7 de octubre de 2009

PREMIOS NOBEL-IMSERSO

Cuando mi adorado Erwin Schrödinger recibió el premio Nobel de física en 1933, era, a sus 46 años (¡horror, la edad que voy a cumplir yo!), casi un abuelete en comparación con los yogurines que lo estaban acaparando por aquellos años (y que, solteros algunos de ellos, iban acompañados por sus orgullosas madres a los fastos de Estocolmo)..
En cambio, la tendencia actual del comité de los premios, es a premiar descubrimientos de hace más de cuarenta años, que en los últimos veinte hayan tenido una aplicación tecnológica con gran éxito de mercado.
.
¿Falta de descubrimientos realmente revolucionarios en el ámbito teórico?
.
¿Es que el comité Nobel está Kao?
.
¿Creciente conservadurismo de la comunidad científica?
.
¿Conchabamiento con el imserso para quitar a unos cuantos viejetes de la bolsa de peticiones de viajes?
.
Se admiten más teorías (a lo mejor por alguna de ellas nos dan el premio Nobel de economía y ciencias sociales).
.

5 comentarios:

  1. Quizá hayamos entrado en un período de ciencia normal. Se acepta el paradigma relativista y cuántico y el esfuerzo se centra en consolidar y hacer coherente los avances de principios de siglo.

    ResponderEliminar
  2. Vamos, a ver la fibra óptica y los sensores CCD son de grandísima importancia y utilidad no solo a nivel comercial sino a nivel científico. Muchas investigaciones actuales no se podrían llevar a cabo sin estas invenciones. Además, se está premiando a la Física Aplicada, esa que luego crea empresas, da puestos de trabajo estables y crea riqueza en los países.

    ResponderEliminar
  3. Eulez: si a mí no me parece mal a quién le han dado el premio; lo que me parece es que han estado veinte años esperando a dárselo porque todavía estaban un poquito vivos. ¡Coño! Dales el premio antes de que se lo tengan que gastar en pañales de incontinencia.

    ResponderEliminar
  4. Creo que cada vez hay más candidatos, y la cola para que se lo den es más larga.
    Por eso tienen que esperar más.

    ResponderEliminar
  5. Me alegra oír que hay colas cada vez más largas. Nunca hay que perder la esperanza.

    ResponderEliminar