28 de enero de 2009

PUES YO CASI PREFIERO QUE EL SUPREMO DECIDA QUE SE PUEDE OBJETAR A EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA


Con este título tan largo, casi no hace falta que escriba nada. Pero por aclarar: dado nuestro ordenamiento jurídico, yo creo que es aceptable el derecho a objetar en educación; los dos argumentos principales son:
.
1) Cuantos más derechos tengamos, mejor; hay que dar argumentos muy fuertes para restringir un derecho, así que el derecho a la objeción de conciencia se tiene por defecto. En este caso, creo que los argumentos en contra no son lo bastante fuertes: no se produce un daño gravísimo por el ejercicio de ese derecho. (Aunque más, abajo).
.
2) La constitución dice que los padres tienen derecho a elegir la educación para sus hijos; la idea de un currículo cerrado, impuesto por el parlamento, va totalmente en contra de ese derecho.
.
Asín que, en mi opinión, lo que tendrían que aprobar el Supremo, el Constitucional, el Tribunal de Estrasburgo, etc., etc., es el derecho a objetar sobre la imposición de un currículo por el Estado (o las Comunidades Autónomas, claro). A mí hay muchísimas cosas del sistema educativo "estandarizado" que me parecen una aberración, y quiero que se me reconozca el derecho a objetar a esas cosas: que se den clases de inglés en las que no se aprende inglés, que los niños que quieren aprender (o sus padres quieren que aprendan) tengan que compartir aula y centro con niños que se burlan de que uno saque sobresalientes, que los pedagogos tengan tanta influencia, etc., etc., etc. YO QUIERO PODER OBJETAR (y objetar) DE TODO ESO.
.
(Bueno, en la práctica ya objeté, pues tuve la suerte de poder sacar a mi hija del sistema educativo español).
.
Ahora bien, la gran pregunta que este debate jurídico deja sin responder es: ¿cómo proteger a los niños de la estupidez, la ignorancia, o el dogmatismo de los padres? ¿Tienen los hijos de los opusinos derecho a SABER que existen argumentos que justifican, según otras personas, los matrimonios homosexuales o el aborto? ¿O tienen los opusinos derecho a OCULTAR esta información a sus hijos? Lo malo de la Ley Orgánica de Educación es que plantea como objetivo, no sólo el que los niños CONOZCAN estas cosas, sino que las APRUEBEN (o, con un término serpentino,  las "valoren"). Sin el buenrrollismo zapateril, vena dogmática, la redacción de la ley habría sido mucho más aceptable para todo el mundo.
.
Pero, por terminar, lo que más ganas me da de objetar al sistema educativo español es que todo el revuelo se esté levantando por una cuestión tan nimia, cuando el sistema padece tantos problemas y es tan maquiavélico por otras razones. Lo que teníamos que envidiar los padres razonables a los opusinos que han llevado al ministerio a los tribunales es su capacidad y su decisión para hacer precisamente eso.
.
.
Otras entradas:
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.

42 comentarios:

  1. Muy buena reflexión sobre el derecho a elegir y el deber de proteger frente a cierto tipo de padres.

    Supongo que el Estado debe decantarse por el mal menor. Pero, ¿cuál es?

    ResponderEliminar
  2. En eso del derecho de los padres a elegir la educación de los hijos hay algo de tela que cortar. ¿Y si los padres tienen criterios distintos entre ellos?

    Matrimonio, ella creyente no fundamentalista, él no creyente, tienen hijo de 8 años en colegio público. Posiciones enfrentadas acerca de la conveniencia de que el niño vaya a clases de religión. Sin llegar a un acuerdo, el niño acaba yendo.

    Posiciones enfrentadas también acerca de la conveniencia de que el niño haga la catequesis para hacer posteriormente la comunión (y la celebración correspondiente, de la que el niño, por supuesto, se muestra muy partidario). En las negociaciones, como mal menor, el padre aceptaría comunión sin adoctrinamiento catequético (lo cual supongo que la Iglesia no permite). Sin llegar a un acuerdo, el niño acaba yendo.

    El padre tiene derecho, obviamente, a educar simultáneamente a su hijo en el ateísmo, pero si esto se hace por las buenas no sabemos si el niño saldrá creyente o ateo, pero lo que está claro es que tendrá un conflicto del 15, dadas las contradicciones entre las distintas opiniones que le llegan de sus distintos referentes.

    Ante el dilema que parece que se plantea: niño adoctrinado en la fe versus niño confuso (o incluso atormentado, según el grado de adoctrinamiento que alcance), el padre ha pensado en retirarse a sus cuarteles de invierno pero al final ha optado por una posición suave desdogmatizadora sobre las creencias que están inculcando a su hijo y no dogmática sobre sus propias no creencias, con frases del tipo: "lo que te cuentan en las catequesis sobre que Dios existe y te ama es sólo una opinión, otros opinamos otras cosas".

    ¿No habría sido más fácil la no programación que jugar a programar/borrar/programar/... con el consiguiente gasto en neuronas y tiempo?

    ¿Qué opináis? ¿Hace bien? ¿Qué haríais vosotros?

    El padre

    Por cierto, Jesús, perdona por usar tu blog como consultorio, pero me parece que es un problema que te puede resultar interesante.

    ResponderEliminar
  3. Hola padre confuso.

    Yo soy el hijo del que hablas. Mi madre atea y mi padre creyente. Hice desde la comunión hasta que me casé por la iglesia.

    No tengo ningún trauma ni problema en mis neuronas. De hecho soy ateo.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo, me interesa tu caso. ¿Cómo lidiaron el tema tus padres? ¿Te llevaban cada uno a su terreno? ¿Quién cedió, si cedió alguien? ¿Fuiste a un colegio religioso?

    ResponderEliminar
  5. Hola. Fui a un colegio público y a la catequesis todos los miércoles.

    Cuando tenía unos 13 años, cada uno nos dio su opinión en una reunión familiar que tuvimos. Ya no nos volvieron a hablar del tema más.

    Luego cada hermano hicimos lo que nos vino en gana.

    ResponderEliminar
  6. Padre Confuso: muy buena la perspectiva que planteas; no había pensado en la posibilidad de desacuerdo entre los padres. Digamos que yo personalmente preferiría que a los niños no se les hablara de religión (o, mejor dicho, no se les adoctrinara: como mucho, que se les cuenten alguanas historias sobre las religiones más importantes, y sobre la posibilidad de vivir una vida plena sin calentarse la cabeza en absoluto con la religión), y que ellos decidan al hacerse mayores de edad. Mi eslogan es: "si son demasiado pequeños para el sexo, también lo son para la religión".
    Pero como no creo que eso vaya a llevarse a la práctica, puestos a preferir, prefiero que los niños conozcan la mayor cantidad de alternativas posible (y razonable de conocer, dado el tiempo que hay para otras cosas), y que, cuanto mayor sea al cacao mental que se les forme, mejor. Ya pensarán ellos en el tema cuando sean grandes.
    .
    Además, la educación religiosa produce más ateos que la carencia de educación religiosa, así que, por mí no hay problema.
    .
    Mi hija también hizo la comunión; mi mujer es creyente y yo no, y la niña decidió que ella iba a ser creyente hasta el día de la comunión, y después sería atea. Es un pragmatismo muy sano.

    ResponderEliminar
  7. Salud.

    Suele ser muy habitual confundir "educación" con el sistema de "enseñanza" en solfa. No es el momento de asacar los matices, pero lo que se discute no es la necesidad de la educación, si no de tal o cual sistema de enseñanza y, más concretamente, de los contenidos curriculares de semejante sistema.

    Aquí puede venir cualquier mindundis, decir asimismo cualquier majadería y establecerlo como un "sistema" o "modelo" de enseñanza amparado en una subjetividad elevada al infinito.

    Un sistema y/o modelo de enseñanza, por definición (aunque sea flexible y versátil), es estándar. Si no hubiere esa estandarización, no se podrían homologar ciertas cosas: así veríamos a médicos que podían ejercer en Madrid pero no en Barcelona (o cosas así). Y hasta la fecha, que se sepa, los seres humanos sangran, cagan y mean por sitios científicamente comprobados. No hace falta vivir en Sebastopol para que los principios científicos cambien radicalmente.

    Existen dos estándares de aprendizaje que posibilitan el acceso a otras materias, a saber:
    - las matemáticas
    - la lengua (o lenguaje)

    El problema no radica en las materias en sí, sino en cómo enseñarlas (en su didáctica).
    Y he ahí la madre del cordero.

    Es muy fácil decir: "Sumar". Dígánselo a un grupo de 15-20 niños y niñas deseosos de vaya usted a saber qué, de culo inquieto y que se están cambiando los cromos por debajo de la mesa (en el mejor de los casos). A ver cuántos padres y "expertos" de postín son capaces todos los santos de los días de aguantar eso y mucho más. Y después, que hablen de "Educación para la ciudadanía" si son capaces.

    ResponderEliminar
  8. El Supremo acaba de decir que no, que no hay derecho a objetar.

    ResponderEliminar
  9. Jesús, la posibilidad de objetar un deber legal por motivos de conciencia relativiza el valor de la ley.

    Otra cosa es que la ley imponga obligaciones ilegítimas, contrarias a la Constitución, en cuyo caso la ley es inconstitucional.

    El problema del dilema que planteas es que ves un problema en que el Parlamento imponga un currículum. ¿Acaso la alternativa es que la impongan los padres? Late en el fondo la idea de que los niños son, de alguna forma, propiedad de sus padres y que éstos pueden hacer con ellos lo que quieran sin que el Estado pueda intervenir.

    Un currículum razonablemente unitario, separado de la voluntad caprichosa de los padres es fundamento básico para la igualdad inicial de oportunidades de los niños en el futuro. Y si en algún momento ese currículum excede de los límites constitucionales y trata de adoctrinar, entonces el currículo será inconstitucional.

    Lo que no debe poder hacerse es objetar selectivamente a materias porque a los padres les disguste que sus hijos aprendan determinadas cosas. ¿Y qué pasa si a un padre se le ocurre objetar biología? ¿Pero el derecho a la educación no era de los niños? ¿Es razonable que un derecho que es de los niños pueda verse limitado tan gravemente por la simple voluntad de sus padre? Mi opinión es que no: si una norma es inconstitucional, se anula en el TC, pero no se "objeta por conciencia".

    PD: El razonamiento que dice que "cuantos más derechos, mejor" es falaz. Un derecho es una facultad jurídica para exigir de los demás la observación de una conducta, sea la obligación de permitir, o la de prestar un servicio. Por tanto, el derecho de unos implica la restricción del derecho de los demás.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Artículo 27.3 de la Constitución: "Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones".

    A base de aprobar leyes de inferior rango que contradicen a la Constitución, se acabará con ella. El deseo del Prf. Zamora, que se enuncia en el título de la entrada del blog de hoy, también en su contenido, me parece la constatación del sentimiento de ir perdiendo, poco a poco, parcelas de libertad: la que certifica la progresiva (y anunciada) muerte de Montesquieu, comienzo del final de la libertad.
    Jesús, el deterioro del sistema educativo español (desde preescolar hasta la universidad) tiene nombres y apellidos... y valoración moral.

    ResponderEliminar
  11. Querido Mario: lo que dices en el tercer párrafo de tu escrito tiene, desde hace milenios, un nombre: demagogia.

    ResponderEliminar
  12. "Además, la educación religiosa produce más ateos que la carencia de educación religiosa"

    Dejando aparte el tema principal, esto creo que no es cierto.
    Los hechos dicen lo contrario. El empeño de la Iglesia Católica dice lo contrario.

    Otra cosa es que las personas que tuvimos una educación superintegrista y mema cuando la sociedad en general intentaba ir por otro lado y librarse de la asfixia acabáramos rompiendo con ella (y solo algunas personas), porque era una verdadera disonancia cognitiva.
    La Iglesia hace ahora adoctrinamiento más light, esperando tiempos mejores, y admite en la práctica que la feligresía haga de su capa un sayo.

    ResponderEliminar
  13. Con respecto a la alimentación, hay dietas mejores y dietas peores, y no todas las dietas igual de buenas son la misma dieta. Comer es, además, una necesidad más básica que la educación. Pero ello no parece justificar que los parlamentos tengan el deber, ni el derecho, de fijar una "dieta obligatoria" para todo el mundo. Lo que tienen que regular es que los alimentos que se ofrezcan sean de buena calidad, y se vendan con la información correcta sobre sus contenidos, que los padres tengan bien alimentados a sus hijos (y si no, se les quita la patria potestad), y que quien no tenga renta suficiente para pagar una buena alimentación, pueda recibir ayuda pública.
    .
    No veo por qué en el caso de la educación tendría que ser NI UN MILÍMETRO diferente al caso de la comida.
    .
    Respecto al tema de la estandarización que indica Carlos Moreno, se trata únicamente de enseñanzas profesionales, que el Estado debe regular de acuerdo con las asociaciones de profesionales que corresponda, pero el resto de la enseñanza, hasta el acceso a la universidad o a la formación profesional, debería ser absolutamente libre (con los límites indicados en el primer párrafo), y luego cada título profesional tener el examen de acceso que le diera la gana.
    .
    Y con respecto a José Luis, puede ser verdad que el deterioro de la enseñanza tiene madre (¿Logse, tal vez?), pero es una madre un poco casquivana, y me temo que padres, lo que se dice padres, puede haber cientos... Si fuera sólo un problema de la Logse, en los demás países estarían en la gloria en esta materia, y no es así (hay muchos países avanzados que están peor que España).

    ResponderEliminar
  14. "Además, la educación religiosa produce más ateos que la carencia de educación religiosa, así que, por mí no hay problema."

    Debe ser por eso que la Iglesia atraviesa ya (con terribles persecuciones y graves problemas en su interior) su tercer milenio de existencia.
    Querido Jesús, si tu mujer es creyente, y vive profundamente su fe, tu acabarás siendo creyente. Lo verás... Y también tu hija, que apartará ese pueril pragmatismo.

    ResponderEliminar
  15. Áloe y José Luis: tenéis razón, la educación religiosa sólo produce ateos en circunstancias más bien excepcionales; los colegios del Opus y las madrasas pakistaníes producen, de hecho, pocos ateos.
    .
    Y con respecto a mi familia, mi impresión es la contraria: cada vez son menos creyentes. Por fortuna, los creyentes que "viven profundamente su fe" son una proporción muy baja.

    ResponderEliminar
  16. "Por fortuna, los creyentes que "viven profundamente su fe" son una proporción muy baja".

    Así ha sido siempre: sal, levadura.

    ResponderEliminar
  17. La sentencia del T.S. no entra en la conveniencia o relevancia de la asignatura de marras, sino si cabe objeción o no. Y la respuesta es no.
    Si la ley impone esta asignatura, no queda otra que acatar la ley. Si acaso luchar por su reforma o derogación. Y si opinamos que contradice la Constitución, o bien recorta derechos amparados por la Constitución, la solución obvia es el recurso de amparo.
    Pero nunca la objeción. Los leyes no se objetan a menos que otra ley lo regule. No basta con una mera referencia constitucional, concretamente sobre el servicio militar.
    Si la objeción de conciencia fuera abiertamente legal, cualquier ley podría ser desobedecida amparándose en meros criterios subjetivos: el caos.

    Esta sentencia es una nueva lección de una de mis máximas favoritas: "el fin no justifica los medios"

    ResponderEliminar
  18. A mi los motivos de los objetores me parecen deleznables y lógica y legalmente insostenibles.
    Pero la asignatura de marras no me da ni frío ni calor. Es otra muestra más de la confusión entre el buen gobierno y el voluntarismo (y de otras cosas como la desconfianza de los que mandan en los ciudadanos y en los servidores públicos sin poner realmente por otro lado voluntad ninguna de exigir y controlar a éstos).
    Lo que teóricamente se da en esa asignatura debiera darse en todas, y estar presente en el centro de enseñanza como tal, en el aire que se respira, organización y día a día.

    Y sí, las asignaturas obligatorias no deberían ser nunca más de cinco o seis fundamentales (lengua, matemáticas, ciencias e inglés), y las demás deberían ser una elección voluntaria (incluyendo como elección no dar ninguna de las opcionales).
    Eso sería un equilibrio adecuado entre la responsabilidad social sobre los niños y la igualdad de oportunidades por un lado y la responsabilidad de cada uno y su libertad de elección por otro.

    En cuanto a mi, la única asignatura que añadiría al curriculum, y sería voluntaria, sería aprender a conducir y sacarse el carnet.
    Ah, no, espera, que el sacrosanto derecho de las autoescuelas a vivir de un aprendizaje imprescindible a todo el mundo es más importante que la famosa igualdad y derecho a ser un ciudadano formado, y bla, bla, bla. ¿Cómo vamos a comparar el carnet de conducir con "Medios de comunicación social" "Tecnología" o "Latín", que sí son superimportantes?

    ResponderEliminar
  19. Salud.

    Jesús Zamora Bonilla dice: Respecto al tema de la estandarización que indica Carlos Moreno, se trata únicamente de enseñanzas profesionales, que el Estado debe regular de acuerdo con las asociaciones de profesionales que corresponda, pero el resto de la enseñanza, hasta el acceso a la universidad o a la formación profesional, debería ser absolutamente libre (con los límites indicados en el primer párrafo), y luego cada título profesional tener el examen de acceso que le diera la gana.

    Discrepo parcialmente (lo que quiere decir, que estoy de acuerdo en parte).

    Con la estandarización no sólo me referí a una homologación (que también) y, ahí, puedo mostrar, con más o menos matices, mi acuerdo. También expresé dos contenidos curriculares que daban acceso al resto: la lengua y las matemáticas. Si una persona domina tales cuestiones con conocimiento de causa y competencia, el acceso a cualquier otra materia cognoscitiva le es favorable porque las entiende (o puede llegar a su entendimiento).

    El mandato constitucional, en mi humilde opinión, no puede delegar estas dos cuestiones educativas: tienen que ser ejercidas por funcionarios del Estado. Es decir, el Estado debe asumirlas como propias. O dicho de otra manera más simple: enseñar a leer, a escribir, a sumar, a restar, multiplicar y a dividir, así como a entender lo que se lee y escribe y, a entender para qué se suma, resta, multiplica o divide (lo que se llama alfabetización), corresponde al Estado y no lo puede delegar en NADIE. Y eso es una estandarización.

    Si los curas -o cualquier otra organización que desee impartir enseñanza- desean dar clases, tendrán que tener esa clase de funcionarios en sus aulas y/u opositar como todo hijo de vecino. Porque el mandato constitucional exige al Estado (y no a otros) que sea él quien resuelva la cuestión.

    Otra cosa es que se cambie la Constitución. ¡Y ojo! Sólo he expuesto dos contenidos curriculares. Ninguno más. El límite se queda ahí.

    ResponderEliminar
  20. Lole dice: "Si la ley impone esta asignatura, no queda otra que acatar la ley. Si acaso luchar por su reforma o derogación. Y si opinamos que contradice la Constitución, o bien recorta derechos amparados por la Constitución, la solución obvia es el recurso de amparo.
    Pero nunca la objeción. Los leyes no se objetan a menos que otra ley lo regule. No basta con una mera referencia constitucional, concretamente sobre el servicio militar.
    Si la objeción de conciencia fuera abiertamente legal, cualquier ley podría ser desobedecida amparándose en meros criterios subjetivos: el caos."
    ESTO NO ES MÁS QUE UNA EXPRESIÓN VELADA DE TOTALITARISMO

    ResponderEliminar
  21. He leido varias veces, en las distintas opiniones, el argumento falaz de que los padres podrían objetar contra determinadas asignaturas, o contra el sistema educativo en general, o contra cualquier ley. Esto es, perdonad, un argumento simple y vacío: mirad lo que dice el 27.3 de la Constitución. No se habla de matemáticas, ni de biología, ni del sistema educativo: SE HABLA DE PROTEGER EL DERECHO DE LOS PADRES A LA FORMACIÓN MORAL Y RELIGIOSA DE SUS HIJOS, DE ACUERDO CON SUS CONVICCIONES.
    ¿A alguien le parece mal esto? ¿Alguien puede afirmar, y mostrar con claridad, que los contenidos de EpC no contienen doctrina moral alguna? ¿a alguien le parece extraño que algunos padres (52000) piensen y crean que sus hijos no deben recibir esta formación? ¿Es igual que EpC sea voluntaria y que matemáticas sea voluntaria? ¿Debe la religión ser voluntaria?

    ResponderEliminar
  22. Carlos Moreno dijo: El mandato constitucional, en mi humilde opinión, no puede delegar estas dos cuestiones educativas: tienen que ser ejercidas por funcionarios del Estado.
    Sí, hombre. Ahora vamos a prohibir a las personas que aprendan a leer y escribir por su cuenta.
    Me parece una confusión terrible entre el derecho/obligación de la educación por un lado y el estatalismo más autoritario, por otro.

    ResponderEliminar
  23. De acuerdo al art. 27.3 CE, a los creyentes en el Pastafarismo, la Religión Verdadera que nos dice que el mundo fue creado por un Monstruo de Spaghetti Volador, no nos pueden imponer esa falsa religión que se enseña en la biología darwinista y que dice esa barbaridad de que el mundo fue creado por evolución. Queremos objetar a la biología.

    LO CONTRARIO NO ES MÁS QUE UNA EXPRESIÓN VELADA DE TOTALITARISMO

    De acuerdo al art. 27.3 CE, a los creyentes en el Pitagorismo, la Enseñanza Verdadera que nos enseñó el Gran Maestro Pitágoras de Samos, es ilícito enseñar las leyes de los números, que los dioses no permiten conocer a los mortales. Queremos objetar a las matemáticas.

    LO CONTRARIO NO ES MÁS QUE UNA EXPRESIÓN VELADA DE TOTALITARISMO

    ¿A alguien le parece mal esto? ¿Alguien puede afirmar, y mostrar con claridad, que los contenidos de biología y matemáticas no contienen doctrina moral alguna? ¿a alguien le parece extraño que algunos padres (al menos 1) piensen y crean que sus hijos no deben recibir esta formación? ¿Es igual que EpC sea voluntaria y que matemáticas sea voluntaria?

    Las bendiciones del Sagrado Monstruo de Spaguetti Volador sean con vosotros.

    Ramén.

    ResponderEliminar
  24. Pf, bueno, con matemáticas es más dificil, pero biología...
    En lo tocante a la evolución puede ser un tema realmente espinoso donde termine dándose este mismo debate, si la corriente creacionista/diseño "inteligente" sigue creciendo en el país (al igual que la oposición evolucionista).

    ResponderEliminar
  25. José Luis Gil. Si usted considera que la imposición legal de la EpC viola el derecho de los padres expresado en el artículo 27,3 de la Constitución, deberá enfrentarse a dicha imposición ateniéndose a lo que establece la misma Constitución y las leyes. Es decir, que el cauce válido y legal es el recurso de amparo o el recurso de inconstitucionalidad, según quien sea el que lo interpone.
    La objeción de conciencia no vale. No está contemplado por la ley; el T.S. acaba de ratificarlo. Es un mecanismo ilegal.
    Y los políticos que en su momento incitaron a los padres a tomar esta vía son unos sinvergüenzas.

    Ahora bien. No ha explicado usted donde ve usted el totalitarismo.

    Otra cosa: fíjese que no estoy entrando en el fondo de la cuestión, es decir, de la asignatura de marras. Eso se lo dejo a otros.
    Sólo me refiero al medio empleado para oponerse a ella: la objeción.

    ResponderEliminar
  26. José Luis:
    TODAS las leyes de educación, sean del partido que sean, del estado, de las comunidades, o de la Unión Europea, no se privan de decir que la escuela tiene que transmitir valores; todos los currículos de TODAS las asignaturas dicen que, entre los objetivos que los alumnos deben conseguir, está el VALORAR, APRECIAR, etc., unas cosas u otras. Así que no hay educación, ni ley de educación, que no regule de una u otra manera "la educación moral" (otra cosa es la educación religiosa).
    Así que la posibilidad de objetar tendría que ser, o para todas las asignaturas (no sólo EpC), o para ninguna.

    ResponderEliminar
  27. La ley que regula la objeción de la ley. La ley que regula a la ley que regula la objeción de la ley. La ley que regula la ley que regula la ley que regula la objeción de la ley.
    ¡QUE BIEN CON LA LEY! QUE YO LA PONGO Y LA IMPONGO"

    Jesús es un buen demagogo: claro que todo está "manchado de moral", todas las afirmaciones (con un gesto, con un tono, con una omisión), pero comparar el contenido moral de las Matemáticas, o de la Biología, con el de EpC parece un tanto forzado ¿o no? El profesor de Biología puede moralizar (¿desde dentro de la Biología? ¿A lo Lysenko?)
    La "educación en valores" de la LOGSE, la peor ley de educación que haya tenido España (toma demagogia), es otro intento, menos descarado que EpC, para adoctrinar en la escuela. El problema de EpC es que ya lo propone sin rubor.

    ResponderEliminar
  28. Salud.

    Aloe dijo:
    Sí, hombre. Ahora vamos a prohibir a las personas que aprendan a leer y escribir por su cuenta.
    Me parece una confusión terrible entre el derecho/obligación de la educación por un lado y el estatalismo más autoritario, por otro.


    A mi me parece estupendo que las personas aprendan cosas por su cuenta y, si son importantes, tanto mejor. Nadie puede/debe impedir tal aprendizaje.

    Pero el mandato constitucional es el que dice que sea el Estado -y no otro- el que garantice el derecho a una educación.

    El ser garante de esa cuestión, para nada significa "autoritarismo". Eso se lo saca usted de la manga. Máxime cuando sería paradójico en un ámbito más o menos democrático como el nuestro.

    Precisamente, estoy hablando de la GARANTÍA que el Estado ha firmado con los ciudadanos españoles y que no ha expirado aún. Ese es el contrato que está vigente.

    ResponderEliminar
  29. Carlos:
    pero que sea el estado sea el GARANTE no quiere decir que sea el MONOPOLIZADOR. También dice la consti que el estado garantizará el derecho a una vivienda digna, y eso no paree implicar que TODOS los pisos tengan que ser como dice el estado, ni que sean todos de protección oficial.
    Entiendo que "garante" significa que, si alguien no puede dar una educación adecuada a sus hijos, el estado debe actuar subsidiariamente.

    ResponderEliminar
  30. Oiga, José Luis Gil:
    Si los padres son los únicos que tienen algo que decir en la formacion en valores de sus hijos, ¿qué va usted a hacer con los padres que eduquen a sus hijos en el valor positivo del robo, asesinato y desprecio general de las leyes y del resto de las personas?
    ¿Y qué va a hacer con los que eduquen a sus hijos en los valores de que las mujeres son apenas seres humanos y sus hijas serán vendidas a un señor cuando cumplan los quince?
    ¿Y qué va a hacer con los padres que eduquen a sus hijos en la creencia firme de que los que no son de su etnia, creencias y demás merecen sometimiento, mano dura y la muerte si no se resignan?

    Los tres casos son ostensiblemente realistas, si se para a pensarlo. nada de hipótesis fantasiosas.

    Pues yo se lo voy a decir: si usted tuviera razón, entonces los que según los valores de esas personas no podemos esperar ni respeto ni seguridad nos tendríamos que defender de ellos como de los forajidos, y mantenerlos lejos de nosotros tanto como podamos.

    Porque lamentablemente, no podríamos hacer nada más, como por ejemplo exigir que sus hijos sean educados al menos en valores cívicos mínimos.

    La tolerancia y los valores constitucionales no se han inventado porque a un gobierno le haya dado la ventolera ayer: se han inventado mediante prueba y error a lo largo de siglos de amargas guerras, persecuciones y abusos.

    Y si usted no cree que todos los miembros de la sociedad tienen un derecho legítimo a tener voz y voto en los valores en que se educan los hijos de todos, está muy equivocado.
    No tenemos derecho a interferir en muchos aspectos de esos valores, pero sí en los que se refieren a la ética pública y a los valores mínimos de la ciudadania y los derechos humanos.

    Vivir en sociedad no sólo da derechos. Impone cargas, porque los demás tienen derechos tambien, y porque tiene que haber acuerdos para vivir juntos. Si no le gusta, puede irse a vivir a una isla desierta.

    ResponderEliminar
  31. Salud.

    que sea el estado sea el GARANTE no quiere decir que sea el MONOPOLIZADOR

    La introducción de vocablos como 'totalitario' y 'monopolizador' son expresiones que sesgan lo que quería decir.

    Si Don Jesús compra un televisor que está defectuoso y tiene garantía, eso le permite reclamar porque así lo estipula el contrato de compra-venta.

    La Constitución es un tipo de contrato entre el Estado y sus ciudadanos. Cuando dice ese contrato que el Estado, en última instancia, es la garantía (sobre el tema que sea -vivienda, trabajo, educación...-), lo tiene que cumplir. Y si no, se le puede denunciar por incumplimiento de contrato. Así de simple.

    ResponderEliminar
  32. He de felicitarle muy señor mío por ese maravilloso texto que acaba de escribir usted, pues ni el mismísimo Cervantes estaría a la altura de su depuradísimo estilo.
    Es usted (perdóneme por mi lenguaje,que nunca podra igualarse al de vuesa merced)un degenerado que no sabe escribir más que vulgaridades y ordinarieces.
    Es,en definitiva, el resultado de 25 años de educación LOGSE, un ente que no sabe más que decir barbaridades y blasfemias.
    Espero que algún dia nuestra amada y Sagrada patria, esa a la que se conocía en los tiempos de marras por España,renazca de sus cenizas, pero para ello deberá forzosamente de desacerse de toda la inmundicia que ha brotado en el país desde que el caudillo murió.
    Inmundicia de maricones,de jóvenes tontos e izquierdosos sin valores ni principios morales,de intelectuales masónicos y sin luces,de mujeres rameras que han olvidado su lugar natural (El hogar) y han perdido sus grandes cualidades de antaño(Discrección,amor maternal,obediencia al marido...),de unos medios de comunicación todos ellos manipulados y controlados por la infame izquierda, de unos curas blandos y sin principios que ya no creen en nada y se dedican a manosear a los hombres del mañana,regidos por una Iglesia Católica desviada del verdadero catolicismo(El tridentino)por culpa del Concilio Vaticano II(Dios lo maldiga),de una derecha "democrática" que solo cuenta entre sus filas con auténticas nulidades políticas que no son capaces de rebatir ni de vencer en unas elecciones al hombre más inepto que España ha parido de sus entrañas (Zapatiestos),etc. etc.
    Sigue hijo mio, sigue así, continua insultando a la inteligencia con tus ordinarios versos y tus mediocres ensayos, y quizás dentro de poco recibas una oferta de trabajo del diario El País o de Público para que capitanees la sección cultural.
    Yo, ante el negro panorama que se nos presenta a los verdaderos españoles en los años venideros,con 4 años de feliz gobierno socialista,si no son 16 o más,a lo largo de los cuales veremos maravillosos acontecimientos como: La ampliación del derecho a asesinar a niños inocentes;la independencia de las provincias vascongadas, de la augusta Navarra, de Cataluña y quizá también de la infeliz patria chica del caudillo;el nacimiento de una nueva generación de jóvenes adoctrinados por el PSOE y la "filosofía" savateriana merced a aquella sublime asignatura denominada "Educación para la ciudadanía"(En realidad debería llamarse "Adoctrinamiento para los súdbitos del futuro estado totalitario nacionalsocialista español";la llegada de cientos de miles de inmigrantes sin papeles que dejarán a innumerables españoles en el paro(Aunque al parecer y gracias a la Divina Providencia con la crisis,que está provocando la marcha de inmigrantes, esta predicción quizás no se acabe cumpliendo);la ruptura del concordato con la Santa Sede, la quema de iglesias y conventos(De acuerdo con las felices prácticas de la Segunda República,periodo histórico al que Zapatiestos admira y quiere imitar) y la implantación del Islam como religión oficial a largo plazo(A corto plazo el estado se declarará ateo);El empobrecimiento económico de España hasta lo indecible;el fomento de la eutanasia en los hospitales y del suicidio asistido;la realización de reformas sociales absurdas e innecesarias y la creación de ministerios inoperantes que provocarán la subida apabullante de los impuestos y la ruina del estado;la manipulación de la Liga de Fútbol Profesional y de la Copa del Rey para que el FC Barcelona se lleve todos los títulos patrios;etc.etc.
    Ante la venida pues de estos tiempos tenebrosos yo me agarro desesperadamente a aquella aseveración ataráxica del gran filósofo Montaigne:Suspendo mi juicio. Seguro estoy de que algún día los buenos y verdaderos españoles despertarán de su letargo y,como ya lo hicieron exitosamente antaño,librarán a la Sagrada Patria de las garras del comunismo y la masonería. Entonces el Sol volverá a dar la cara a España y ésta volverá a ser, ya para siempre, UNA,GRANDE Y LIBRE.

    ResponderEliminar
  33. Que conste que esta larga disertación, la cual a buen seguro será denigrada,ridiculizada y rebatida con pobres y a buen seguro falsos argumentos por sus múltiples amigotes "librepensadores", no se refería a la noticia sobre el dictamen del tribunal supremo, sino que era un comentario sobre su blog en particular, y sobre todos los blogs de la misma calaña que circulan por internet en general. Adios,ínclito librepensador,que tu luz ilumine a los hombres en esta nueva era de la ignorancia izquierdosa y sea el martillo,el hierro y la sangre de la religión,la patria y las buenas costumbres.

    ResponderEliminar
  34. "...esta larga disertación... será denigrada,ridiculizada y rebatida"

    Y más cosas: cuestionada.
    ¿Realmente este nacho va en serio? ¿Si es así, de qué caverna ha salido?

    ResponderEliminar
  35. Carlos Moreno: Mire, si podemos reclamar por la garantía del televisor, no es (siendo realistas) porque el contrato lo diga, sino porque hay una ley del Estado que nos da ese derecho durante dos años para determinados casos. O sea, que el garante de los contratos es el Estado, y no al contrario.

    No hay la menor posibilidad de que podamos reclamar al Estado en los tribunales porque no tenemos trabajo o vivimos en una buhardilla diminuta con goteras. La naturaleza de nuestra relación con el Estado no es contractual, sino previa a lo contractual y aparte de ello (y eso es asi tanto histórica como jurídicamente).

    En cualquier caso, de lo que yo protestaba a usted y Jesús Zamora le replicaba, es más bien de lo contrario: lo mismo que podemos comprar el televisor que nos dé la gana, vivir en donde queramos (y podamos) y no sólo en la vivienda que nos diga el Estado y lo mismo que el Estado no nos puede obligar a trabajar en el puesto que los funcionarios decidan, que el Estado garantice el derecho a la educación porque no queremos que éste quede sólo al albur de lo que quieran o puedan hacer los padres, no es lo mismo, ni muchísimo menos que el que la educación tenga que ser estatal y todos los que enseñen sean funcionarios.

    El asunto del curriculum escolar está a medio camino entre lo que es asunto de cada uno y lo que es asunto de todos (y por tanto garantiza el Estado). Un curriculum y una homologación mínimos debe haber, pero lo que hay ahora no es precisamente de mínimos. Se abusa mucho por parte del corporativismo, el ordenancismo y los intereses y reflejos autoritarios de unos y otros.

    ResponderEliminar
  36. Renanio: pues adiós. Saluda de mi parte al Caudillo cuando te lo encuentres en el infierno.

    ResponderEliminar
  37. Renanio:
    por cierto, que me ha dicho un pajarito que al tío Paco le ha tocado, como castigo por las penas de muerte que firmó, compartir la eternidad con un coro de reinonas.

    ResponderEliminar
  38. Lole: desengáñate, caverna no hay más que una.

    ResponderEliminar
  39. Señor Aloe: "valores cívicos", "valores democráticos", "ética social", "ética consensuada", de eso también hablaba Stalin...

    ResponderEliminar
  40. José Luis: Stlain también meaba, y no vamos a dejar de orinar por eso.

    ResponderEliminar
  41. José Luis Gil: Aloe: "valores cívicos", "valores democráticos", "ética social", "ética consensuada", de eso también hablaba Stalin...
    Vaya por dios, José Luis. ¿Tendremos entonces que ser partidarios de los valores incívicos y autoritarios, la ética asocial y la opresión? Y todo porque el doble lenguaje y la propaganda usan las cosas buenas que queremos. Pues ya es mala suerte.

    ResponderEliminar