23 de enero de 2009

LA MANO DE ESPERANZA AGUIRRE

.
.Esperanza Aguirre dice que "pone la mano en el fuego" por sus consejeros de la T.I.A.
.
Que vayan preparando la unidad de quemados.
.
.
Otros chistes de la Espe:
.
.
.
.

20 comentarios:

  1. Jope, como te pasas capitán. Aunque hay que alabar la crudeza de tu argumentación. A mi me ha entrado hasta hambre, unas manitas con patatas, ummm.
    Ahora en serio, menuda panda de simberguenzas que tenemos en la alta política de nuestro país, es que es para echarles de comer aparte.Esto da para un ensayo de Filosofía Política, para hablar de la virtud y el bien en la política, pero eso, se lo dejo a los estudiosos. Qué dirián Aristóteles o Platón si levantaran la cabeza. ¿Es Esperaza Aguirre una sofista más?

    ResponderEliminar
  2. ¡Es el brazo incorrupto de Santa Esperanza! Ha sobrevivido a la ordalía, Dios está con ella porque también él odia a los sociatas!

    ResponderEliminar
  3. Seguro que los seguimientos a Pizarro, cuando aquel chocho de Endesa, fue cosa de la Aguirre. Claro, como Aguirre quería malvender Endesa a los catalanes para que la apoyasen para formar gobierno en la comunidad de Madrid... un momento... me he liado... este no es el curriculum de esa señora...

    ResponderEliminar
  4. Freman: condenemos todo lo condenable, y no usemos las condenas de unos como absoluciones de otros.

    ResponderEliminar
  5. "Freman: condenemos todo lo condenable"

    ¿Los terroristas suicidas? ¿el ruido de cheques? ¿al periodista que dió la noticia que ahora dice que él no ha dicho que espiara el gobierno de Madrid?.

    Aquí lo único que hay que condenar es a los periodistas y a los blogueros que les siguen en sus mentiras.

    ResponderEliminar
  6. condenemos todo lo condenable

    ¡No puedo estar más de acuerdo! Es lo que siempre digo. El problema es que, si se trata de condenar por simples sospechas (o por acusaciones de un plumífero que luego se desdice en el juzgado), es mucho más cuerdo sospechar de quien tiene antecedentes conocidos y constatados.

    Vamos, digo yo...

    ResponderEliminar
  7. Yo no pondría la mano en el fuego por El País y sus dossieres. Quizá los entregó en la redacción algún suicida con tres calzoncillos.

    ResponderEliminar
  8. Sursum: Muchas gracias por tus comentarios recientes en esta y otras entradas.
    Yo tampoco pondría la mano en el fuego por El País, si es a lo que vamos, pero tampoco por Esperanza.

    ResponderEliminar
  9. NI por Esperanza ni por Maripuri, pero el que afirma tiene la carga de la prueba, a no ser que lo que les pedimos a los teístas no se lo pidamos a Prisa y al PSOE.

    ResponderEliminar
  10. No seré yo el que ponga en duda que la carga de la prueba la tiene el acusador. Pero de ahí a poner mis manos a tostar, va un abismo.

    ResponderEliminar
  11. Ahí estamos de acuerdo por simple metodología. Pero INSISTO: no vale presentar ante ningún tribunal -ni ante el de la inteligencia- una acusación sin pruebas, ni con supuestas pruebas de las que no se garantice su no manipulación. ¡Pues no han soltado los jueces a acusados porque una grabación policial no se había realizado bajo control judicial!

    Primero tendríamos que saber si hay tales dossieres. Segundo, si lo que afirman es verdadero. Pero es que El País nos quiere llenos de fe y no nos da las pruebas.

    LO de El País me recuerda la frase de Shakespeare: "una historia llena de ruido y furia contada por un idiota".

    LO que no admito es que aquí nos quieran aplicar el mismo modelo de pensamiento que tú rebates en el caso del Diseño Inteligente. Lo que no proporciona pruebas es palabrería.

    ResponderEliminar
  12. Mal iríamos si TODOS los elementos de juicio que tuviéramos que utilizar tuvieran que estar sancionados por un tribunal (y encima con los jueces en huelga). Estoy totalmente de acuerdo en que si un periodista encuentra pruebas de un delito, tiene la obligación, no sólo jurídica, sino moral, de presentarlas ante el juez, y el juez decidirá si el delito existe o no.
    Pero un acto no sólo tiene consecuencias PENALES: si YO considero ciertas pruebas razonablemente verosímiles, entonces nadie me obliga a que YO siga manteniendo mi confianza en ciertas personas, y las deje de votar (p.ej.), con independencia de que un jurado haya considerado que las pruebas no son suficientes para una CONDENA PENAL (p.ej., porque el delito haya prescrito, o por un defecto de forma). Si a mí me graban en vídeo echando un polvo extramarital, mi mujer me echará de casa aunque un juez decrete que el vídeo fue grabado sin garantías judiciales.

    ResponderEliminar
  13. Lo que no veo por ningún lado es la comparación con lo del diseño inteligente. Ya dice Aristóteles que en cada ciencia hay que pedir (sólo) el grado de rigor demostrativo que sea posible en ese ámbito.

    ResponderEliminar
  14. Trataré de explicarlo mejor:

    No se trata de que lo denunciado por el periodista tenga relevancia penal, ni civil. Se trata de que afirma sin pruebas contrastables.

    Imaginemos que usted y yo, conocidos cabrones pero no tanto, filmamos a José Luis durmiendo fenomenal en Doñana y enviamos el video a Intereconomía -donde sería recibido con sospecha no sé por qué- diciendo que Pepe Blanco espía a José Luis para demostrar que eso de que el par le quita el sueño es mentira.

    ¿Queda demostrado que Pepe Blanco espía a José Luis?

    Pues lo mismo: unos dossieres elaborados por no nos aseguran quién aparecen en El País sin contrastar. Va a ser que lo del guayomin no ha resultado educativo.

    Y lo del DI trata de que sus defensores ponen la carga de la prueba en quienes se limitan a ir paso a paso explicando fenómenos por sus causas naturales verificables y no inventando una supercausa que es como el Poseidón enfadado que explica las tormentas.

    Una explicación reduce el número de afirmaciones lógicamente independientes. Si no, no es explicación.

    ResponderEliminar
  15. Me hace gracia porque hace años puse yo ese mismo ejemplo de circularidad de las falsas explicaciones con Poseidón enfadado y la tormenta.

    ResponderEliminar
  16. Si a mí me parece muy mal que se acuse sin pruebas. De hecho, creo que si el periodista de El País no tiene realmente pruebas, pues tanto él como el periódico deberían sufrir las correspondientes consecuencias penales o civiles. Al fin y al cabo, ¡queremos saber la verdad (sea la que sea)!

    ResponderEliminar
  17. Es que lo que sé por ahora es que hay unas fotos en la calle como las que le podría sacar cualquiera y la acusación de que alguien está espiando a alguien, como en el chiste de Gila.

    Me huele a inventada de El País para que mientras los del PP andan discutiendo si tú me espías a mí o yo te espío a ti lleguen las elecciones y el PSOE tenga media campaña hecha.

    ¿Pero no has visto a la incompetente Pajín y al alegre muchacho Blanco frotándose las patitas con la noticia? Y los del PP hechos un lío.

    ResponderEliminar
  18. ¿Cómo no van a estar alegres los del PSOE?
    Yo no puedo decir si la información es un invento de PRISA-PSOE, o si es verídica, por supuesto. Pero, si fuera lo primero, ¿tú habrías reaccionado como lo han hecho los del PP, medio dando por buena gran parte de los hechos?

    ResponderEliminar
  19. Los del PP, especialmente el madrileño, se han atado una piedra al cuello y se han tirado al mar. Parecen incapaces de sentarse a conversar y así les va.

    Me recuerda Asterix y la cizaña.

    ResponderEliminar
  20. De todos modos, la reacción idiota del PP madrileño no indica que El País tenga razón sino que la tenga o no, lo evidente es que E Aguirre y Ruiz Gallardón no se hablan.

    En ese caso, la labor de un Tullius Detritus es especialmente eficaz.

    Mientras tanto, lo de los espías me sigue pareciendo un chisme más que una información. Ya ves, no te puedes fiar ni de YouTube, te vas a fiar de Prisa.

    ResponderEliminar