17 de febrero de 2009

EL PRIMER MARKETING VIRAL DE LA HISTORIA (O: ARQUÍMEDES, PRECURSOR DE SOKAL Y WYOMING)


Cuando aún no se han apagado los ecos de la "broma de Wyoming", con su sabor a engaño sokaliano, descubro esta mañana, en el libro El código de Arquímedes (que, a pesar de su título, no tiene nada que ver, por fortuna, con el fantasioso Código da Vinci, salvo un obvio intento de asimilación publicitaria), que el famoso matemático griego fue el primero en emplear este tipo de argucias, como él mismo cuenta en el prólogo de su obra Sobre las espirales (puede descargarse aquí una vieja traducción inglesa; váyase a la página 341). Acabo de empezar la lectura del libro (una historia sobre el redescubrimiento y la restauración de un palimpsesto que contenía varias obras de Arquímedes), así que puede que escriba más sobre él en los próximos días.
.
El caso es que la publicación de resultados matemáticos era un asunto complicado, allá por la Antigüedad esa. No había journals, ni preprints, ni mucho menos scientific commons... o, a lo mejor, eran demasiado "commons" para el gusto de Arquímedes. El caso es que, por lo visto, lo que más les molaba a los pocos matemáticos que había en la época era presumir de resultados (teoremas) extraordinarios: "¡mira lo que he demostrado!, ¡chincha, rabiña!". Bueno, en griego clásico quedaba muchísimo mejor. "¡A ver si lo puedes demostrar tú, Horcajóstenes, que te crees tan listo!". Así que se decían unos a otros el teorema (o "proposición") sin comunicar la prueba, que llegaba en una segunda entrega.
.
Pero, ¡ah, humana conditio!, siempre ha existido el típico listillo (como digo, un Horcajóstenes cualquiera), que aprovechaba que Arquímedes se gastaba un pastón enviando un puñado de copias por Seur (no había otro medio) a otros tantos coleguis, para, hallando una demostración de alguno de esos teoremas, afirmar que él lo había descubierto independientemente. Al fin y al cabo, con lo que tardaban las comunicaciones, quién iba a decir que no.
.
Entonces Arquímedes ideó su estratagema: en una de las listas de teoremas que envió, introdujo dos proposiciones falsas. "El listo que diga que las ha demostrado, hará el mayor de los ridículos, ante nos, y ante la historia", debió pensar el siracusano. En la siguiente obra que mandaba a su amigo Dositeo (un judío de Alejandría, que le hacía de enlace con la pequeña comunidad de matemáticos mediterráneos), conteniendo las pruebas de los teoremas anunciados, hizo pública la broma, aunque no consta que alguno de los colegas "listillos" hubiera mordido el anzuelo hasta el fondo (o sea, hubiera dado a conocer alguna "prueba" de aquellas proposiciones falsas).
.
Así que pasa con Sokal (y Wyoming) como con casi todo el mundo: que siempre que uno tiene una buena idea, resulta que algún jodido griego la tuvo ya en la Antigüedad. Lo que nos lleva inevitablemente, como diría Wyoming: "¡Qué cabrón, Arquímedes!".
.
Q.E.D.
.
Otras entradas:
.
.
.
.
.
.

6 comentarios:

  1. Efectivamente, qué cabrón, Arquímedes. Ahora, ojito a las aspiraciones de los carteros de la época: convertirse en celebridades matemática; un empleado de Seur moderno abriría antes un paquete que contuviese drogas duras antes que un taco de papelotes llenos de teoremas. Yo creo que en el fondo los griegos eran extraterrestres... ahí queda eso.

    ResponderEliminar
  2. Me parece casi seguro que la treta de la informacion falsa, pasada para pillar espías in fraganti, despistar al enemigo o chequear los canales de comunicaciòn, ha debido de ser empleada en la guerra y la diplomacia (la guerra por otros medios, al fin y al cabo) antes que en cualquier otro contexto.
    Vamos, que en El Arte de la Guerra viene seguro.
    (Nota: aunque no sea importante, te recuerdo que el verbo hallar es con ll, que yo sepa).

    ResponderEliminar
  3. que siempre que uno tiene una buena idea, resulta que algún jodido griego la tuvo ya en la Antigüedad

    ... y si no, ya la habrán tenido los Simpsons.

    ResponderEliminar
  4. Mirad que bien lo planta Ranulfo Romo: [...] "Sin embargo, y para la humildad que debe tener el ser humano en este momento altamente tecnificado, los grandes problemas ya fueron planteados por los griegos... por los grandes filósofos. Lo único que hemos hecho nosotros es que, con la técnica, estamos tratando de contestar preguntas que no podían responderse en esa época. El pensamiento humano ha sido lo suficientemente generoso como para haber planteado ya todo".

    J
    osé
    M
    anuel

    ResponderEliminar
  5. Con las prisas, hice mal el comentario, quise decir:

    Mirad qué bien lo plantea Ranulfo Romo: [...] "Sin embargo, y para la humildad que debe tener el ser humano en este momento altamente tecnificado, los grandes problemas ya fueron planteados por los griegos... por los grandes filósofos. Lo único que hemos hecho nosotros es que, con la técnica, estamos tratando de contestar preguntas que no podían responderse en esa época. El pensamiento humano ha sido lo suficientemente generoso como para haber planteado ya todo".

    J
    osé
    M
    anuel

    ResponderEliminar
  6. De verdad que los grandes personajes de la historia son un poco cabrones, y arquímides no se queda atrás...

    No recuerdo donde leí que la mona lisa de Leonardo Da vinci era tambien otra "farsa" del pintor, un simple produto publicitario, ya que Leonardo simplemente la pit, e hiba por todo el mundo mostrándola y diciendo que era su mejor obra, una obra maesra... Aun sabiendo que no era gran cosa...todo para ver hasta donde legaban sus aduladores y comprobar quien era el que le decía en su cara que no era la mas grande obra que el había pintado.

    Hace poco leí un artículo muy interesate: El marketing viral : ¿ingenio o manipulación? y nos plantea una cuestion muy clara, hasta donde nos dejamos manipular por la publicidad... y ya no es sólo que usemos este produto y no otro, sino que tambien nos hacen parte de su campaña, nos convierten en portavoces de un mensaje que no nos pertenece, pero que a fuerza de repetrlo lo sentimos nuestro...
    Y ahora se que todo se lo debemos a Arquímides.... Cabroncete!!! (jejeje)

    ResponderEliminar