11 de febrero de 2009

LA NOCHE DEL CAZADOR


Me gustaría que dios existiera para pedirle unos poderes públicos más decentes. (Aunque lo malo es que tal vez exista y nos haya mandado a éstos, que diría Wyoming). Y encima, con lo mal que me caen los cazadores y amantes de las armas en general, habitualmente tan de derechas.
.
.
Otras entradas:
.
.
.
.
.

9 comentarios:

  1. Y encima de cacería. La escopeta nacional no entiende de derechas o izquierdas al parecer.

    ResponderEliminar
  2. Copio unos versos de alguen que los sabe hacer muy bien.

    Al coto se fue a cazar
    (cinegético festejo
    que le montaba Bermejo
    al super-juez Baltasar).
    Si se llegó a disparar
    o quedó todo en ojeo...
    no sé más que lo que leo.
    Pero este juego, señores,
    de los jueces-cazadores...
    tiene un aspecto muy feo.


    Monsieur de Sans-Foy

    ResponderEliminar
  3. De ABC:


    Un muflón llevo en mi pecho ardiente

    CARLOS HERRERA
    Viernes, 13-02-09

    QUE dos autoridades del Estado pasen juntos un fin de semana no es, de momento, sospechoso de nada. Que sea de cacería en el escenario de Sierra Mágina tampoco. Antes al contrario, habría que alabarles el gusto: hay pocos aceites, por ejemplo, como los que produce Damián Salcedo, el hijo del gran Juanito, en los alrededores de Baeza, perla renacentista andaluza emparejada con Úbeda. Garzón y Bermejo no serían los primeros españoles en disfrutar legítimamente de una finca poblada de muflones, jabalíes, ciervos, gamos y cabra montés -aunque reducida por la sarna- de entre todas las que pueblan los latifundios de la mitad sur de España. Están en su derecho: la caza es saludable, ecológica, y estabilizadora de sistemas. Nadie ama más el campo y los debidos equilibrios naturales que los cazadores. Pero dicho esto, el week-end cinegético del fiscal metido a ministro y del juez instructor metido a justiciero campeador tiene otra guasa que merece ser analizada con cuidado. La polémica surgida por el encuentro circunstancial de ambos personajes ha pretendido ser menguada con el argumento de que se ha tratado de una mera coincidencia que ha supuesto no poca sorpresa para ambos. Dos compañeros de taller, en suma, se encuentran, escopeta en ristre, en una hermosa finca llamada «Cabeza Prieta» y pasan una agradable mañana juntos disparando venados y coronando la jornada con un suculento plato de migas sin mediar más protocolos personales que el decirse «coño, Mariano, ¿tú por aquí?». Puede ser. Pero la realidad sabemos que es otra. El viernes día 6, a las nueve de la noche, cenaron juntos en el Hotel del Val, en Andújar, el ministro de Justicia, señor Bermejo, su esposa Susana Sánchez Herrero, la fiscal Dolores Delgado, el juez Baltasar Garzón, escoltas y otros funcionarios en lo que se supone que fue una jornada «entre compañeros» y de lo que no hay por qué sospechar nada doloso ya que resulta perfectamente verosímil que así sea. Todos son amigos y tienen muchas cosas de las que hablar. Dos días después se desplazaron a la finca en cuestión, enclave cercado situado en el Parque Natural de Sierra Mágina, provincia de Jaén, en el municipio natal del magistrado. La finca es propiedad de José Peñas Pérez, empresario de la industria farmacéutica residente en Cataluña, la cual fue adquirida merced a la fortuna de un suculento premio de la lotería de Navidad. Cazar un muflón cuesta unos dos mil euros, pero nada hace pensar que los invitados hubieran de desembolsar ese dinero: es perfectamente factible que fueran invitados a ello en virtud del paisanaje y amistad de uno y otro. El lomo, las alubias y el jamón van en el lote. Hasta aquí todo es normal: si usted o yo tuviéramos una finca de estas características y fuéramos aficionados a la caza también llevaríamos a nuestros amigos a pasar un fin de semana entre encinas, olivos y venados. Concurre, no obstante, una circunstancia que agrava la situación: Bermejo es ministro socialista y Garzón instruye a su manera un sumario sobre presuntas conductas delictivas de miembros adyacentes -o constituyentes- del partido de la oposición al gobierno del que forma parte el primero. No presumo connivencia ninguna, pero advierto una inoportuna francachela entre ambos que hubiera sido mejor haber evitado. No sólo no lo hicieron, sino que planearon una fiesta de escopetas que intoxica la de por sí sospechosa ejecutoria del juez. A modo de ejemplo: al juez Gómez de Liaño consiguieron quitarle de en medio del caso Sogecable por haber comido con Jaime Campmany, impulsor de la denuncia, actuando como testigo el propio juez Garzón. ¿Qué habría que hacer en este caso?
    Por lo visto, hay muflones y muflones. Unos despiertan iras y otros condecoran el pecho ardiente de los cazadores de Montesquieu. Ustedes mismos.

    www.carlosherrera.com

    ResponderEliminar
  4. Sobre este asunto habría mucho que hablar. Máxime cuando un tonto ilustrado como Bermejo hace el imbécil. También cuando un juez que me asquea, como Garzón, es malo cuando persigue corruptelas del PP y bueno cuando metió a algunos socialistas en la cárcel.

    La última cacería me recuerda la de Cascos o fraga cuando el Prestige. Así que la imbecilidad cometida por Bermejo y Garzón ya tenía precedentes como para no repetirse. Así que ahora aguanten las embestidas de aquellos que se escandalizan por una cacería (que repruebo) en vez de escandalizarse por el enriquecimiento ilícito de sus cargos directivos.

    Pero lo que no puedo consentir de ninguna manera es que Carlos Herrera mienta a sabiendas a sus oyentes: Liaño fue condenado por PREVARICACION (tomar decisiones a sabiendas de que son injustas), no por cenar con un sinvergüenza.
    Que quede claro.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Cómo se nota que los de izquierdas quieren vivir como los de derechas y con su bolsillo.

    ResponderEliminar
  6. Siesp:

    Tarde, pero le leo.

    A mí también me gustaría que usted dijera la verdad porque no sé si usted miente a sabiendas cuando dice que Herrera miente a sabiendas. Puede que simplemente no sepa de lo que habla.

    Le copio unas cositas

    Estrasburgo condena a España por violar los derechos humanos en el juicio a Gómez de Liaño

    Estima que no tuvo un juicio independiente e imparcial cuando el Supremo le condenó por prevaricación en el caso Sogecable | El Estado deberá abonar 5.000 euros al demandante en concepto de "daños morales", pero no fija cantidad alguna por los daños materiales o los gastos judiciales, solicitados por el ex juez | El ex juez, satisfecho y resarcido con el dictamen

    http://www.lavanguardia.es/lv24h/20080722/53505051265.html


    ------

    El Tribunal Europeo de Derechos Humanos condena a España por dudas en la imparcialidad del Tribunal Supremo en el caso Gómez de Liaño
    Fecha: 23/07/2008

    (EP).-El Tribunal Europeo de Derechos Humanos condenó ayer a España a indemnizar al ex juez Javier Gómez de Liaño con 5.000 euros en concepto de "daños morales" debido a que no tuvo un juicio "independiente e imparcial" en el caso Sogecable. La sentencia, hecha pública ayer, pone en duda la imparcialidad de los tres magistrados del Tribunal Supremo que le condenaron en 1999 por prevaricación.


    http://www.aranzadi.es/index.php/informacion-juridica/noticias/el-tribunal-europeo-de-derechos-humanos-condena-a-espana-por-dudas-en-la-imparcialidad-del-tribunal-supremo-en-el-caso-gomez-de-liano

    ResponderEliminar
  7. Copio de otro bloguero:

    El ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, reconoció hoy que no posee licencia de caza en Andalucía y afirmó que las fincas de Jaén están "muy cerca de Puerto Llano" y no había "caído en la cuenta de que estaba en otra Comunidad Autónoma".

    "Esto son fincas que están al lado de Puerto Llano, muy cerca de Puerto Llano, y no he caído en la cuenta de que estaba en otra Comunidad Autónoma, no estaba en Castilla la Mancha donde yo normalmente estoy", defendió el ministro en declaraciones a Telecinco recogidas por Europa Press.

    ***

    Huy, señor policía, se me ha pasado. No había caído que estoy conduciendo sin cinturón de seguridad.

    Huy, señor inspector. No tengo la licencia de apertura de la botica porque como está cerca de mi casa, no he caído en la cuenta. Estoy desolado.

    Huy, profesor. No me he matriculado de su asignatura. Estaba en secretaría, pero como está tan cerca del bar, al lado, se me ha pasado.

    Se me ha pasado hacer la declaración de Hacienda también, porque como viajo mucho, no he caído en la cuenta de que era junio.

    ***

    Se ira de rositas. Me juego algo.

    ResponderEliminar
  8. Y copio de otro:


    Si la Guardia Civil se personó en la montería al comienzo de la misma y pidió la documentación a todo el mundo, como es costumbre, debió advertir al ministro que no podía cazar al no estar debidamente autorizado.

    Si la Guardia Civil no se presentó al comienzo de la montería y lo hizo cuando ya el ministro estaba cazando o al final de la misma, al exigir la documentación a los asistentes y comprobar que Bermejo carecía de la preceptiva licencia debieron retirarle el arma o las armas que estuviera utilizando y abrirle un expediente sancionador.

    En el caso de que la Guardia Civil no se hubiera presentado (cosa extraña tratándose de una montería con ministro y otras autoridades) debe ser la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía quien tome conocimiento de los hechos y abra el expediente sancionador.

    ResponderEliminar