19 de enero de 2009

IZQUIERDAS Y NACIONALISMOS

Comentaba el otro día Joan Garí en su blog de Público el reciente "giro a la derecha" de algunos (¿muchos?) intelectuales. No tengo nada que objetar en el caso de la mención a los peregrinajes ideológicos de gentes como Federico Babarroja o Pío-Pío-yo-no-he-sío, pero me parece muy mal su crítica a Fernando Savater y algunos otros que, lo único que han hecho, es oponerse a ciertos desmanes basados en el nacionalismo.
Copio aquí mi comentario al blog, con una reflexión sobre la relación entre izquierda y nacionalismo:
.
"Para mí, ser de derechas o de izquierdas tiene que ver sobre todo con el grado de redistribución de la renta y la riqueza que se prefiera; lo demás son pamemas (respecto a la cuestión de si eres ”de izquierdas” o ”de derechas”). Si se puede ser nacionalista vasco de izquierdas o nacionalista vasco de derechas, ¿por qué los nacionalistas españoles van a ser necesariamente de derechas? Lo digo sobre todo por Savater: a mí me sigue pareciendo de izquierdas (por sus opiniones sobre sociedad, educación, economía, religión, etc.) , y el que esté en contra de lo que le parecen ciertos excesos de los nacionalistas ”periféricos” no le hace ser de derechas."
  1. COMENTARIO POR SANTI — 17/01/2009 @ 19:23

    Jesus pregunta: si se puede ser nacionalista vasco de izquierdas o nacionalista vasco de derechas, ¿por qué los nacionalistas españoles van a ser necesariamente de derechas?
    Te lo explico: ser nacionalista español en abstracto (si tal cosa es posible) no significa ser necesariamente de derechas. Pero ser nacionalista español en el Estado español de hoy significa predicar la sujeción a la soberanía española de las soberanías de las naciones periféricas, clamar por la proscripción o contención de éstas y ser partidario de la reunificación nacional de todas las naciones ibéricas bajo la horma nacional castellana. Es decir, significa estar en contra de la libertad de los pueblos y situarse en la una viejísima línea ideológica que en el Estado ha acogido a figuras tan señeras del pensamiento democrático como Cánovas, Mola, Yagüe, Jose Antonio, Franco, Fraga, Tejero, Aznar, Rosa Diez et allia.



    1. COMENTARIO POR JESÚS — 18/01/2009 @ 00:07

      Santi:
      ¿Y qué tiene que ver eso con mi pregunta? Uno puede querer que toda España sea un único estado, y querer a la vez una política muy de izquierdas para ese estado. No se es de derechas por eso.

    2. COMENTARIO POR JESÚS — 18/01/2009 @ 00:10

      Es más: el concepto de ”la libertad de los pueblos” siempre me ha resultado difícil de entender. Los que son libres, o no, son las personas; yo tengo tanta libertad como tantas cosas me dejen hacer donde vivo. La cuestión, para los que defendemos la libertad, es: Fulanito Pérez, que vive en tal sitio, ¿podrá hacer más cosas libremente si ese tal sitio es una república independiente, o si es una provincia de otro estado más grande? Pues no hay una respuesta a priori para esa pregunta: depende de quiénes sean sus vecinos.



18 comentarios:

  1. No sólo se puede ser nacionalista y de izquierdas...es que en muchísimos casos ha sido así, desde que existe el nacionalismo y desde que existe la izquierda.

    A mi me parece muy bien que critique cuando los nacionalismos periféricos se desmadran...pero no tanto cuando cree que lo mejor para criticar un nacionalismo es atizar con otro (el españolista). Eso es apagar fuegos con lanzallamas.

    Se puede ser nacionalista español y de izquierdas, por supuesto. Ser nacionalista español no es sinónimo de ser un malvado fascista. Pero quizás sería aún mejor lo que en su momento también dijo Savater, cuando proclamó aquello de que España se la sudaba.

    Las discusiones contra los desmanes nacionalistas, españoles, catalanes, vascos y lo que toque, deberían ir más a los vacíos que dejan con sus obsesiones (sanidad, educación, etc) que a embestir con otra bandera, que al fin y al cabo es de lo que viven y lo que quieren.

    ResponderEliminar
  2. ¿Qué es ser de izquierdas?

    La humanidad tiene preguntas que no es fácil explicar con palabras o que visto desde otro ángulo, tienen múltiples respuestas válidas.

    Ahora bien, el izquierdismo más genuino es el que no levanta fronteras; es internacionalista. Recordemos: "Mi patria es el mundo y mi hermano, la humanidad entera"

    http://bargas-la-sagra.blogspot.com/2008/12/izquierdismo.html

    Salud y república laica

    ResponderEliminar
  3. Experimento mental:
    supongamos que Galicia, Euskadi y Cataluña se independizan, y que en las demás regiones no hay ningún grupo cuantitativamente relevante que quiera independizarse de España.
    Al cabo de unas décadas, o siglos, en lo que queda de España, y en sus antiguas regiones secesionistas, todo el mundo está contento con la nueva situación (sigamos imaginando).
    En este caso, en ese futuro, quiero decir: ¿cómo distinguiríamos a los "nacionalistas españolistas" de los españoles que no son "nacionalistas españolistas"?

    ResponderEliminar
  4. Exactamente igual que ahora, Jesús. Habría obsesos con sus respectivas banderas e historias como pueblo teóricamente milenarias, como ahora.

    Creo que la cosa va más allá de que haya un porcentaje "x" más contento o menos...aunque el propósito del experimento no acabo de entenderlo, la verdad.

    ResponderEliminar
  5. Hay gente que es de izquierdas o de derechas única y exclusivamente por sentimiento, como se puede ser del Madrid o del Barça. Pero hablando de ideología, en mi humilde opinión, ser de izquierdas es "una manera de ser, cuna manera de vivir y una manera, también, de sentir". Considero que ser de izquierdas es cuestión de razonamiento. Quizá por eso la inmensa mayoría de los intelectuales del mundo siempre están junto a los candidatos de la izquierda.

    En el caso de los nacionalismos, yo los considero "incongruentes", a todos, al vasco, al catalán,... ¡y al español!. Los nacionalismos son, por definición, excluyentes, y así no se puede llegar lejos.

    Haciendo un ejercicio como el que propone Jesús, imaginemos que Euskadi fuera independiente... ¿en qué se quedarían los argumentos del PNV? En nada. Imaginemos que no hubiera distintas nacionalidades en España, ¿en qué se quedan los argumentos de los nacionalistas españoles? En nada.

    Respecto al "caso Savater", al que idolatraba y ahora simplemente admiro, es posible que alguien lo vea "derechizado" cuando no es así. El es y ha sido siempre un militante de izquierdas, comprometido, y eso es de admirar en un intelectual (no todos lo declaran). El error que, en mi opinión ha cometido, es haberse sumado a un proyecto político que derivará (LO PROFETIZO) en el apéndice de extrema derecha que, votando anteriormente al PP, se separarán de éste para votar a UPyD.

    Y Profetizo que cuando Savater vea el "monstruo" que ha creado junto a Risa Díaz, saldrá de ese partido, por coherencia. ¿Acaso no es evidente que, cuando Fegueguico te alaba, la extrema derecha de este país te vota?

    Pues eso. De ahí que se haya confundido la postura crítica de Savater con una derechización, pero no es así. Savater es culto y sabio, pero ya está tardando en irse de ese proyecto, jejeje.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. A mí me sigue pareciendo muy extraño (por no poner otra cosa) cómo se idolatra a la izquierda cuando la historia ha demostrado que es igual de mala que la derecha...hablando en los extremos (cosa que no creo que esté ni el PP ni el PSOE).
    Lo que vengo a decir es; ¿por qué demonios se idolatra al Ché Guevara cuando ayudó a implantar una dictadura que ya pervive más que la nuestra? Puedo decir lo mismo del resto de dictadores izquierdistas. Eso es lo que yo me pregunto. Y también: ¿por qué parecen tener más "justificación" los nacionalismos regionales y no se les llama "fachas" cuando claramente tienen políticas muy fascistas?

    En cuanto a Savater, Siespierre...quizá deberías pensar que está ahí porque cree que debe estar. Yo tampoco creo que se haya "derechizado", sólo pienso que está defendiendo la IGUALDAD entre todos los ciudadanos de este país (cosa que últimamente está algo mustia), que no tienen mucho que ver con izquierdas o derechas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Supongo que "nacionalista" español es todo aquél que se oponga a las aspiraciones secesionistas de Cataluña, Galicia, Euskadi y futuribles. Da igual que esta oposición se haga desde posturas nada etnicistas, más bien integradoras y respetuosas de nuestra diversidad. Estos nacionalismos se definen fundamentalmente por negación - o por reafirmación de lo que niega al otro, que es lo mismo - y no se extrañe si alguien le llama mesetario o le dice que su visión es la de un sanguinario y monolítico castellanismo incompatible con su lengua "propia" o su cultura - toda una afirmación de la diversidad, ¿verdad? -.

    Recuerdo aquella frase de Savater, decía que España "se la sudaba". Pienso que lo decía en términos de creer en ella como una "unidad de destino en lo universal". La España que sí importa a Savater quizás sea más un espacio donde se respeten los derechos y libertades del ciudadano, para lo cual no es necesario ningún tipo de operación traumática sino más bien un reformismo consensuado, hoy por hoy una utopía. Algo que, lo acabo de descubrir tras leer esta entrada, le convierte en un furibundo derechista.

    Quizás se sea ya un "nacionalista" español por el simple hecho de pensar que la deriva política de los últimos años nos ha apartado de los temas que verdaderamente afectan a nuestro bienestar, llevándonos a discusiones bizantinas que tienen como núcleo lo tribal, algo que llega de manera mucho más directa a un votante no demasiado dispuesto a dedicarle tiempo a pensar y entender qué es lo que vota y por qué lo vota.

    Ya saben ustedes, una vez que se muestran críticos con los salvíficos nacionalismos "periféricos" pasan a engrosar las filas del ejército de nacionalistas españolazos culpables de absolutamente todas las desgracias que azotan las partes sensibles del "Estado español" y de las suyas propias, naturalmente...Y además derechones.

    ResponderEliminar
  8. Yo, por mi parte, aclaro: Se puede ser español, vasco, catalán, etc. sin ser nacionalista. Faltaría más. Y como mi "nación" es el planeta Tierra, con pasaporte español, no me verán en ningún frente para luchar contra nada que no sea la libertad de expresión y contra la violencia. Esos son mis principios... Tengo otros, pero de momento me gustan más éstos. Jejeje.
    A Pon!, hola amigo, jejeje, pero no hace falta que cada vez que se mencione la política en un sitio tengamos que empezar a sacar al Che, a Castro, a Franco... todo eso es pasado. Hoy importan más las actitudes, y no me negarás que la intelectualidad es mayoritariamente de izquierdas, y no por eso serán unos "progres resabiados", ni tampoco los intelectuales que sean de derechas serán "fachas". Vivimos otros tiempos, y la ciudadanía no debería dejarse llevar nunca por las palabras de los políticos (de izquierdas o derechas) que vayan contra nuestro sentido común. Por eso, el hecho de que en su momento nos llevaran a una guerra preventiva iba contra el sentido común y así nos fue. También puedo criticar las posturas nacionalizadoras de ciertos regímenes llamados de "izquierdas" que van contra el sentido común.

    Pero ni Franco, ni Castro, ni el Che, ni Pinochet, ni Stalin, ... influyen en nuestras vidas. Hoy influyen tipos que aún no han pedido perdón por sus crímenes, sean quienes sean y de la ideología que sean. Cuanto más influyentes, mayor pena de cárcel habrían de tener.
    Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  9. Luzbel:
    mi experimento hipotético se refiere a si, en ese supuesto futuro, la diferencia entre nacionalistas y no nacionalistas será equivalente a que haya entre derechas e izquierdas. (Yo creo que más bien sí). Entonces, si en un caso en el que no hay disputas territoriales ser nacionalista equivale a ser de derechas, ¿por qué cuando SÍ hay disputas territoriales, a una de izquierdas se le llama nacionalista por oponerse a las reivindicaciones de otros nacionalistas?

    ResponderEliminar
  10. Aclaración: luchar a favor de la libertad de expresión y contra la violencia (por si no lo he escrito bien antes)

    ResponderEliminar
  11. Para tí será pasado (y para mí), para el PSOE (y muchos más) ahora no lo es.

    [Te presentaré batalla allá donde vayas jajaja, desde el cariño claro)

    ResponderEliminar
  12. Decía Ortega y Gasset en "La rebelión de las masas":

    Ser de la izquierda es, como ser de la derecha, una de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser imbécil; amabas, en efecto, son formas de la hemiplejía moral.

    Y señoras y señores, sentenció el género.

    Para el nacionalismo, desde el momento en que uno no elige dónde nacer, sino que lo nacen y, descubierta la deriva continental por Wegener, amén de fenómenos metereológicos y climáticos que pueden influir decisivamente sobre las tierras, hemos de concluir que es una forma de mirarse el ombligo como otra cualquiera.

    ResponderEliminar
  13. Desde luego, se puede ser nacionalista y de izquierdas de la misma forma que se puede ser gay y homófobo. Como diría el Robe, me gusta tener ideas contradictorias, porque así, aunque me equivoque, siempre tengo la razón. La izquierda, por definición, es internacionalista.

    ResponderEliminar
  14. No creo que Savater aceptara el rótulo de 'nacionalista español', pero al margen de su caso no deberíamos incurrir en el tópico de nuestros nacionalistas periféricos: que uno sólo se puede oponer políticamente al nacionalismo por ser un nacionalista de signo contrario. De acuerdo con lo cual, todos nacionalistas, pues no tendríamos más opción que adheririnos a una u otra forma de nacionalismo. Es una buena forma de desactivar las críticas al nacionalismo, o de intentarlo.

    Es como si los creyentes dijeran -bueno, algunos lo hacen- que el ateísmo es otra religión. Pero claro, como dijo hace tiempo un contertulio en el Nickjournal, entonces no coleccionar sellos es un hobby.

    ResponderEliminar
  15. Por cierto, admiro la bendita paciencia de nuestro anfitrión: no sólo sigue el diario semigratuito, sino que hasta entra en sus blogs.

    El comentario del tal Santi es para esculpirlo en mármol. Admito que se me escapa eso de ser 'nacionalista español en abstracto', pero casi me parece mejor lo de ser nacionalista español en el Estado español (imagino que no debe de haber muchos en Madagascar) es estar en contra de la soberanía de las 'naciones ibéricas' (¿cuántas habrá?). Santi lo tiene tan claro: es tan evidente que la constitución española va contra la 'libertad de los pueblos' (sea lo que sea que signifique) y que ésta es una causa esencial de la izquierda, que nadie en su sano juicio podría ponerlo en duda.

    Y qué decir del listado final, con todos los malos juntos, Rosa Díez inclusive.

    ResponderEliminar
  16. También es interesante esa firme convicción de que la izquierda -siempre idéntica a sí misma a través de las circunstancias históricas- es internacionalista. Siempre podremos rechazar cualquier contraejemplo con el argumento irrebatible de que no eran 'verdaderamente' de izquierdas.

    ResponderEliminar
  17. Salud:

    Se afirma en un comentario anterior: La izquierda, por definición, es internacionalista.

    Lo que intentó ser "internacionalista" fue el movimiento obrero y campesino de finales del siglo XIX y XX (Iª Internacional). Ahí se escindieron dos grupos: los marxistas y los anarquistas. Las internacionales marxistas pronto cayeron bajo la órbita de la URSS (leninistas primero y luego estalinistas). En los años 60 del pasado siglo, entre los marxistas, también se popularizó el maoísmo.

    Los anarquistas siguieron su propio rumbo y, en sí, son los únicos que mantienen un movimiento independiente internacional (en el que ninguna nación -como no podría ser de otro modo según su idearium- ha sido dominante). Y el anarquismo no es de izquierdas ni de derechas.

    En la actualidad, un grupo como Esquerra Republicana (no sé si lo he escrito bien), puede definirse como de izquierdas y nacionalista; con lo que no hay definición que valga.

    La izquierda, al igual que la derecha, consiste en un cúmulo de despropósitos y una amalgama ideológica que no se sabe dónde empieza ni dónde termina. Una indeterminación política que tiende a 0 siempre. O bien, en una democracia de alternancias, hoy te pones tú y mañana, yo.

    ResponderEliminar