18 de junio de 2010

SARAMAGO - EPICURO

109 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Descanse en paz.

    Y que Dios lo acoja en su seno.

    Amén.

    ResponderEliminar
  3. murió el quinto evangelista


    O Evangelho Segundo Jesus Cristo

    ResponderEliminar
  4. Se ha ido uno de los grandes. La cultura está de luto.

    Un saldo

    ResponderEliminar
  5. Ni el sol ni la muerte pueden mirarse fijamente - La Rochefoucauld.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo:

    A ver cuándo cae el sexto (Dan Brown).

    ResponderEliminar
  7. Se ha ido uno de los grandes narradores y creadores del siglo XX y de este triste siglo que comienza. Su voz era la voz de las clases populares, del hombre sabio y callado cuya ironía abraza el mundo, del poeta que canta la verdad con alegría lúcida y sardónica.

    A los comunistas muertos, rotos y nihilistas que aún nos arrastramos por el mundo, se nos ha ido el último comunista vivo, al que más amábamos.

    ¡Cuánto echaremos de menos a don José Saramago!

    ResponderEliminar
  8. se nos ha ido el último comunista vivo

    No te preocupes, Monstro: la estupidez humana es inagotable.

    Respecto a Saramago, era un coñazo de tío y de escritor, aparte de idiota. Era el tipo de literato cuyos libros se venden y vendían para regalar. Es decir, nadie que los comprase se los leía. Y muchos de los que los recibían de regalo, los más sensatos, tampoco.

    Pero bueno, hay quien opina que toda la Biblia es digna de ser leída, incluído el libro de Malaquías.

    ResponderEliminar
  9. Su voz era la voz de las clases populares

    Ronca, desafinada e ininteligible. Sí, señor...

    ResponderEliminar
  10. irich
    ¿quien es Dan Brown?

    ResponderEliminar
  11. Un tipo cuyas novelas sí se las terminaban sus lectores. Si más personas hubiesen terminado de leer algo de Saramago hasta el fin, quizás el presente coro de plañideras se limitaría a los nostálgicos de Papaíto Stalin y el cuero rojo.

    ResponderEliminar
  12. Pues yo lo he leído hasta el final, Freman, tres veces.

    El Evangelio me resultó un ejercicio muy interesante, aunque obviamente sea sólo eso, un ejercicio imaginativo bien narrado.

    Ensayo sobre la ceguera me pareció también interesante. Inverosímil en el devenir de los acontecimientos y tal. Como una serie con un buen primer episodio que luego se desinfla, pero se puede leer.

    Y Ensayo sobre la lucidez sí que no hay por dónde cogerlo. Es amasar la idea anterior hasta retorcerla por placer, a ver si cuela. Y no cuela.

    Saramago, parece, despierta amores y odios y sólo esos sentimientos. O uno es un viejo comunista que se arrastra buscando a un intelectual digno del adjetivo que aún aplauda Cuba, o uno es incapaz de plantearse si hay algo de valor narrativo en todo lo que el finado ha publicado antes de serlo.

    A mí, sencillamente, me gustaba ese estilo de narrar todo de un tirón, sin puntos, y saliendo por demasiadas tangentes. Pero parece que hoy no es el día para decirlo, o algo.

    ResponderEliminar
  13. A mi es que de Saramago me gustaban sus ideas políticas, aunque no todo lo que decía. Las novelas no las trago. Ese pesimismo siempre me ha resultado excesivo, nunca puede con él, y lo he intentado.

    Sobre lo de la muerte, pues es falso. La muerte existe porque existe la muerte de los demás, que lo mismo es peor que la propia. Por ejemplo, la suya, que es y ha sido por muchos (no por todos) muy lamentada.

    ResponderEliminar
  14. Recordando a Saramago... pensar, pensar:

    http://cuaderno.josesaramago.org/2010/06/18/pensar-pensar/

    Una invitación a la Filosofía.

    ResponderEliminar
  15. Judas, veo que lo suyo no son las metáforas. Lo de "comunista muerto" lo dije, no en el sentido que usted le da, sino más bien en este otro sentido:

    Me siento un comunista muerto

    Dejando aparte la política, que según Badiou es un asunto propio de los no-muertos, el hecho de que Saramago fuese el último comunista vivo lo hacía sumamente interesante en sí mismo, por una simple razón formal: además del Papa, Saramago era el único ejemplo existente de una clase unitaria, es decir, una clase constituida por un único elemento. Por esta simple razón formal, algunos echaremos de menos a Saramago como militante comunista.

    En segundo lugar, como escritor Saramago produjo una serie de obras extraordinarias. La afirmación de que sus lectores no se terminan nunca de leer sus novelas es, además de una condescendencia obvia, una afirmación fácilmente falsable. Mi padre, que por su edad avanzada tenía muchos problemas de visión y no podía concentrarse mucho tiempo en la lectura, se leyó casi de un tirón el Ensayo sobre la ceguera.

    No todas las obras de Saramago tienen la misma calidad, como no podía ser menos, pero en conjunto su obra es excepcional. Harold Bloom lo sitúa entre los grandes escritores de finales de siglo, a la altura de Philip Roth y Thomas Pynchon.

    P.D: A propósito, lo de juzgar a un literato, escritor, poeta, etc., por su ideología política, ¿no era algo propio del estalinismo y del realismo socialista? Al final, los neoliberales como Freeman van a ser los principales discípulos de Zhdanov.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Por esta simple razón formal, algunos echaremos de menos a Saramago como militante comunista.

    Supongo, entonces, que el día en que muera el último nazi lo echarás de menos, aunque sólo sea por una simple (sin)razón formal.

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  18. No, amigo Sonic, siempre quedará en el mundo más de un nazi, por desgracia. De todos modos, con que nos quede un único ejemplo de clase unitaria (el Papa) para que investiguemos sus interesantísimas propiedades lógicas, me basta y sobra.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Estimado Sr Zamora
    supongo que esta entrada de su blog la ha puesto como un libro de firmas
    si es asi ,mis comdolencias por el finado o como decian los viejos anarquistas y algunos viejos liberales "que la tierra te sea leve compañero"

    respecto a hacer comentarios sobre su obra o sus ideas mejor aplicar el dicho portugués; "dos mortos, ou é falado bem ou não é falado"

    Bom dia

    ResponderEliminar
  20. Por otra parte, obviamente el Papa es en sentido estricto la única clase unitaria que existe, puesto que clase unitaria es la que sólo consta de un elemento y no puede constar de más elementos. Sólo puede haber un Papa de cada vez: si hubiera otro Papa, sería un Anti-Papa.

    De todos modos, Saramago ha sido una especie de Papa (o Anti-Papa) de un sector de la izquierda, incuyendo a la izquierda divina.

    Por encima de todo, fue un grandísimo escritor.

    ResponderEliminar
  21. Pues yo lo he leído hasta el final, Freman, tres veces

    Eres candidato entonces a una "Oda a la Paciencia de Judas".

    además de una condescendencia obvia, una afirmación fácilmente falsable

    Ja, ja, y ahora me dirás que también te has leído completo Das Kapital.

    Mi padre [...] problemas de visión [...] se leyó [...] Ensayo sobre la ceguera.

    Sí, muchos leían a Saramago como se leen los libros de autoayuda.

    ResponderEliminar
  22. Estimado Erskine:

    Tiene usted toda la razón. En España también tenemos un dicho sobre la absoluta impropiedad y la mala educación de hablar mal de un fallecido. Un mínimo de civismo --aunque sólo sea por respetar las formas sociales que distinguen a la civilización de la barbarie-- nos lleva a presentar nuestras condolencias a la familia del finado, a rezar por su alma (si uno es creyente) y a mostrar un mínimo de respeto por su memoria. Lo contrario es indicativo de barbarie y de inhumanidad.

    Pero, estimado Erskine, no espere usted que algunos neoliberales den alguna muestra de civismo o de humanidad. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  23. Ja, ja, Monstro, se ve que aún no has conquistado la Dictadura del Proletariado.

    ResponderEliminar
  24. ... y es que un comunista educado es como una puta decente (sólo hasta donde el negocio lo permita, en ambos casos).

    ResponderEliminar
  25. Ja, ja, y ahora me dirás que también te has leído completo Das Kapital.

    Viniendo de alguien que sólo da muestras de poder leer a Dan Brown, me tomo esto como un cumplido.

    Sí, muchos leían a Saramago como se leen los libros de autoayuda.

    Sí, pero lo leían. Freman, Freman, ¿en qué quedamos?

    ResponderEliminar
  26. y es que un comunista educado es como una puta decente (sólo hasta donde el negocio lo permita, en ambos casos).

    Por supuesto que hay putas decentes, mucho más que muchos banqueros y presidentes de gobierno. Pero un neocon educado es como el círculo cuadrado: es decir, es una idea imposible,una pseudo-idea. Es algo absolutamente inconcebible, inimaginable e irrepresentable. Es algo no simbolizable, como lo Real traumático que diría Lacan.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  27. Ja, ja, Monstro, se ve que aún no has conquistado la Dictadura del Proletariado.

    No. Primero me va a llevar largo tiempo conquistar la Dictadura de mi Ego sobre mi Superego, bajo la dirección semanal de mi analista.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  28. Rafel Erskine Guerricabeitia19 de junio de 2010, 15:34

    "Senhor" Monsto Ligriv.

    Gracias por su consideración.
    En cuanto a lo de "algunos neoliberales" -¿por que sera que los viejos liberales vemos poco liberalismo en los sedicentes neo- li...?- a tenor de como siguen la entradas supongo que se esta refiriendo al Freman,no se moleste con el, pues es "nuestro" trollete particular y a pesar ser un poco"mosca cojonera*" si no se lo toma en serio verá que da mucho juego.
    Un saludo

    parece ser que desea reencarnarse en ladilla o en algún tipo de parásito vaginal.

    ResponderEliminar
  29. ¿por que sera que los viejos liberales vemos poco liberalismo en los sedicentes neo- li...?

    Whenever you find yourself on the side of the majority, it is time to reform (or pause and reflect).

    Mark Twain

    ResponderEliminar
  30. Rafael Erskine Guerricabeitia19 de junio de 2010, 17:02

    Querido Freman
    reconozco que no se lo que quiere usted decir, lo que si puedo afirmar es que nunca pertenecí a ese club llamado mayoría.
    Si alguna vez coincidimos por Londres le invito a comer en el Reform.

    ResponderEliminar
  31. no se lo que quiere usted decir

    Es un poco críptico, pero sólo es ininteligible si se busca algo más profundo.

    Sólo quise decir que un "troll" es alguien que no casa con el espíritu general de una página; teóricamente, debería estar en minoría. Trolls, los hay constructivos y meramente destructivos. Espero encontrarme entre los primeros.

    ResponderEliminar
  32. Freman
    por supuesto que usted aporta un "espíritu" constructivo a esta pagina y seguramente a muchas mas*,no solo a las paginas, El referirme a usted como trollete en mi contestación a Ligriv es por que no sabría como clasificarle,a veces suelta unas barbaridades que a mi suenan terribles, de ahí el apelativo. Entiendo que estamos en un espacio libre, donde sus ocurrentes provocaciones son parte del fair-play.
    Todo esto sea dicho si "Dom" Jesús Zamora nos lo permite.

    Un saludo

    * esta parte suena un poco a monserga de cura, deben ser los restos de mi educación en los jesuitas.

    ResponderEliminar
  33. Freman en el sentido que usted le da a la frase de Twain y que yo no entendí, se me ocurre que posiblemente cuadre más el señor Irich.
    un saludo.

    ResponderEliminar
  34. Si se busca que la filosofía sea un consuelo, aparte de leer a Boecio, uno se debe dejar de juegos de palabras sobre la muerte y de enredarse en problemas que no existen hasta que los creamos. La muerte es suficientemente dramática como para tomarla a broma. Y la vida, de paso.

    LO que me escandaliza es cómo la propaganda izquierdista hace piña con el comunista vivo, muerto o embalsamado. Una persona que defiende la dictadura asesina de los Castro es como el que defendía la la de Pinochet: gente desnortada como Saramago o García Márquez y con menos capacidad de análisis que un caracol.

    El que quiera algún título de Saramago que lo pida: vamos a socializar la cultura.

    ResponderEliminar
  35. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  36. Descanse en paz José Saramago, una frase preciosa y digna de su pluma.

    He empezado a seguirte, tienes un blog muy interesante. Espero que igualmente puedas dusfritar con el mío dedicado al reinado de Carlos II de España.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  37. A todos:
    yo he leído algunas novelas de Saramago que me han parecido de lo mejor escrito en los últimos cien años. Otras me han parecido más aburridas. Fuera de sus novelas, creo que nunca le he leído y casi nunca oído, así que me la reflanflinfla lo que pensara de política (en lo que, seguramente, estaría en desacuerdo; también estaría en desacuerdo con las ideas políticas de Cervantes y de Nietzsche, pero no por ello me dejan de parecer genios de la literatura).

    ResponderEliminar
  38. Debo de ser de los pocos que ponen a los escritores de ficción en un nivel de importancia intelectual varios grados por debajo de los científicos, los técnicos, los diseñadores de mobiliario ergonómico o los urbanistas que no hacen plazas de cemento.

    ResponderEliminar
  39. José Saramago a muerto, un genio menos en este mundo. Una prosa genial, una ideología maravilosamente expresada, que incluso personas tan negativas y aisladas como 'Freman' no podrán dejar de reconocer como augusta.

    Un tipo que no solo veía más allá de las cosas comunes en la sociedad, sino que las estrujaba hasta la última gota, las revolvía y nos las daba de beber de a poco, gota a gota a quienes, sedientos de ideas, estábamos al acecho de todas las que pudiéramos encontrar.

    Sólo he leído cinco libros de Saramago y sé que me esperan varios otros por delante. Lamento que sus obras no sean las predilectas para hacer leer en las escuelas.

    Mas sus obras brillarán esn su ausencia y gritarán su nombre a las generaciones futuras.

    ¡Viva Saramago! ¡Salud a su memoria!

    ResponderEliminar
  40. Lamento que sus obras no sean las predilectas para hacer leer en las escuelas.

    Sin duda esa sería la mejor forma de hacer que los chavales aborrecieran la lectura de por vida, también haría aumentar la tasa de suicidio entre los niños.

    Y ahora una obviedad: a Saramago le dieron el Nobel por su ideología.

    ResponderEliminar
  41. Sursum:
    Debo de ser de los pocos que ponen a los escritores de ficción en un nivel de importancia intelectual varios grados por debajo de los científicos, los técnicos, los diseñadores de mobiliario ergonómico o los urbanistas que no hacen plazas de cemento
    Pues es una pena.

    ResponderEliminar
  42. Jesús:

    "Pues es una pena. "

    Sí, lo es. Es una pena que tanta gente dé tanta importancia a lo que alguien escribe para pasar el rato y no a los progresos en las operaciones por laparoscopia, en los anestésicos locales, en los procesadores o en los sistemas operativos.

    Yo necesito un ordenador y puede que necesite una operación o un anestésico a lo largo de mi vida. Lo que no necesito es leer a Saramago, salvo en el postoperatorio para pasar el rato.

    ResponderEliminar
  43. Sursum:
    precisamente lo que es una pena es que sólo des importancia a lo "necesario"; la vida humana, al contrario que la animal, se caracteriza precisamente por nuestra capacidad de disfrutar y valorar cosas "no necesarias" (la sonata Patética de Beethoven, p.ej., o la demostración del teorema de Gödel).
    ¡Y luego te quejas de que te compare con Rompetechos!
    .
    Por otro lado, cada área de la producción tiene su sistema de recompensas; al que diseña y fabrica el laparoscopio se le recompensa de otra manera que al que diseña una sinfonía. Si el primero quisiera ser reconocido de esa otra manera, que se haga músico.

    ResponderEliminar
  44. José Saramago a muerto

    Lo que personas aisladas y negativas como Freman reconocerán es que la ortografía y usted deben estar enemistadas por alguna oculta razón. Espero que no sea por falta de atención a la lectura. En tal caso, espero que no sea por tedio de tanto leer a Sara Amago.

    ResponderEliminar
  45. así que me la reflanflinfla lo que pensara de política

    A mí también. Teniendo en cuenta lo anticolectivista y anticlerical que soy, de lo contrario, tendría muy poco para leer o escuchar.

    El problema de Saramago no es lo que haya creído, el muy idiota, sino lo mal escritor que fue. Sus obras destilan un espeso sentimentalismo cocinado, paradójicamente, a partir de restos pasados de cristianismo fósil.

    Cuando Nietzche pilló el evangelio y lo convertió en el Zaratustra, hizo algo original y divertido. Cuando Saramago intenta hacer lo mismo, es un triste epígono, al que ni siquiera le sale la bien la jugada.

    ResponderEliminar
  46. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  47. Jesús:

    Yo no dejo de disfrutar con Beethoven por mucho que me parezca más valioso el desarrollo de operaciones por laparoscopia y que crea más deseable un buen físico que un buen músico.

    Por otra parte, entre leer Memorias de Adriano o un libro de historia sobre la época de Adriano, creo que es mejor la historia que la ficción. España tuvo grandes artistas en su siglo de oro y sólo eso. Ni científicos, ni filósofos ni técnicos ni creadores de nada real. Sólo vapores que salían de una cacerola. Y así nos fue y en parte así nos va por seguir ese modelo de adoración al novelista y desprecio al científico o al empresario.

    Hay que limpiar esa costra de los ojos de una vez.

    Sobre arte, otro día si quieres. Y sobre el lenguaje, me parece un arte usarlo con habilidad y gusto, pero tanto para hacer literatura como filosofía o artículos científicos.

    ResponderEliminar
  48. Dijo el Sakyamuni: el ignorante se regocija con las palabras igual que el elefante retoza en el barro.

    Dijo André Gide: la vida es un espectáculo de títeres. Hay quien se cree que el espectáculo es real, y aplaude como un idiota. Hay quien sabe que es una farsa, y malgasta su vida denunciándola. Sólo el sabio se sienta a disfrutar del espectáculo.

    Saramago fue un aspirante a titiritero que se creía a pie juntillas la obra que representaba para otros. Para colmo, la puta obra era mala y poco original. Los sabios se levantaban a los cinco páginas de haber comenzado la función.

    ResponderEliminar
  49. Sursum:
    Hay que limpiar esa costra de los ojos de una vez
    Es que no se trata de ELEGIR. Los alemanes, británicos, rusos, franceses y estadounidenses han tenido MUY BUENOS científicos, muy buenos técnicos, y muy buenos artistas o escritores; normalmente, una sociedad floreciente produce grandes cantidades de todas estas cosas. El caso de la España del siglo de oro fue más bien una excepción.
    .
    Y la cuestión relevante sobre la valoración de esas cosas es: ¿CUÁNTOS descubrimientos científicos o tecnológicos nuevos estaríamos dispuestos a aceptar A CAMBIO de que desaparecieran -incluso de nuestra memoria- todas las obras de arte literarias, musicales y visuales habidas y por haber? Pues hombre, en esa elección, yo pediría MUCHÍÍÍÍÍÍSIMOS descubrimentos; no renunciaría a la música de Beethoven Y la de Mozart Y la de los Beatles Y las novelas de Tolstoi Y las de Sthendal Y todo lo demás por el estilo, sólo porque se descubriera UN nuevo fármaco contra la piorrea, ni siquiera por un nuevo tipo de motor.

    ResponderEliminar
  50. Hombre, si lo pones como Tolstoi contra la piorrea... pues con cepillarse un poco la boca y no meterse cosas extrañas en la cavidad bucal, la humanidad se las puede seguir apañando.

    Hagamos comparaciones más realistas:

    1- Saramago, o la cura de la diabetes.
    2- Quevedo, o la cura del cáncer.
    3- Góngora, o la cura no quirúrgica de las almorranas.

    ... y conste que la lista anterior es un insulto para los dos españoles. De hecho, una pastilla para curar la calvicie ya sería un argumento para eliminar la literatura saramágica.

    ResponderEliminar
  51. Sr. Freman:

    Usted y el Sr. Corda cometen la típica falacia lógica de bifurcación, también conocida como falso dilema o falsa dicotomía.

    Saludos (a)lógicos.

    ResponderEliminar
  52. Permitaseme una pequeña consideracion marginal al tema que tratan
    Creo que afirmar que en el llamado siglo de oro España no hubo buenos técnicos es una afirmación un poco a la ligera, baste ver la calidad de la arquitectura barroca, y sus retos constructivos tanto en la metrópolis como en las colonias, el urbanismo de las las ciudades de nueva planta en todo el continente americano, las fortificaciones militares,ídem, o los avances en tecnología naval y la capacidad construir navíos de gran envergadura, el desarrollo de los proyectos de canales y planes de irrigación tristemente abandonados por la desidia de los gobernantes de aquella época, o la revolución epistemológica que supondrá para el derecho la escuela de Salamanca y Juan de Mariana
    A veces el pesimismo español les juega malas pasadas, si bien es cierto que en la Historia de España lo que mas pesa en su contra es la historia de tantos malos reyes y gobernantes, que no han sido capaces de desarrollar el enorme potencial creativo y cultural de su pueblo, esto cualquier observador que no este metido en las lides políticas contingentes de España lo puede observar al mínimo que no se deje llevar por prejuicios y leyendas.
    Resumiendo: Sursum, España ha dado y contado con grandes poetas literatos y pintores pero también con grandes Arquitectos,Urbanistas,
    Ingenieros,Legisladores,Estrategas,
    etc.
    No creo que tengan que andar amputandose una mano para que crezca la otra, quizá si en su día se hubieran cortado algunas cabezas ...
    otra suerte les cantara.

    Un saludo y perdonen por la digresión., se ve que no consigo atenerme al hilo de esta entrada.

    ResponderEliminar
  53. baste ver la calidad de la arquitectura barroca, y sus retos constructivos tanto en la metrópolis como en las colonias

    Además, hubo casos extraordinarios, como el del gran João Burdel dos Nacimentos, portugués como Saramago, pero toda una figura histórica, a diferencia del fallecido.

    ResponderEliminar
  54. Usted y el Sr. Corda cometen la típica falacia lógica de bifurcación

    No se trata de eso. Se trata de cierto gustillo cultural que tenemos por la patafísica, que hace que prefiramos las disciplinas del Trivium y el Quadrivium antes que enredarnos en artes más pragmáticas, anglosajonas y propias de malos cristianos.

    Se trata de que, en cierto sentido, seguimos siendo griegos (y no me refiero a las preferencias anales). En el peor de los sentidos, quiero decir. La manía griega, que describiré en breve, fue todo un adelanto en su momento sobre lo que había, pero como todas las novedades, caducó y comenzó a oler mal.

    ¿Cuál es la "manía griega"? Pues nada más y nada menos que el método axiomático... que mal entendido, lleva a muchos a creer que pueden descubrir los secretos del átomo cómodamente sentados en el sillón de su casa.

    Os pongo un ejemplo: digamos que surgen dudas sobre la divinidad de Jesucristo y su relación con el Cosmocrator. ¿Qué haría un griego o un bizantino para dirimir la cuestión? Pues lo que hicieron Constantino y sus sucesores, que a pesar de ser como los famosos 101, tenían una educación helénica: convocar a un congreso y usar la lógica para llegar a la respuesta.

    ¿Os parece natural? Pensad, en cambio, lo que habría hecho un Isaías, un Jeremías o cualquier profeta judío que se precie: irse al desierto, ayunar y esperar que el Altísimo se presentase y le diese la respuesta. Es decir: averiguar la solución experimentalmente.

    La ciencia resucita y se transforma en la ciencia moderna, en realidad, cuando se recupera el método experimental. Aquí en España, por diversas razones (y la pobreza material tuvo un papel importante), la importancia del método experimental frente a las elucubraciones (también conocidas como pajas mentales) nunca ha sido debidamente reconocida.

    Saramago fue uno de los penúltimos griegos (aún somos la reserva espiritual del helenismo, y por esta página, los griegos desfilan a puñados, especialmente los beocios).

    ResponderEliminar
  55. A veces el pesimismo español les juega malas pasadas

    Exactamente, Erskine (y permítame felicitarle por su último mensaje, espléndido). Ya sabe, si oímos a alguien hablando mal de España, será casi seguro un español. La leyenda negra nos ha hecho mucho daño.

    Como dice Leoncio Sánchez-Ocón, la ciencia española existió durante siglos, sólo que pasó por períodos de "guadianización" en los que se hizo menos visible.

    Recordemos el notable desarrollo científico que experimentó la España del Renacimiento, con los naturalistas Juan de Acosta y Francisco Hernández de Toledo, los cartógrafos Nuño García y Juan de la Cosa, el matemático Pedro Esquivel, etc. Recordemos también que la Universidad de Salamanca fue la primera Universidad del mundo que enseñó a Copérnico, e incluso hizo obligatoria su lectura en 1594 (ó 1596, no recuerdo bien).

    ¿Y qué decir del gran desarrollo de la medicina española en el Renacimiento? Fue en España y en Italia donde se hicieron las primeras autopsias reglamentarias en las Universidades. No olvidemos además que Vesalio tuvo muchos discípulos en España, como Luis Collado y Juan Valverde. También tenemos, por supuesto, a Miguel Servet, a Francisco López de Villalobos y a otros muchos. Juan Huarte de San Juan fue el precursor de la psicología científica.

    En cuanto a las ciencias sociales, ahí están Martín de Azpilicueta, economista, Francisco de Vitoria, jurista, y Bernardino de Sahagún, pionero de la antropología cultural. También tenemos a Juan Luis Vives, filósofo, pedagogo y humanista, a Gómez Pereira, médico y filósofo (que influyó en Descartes), y a Francisco Suárez, teólogo, filósofo y jurista.

    Y no he mencionado a los ingenieros, arquitectos, urbanistas, etc.

    ResponderEliminar
  56. ¡Hombre Freman! traer a colación a Joâo Burdel.Si le apetece cuéntenos su historia por que es muy buena.

    Voy a proponer a la municipalidad de Valparaiso erigir un monumento a tan noble figura en los alrededores de la Iglesia de la Matriz del Salvador del Mundo(catedral) y donde se encontraban los mejores lupanares de este loco y maravilloso puerto.

    P.D. Les recuerdo que en Chile los terremotos están a la orden del dia.

    ResponderEliminar
  57. el matemático Pedro Esquivel

    El solo hecho de que tengas que poner a un Esquivel en la misma lista en que irían los algebristas italianos, Kepler, Vieta y demás, ya te da una idea de qué bien nos ha ido en Matemáticas. Es revelador.

    ¿Y en Física? ¿O Química? Ya no te pregunto por filósofos, porque es bien sabido que aquí siempre hemos confundido la filosofía con un arte bastante pegado a la teología.

    ResponderEliminar
  58. (de hecho, la oportunidad de tener un gran filósofo en nuestras filas la perdimos cuando expulsamos a la familia de Spinoza a patadas)

    (pero bueno, seamos positivos, ¡reconozcamos que nos libramos de un hereje!)

    ResponderEliminar
  59. Dejaré la demás para gustos de cada cual, pero sí defenderé una de las novelas de Saramago.

    A mi entender "O ano da morte de Ricardo Reis" es de las mejores novelas de la literatura universal. Nada de la pesadez, el aburrimiento, el pesimismo o la moralina de algunas otras del autor. Un poco de saudade, tal vez, pero, sobre todo, muy buena prosa y un ritmo y una cadencia insuperables.

    ResponderEliminar
  60. Esa no lo conozco. Por el título, suena a "realismo mágico". Lo anoto.

    ResponderEliminar
  61. (Aloe suele "materializarse" cuando se tocan estos temas)

    ResponderEliminar
  62. Jesús:

    "Es que no se trata de ELEGIR."

    Ni yo hablo de que haya que elegir. Ni hay condiciones en que se pueda elegir entre una cosa y otra. Lo que digo es que una gran mayoría valora que Saramago pueda ser un buen escritos y compra -pero no lee- sus obras, pero no valora que tengamos equipos de científicos de talla internacional en el CSIC y no cree que debamos hacer más que discursos sobre investigación y desarrollo y apoyarlos más o apoyar a los nuevos investigadores. Quizá porque para la mayoría es más fácil apreciar una novela que un artículo en Nature, Science o Cell.


    En los países subdesarrollados hay, sin necesidad de elegir, mujeres bellísimas. En los mediocrillos, además de las mujeres bellísimas, tuvimos artistas, que requiere algo más de esfuerzo y de medio ambiente que el que la chica nazca y se desarrolle bombón. Y ya en la cúspide del desarrollos, chicas guapas, buenos artistas y científicos punteros, sin necesidad de renunciar a nada.

    Yo aprecio tanto o más que tú a Beethoven o a Mozart, pero si tengo un infarto prefiero un stent que un cuarteto de cuerda.

    ResponderEliminar
  63. Monstro:

    Lo mismo que dije a Jseús arriba acerca de esa dicotomía que NO he mencionado. No hay o carne o pescado, o literatura o ciencia. Hay de todo, pero yo valoro más, pero mucho, mucho más, la ciencia que la literatura. Si se perdiera toda la literatura sería una pena. Si se perdiera algo de la ciencia sería una tragedia. NO hay más que ver que en España se podía leer a Quevedo y morir miserablemente de cualquier cosa que hoy se cura o controla con tres pastillitas.

    ResponderEliminar
  64. Erskine:

    No es que en España faltaran buenos arquitectos sino que un medio represivo con la cultura y con la innovación produjo un atraso en todo lo que no fuera literatura y pintura, sobre todo desde que Felipe II cierra las fronteras a todo lo que sonara de lejos a peste protestante.

    Fíjate en que lo que mencionas se acaba casi con el XVI y Europa despunta desde entonces. En España no se desarrollo la economía ni el comercio, ni se creó riqueza, ni aparecieron clases que disputaran el poder a la nobleza y la Iglesia. Claro que habría venido bien una revolución a la inglesa, la americana o a la francesa, pero no la hubo y quedó ESTO: mucho orgullo y mucha mugre hasta anteayer. No por nada Chile, Argentina o Cuba eran mucho más desarrollados que España hasta hace decenios.

    ResponderEliminar
  65. El año de la muerte de Ricardo Reis.


    http://www.filedropper.com/elaodelamuertedericardoreis


    Descargar de este enlace


    El año de la muerte de Ricardo Reis

    ResponderEliminar
  66. Claro que habría venido bien una revolución a la inglesa, la americana o a la francesa

    Hay una teoría entre los "milfers" al respecto. El MILF es el Movimiento Indígena para la Liberación de Flandes, que cree que debemos invadir Holanda y Bélgica, resucitar a Felipe II (o clonar lo que pueda haber quedado del tío) y volver a expulsar a los israelíes... perdón, a los judíos y a los masones. Hay una rama hereje dentro del MILF que propone dejar dentro a los comunistas, pero son cuatro gatos.

    La teoría que tienen, y no me la estoy inventando, es que la Inquisición nos protegió de nocivas confrontaciones sociales, nos evitó dañinas revoluciones, etc, etc. Claro, que es fácil seguirles la corriente y hacer notar que la puñetera "revolución" finalmente explotó en 1936 (o 1934, da igual), que al final causó más muertos que si hubiese reventado el grano en su momento, y que no nos trajo los beneficios que le trajo al resto de los afectados.

    (por supuesto, "milf" tiene otro significado bastante vulgar, pero eso es lo que hace estupenda la sigla)

    ResponderEliminar
  67. El año de la muerte de Ricardo Reis.

    Pues sí, realismo mágico. Ni un puñetero diálogo, y el típico ir y venir entre el presente y el pretérito perfecto, para marear al lector. Cuando García Márquez lo popularizó, tenía su gracia. En el 97, fue un mero ejercicio de nostalgia.

    Espero que el argumento la salve...

    ResponderEliminar
  68. Yo no la catalogaría de realismo mágico. Si no recuerdo mal (y es posible, hace ya casi 20 años que la leí) solo hay una licencia mágica en toda la novela. El ir entre el presente y el pasado se hace de manera muy natural, sin marear en nada al lector, y siempre lo que domina es el presente. El pasado está ahí de vez en cuando para explicar algunas actitudes.

    No, no tiene diálogos. Manda la cadencia de la prosa. Envuelve, entretiene y no aburre en ningún momento.

    Te animo a que le des una oportunidad.

    ResponderEliminar
  69. Sursum:
    no me seas Rompetechos otra vez. Lo que es una vergüenza es que aquí se valore a belenestebanes y leomessis infinitamente más que a científicos Y escritores, no que a los escritores se los valore más que a los científicos (de lo que tengo bastantes dudas, hablando en general)

    ResponderEliminar
  70. "Fíjate en que lo que mencionas se acaba casi con el XVI y Europa despunta desde entonces. En España no se desarrollo la economía ni el comercio, ni se creó riqueza, ni aparecieron clases que disputaran el poder a la nobleza y la Iglesia."

    Lo que no se explica muy bien es esto.

    Me parece que es vivir demasiado tiempo de las rentas a base de literatos y pintores, frente a potencias tan bien dotadas en todo lo demás y tan ávidas de heredar.

    Un saludo.

    IXX

    ResponderEliminar
  71. Manda la cadencia de la prosa

    Pero eso lo hace difícil de leer. La prosa "rítmica" es mal sustrato para una novela. Me lo estoy leyendo, de todos modos (no, con Saramago no siento escrúpulos respecto al pirateo).

    Por cierto, y por remover el avispero, ahí va esta:

    ¿Saramago o Borges?

    Yo creo que Borges le da tantas patadas en el culo a Saramago que le van a tener que hacer la cirugía reconstructiva al portugués para que vuelva a poder cagar.

    Y a pesar de eso, hay que reconocer que Borges es un "literato menor".

    (¡perspectiva, coño, no la perdamos!)

    ResponderEliminar
  72. Jesús:

    Las sociedades son poblaciones con su variabilidad biológica y cultural. Hay una gran mayoría que sólo puede apreciar las formas más elementales de la fuerza, la belleza o la gracia. Otros aprecian algo más trabajado e ingenioso y son muchos menos. Pero objetivamente la importancia de la buena construcción de edificios, la electrónica o la sanidad en nuestras vidas deja en nada el mejor rato que puedas disfrutar con una novela. Y el ingenio de un diseño experimental deja a la altura del barro al mejor de los sonetos.

    Siempre habrá más gente que se ría de un chiste o de una provocación, o que se entretenga poniendo de vuelta y media a Belén Esteban, y más en un país que no ha progresado más que recientemente. Pero no se sostiene que entre personas que conocen la importancia de la ciencia en la sociedad se dé tanto bombo a un escritor de novelas. El arte es poco más que decoración. La ciencia es la estructura y los servicios del edificio social que nos permite no vivir a la intemperie.

    ResponderEliminar
  73. Sursum:
    objetivamente la importancia de la buena construcción de edificios, la electrónica o la sanidad en nuestras vidas deja en nada el mejor rato que puedas disfrutar con una novela
    ¡Nos ha jodío! Por eso contratar un arquitecto para que haga un edificio cuesta un pastón de la hostia, y un buen libro te cuesta veinte euros (en UK, 10).
    Y por eso las ganancias PER CÁPITA de ingenieros y arquitectos son bastante mayores que las ganancias PER CÁPITA de los escritores.
    .
    Si lo que te joroba es que la calle dedicada a Lope de Vega no esté dedicada al que inventó la batidora, pues mira, chico, es cuestión de gustos sobre los nombres de las calles.
    .
    Hay bastante gente que pensamos que las cosas útiles y necesarias son menos dignas de alabanza que las cosas que no sirven para nada (y aún así las deseamos), por el aristotélico argumento de que lo que sirve para algo es menos valioso que aquello para lo que sirve.

    ResponderEliminar
  74. IXX:

    Creo que se confunden varias cosas. el Imperio no fue español pues los territorios de los Habsburgo eran patrimonio del rey y no de España ni del reino de Castilla. Los territorios en América sí, y los de Italia del reino de Aragón.

    Pero España, y en especial el reino de Castilla, aportó sus escasos medios y población a una empresa imperial de los reyes hasta el punto del agotamiento. Y la economía del Imperio estaba basada en sacar oro de las minas y pagar con ello los lujos de la nobleza y las guerras de los reyes. No se desarrolló la industria ni el comercio ni las ciudades ni la clase emprendedora, o más bien se empobrecieron por la inflación. España se mantuvo en un perpetuo siglo XVI mientras los demás países evolucionaban en su cultura y economía.

    Y luego, la mala organización, la nobleza incapaz de dirigir la guerra o la economía, el rechazo del progreso, el orgullo de creerse grande por tener muchos territorios. Unos cuantos pintores, arquitectos y literatos no dan más que algo de brillo a un caserón grande pero pobre y sin arreglos.

    Cuando Quevedo escribe

    "Miré los muros de la patria mía
    si un tiempo fuertes ya desmoronados,
    de la carrera de la edad cansados,
    por quien caduca ya su valentía."

    se refiere a su casa solariega pero pronto valieron para España.

    ResponderEliminar
  75. Si lo que te joroba es que la calle dedicada a Lope de Vega no esté dedicada al que inventó la batidora

    A mí no me "joroba": a mí me dice.

    ResponderEliminar
  76. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  77. Jesús:

    Incluso al que inventó la fregona, que ha impedido que la gente -especialmente las mujeres trabajadoras- siguiera deslomándose para tener el suelo limpio.

    Sí, muy bonito lo que lees, pero lo que tiene valor será tu vida, no la novela de una tarde, y lo que los progresos aportan a tu vida es que puedes vivir cómodo y tener tiempo para leer novelas calentito en tu casa, y con la seguridad de que la bronquitis no te llevará como a cualquier poetilla romántico.

    Seguro que no llegas al orgullo vacío del "que inventen ellos", pero por ahí va la mula. "Ellos" inventaban todo lo que hoy nos sirve mientras "nosotros" hacíamos sonetos y tratados de la santísima trinidad.

    ResponderEliminar
  78. Jesús y Freman:

    Y a mí también ME DICE que se dediquen calles a Lope de Vega y callejuelas a Ramón y Cajal. ¿Dónde está en Madrid la calle Severo Ochoa, Margarita Salas o similares?

    Generalotes y artistas abundan, sin embargo. Y tipos con bigote que no sabe nadie ya quiénes fueron ni qué hicieron.

    ResponderEliminar
  79. Sursum:
    Seguro que no llegas al orgullo vacío del "que inventen ellos", pero por ahí va la mula
    Pues no, mi mula no va por ahí. Lo que no veo lógico es que critiques a los españoles por valorar a los escritores (¡ojalá hubiéramos tenido científicos y técnicos igual de importantes que valorar!), pero no te fijes en tus amados anglosajones o germanos, que tienen sus estatuas a Newton o a Boltzmann, pero también a Shakespeare o a Beethoven. Lo uno no quita lo otro.
    .
    Por cierto, en Madrid también tenemos un Kepler.

    ResponderEliminar
  80. Desde luego, yo también cambiaría muchos nombres de calles.

    ResponderEliminar
  81. Lo que no podrán negar, en esta categorización del nombre de las calles que se traen,es que es un notable avance el que la calle que en el plano de Texeira se llamaba de Cantarranas pasara a llamarse de Lope de Vega. Si quieren le proponemos al alcalde de Madrid que se llame del Minipimer.
    Aunque dudo que lo acepte por que le descuadraría la estrategia comercial de llamar al barrio donde esta de llamarle Barrio de las Letras (que la gente esta pagando por sus pisos) ¡que nombre tan cursi y pretencioso!
    un saludo

    ResponderEliminar
  82. Por cierto también se ha muerto el escritor Carlos Monsivais. del que literariamente he de reconocer que solo había leído algunos artículos suyos, Puedodecirles que era un tipo muy simpático ya que le conocí en México D.F. en noviembre pasado con motivo de que recogiera en su Museo del Estanquillo una vieja colección de revistas de cine mexicano de un lejano pariente mio.

    ResponderEliminar
  83. Jesús:

    "tienen sus estatuas a Newton o a Boltzmann, pero también a Shakespeare o a Beethoven. Lo uno no quita lo otro."


    ¡Y dale! ¡La misma crítica de la falsa dicotomía del otro amigo!

    No hago ninguna dicotomía ni supongo que hay exclusión de ambas opciones. Los que tienen Shakespeare pero tienen Newton o tienen Hölderlin pero tienen Boltzmann dan mil vueltas a los que tienen Lope de Vega pero no aportaron nada hasta Ramón y Cajal. Pero cómo iban a aportar si se cortaba la educación al patrón de los curas y reyes, para que nadie se saliera de las lineas marcadas en Trento.

    Y en España NO hay un Beethoven ni un Mozart. Ni un Bach maestro de capilla o de cámara. La música se quedó en algo intermedio entre los tientos glosados y el ritmo de fandango machacón. No hay un Albinoni ni un Telemann ni nada en el clasicismo ni el romanticismo y cada vez que algún musicólogo saca partituras de algún buen compositor español de esos siglos, se queda tan atrás de un Haydn que da vergüenza intentar ponerlos a correr la misma carrera.

    ResponderEliminar
  84. Sursum:
    Y en España NO hay un Beethoven ni un Mozart.
    ¡¡Menos mal!! No nos hemos dedicado a producir inútiles genios de la música.

    ResponderEliminar
  85. Erskine:

    Tenemos calles de Lope de VEga, pero no podemos tener calles de X el famoso físico, ni de Y el célebre químico y matemático. Ni una de Z por sus inventos. ¿Qué hay que no sea La Cierva y su autogiro o Torres Quevedo? Me pongo a pensar y me salen Narciso Monturiol e Isaac Peral y...

    tic tac tic tac tic tac tic tac

    ResponderEliminar
  86. Jesús:

    "No nos hemos dedicado a producir inútiles genios de la música."

    Como tampoco inútiles científicos, inútiles matemáticos, inútiles ingenieros e inútiles lo que sea. Nos podemos sentir orgullosos de no poder mencionar más que a los literatos y pintores. Pobre orgullo de hidalgo pobre.

    ResponderEliminar
  87. Sursum:
    Nos podemos sentir orgullosos de no poder mencionar más que a los literatos y pintores.
    .
    De ahí, entre otras cosas, mi absoluta falta de sentido patriótico y nacionaista. Mejor nos habría ido como provincia del imperio francés o británico. Yo voto ya por la disgregación de España en varios territorios diferentes, y su integración cada uno en una potencia mundial distinta.
    Y puestos a elegir:

    Galicia y Extremadura para Portugal.
    Euskadi, Navarra y La Rioja para Francia (que se coman el marrón los gabachos, y al menos que mejoren un poco el rioja)
    El reino de Aragón, para Italia.
    Las Castillas y Asturias para Alemania.
    Andalucía para UK
    Las Canarias para EEUU
    Y Ceuta y Melilla para Rusia, que se jodan los británicos con Gibraltar.

    ResponderEliminar
  88. Bueno, pero no nos perdamos, que me apetece darle caña a Sara Mago.

    ¿Cuántos años lleva Borges muerto? Sin embargo, la popularidad de sus obras sigue creciendo, especialmente en el mundo anglosajón. ¿Cuánto creéis que tardaremos en olvidar a Saramago?

    ResponderEliminar
  89. Sursum
    Pues que quiere que le diga,estoy bastante de acuerdo con usted en la falta de científicos patrios y en las causas de ello. Lo único que le decía es que no sea tan negativo con la falta de grandes figuras científicas e incluso musicales,
    Alegrese que en Portugalete tienen ese surrealista puente colgante que inventó un español: Alberto del Palacio Elysague,* tampoco es que su país fuera ese desierto que se empeñan en representar.
    Me hace gracia imaginar que usted fuera chileno pues sus argumentos aquí cuadrarían mas, pues no nos faltan literatos, algunos muy buenos,pero de científicos e investigadores siempre se anduvo algo corto.

    Jesus
    permitame hacerle otra sugerencia. les piden a Portugal que les invada y se constituye toda la península y territorios de ultramar como república de Portugal con su bandera y su himno y obligan a la cooficialidad del portugués y el castellano-español en todos los territorios del estado luego aquellas provincias que tengan su propia lengua autoctona, nacional o como se llame la conservarian tal y como se hace ahora aunque no negando la posibilidad de que si en el Baixo Alentejo desean hablar Euskera se le facilite el empeño
    Por cierto la capital lo mas lejos posible, en Funchal, lastima que devolvieran Macao a los chinos.
    Todo esto a mayor de Saramago el rey Sebastian y Joâo de Burdel

    *entre sus descendientes se cuentan dos ministras de anteriores gobiernos y un tipo muy curioso que se dedica a restaurar citröen 2cv.

    ResponderEliminar
  90. Freman
    ¿Sara Mago es aquella escritora que leía nuestra lidl-esa?

    ResponderEliminar
  91. Todo esto a mayor de Saramago el rey Sebastian y Joâo de Burdel

    Bueno, pero el padre de João era holandés: un tal Jan Bordell. La madre sí que era portuguesa, Ana Teresa dos Nacimentos, ex-monja carmelita, por cierto.

    ResponderEliminar
  92. Hola a todos de nuevo.

    Jesús: estoy muy de acuerdo con tu posición de valorar a los artistas y escritores aunque sus logros no sean tan 'útiles' para el ser humano como los inventos y construcciones.

    Algo que nos permiten las novelas es la oportunidad de vivir la vida y las fantasías de otras personas, meterse en sus zapatos y ver el mundo desde otros puntos de vista.

    De poco sirve estar lleno de avances tecnológicos y de inventos si nuestro desarrollo personal está por debajo de ellos. Los libros pueden ayudar mucho en ello. Se me vino a la mente El Lobo Estepario, de Hesse, uno de los mejores libros que he leído al respecto.

    Personalmente la pluma de Saramago me gusta, aunque a otros no. Me agrada su forma de escribir, esas interminables sucesiones de páginas sin un punto seguido, ese juego de palabras y ideas entremezcladas de tal forma que hay que tener cierta destreza para no enredarse. Ahora pienso en el libro "Todos los nombres".

    Por otro lado, el halo de misterio de la novela "la isla con hélice" junto con su mezcla de personajes me atrapó desde el principio, leyendo horas y horas sin poder despegarme del libro sólo para saber qué iba a pasar después.

    Son esas horas deliciosas dedicadas a la lectura, el placer de tener un buen libro al frente, lo que eleva el 'oficio' de escritor a algo importante, aunque tal vez a no nos deje algo nuevo que podamos tocar o usar.

    Encuentro un tanto paranoico la mania de algunos que acá escriben de resaltar las faltas en los mensajes o de discutir los datos historicos cual si fueran diccionarios parlantes.

    Bueno, esa es la brecha que separa al hombre instruido del hombre sabio.

    Com dijo Einstein (un genio que no se afanaba en racionalizar todo lo que veía) "Deberíamos cuidarnos de no hacer al intelecto nuestro dios; por supuesto que tiene poderosos músculos, pero no tiene personalidad."

    :)

    ResponderEliminar
  93. Personalmente la pluma de Saramago me gusta

    Comprendo que, a alguien capaz de escribir la frase anterior sin ruborizarse, le vaya el estilo saramagueño.

    ResponderEliminar
  94. Sursum, te veo muy nostálgico de lo que pudo ser y no fue.

    Lo cierto es que España fue pionera en su tiempo y no descubriría la circulación sanguínea (ah, que sí) pero descubrió un planeta. Y sí, científicamente no era nada (ni lo somos), pero era una potencia económica y militar, que durante siglo y medio no tuvo parangón y después, durante otro siglo y medio estaba pisando los talones a los grandes imperios de la época. Yo, de historia, no tengo ni idea pero no me creo esas historias de un páramo en todos los aspectos intelectuales capaz de dominar el mundo primero y luego de mantener un imperio que nunca llegaron a quitarle (y bien que lo intentaron). Digo yo que para mantener esa maquinaria imperial algo debería haber en la sociedad española, no sé, arquitectos, ingenieros, militares, gobernantes, artesanos, cuya producción no era desdeñable frente a la de los adversarios de España. Pero puede que no, que esa visión negra de la historia de España sea cierta y el imperio se mantenía por la potencia clerical española que conseguía el milagro de la intervención divina.

    Respecto al valor artístico de personas y obras, qué quieres que te diga. Bach era un ignorado maestro de capilla hasta que se le consideró de otra forma, y el greco, hasta el siglo antepasado era un loco y mal pintor.

    Por último, respecto a lo útil (ciencias, tecnología y similares) o inútil (la belén esteban, el fúrgol, la música, la literatura, las matemáticas) de las actividades humanas, yo voto por las inútiles, por razones obvias. Las útiles son medios y las otras son fines. Las primeras sirven para conseguir las segundas. Estoy de acuerdo contigo que las primeras son necesarias, pero para tener las segundas. Son como la inversión y el gasto. Eso no quiere decir que haya que ser unos manirrotos y olvidarse de la ciencia, pero pedir a la gente que dejen de ver el fúrgol o a la belén esteban y se pongan a estudiar me parece que es perder de vista lo que es el ser humano.

    Un saludo.

    IXX

    ResponderEliminar
  95. Veo aquí una alianza Freman-Vaticano estilo doctrina Touran, de ateos tipo 1 - vaticano contra ateos tipo 2.

    IXX

    ResponderEliminar
  96. :) Hay un método en mi locura, IXX.

    De todos modos, ¿sabes a quién estaba leyendo la semana pasada, para matar el tiempo? Nada menos que a Dashiell Hammett. Compañero de viaje, borrachuzo, amante del putón pedorro de la Hellman... Pero, coño, "Cosecha roja" es genial (era lo que leía), y me he leído todas las demás novelas del señor.

    No es un problema con la ideología de Saramago, sino con su (presunto) talento.

    ResponderEliminar
  97. IXX:

    El nefastísimo pesimismo del noventaiochismo de todas las épocas iría de ese tenor: los españoles somos una ruina. Y, mira, no. Ni es verdad ni lo puede ser. Los individuos pueden ser nefastos o no, o serlo el modelo social.

    Es obvio que en España hubo, ha habido, hay y habrá gente valiosa y puntera, pero como el sembrar en terreno pedregoso de la parábola no da el mismo fruto que sembrar en terreno bueno, los genios que ha podido haber en España se han visto limitados por el muro defensivo de una sociedad estamental y católica que reaccionaba contra todo lo que pudiera cambiarla, haciendo imposible el progreso.

    Los protestantes anglicanos, luteranos o calvinistas no eran menos intransigentes, pero al no poder tener el control absoluto de sus países se vieron abocados al pactismo, a la transacción y a la tolerancia religiosa, o bien en países católicos el poder real y nobiliario aliado con la iglesia no consiguió un control tan total como en España.

    En España un Leibniz inteligente y tolerante habría acabado en la hoguera, o un Spinoza. Incluso los muy católicos Pascal y Descartes habrían tenido que dar muchas explicaciones al Santo Oficio.

    Pero además del modelo ideológico, el modelo social de una nobleza militar y terrateniente no favoreció o impidió el desarrollo de la burguesía comerciante y artesana que diera espacio y riqueza para la creación de la ciencia y la técnica.

    En otros países europeos las ciudades crecieron y los comerciantes y artesanos se enriquecieron y reflejaron sus deseos en compra de libros, en renovación cultural, filosófica y científica. El rey y la nobleza eran menos fuertes al tener una clase que aspiraba con fuerza a parte del poder. Eso apenas se daba en España. Y al final, vía la evolución en Inglaterra o la revolución en EEUU o Francia, las fuerzas del cambio vencieron a las de la parálisis.

    Se podrá ver ideológicamente como se prefiera, pero los barcos y cañones de España no eran peores que ninguno en el XVI, pero sí lo eran en el XVII y en la carrera por adaptarse, la fuerza de la renovación en España era menor y la fuerza económica de un imperio de mera explotación de las minas de América fue cada vez menor.

    Todo lo que mencionas es hasta el XVI: Servet viajando a estudiar a Toulouse, Magallanes y Elcano dando la vuelta al mundo, los galeones, los tercios. A partir de ahí los demás progresan más que España y la economía y la población Española no dan para enfrentarse a todo el mundo. Por eso, el XVII y el XVIII son de lenta pero imparable caída y el XIX comienza con la pérdida del Imperio.

    Claro que hubo grandes individuos: grandes arquitectos como Herrera y su bóveda plana de El Escorial, pero...¿y luego? Incapacidad para progresar, anquilosamiento y empobrecimiento.

    El refrán "camarón que se duerme, la corriente se lo lleva" se aplica a España, no porque fuera incapaz sino porque los detentadores del modelo social se empeñaron en no cambiar y así fue siempre que pudieron.

    España, en cualquier caso, tenía desventajas: menos agua, menos madera, menos población, pero podría haber encontrado esos recursos en América, apenas lo hizo, no los aprovechó y cuando los colonos los aprovecharon los trató como incapaces de gobernarse.

    Bach era mucho menos célebre que Telemann, pero ¿y Telemann y Haendel? El problema es que no se permitía a los españoles viajar para estudios y se miraba con sospecha a los que tenían contactos con el extranjero. El luterano Bach tenía las obras de los italianos católicos, su hijo Johann Christian viajó a Roma e incluso se hizo católico, luego a Londres. En España la música parece aislada de influencias europeas, órganos de octava corta, música modal, nada de influencia alemana, poco de italiana o francesa, nada de conciertos, de sinfonías, nada de ópera, poco de cámara. Una penita.

    ResponderEliminar
  98. pero al no poder tener el control absoluto de sus países se vieron abocados al pactismo, a la transacción y a la tolerancia religiosa

    Esa, por cierto, es también mi opinión. Yo no creo en los méritos intrínsecos de la ética protestante, sino en las jugadas forzadas por la diversificación del panorama.

    ResponderEliminar
  99. Por cierto, la leyenda urbana de "Sara Mago" es un identificador de progre sectario desinformado. Uno que lo dice, uno que lo es: no falla.

    ResponderEliminar
  100. Freman:

    En Alemania sufrieron lo indecible en la Guerra de los 30 años y se llegó a un equilibrio europeo en que ni los católicos ni los protestantes podían eliminar a los demás. Luego, en los países protestantes, luteranos, calvinistas, anabaptistas se llevaban mal; en Inglaterra, anglicanos y los demás.

    Al fin, alguien con cabeza llegó a la conclusión de que cada uno siguiera con sus manías pero sin joder la vida pública. Fue como una guerra de desgaste en al que todos dejaron de combatir y se limitaron primero a odiarse y luego parece que se le fue olvidando eso también.

    El protestantismo refleja muchas cosas y sólo en algunos detalles se diferencia de la manía ortodoxa católica. Los movimientos heterodoxos surgían entre los pobres o entre los medianamente ilustrados, pero que quedaban fuera de la sociedad dominante. Hay heterodoxos desde muchos siglos antes de la Reforma.

    Y no quiere decir que nadie tuviera razón: cada uno defendía sus propias chorradas y atacaba las ajenas pero las diferencias ideológicas quedaban marcadas por las diferencias de clases. Así, las clases consolidaban las ideologías y las ideologías representaban las calses. Los valdenses, los lolardos, los husitas, todos criticaban la riqueza y poder de la Iglesia porque eran perdedores en una sociedad en que los nobles y los reyes apoyaban la ortodoxia. Así los demás apoyaban lo contrario, la cuestión de la pobreza de la Iglesia y de la posibilidad de criticar o de enseñar fuera del magisterio oficial se convertían en fronteras entre ideologías.

    Pero las historias de si la fe o las obras, si la predestinación o la gracia o los sacramentos eran tan absurdas en un lado o en otro de la trinchera. Y todos quemaron a los que no pensaban como ellos. A Servet lo quemó Calvino por hereje, por negar la Trinidad. Tolerancia, sí por los c...

    ResponderEliminar
  101. erskine:

    Olvide responderle. Sí, tenemos el Puente Colgante, interesante ejemplo de arquitectura en hierro y declarado patrimonio de la humanidad. Se conserva muy bien, sigue funcionando y se ha habilitado una pasarela que permite atravesarlo andando por encima.

    No es que no hubiera gente inteligente: es que un medio seco no permite florecer, aunque usted sabe que cuando llueve en Atacama salen millones de flores. En España faltaba un poco de lluvia de libertad.

    ResponderEliminar
  102. Sursum Corda
    Lo del puente colgante era medio en broma, a mi me parece un invento un tanto surrealista armar toda esa estructura para mover una barquilla. El invento figura como francés por ser de ese país su constructor o el que compró la patente, no recuerdo bien la historia, pero tuvo éxito pues se construyeron varios, el mas famoso le pont transbordeur de Marsella, otro no si en el Havre y o en La Rochelle y otro en el norte de inglaterra, Middlesborough.

    No puedo estar mas de acuerdo con usted, El triste problema de España ha sido siempre el temor a la libertad por parte de sus gobernantes y élites dirigentes negando con su cortoplacismo la posibilidad siquiera de de pensar en un proyecto histórico para el pais.
    Una élite incapaz de crear un abono y un sustento para que la creatividad y energía de su pueblo (en parte también es el mio)florezca y perviva.
    Aun así ustedes los españoles siempre son capaces de hacer cosas sorprendentes.
    Por desgracia también ha sido así en Chile y en otros muchos países.
    Aunque esto no nos sirva de consuelo: pues ya se sabe que mal de muchos...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  103. Erskine:

    Imagino que ya sabe del Puente lo necesario. Está a la entrada de la Ría de Bilbao, pero el puerto estaba en Bilbao, unos 13 km ría arriba, donde ahora está el Museo Guggenheim y la Torre Iberdrola.

    Y los barcos eran de vela, con altos palos. Así que para dejar pasar todos los que entraban a Bilbao se hizo semejante estructura. Quizá costosa para que pasaran unos cuantos ricos y los aldeanos de Berango y Lejona a la plaza de Portugalete. Igual sólo fue por presumir de riqueza.

    Saludos y suerte en Chile, que parece que va bien económicamente.

    ResponderEliminar
  104. Sursum Corda
    empezando por el final. lo de la bonanza de la economía chilena siempre fue mas mito que realidad y la prueba la tiene en que siendo un país muy rico en materias primas y agricultura, también en formación universitaria* "tenemos" una renta per capita mas baja que la de Portugal, no sabría precisarle ahora en cuanto,Por aquí ya pasaron casi todos los experimentos de los chicago-boys con sus consecuencias económicas y sociales.
    Parece que ahora en Europa van a disfrutar también las mieles de dicha escuela con todos esos ajustes estructurales que se leen en los periódicos. si es así prepárense y vayan despidiéndose de muchas de las comodidades a las que estaban acostumbrados.
    Pasando al tema del puente colgante de Portugalete esta clara la idea de que la altura de la estructura por la que corre la barquilla de tracción del puente se justifica para permitir un galibo lo suficientemente alto para que puedan pasar los mástiles de los veleros. Lo que a mi me hace gracia es que con un sistema de tracción por cadena y una barcaza se habría podido obtener una solución mas económica para unir las dos orillas, aunque cabe decir que esta se vería influida por las mareas y la corriente del río ademas de que estéticamente no seria tan elegante y airosa como el puente de Del Palacio.
    Por cierto Bilbao que ciudad tan estupenda. El conjunto de arquitecturas del ensanche es de un nivel altísimo. podría estar horas hablando horas. Smith e Ibarra,Galindez, Zuazo, Bastida,Ispizua,Fullaondo...
    Un saludo

    * en gran parte debido a la aportación de los exiliados republicanos españoles que engrandecieron y elevaron el nivel académico de nuestras universidades

    ResponderEliminar
  105. Erskine:

    La ría de Bilbao es la parte de la desembocadura del río Nervión en la que se notan las mareas, más o menos hasta el Puente de San Antón o hasta el Teatro Arriaga, ambos en Bilbao, (todo esto ya lo sabe usted, pero para otros vale) y en la parte entre Portugalete y Guecho la diferencia de alturas es de metros. Así que es imposible una barcaza que deje pasar vehículos.

    El puerto estaba en Bilbao, quizá por intereses o porque la zona de Guecho es de arenales y sometida a oleaje y viento norte y la de Santurce, Portugalete, Sestao estaba también muy al descubierto hasta las construcciones de muelles, diques y rompeolas de Churruca.

    Así que para dejar pasar los veleros y porque la ría es ancha no hay puentes hasta Bilbao. Incluso, de los de Bilbao, el único antiguo es el de San Antón, y el de Isabel II, el del Ayuntamiento y el de Deusto (éste levadizo) son modernos, cuando los barcos ya no atracaban en El Arenal sino en la Campa de los ingleses.

    Imagino que por todo eso, la solución viable era el puente colgante con barquilla para pasajeros y vehículos. De hecho, hasta los años 70 no se construyó el puente fijo en Rontegui, entre Baracaldo y Erandio. Usted sabe, sin duda, que los astilleros Euskalduna (en Bilbao donde hoy está el palacio de música y congresos) funcionaron hasta los 70 y los barcos, grandes, debían tener salida.

    Y en por qué del paso de personas y vehículos precisamente entre Las Arenas - Guecho y Portugalete quizá sea que ya la alta burguesía se había construido el barrio de Neguri pero Portugalete era lo más cerca que tenia los comercios.

    Una pena lo que me dice de la economía chilena. Siempre me ha parecido una maldición que Argentina+Chile+Uruguay no fueran capaces de pasar de la economía agrícola ganadera a un desarrollo industrial comparable al de los USA. ¿Quizá faltaba carbón y hierro? ¿Lejanía de los mercados europeos? Lo que parece importante es que la élite terrateniente se sintió desbordada por la inmigración del XIX y empezaron los golpes de estado y el populismo peronista después. Pero en Chile eso no pasó.

    ResponderEliminar