27 de julio de 2010

LA PRAGMÁTICA

Dicen que dijo Voltaire:
.
Cuando un diplomático dice "sí", quiere decir "tal vez"
Cuando un diplomático dice "tal vez", quiere decir "no"
Cuando un diplomático dice "no", entonces no es un diplomático.
.
Cuando una dama dice "no", quiere decir "tal vez"
Cuando una dama dice "tal vez", quiere decir "sí".
Cuando una dama dice "sí", entonces no es una dama...

.

.

25 comentarios:

  1. Voltaire se acercó bastante al Primer Mandamiento del fremanismo cuando escribió: quoi que vous fassiez, écrasez l'infâme, et aimez qui vous aime. Reconozco que se parece bastante a "haz a los demás lo que los demás quieren hacerte a ti".

    ResponderEliminar
  2. Hola, he estado leyendo este blog y la verdad es que me ha parecido genial. ¿Podrías recomendarme algún buen libro que trate sobre Filosofía de la Ciencia? Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo:
    muchas gracias.
    Sobre libros, te puedo recomendar el mejor.
    .
    Para una introducción y bibliografía más amplias, puedes verlas aquí.

    ResponderEliminar
  4. Siendo mozo, cuando en el colegio me obligaban a analizar la estructura gramatical de una frase, mesencendió una lucecilla. Me dí cuenta de que las categorías gramaticales expresaban relaciones semánticas. Desde un psicologismo ingenuo pensé que los hombres habíamos inventado esas categorías para comunicar la estructura que habíamos descubierto de forma operativa en la realidad, aún sin darnos cuenta. Me dije que si entendía la gramática entendería la realidad misma.

    Tal pretensión quedó en nada al empezar a estudiar las formas estilísticas del castellano, gramática comparada y, sobre todo, la dimensión pragmática del lenguaje. Era imposible comprender lo que decimos si no prestamos atención a para qué lo decimos.

    Tiempo después me topé con el trabajo de Benjamin Worf y la idea de que la gramática de un idioma estructura la realidad volvió a cobrar sentido, pero para entonces ya había desechado instancias nouménicas y librado a la realidad de pesadas mayúsculas.

    ResponderEliminar
  5. pos debo ser mu toonto porque no veo relación entre lo dicho por Voltaire y el pragmatismo

    p.d: la gramática de un idioma estructura la realidad

    ¿Los alemanes suben las escaleras de forma diferente que los franceses? :-P

    ResponderEliminar
  6. Los franceses ya no suben por las escaleras. ¿No has oido hablar del parkour?.

    http://vimeo.com/11828945

    ResponderEliminar
  7. XDDD

    ¡Qué serie más grande! Y a propósito: ya sabes que Steve Carrell lo deja, ¿no? :-(

    ResponderEliminar
  8. No jodas... Bueno, pues a verla seis veces, que la serie es densa como para aguantar sucesivos visionados.

    ResponderEliminar
  9. P.D. Es "Whorf". No sé con quién se metía su madre en la cama, pero eso es la transcripción fonética de un ladrido...

    ResponderEliminar
  10. Héctor: e que hablo de la pragmática (como rama de análisis del lenguaje), no del pragmatismo (como postura filosófica)

    ResponderEliminar
  11. El whorfismo es como el sarampión. Suele ser una enfermedad infantil, relativamente benigna. Pero cuando ataca a un adulto, lo deja para los restos. No es como las paperas, sin embargo, porque no hay peligro de que afecte a los testículos.

    ResponderEliminar
  12. Gracias por la aclaración Jesús. Yo pondría también este texto de Wislawa Szymborska:

    Ciertos pescadores sacaron del fondo una botella.
    Había en la botella un papel, y en el papel estas palabras: "¡Socorro!, estoy aquí. El océano me arrojó a una isla desierta. Estoy en la orilla y espero ayuda.¡Dense prisa. Estoy aquí!"

    -No tiene fecha. Seguramente es ya demasiado tarde. La botella pudo haber flotado mucho tiempo, dijo el pescador primero.

    -Y el lugar no está indicado. Ni siquiera se sabe en qué océano, dijo el pescador segundo.

    -Ni demasiado tarde ni demasiado lejos. La isla "Aquí" está en todos lados, dijo el pescador tercero.

    El ambiente se volvió incómodo, cayó el silencio. Las verdades generales tienen ese problema.

    ResponderEliminar
  13. Yo me sé uno sobre dos pescadores vascos que es mucho mejor. Tiran la red y sacan una sirena. La observan coleteando sobre cubierta unos segundos, y uno de ellos la arroja de vuelta al mar. El otro pregunta: "¿por qué?". Y el primero responde: "¿por dónde?".

    ResponderEliminar
  14. Independientemente de la cuestión de si las palabras tienen un valor de la clase que los lingüistas —y no necesariamente los filósofos— suelen llamar significado, e independientemente de cuál pueda ser la condición ontológica de ese valor, lo que parece es que la manifestación de las palabras, de las estructuras en que se integran, son acontecimientos cuya percepción supone siempre la percepción de algo más que las palabras, de modo que desencadena procesos que no pueden ser solo relativos a las palabras. Supongo que la Pragmática intenta descubrir las regularidades correspondientes. Por ejemplo, las que explican que para un bien nacido de hoy en día la única interpretación éticamente legítima de la manifestación de alguien que dice "No" es algo así como ‘No quiere’, ‘No consiente’, ‘No está de acuerdo’, salvo quizá en casos de juego privado con reglas previamente acordadas explícitamente. Y ya anticipo que estoy usando brocha, no pincel. Seguramente Voltaire era un bien nacido… de su tiempo.

    ResponderEliminar
  15. Por otra parte, la cuestión de la verdad, de la que se hablaba aquí el otro día, parece un asunto genuinamente pragmático. Si desentrecomillamos los eventuales sujetos de los predicados ‘verdadero/falso’, lo que resultan son manifestaciones de palabras, de estructuras verbales, manifestaciones de oraciones o frases y no oraciones o frases. Creo que se ganaría bastante si no se cediera a la inercia de decir que las oraciones son verdaderas o falsas, que es tanto como suponerlas ‘portadoras’ de proposiciones y no meros indicios de proposiciones. Solo los gramáticos, radiógrafos del lenguaje, disfrutan con esos trabajados artefactos que son las frases y las oraciones, y predican ‘verdadero/falso’ de entrecomillados que son ya predicaciones metalingüísticas.

    ResponderEliminar
  16. "When I use a word," Humpty Dumpty said in rather a scornful tone, "it means just what I choose it to mean -- neither more nor less."

    "The question is," said Alice, "whether you can make words mean so many different things."

    "The question is," said Humpty Dumpty, "which is to be master - that's all."

    ResponderEliminar
  17. Siempre me ha parecida muy osada la postura de Humpty Dumpty.

    Lenguajear no es tan sencillo.

    ResponderEliminar
  18. Osado, sí, sobre todo tratándose de un huevo...

    ResponderEliminar
  19. Creo que HD tiene razón (faltaría más): esto es cosa de dos, pero el que lleva es el que habla, y si evalúa bien, si conjetura bien, si elige las palabras bien, el que habla puede fácilmente conseguir que su interlocutor le otrogue a "Tengo hambre" el sentido 'Vámonos ya, anda'. Todos lo hacemos a menudo (¿siempre?): las palabras acaban teniendo el valor comunicativo hacia el que nos orienta el que habla, en la medida en que hable bien.

    Pero, eso sí, creo que se trata de algo distinto de aquello a lo que LC se refiere con "mean". Lo que fija la interpretación guiada no es eso a lo que solemos referirnos con "significado/meaning". Primero, lo que fija la interpretación es tan ocasional como el proceso del que resulta; segundo, el significado es otra 'cosa' necesariamente, pues el que habla lo tiene muy en cuenta (junto con el resultado de sus evaluaciones y conjeturas) a la hora de diseñar sus estrategias comunicativas.

    ResponderEliminar
  20. Si "¿Lo cuálo?" es una pregunta sobre el significado, podemos corearla, Jesús: "¿Lo cuálo, lo cuálo, lo cuálo?" Si no es una pregunta, no te copio. Corto.

    ResponderEliminar
  21. Anónimo:
    no es una pregunta sobre "el significado EN GENERAL", sino sobre el significado DE TU ANTERIOR COMENTARIO, del que no he entendido ni patata.

    ResponderEliminar
  22. Mi intención era que se entendiera esto:

    El significado de las palabras (frases y oraciones) no es lo que resulta de la interpretación de las manifestaciones de las palabras (frases y oraciones) sino algo necesariamente distinto, preexistente, lo suficientemente preexistente como para que el que ha diseñado las frases u oraciones manifestadas lo haya podido tener en cuenta al diseñarlas.

    Añado. ¿"Necesariemnte distinto" debe interpretarse necesariamente como 'ontológicamente distinto'? No quiero; quizá en una relación con lo interpretado del tipo crudo / cocido, ingrediente / plato. Aquí es donde yo esperaba que alguien algo.

    ResponderEliminar
  23. Sí, claro, pero bueno... Vamos, digo yo.

    (quiero decir: sí, es verdad, pero no se me ocurre nada más profundo)

    ResponderEliminar
  24. Presumimos que el interlocutor decidirá ejercer de tal haciendo lo que, en la situación en que lo suponemos, nosotros mismos haríamos si alguien como nosotros utilizara las palabras que elegimos. Es decir, presumimos que el interlocutor será igual de racional que nosotros. Por su parte, el interlocutor presume lo propio acerca de nuestra decisión de usar en esa ocasión esas palabras. Pero esto, más o menos, ya lo decía Grice, y todavía estamos...

    La cuestión, creo, no es tanto la de una probable presunción recíproca de racionalidad sino la de en qué consiste la acción de interpretar, la de cómo y por qué se elige el sentido que en cada ocasión se elige. Porque se elige (¿o no?), y las palabras solo constriñen esa elección en parte. (Y yo también creo, Freman, qué estaría bien saber en qué parte.)

    ResponderEliminar