Lo han entendido mucho mejor que tú HOrkheimer y Adorno que descubren en el fundamento de la dignidad humana la dimensión metafísica de la palabra "dignidad".

    Y aunque no estoy totalmente de acuerdo con Werner Maihofer, sin embargo considero que tiene, sin punto de comparación, mucha más categoría que tú para tratar con seriedad estos temas (Cfr. W. Maihofer, Die Würde des Menschen, Hannover 1968, p. 41).

    Me he equivocado contigo, Jesús. Pensaba que tratabas las cosas con seriedad. Me río del Curso de verano que promocionas en Denia sobre religión y ateísmo. Seguramente que tendrá un altísimo nivel. Unas cuantas cervezas y unas gambas a la orilla de la playa entre los amiguetes para despotricar de la religión y sacarles unos euros a los ingenuos que asistan.

    Ya veo que tienes algunos fieles que te secundan con un simple Amén.

    Felicidades. Eres un genio Jesús. Has entendido cómo vivir de la pseudofilosofía.

    JOSÉ GIL LLORCA

    ResponderEliminar
  3. José:
    creo queme has malinterpretado totalmente; no afirmo en esta entrada que JESÚS no sea digno a causa de la muerte tan horrible que sufrió; lo que digo es que su forma de morir fue, precisamente porque él lo quiso (de hacer caso a la mitología cristiana), lo más indigna, inhumana, dolorosa y humillante posible.
    .
    Por otra parte, lo que critico del mito cristiano de la Pascua es la idea (en mi opinión, absolutamente cruel e irracional) de que fuese necesario un "sacrificio" como el de Jesús para "salvar" a la humanidad. Un dios todopoderoso podría habernos salvado de manera menos cruenta para con su hijo, pienso yo.
    .
    Por otro lado, no me malinterpretas demasiado al tacharme de ignorante en cuesitones de filosofía: en realidad, toda la tradición filosófica de la vía idealista-fenomenológica-hermenéutica-existencialista no la conozco en profundidad, sobre todo porque lo que he tenido que estudiar de ella me ha parecido una mezcla de poesía mala, juegos de palabras menos ingeniosos que muchos chistes míos -pero que, al contrario que éstos, no se saben chistes-, y, sobre todo, vacuidad disfrazada de pedantería. Pero cualquier información seria sobre el tema me la tomaré como un incentivo para aprender, si hay algo que aprender.
    .
    En cambio, lo de que tú pensabas que yo trataba las cosas con seriedad... será porque no has mirado con mucho detenimiento el archivo del blog: un 50 % son chistes. Me lo tomo como una reivindicación del humor en la filosofía (de lo poco que me pareció interesante de Nietzsche), y como una piedra de toque para la validez de un argumento (un argumento sólido debe dejar pocas posibilidades conceptuales para reirnos de él: si nos podemos reir de él, es poco fiable).

    ResponderEliminar
  4. Jesús: recuerda que la Biblia no ha dejado constancia de que tu tocayo riese en algún momento.

    La risa nos distrae de nuestra más importante tarea, que es la búsqueda de la salvación.

    ResponderEliminar
  5. Jesús:

    No te he malinterpretado. Te he informado de que has cometido un error al afirmar que la muerte de Jesús fue indigna. Por supuesto que Jesús no perdió en absoluto su dignidad al morir de ese modo. Y en cuanto a la forma de morir, se puede distinguir el aspecto objetivo de la tortura, que evidentemente es una forma indigna de tratar a la persona, y el aspecto subjetivo de cómo afronta la persona esa muerte. En ese sentido la muerte de Jesús fue la más digna por el comportamiento de Jesús, y una de las formas más indignas de dar muerte a una persona por parte de sus verdugos.

    Me parece una prueba de honradez por tu parte que te reconozcas bastante ignorante en cuestiones de filosofía. Sí, hay mucho para aprender y espero que encuentres incentivos para ello. Te hace falta.

    Efectivamente, pensaba equivocadamente que tratabas las cosas con seriedad. No tengo tiempo para perderlo viendo tus entradas, así que pensé que tu blog era algo serio. Pero ahora que he visto las últimas entradas lo comprendo. No es que estés bajando el nivel, es que nunca has tenido suficiente nivel en tu blog.

    Y si además resulta que tú mismo me confirmas que el 50% son chistes, pues me alegro, pero tengo otros sitios que me realmente me divierten cuando lo que busco es diversión, pero lo tuyo, a mí no me hace ninguna gracia. Ahora comprendo que tengas a tantos navegantes a bordo. Por mi parte este es el último comentario que hago en tu blog porque no pienso volver a visitarlo.

    Buena travesía.

    JOSÉ GIL LLORCA

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué amargura, por los camellos de Zarathustra!

    ResponderEliminar
  7. ¡Cuántas cosas por desaprender, amigo J. G. Llorca! El pensamiento mágico y dogmático. Qué le vamos a hacer.

    J
    osé
    M
    anuel

    ResponderEliminar
  8. Con permiso...

    A mí este blog me gusta, de hecho, lo tengo enlazado en el mío. No comparto todas las cosas que se dicen en él (por ejemplo, a mí sí que me interesa la "vía idealista-fenomenológica-hermenéutica-existencialista", como me interesa la tradición "analítica y/o neopositivista". Y la ciencia, y el arte, y tantas cosas más; supongo que soy simplemente curioso). Lo que no haría, supongo, es enfadarme con alguien porque no comparta mi punto de vista; ¿qué razón habría para ello? Podemos hablarlo con serenidad, o con sentido del humor, como hace generalmente nuestro capitán o alguno de sus marineros, i.e. Freman. A mí me gusta entrar aquí porque veo una postura dominante -la positivista y atea militante, por simplificar-, que me parece interesante y tan defendible como cualquier otra. Y porque incluso de la gente que parece contradecirnos más podemos aprender cosas; y quizá seguramente por eso mismo (sin ir más lejos, gracias a Freman he hecho un par de descubrimientos musicales muy curiosos). Donde quiero ir a parar es: ¿bajamos las espadas y nos lo tomamos con un poco más de calma y sentido del humor?

    Un abrazo para todos.

    ResponderEliminar
  9. Freman

    Eh, que yo soy un polizón...

    ResponderEliminar
  10. Pues para ser un polizón, no es que se esfuerce mucho por permanecer escondido.. ;)

    ResponderEliminar
  11. José:
    lamento haberte dado la impresión de ser un Hegel, cuando en realidad soy un Gila (salvando las distancias).
    No intento hacer un humor 'universal', que le haga gracia a todo el mundo. Únicamente me gustaría que, al que no le hacen gracia algunas cosas, comprenda que PUEDEN hacerle gracia a otra personas, y que éstas tienen DERECHO a considerarlas graciosas (como decía aquel: "si no quieres que me ría de tus creencias, no tengas creencias tan graciosas").
    .
    Con respecto al tema de la entrada, creo que estamos de acuerdo: lo digno fue, en todo caso, la ACTITUD de Jesús ante su muerte (de hacer caso a los evangelios); pero LA FORMA DE DARLE MUERTE, como tú mismo reconoces, fue de lo más indigna.

    ResponderEliminar
  12. Y añado: el que le niega a la naturaleza el gusto de verle morir de una enfermedad degenerativa, también me parece que AFRONTA su muerte de una manera totalmente digna.

    ResponderEliminar
  13. No entiendo por que la redención de la humanidad o del hombre tenga que hacerse en base al sufrimiento y a la tortura de una persona. Y menos que con el paso del tiempo ese ensañamiento en quitar la vida se haya magnificado y se siga haciéndolo hoy en día también a través de los medios de comunicación. Es una especie de masoquismo que parece encontrar placer en enaltecer la muerte y el dolor a través de la gradación de la tortura. Qué son las "estaciones" mas que la sucesión meticulosa y graduada de llevar a una persona hasta la muerte... Yo creo que habría que buscar otras formas, otros discursos o simplemente interpretar la historia con criterios de hoy...

    ResponderEliminar
  14. Yo creo que si uno pudiera elegir -y enfatizo el concepto de "poder"- entonces elegiría aguantar.

    No sé si eso implica mantener la dignidad. Lo que sí esta claro que no todo el mundo es capaz de aguantar -yo no creo que pudiera- y debemos permitir que la gente pueda tirar la toalla, lo que no sé si me convence es creer que ese tirar la toalla es, no ya digno -porque a decir verdad no sé lo qué significa esa nebulosa sensación subjetiva-, sino la actitud ideal tal y como apunta el post. O al menos una actitud igual de admirable que la resistencia.

    Otra cosa, insisto, es que uno siempra pueda estar a la altura de las circunstancias. Yo, vuelvo a decirlo, no resistiría pero desearía resistir y ese creo que es un sentimiento general. Así que cuidad con mezclar el qué se puede hacer con el qué deberíamos hacer

    ResponderEliminar
  15. No entiendo por que la redención de la humanidad

    Porque la historia correspondiente no tiene ni pies ni cabeza, pero los seres humanos nos empeñamos en darle sentido a cualquier ruido que escuchamos. Mi abuelo materno tenía un latiguillo: "si a mano viene", y yo con cinco años "deduje" que mi abuelo tenía un amigo llamado Amano que vendría un buen día, como Cristo o John Frumm.

    La historia de Cristo es una de las más estúpidas que han resonado en la inteligencia colectiva de la especie humana. Un dios con Trastorno de Personalidad Múltiple que se cabrea con sus criaturas, y para redimirlas, impregna a una hembra de dicha especie, nace de su coño virgen, se deja matar por algunos especímenes (logrando que echen la culpa del desaguisado a quienes nada habían tenido que ver con el asunto), se deja fermentar tres días y tres noches, promete volver como Schwarzenneger (pero no lo hace), y sólo entonces nos perdona (con condiciones) y asciende al cielo donde sabemos que sólo hay radiaciones, polvo estelar y materia oscura.

    ResponderEliminar
  16. La historia de Jesus hay que entenderla dentro de su contexto historico.

    Para agradar a los dioses, para obtener sus favores o para que nos perdonen nuestros pecados les hacemos sacrificios. Tomamos un animal o a alguien y lo sacrificamos para el dios.
    Desde ya que no es cosa de tomar un cabrito enfermo, hay que sacrificar el mejor cabrito. En caso contrario seria un isulto a dios.
    No es cosa de matar al criminal que ultrajo a la divinidad con sus pecados, hay que sacrificar a alguien digno, algun hijo del jefe o que mejor que mejor que el hijo mismo de dios????

    Ademas tambien esta entreverada la idea de dar algo para obtener algo mas adelante en el siguiente ciclo.
    No nos comemos toda la semilla, parte la guardamos y la enterramos y de alli surge la nueva vida.

    Todo esto era mneda comun en las antiguas religiones y misterios muy en boga en ese tiempo.

    Si uno luego pierde la idea de sacrificio como los que se hacian en el templo y las demas ideas tambien cambian y se va haciendo mas relevante un supuesto dios que es mas amor que el viejo dios tribal del antiguo testamento entonces uno se queda con un galimatias de dificil comprension.

    Como es que este dios que es todo amor y compasion pide que el mismo o su propio hijo muera una muerte horrenda para calmar su propia ira por las acciones de sus propias criaturas, un dios supuestamente omniscente y omnipotente quedeberia haber sabido perfectamente de lo que eramos capaces.

    Añadase que es conveniente politicamente tener a todos convencidos quepor el solo hacho de nacer ya estamos condenados y listo.

    ResponderEliminar
  17. Kewois: soy perfectamente consciente del contexto histórico; lo que me parece ridículo es hacer filigranas filosóficas para empeñarse en 'traducir' lo que nos parece bien de esa historieta y aplicárnoslo a nosotros, y tomarse la libertad de 'suprimir' de la interpretación 'correcta' lo que hoy en día parece aberrante.

    ResponderEliminar
  18. Veamos la cosa de otra manera. Estábamos en que Dios decidió sacrificar a su hijo para redimir a la Humanidad de sus pecados (aceptamos pulpo como animal de compañía). Y que decidió asimismo que muriera dignamente pero de una manera indigna (volvemos a aceptar pulpo etcétera). Pero llegados a este punto era necesario que el instrumento de la muerte fuese absolutamente simple, fácilmente reconocible y dibujable; que se pudiese reproducir con absoluta facilidad y con cualquier objeto o material —con dos espadas, con dos putos palos—; que se fuese ligero y portátil; que se pudiese plantar, colgar, izar o pintar con dos trazos de carbón o de yeso en cualquier parte; que fuese lineal, simétrico y sencillo, pero que al mismo tiempo sugiriese la figura humana y fuese tremendo y aterrador. Y de todos los instrumentos de tortura y muerte que ha utilizado el hombre desde la prehistoria hasta nuestros días, el único que reúne esas características —excepto quizás la estaca de empalar que de puro simple pierde esencia— es la cruz. ¿Puede alguien imaginar qué hubiera sido del cristianismo si Jesús hubiera muerto en la Francia del Siglo XVIII? ¿O en la España del garrote vil? ¿O en la América de la cámara de gas?

    El verdadero misterio de la Encarnación y muerte de Jesucristo hay que buscarlo, pues, en el momento histórico y en el lugar elegido por Dios para que el aparato alevoso de la digna muerte fuese una cruz...hay que joderse.

    ResponderEliminar
  19. Y menos mal que a Joshua Ben Iosef no lo mataron a pedradas. no sé como los catolicos se harian el "signo de la piedra" en la cara,y no creo que tuvieran muchos feligreses o seguidores capaces de soportarlo.

    ResponderEliminar
  20. Eso me recuerda el chiste aquel que decía:
    había una iglesia tan pobre, tan pobre, que a Cristo, en vez de crucificado, lo tenían ahorcado.
    .
    De hecho, anoche estuve viendo la Pasión de Chinchón, que empieza con la escena de la Cena en el balcón del Ayuntamiento. Antes de que empezase, se veía una ventana del ayuntamiento al lado del balcón, con dos escopetas colgadas detrás, y alguien dijo: "se ve que este año a Jesús lo van a fusilar".

    ResponderEliminar
  21. Pues yo, por casualidad y haciendo zapping, tropecé con Antena 3, en el preciso momento de la "Pasión Según Mel Gibson" en que clavaban a Joshua ben Panthera en la cruz. Reconozco que algo brotó de mi interior, sin que pudiese evitarlo, y que me encontré gritando, de repente:

    - ¡Clávalo, coño, clávalo! ¡Un clavo en los cojones, para que no se mueva tanto, el muy cabrón!

    Luego me arrepentí, sinceramente. Espero que el Todopoderoso no me lo tenga en cuenta. Al fin y al cabo, sólo son imperdonables los pecados contra el Espíritu Santo, y que yo sepa, no se maltrató a ninguna paloma durante el incidente.

    ResponderEliminar
  22. Pues a mí me parece que todo el discurso anatemizante de Gil Lorca con el articulista no es más que carnaza para alimentar a más trolls. Provocación pura y dura. En vano gastar saliva. Como no puedo enriquecer este tema con contenidos, os mando un chiste de esos involuntariamente descacharrantes que circulaba esta tarde por meneame.net: "Pues más que santa y eso, yo definiría esta semana como la semana del orgullo católico"

    ResponderEliminar
  23. >lo que me parece ridículo es hacer filigranas filosóficas para empeñarse en 'traducir' lo que nos parece >bien de esa historieta y aplicárnoslo a nosotros, y tomarse la libertad de 'suprimir' de la interpretación >'correcta' lo que hoy en día parece aberrante

    La politica justifica los medios Jesús.
    Muy practico tener un librito que en un versiculo dice A y en otro dice ~A (no A).
    Y con el negocio de la interpretacion pues mejor que mejor.
    Hoy me quedo con los versiculos de la Carta a San Peperino 1:3-5 y 8:2-5 y justifico que coman carne
    Mañana tomo La enciclica a los Marsupialess 11:23 y 34 y apoyo el vegetarianismo mas extremo.





    Dijo Leon:
    >Y menos mal que a Joshua Ben Iosef no lo mataron a pedradas. no sé como los catolicos se harian el >"signo de la piedra" en la cara,y no creo que tuvieran muchos feligreses o seguidores capaces de >soportarlo.

    Y antes habia dicho Fernando:
    >excepto quizás la estaca de empalar que de puro simple pierde esencia— es la cruz.

    Me imagino la señal de la estaca: Cerrar el puño de la mano derecha, extender el dedo medio, bajar la mano hasta el nivel apropiado.

    Fue sabio Dios al elegir la cruz y no la estaca.


    Kewois

    ResponderEliminar
  24. Te voy a plagiar la idea para cuando termine de fundar mi secta personal. Diremos que a nuestro protomártir le dieron matarile con la estaca.

    La verdad es que, si uno se fija, los mártires cristianos tenían mucho en común con los vampiros: la única manera de matarlos era cortándoles la cabeza. A San Pantaleón lo arrojaron a un caldero con plomo hirviendo, y el plomo se enfrió mágicamente. Luego lo echaron al mar con las obras completas de San Pablo talladas en piedra, y flotó como un corcho. A San Dionisio, o Dennis, también le rebanaron su segundo órgano favorito. Pero le dio tiempo para colocarse la cabeza bajo el brazo y recorrer los alrededores de Montmartre predicando y alabando al Señor, para terror de paganos y niños sugestionables.

    Moraleja: si tienes que cargarte a un santo, guillotínalo, o de lo contrario, estaca en el pecho. El agua bendita y los crucifijos, por el contrario, suelen exacerbarlos.

    ResponderEliminar
  25. Sebastián el Basto15 de abril de 2009, 23:14

    Me parece a mí un bizantinismo hablar de la dignidad o no de la supuesta muerte de alguien que muy posiblemente no tuvo existencia histórica, sino sólo mítica o narrativa; es como si discutiéramos sobre la muerte de Don Quijote o de Caperucita. No nos damos cuenta de que si admitimos sin más la improbada existencia del tal Jesus el Cristo, la iglesia católica ya nos ha metido un gol antes de salir del vestuario.

    ResponderEliminar
  26. Mierda! Que gente más ignorante.
    Para atacar o criticar hay que empaparse de la Biblia (aun para hacer un chiste), pero me doy cuenta que el autor de la entrada y sus acolitos comentaristas, ¡Jamás! han leido la Biblia. Soy hombre de izquierda he sido torturado por los militares en mi pais, pero me parece estupida esta entrada. La verdad que anote la direccion del blog para volver algun dia, pero veo que no vale la pena.

    Triste, triste y por favor no se digan que son de izquierda, nos hacen quedar mal....

    ResponderEliminar
  27. A ver, Chalyvera izquierdista, ¿en qué te basas para decir que el autor de la entrada no ha leído la Biblia? (Lo que no he hecho es dejar que se cayera la baba de las neuronas cuando me la leía).

    ResponderEliminar